La Dama de la Reina Isabel; César Vidal

Literatura Universal Contemporánea. Siglo XXI. Narrativa. Novela histórica. Reina Isabel la Católica. Castilla. Ambientación siglo XVI

  • Enviado por: Yo
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 14 páginas
publicidad

  • ARGUMENTO:

  • El libro narra, a través de conversaciones que mantiene doña Beatriz, una dama de compañía de La Reina Isabel la Católica, con su hija María, la vida de Isabel desde su nacimiento hasta su muerte, con una marcada admiración por la reina de su ya antigua dama.

    El relato verdadero comienza con la noticia de la muerte de la reina, que recibe doña Beatriz, y muy afectada, comienza a relatar la vida de la reina y entrelazarla con la del resto de la nobleza y la suya propia para satisfacer la curiosidad de su hija, educada para servir a la misma reina que acaba de morir.

  • ESTRUCTURA:

  • · PRIMERA PARTE:

    · Capítulo I: En este primer capítulo se presenta a doña Beatriz, la dama que da nombre al título, y a su hija María. Se supone que doña Beatriz trata por última vez a su hija, puesto que ésta tiene intención de ingresar en la corte de la reina Isabel la Católica. Lamentablemente para doña Beatriz, al final del capítulo le llega la notificación, de manos de su criado Lope, de la muerte de la reina, con lo que la posibilidad de María de ir a la corte, se esfuma.

    · Capítulo II: En este capítulo se presenta la infancia de doña Isabel de forma resumida, destacando la falta de recursos que dominó su infancia y la presencia de Enrique IV, Juan II, doña María, doña Isabel de Portugal y don Alfonso en su niñez. También explica en este capítulo las disposiciones que dejó Juan II y el origen de la fervorosa fe que dominaba la vida de Isabel, gracias a un fraile llamado Lorenzo.

    · Capítulo III: Aquí destacan las aclaraciones que realiza doña Beatriz a su hija, explicándole de forma rápida el por qué de la aparición de los musulmanes en la Península, y, más detalladamente, por qué se inicia la Reconquista (dándole importancia a don Pelayo), y qué especial relevancia tiene en ella el Reino de Castilla y le evolución del mismo desde que es Reino de León.

    · Capítulo IV: Explica cómo Salvador, el padre de doña Beatriz, tiene la idea de escoger a una mujer de medina del campo par que sea dama de la que entonces es princesa y se lleva a toda su familia y a la mujer, Eulalia, a la corte, donde todos descubren las condiciones de doña Isabel, y su extrema religiosidad.

    · Capítulo V: Doña Beatriz le explica a su hija cómo llegó a ser dama, gracias a una “equivocación” de la princesa, que, queriendo demostrar su gratitud a Salvador, decidió darle un beso a la que ella creía ser su dama, que no era otra que doña Beatriz. Aquí empieza a “despertar” el ingenio de María.

    · Capítulo VI: En este capítulo empieza a desarrollarse verdaderamente de forma detallada la vida política y sentimental de la princesa. Cuando apenas lleva doña Beatriz tiempo al servicio de doña Isabel, ésta es requerida por su hermanastro Enrique IV junto con su tía María de Portugal a comparecer ante el rey en Medina del Campo, estando ellas en Segovia. En Medina del Campo Isabel es sometida a un encierro, y sufre las penurias propias de ese estado. En este momento es cuando Enrique IV se acerca a Arévalo, y a Villena, un noble codicioso que desempeñará un papel importante en la vida de la princesa. Es entonces cuando Villena traiciona a Enrique y trata de atacar al rey, a lo que el rey responde huyendo, regresando con su hermanastra y su mujer, y trasladándose posteriormente a Salamanca con ellas. Así se motiva la llamada farsa de Ávila.

    · Capítulo VII: Se narra la batalla de Olmedo, en 1467, en la que se enfrentan las tropas de los hermanastros Alfonso y Enrique IV, y las consecuencias que tuvo para la Historia del Reino de Castilla. En cuanto a Isabel, estaba refugiada junto con la duquesa de Alburquerque (esposa de Beltrán, padre biológico de la Beltraneja, hija de la reina), y propia reina consorte, en Segovia. Cuando don Alfonso llega a Segovia, la duquesa y la reina consorte huyen, aconsejadas por Perucho de Monjaraz (alcalde del alcázar de Toledo), mientras que Isabel y su dama se quedan esperando a que llegue. Es entonces cuando se produce el reencuentro entre los hermanos, que fueron separados hacís tiempo por orden del rey Enrique. También en este capítulo se explica cómo, por orden de don Alfonso, su madre llega a la corte de los príncipes, esta vez en Arévalo, aunque con problemas de salud. La marcha de Isabel, Beatriz, Alfonso, etc. de Arévalo se produce por la invasión de Enrique de Toledo.

    · Capítulo VIII: Es aquí cuando hace presencia don Nuño en la casa donde están doña Beatriz y María, y a partir de aquí se incorpora al relato como oyente, y ocasionalmente hace alguna pregunta o manifiesta su opinión, que suele diferir bastante de la de su hermana, doña Beatriz.

    · Capítulo IX: En el que se narra la muerte de don Alfonso en el traslado a Toledo, concretamente en Cardeñosa. Allí don Alfonso ingiere su comida favorita, esta vez envenenada. En la agonía de don Alfonso, la princesa no hace otra cosa que orar, y nobles cercanos al doliente prometer cosas a Dios con tal de que salve la vida del joven. Nada de esto sirve, y el príncipe muere. Tras la muerte del chiquillo, los mismo nobles que se acercaron al él para favorecerse se intentan acercar a Isabel y ofrecerle el trono, pero ella decide que siga en manos de don Enrique. Es entonces cuando Enrique se ve obligado a reconocer a Isabel como heredera, de manos del arzobispo de Sevilla.

    · Capítulo X: En este capítulo empiezan a manifestarse los intereses de los nobles de una forma menos sutil, como por ejemplo, Villena, que aconseja a don Enrique casar a Isabel con Pedro Girón, su hermano. Cuando dicho personaje se acercaba al lugar de residencia de la princesa, enfermó, y murió tan solo tres días después.

    · Capítulo XI: La sombra de una boda típica de la realeza no había abandonado a la princesa, y fue esta vez Alfonso de Portugal, hermano de la reina consorte, quién trató de convencer a Don Enrique de la conveniencia del matrimonio. Enrique IV consideraba el matrimonio de una utilidad suma, y llegó a amenazar y recluir a Isabel ante la negativa de casarse con el portugués. Aquí hace acto de presencia el arzobispo de Toledo, que se apiada de la princesa y la traslada junto con doña Beatriz al alcázar.

    Cuando esta todo esto hubo terminado, apareció un nuevo pretendiente, esta vez francés, el duque de Berri, representado por su hermano el rey Luis XI de Francia. Don Enrique recibió a los Franceses sin comprometerse, y lo mismo hizo Isabel. Al margen de todo esto, doña Isabel tenía ya en mente al candidato perfecto: don Fernando de Aragón.

    · Capítulo XII: Doña Beatriz explica cómo vivió ella el enamoramiento de Isabel de Fernando, las triquiñuelas del rey de Aragón para casar a su hijo con Isabel (como ofrecerle en dote algo que no tenía), cómo las remedió el propio novio, las triquiñuelas de Isabel para casarse a espaldas de su hermanastro Enrique IV, el primer encuentro, en presencia del arzobispo de Toledo, la boda, las capitulaciones que firmaron ambos…

    · SEGUNDA PARTE:

    · Capítulo XIII: Cuando se supo del matrimonio, los nobles cercanos al rey de Castilla se dedicaron a desprestigiar a Isabel, propagando mentiras y mancillando su reputación. Por esta presión, y los falsos consejos que recibía Enrique, revocó el acuerdo que había mantenido con Isabel, destinando como nueva heredera a la hija de su mujer María de Portugal, Juana, la Beltraneja. Con la prisa por debilitar a Isabel y favorecer a Juana, los nobles instaron a Enrique a celebrar los esponsales de la Betraneja, con solo nueve años, con un príncipe francés. Mientras, gracias a la ineficaz gestión del rey, en el sur se revelaban los súbditos contra los judíos, y el pueblo llano comenzaba a padecer el hambre. Isabel decide no mantenerse al margen, y envía una carta concertando una cita con su hermanastro en Segovia, a la que Enrique acude. La desconfianza de la reina provoca que doña Beatriz cobre una especial importancia, ya que es la encargada de espiar el campamento del rey y de que éste le transmita sus intenciones. Don Enrique insiste en que no tiene nada que temer, y llega a Segovia. Allí los hermanastros salen a ver al pueblo, y el populacho les aclama, o quizá más a Isabel que a Enrique.

    · Capítulo XIV: La presencia de don Enrique en Segovia era un foco de peligro para los príncipes, y, aunque los deseos de Fernando eran los de marcharse de allí de inmediato, Isabel optó por no dejarse intimidar y permanecer en la ciudad. Mientras, Villena tenía otros intereses, además de incitar a Enrique a apresar a los príncipes, decidió que lo más conveniente para “la Corona”, era casar a la Beltraneja con un príncipe portugués. Cuando Enrique se dirigía a Trujillo, próximo a Portugal, cayó enfermo, y la comitiva cambió de rumbo y se dirigió a Madrid. Fue entonces cuando Villena también cayó enfermo, y terminó por morir delante de todos los que le apoyaban, sufriendo éstos en sus carnes la codicia del muerto, llegando a robarle las alhajas que él llevaba. Cuando don Enrique recibió la noticia de la muerte de Villena, comenzó a comer excesivamente hasta que tres meses después terminó por enfermar de gravedad. En sus últimos momentos de vida fray Juan de Mazuelos trató de redimir el alma de don Enrique, pero éste hizo caso omiso. Don Enrique terminaría muriendo.

    · Capítulo XV: Isabel no se alegró de la muerte de su hermanastro, pero eso sirvió para que la coronaran Reina de Castilla en la ciudad de Segovia, aunque sin la presencia de su marido. Cuando finalmente Fernando llegó a la ciudad, muchos rumores se hicieron patentes sobre la ilegitimidad del matrimonio, de la existencia de una mujer como máxima autoridad, etc., y por ello Isabel ideó una fórmula para realizar todo acto por la que su marido, si estaba presente, aparecía primero, por el hecho de ser varón. El primer reto al que se enfrentó la reina fue el de someter a la nobleza a su poder. El segundo, una guerra no deseada contra los portugueses, que invaden Castilla.

    · Capítulo XVI: En este capítulo se narra el enfrentamiento de las tropas castellanas, lideradas por Fernando, contra las portuguesas, y los esfuerzos que realiza Isabel para abastecer su ejército. Entre todos estos problemas le surge uno más a la princesa: el alcaide del alcázar de Segovia, Maldonado, secuestra a la hija de la reina, también llamada Isabel, e intenta negociar con Isabel la Católica. La reina se ve obligada a regresar a Segovia y a tratar con Maldonado, que termina huyendo. La batalla definitiva que buscaban los castellanos, ya que estaban en inferioridad de condiciones, se produce en Portugal, y, mientras las tropas portuguesas luchan y son derrotadas, su rey huye.

    · Capítulo XVII: Cuenta doña Beatriz a su hija el ritmo de vida que llevaba Isabel, a galope siempre entre un lugar y otro del Reino, sometiendo a los nobles de esta u otra zona. Es aquí, un tiempo después tras la batalla contra los portugueses, cuando Isabel se queda embarazada de quien sería el príncipe Juan. Las luchas contra Portugal continúan, y no cesan hasta 1479.

    Mientras, la Beltraneja, al ser abandonada por los mismos que le prometieron el trono tiempo atrás, acude a la corte. Todos la repudian excepto la propia reina que, en un acto de generosidad, defiende la posibilidad de que Juana la Beltraneja decida su estado (ya que los nobles piden a gritos su ingreso en un convento), e, incluso, está dispuesta a ofrecer a su propio hijo Juan como marido para la hija de Beltrán en cuanto tuviese edad para ello. Desde entonces, Juana la Beltraneja acaba loca ingresando y huyendo cada dos por tres del convento de santa Clara, en Coimbra. Este mismo año, a finales, Isabel da a luz a su hija Juana, posteriormente apodada la loca. En el siguiente año, se da lugar en las cortes de Toledo, y luego en las de Aragón, la ceremonia que promete a Juan, el primer hijo varón de la reina, como heredero al trono.

    · Capítulo XVIII: Tras la celebración de las Cortes la reina se dedica a reforzar la administración, destinando para ello gente de todo tipo, siempre y cuando cumplieran bien su trabajo. Además Isabel potencia la cultura entre sus súbditos.

    En este capítulo doña Beatriz se concentra más en explicarle a su hija cómo conoce y llega a casarse con el padre de la niña, que en la vida de Isabel.

    · TERCERA PARTE:

    · Capítulo XIX: Aquí doña Beatriz introduce a su hija en los motivos de la presencia de los musulmanes en la Península, y le expone las razones por las cuales, en su opinión, la guerra contra ellos no había comenzado todavía. De esta manera da paso a describirle cómo comienza la última guerra contra ellos, y cómo continúa. A la par que se desarrolla el enfrentamiento, tanto doña Beatriz como doña Isabel dan a luz a sus hijos, la primera a un varón llamado Julianillo, y la segunda a una mujer llamada María.

    · Capítulo XX: doña Beatriz continúa hablando de la guerra contra los moros, expresando desde el enfado de don Fernando hasta las campañas contra los extranjeros de la forma más detallada. Aquí colabora don Nuño que, como soldado experimentado, ofrece su punto de vista. Además el tío de María combate en la batalla de Lucena, donde las tropas de los RRCC apresan a Boabdil que, posteriormente, sería rey de Almería primero y de Granada después. El trato que recibe Boabdil es exquisito, e incluso se le ofrece la posibilidad de ser ayudado por los reyes en todo momento si se reconoce vasallo de éstos. Boabdil acepta, ya que para él es conveniente.

    Mientras su marido se dedica a la guerra, Isabel crea algo parecido a un hospital de campaña, en el que un grupo de personas curaba a los heridos de una batalla. Así logró que muchos combatientes y prisioneros liberados le estuviesen agradecidos, y llegasen al punto de comparecer en la corte de la reina para agradecerle todo lo que había logrado.

    Es en este punto cuando Julianillo, el hijo de doña Beatriz, que siempre fue muy débil, muere presa de una enfermedad misteriosa.

    · Capítulo XXI: En la siguiente primavera, durante las campañas militares, y dado el estado psicológico de doña Beatriz, la reina Isabel la destina a su propio pabellón real. Al campamento llega un musulmán que afirma tener el mensaje revelado de Dios, y, una noche, entra en el pabellón real e intenta asesinar a quien él cree que son los RRCC. Falla.

    El intento de asesinato hace que doña Beatriz sienta la muerte de cerca y se replantee su forma de vivir tras la muerte de su hijo, decidiendo ser la mejor esposa y ser feliz solo por el hecho de existir.

    · Capítulo XXII: Años después, doña Beatriz queda embarazada de María. Durante este tiempo los reyes no habían hecho otra cosa que obtener buenos resultados en cada empresa que empezaban. Así, Boabdil escribe las capitulaciones con los RRCC. Las condiciones que los monarcas conceden son muy benévolas, basadas en que todos los habitantes conservarían todo lo que era suyo siempre y cuando no se rebelaran.

    La ceremonia que realiza Boabdil para otorgarle la llave de la ciudad a Fernando es complicada, y en ella interviene también la reina, por ser de Castilla, y su hijo Juan, que termina por nombrar a don Iñigo López de Mendoza alcalde de Granada.

    · CUARTA PARTE:

    · Capítulo XXIII: Doña Beatriz aborda aquí el tema de los judíos. La corte de los reyes los aborrece, si bien los reyes no comparte ese sentimiento. Al cabo del tiempo, debido a las agresiones que sufren, la propia reina se ve obligada a promulgar un edicto, al que se acogen unas veinte mil personas. Tras ese edicto, los judíos, mayoritariamente los jóvenes, se dedican a abrazar el catolicismo sin creer realmente en él, siendo repudiados por su propia familia y viéndose obligados a abrazar de nuevo la religión judía.

    Tras los asesinatos de Pedro Arbués primero, y de un niño en una supuesta celebración, que se produce después, en los que se ven envueltos los judíos, los reyes intentan, a través de Torquemada, un inquisidor, salvar a los judíos, sin embargo, no tienen otra salida que expulsarlos del reino, a pesar de haber sido sus defensores. No faltaron conversiones para conservar su tierra y sus bienes, pero de eso se encargaría más tarde la Inquisición.

    · Capítulo XXIV: En este capítulo doña Beatriz le explica a su hija la importancia de Cristóbal Colón para el reino de Castilla. Cristóbal Colón logra financiar su utopía apelando a la religiosidad de Isabel, si bien no cuenta con el beneplácito de don Fernando.

    Al cabo de un tiempo, se producen dos viajes, en los que Colón va nombrando islas y, al no encontrar oro, envía esclavos a España para enriquecerse. Estas acciones son reprobadas por los reyes, e, incluso, don Fernando llega a apresar a Colón por ellas un tiempo después. Además, doña Isabel le encarga a un caballero suyo, llamado don Pedro de Torres, que, utilizando la propia fortuna de la reina, vaya liberando uno a uno todos los esclavos que vendió Colón.

    En su tercer viaje encuentra por fin las minas prometidas, y desde entonces envía oro a Castilla. El capítulo termina con el cuarto viaje de Colón a América, sin finalizar.

    · Capítulo XXV: doña Beatriz le cuenta entonces a su hija por qué decide abandonar la corte. Había empezado a soñar con esa idea desde que había recibido una carta que le avisaba de la muerte de su padre primero, y, pocos días después, otra que le avisaba de la muerte de su madre.

    Aún así, el sueño de doña Beatriz no se pudo cumplir, ya que no tenía intención de abandonar la corte sin su marido, y su marido se vio obligado a luchar en la guerra por Italia del mando de las tropas aragonesas, contra Carlos VIII de Francia. Cuando terminó esa guerra, se sucedió otra con el heredero del francés, Luis XII. Es en esa guerra cuando el padre de María y marido de doña Beatriz muere.

    Doña Beatriz, tras mucho tiempo pensando, decide entonces confesarle a la reina su deseo de abandonar la corte, y, como amigas, pasan uno de los últimos días rememorando el tiempo juntas.

    · Capítulo XXVI: en el último capítulo, doña Beatriz acaba explicándole a su hija cómo han transcurrido los últimos años de la reina. Contrariamente a lo que cabía esperar, gracias a los innumerables triunfos que había conseguido Isabel la Católica, no fue una mujer feliz en aquellos años previos a su muerte. Sus hijos, por un motivo o por otro, acabaron siendo desdichados. La primogénita, Isabel, había enviudado y sido casada en contra de su voluntad con el primo de su marido muerto. Al quedarse encina, y en el parto, ella muere, dejando un hijo que moriría con solo dos años. El heredero, Juan, fue casado con la hija del emperador Maximiliano, pero acabó muriendo sin descendencia cuatro días después de la boda de Isabel, y tres meses después de la suya propia. Juana, la loca, nueva heredera, fue casada con el príncipe heredero del Imperio Sacro Germánico. Catalina, la más joven, fue casada con Arturo, un príncipe inglés.

    Todas estas explicaciones terminan concluyendo en la misiva que, en el lecho de muerte, Isabel le envía a doña Beatriz, requiriendo la presencia de la hija de ésta en su lecho como signo de amistad. Isabel muere antes de que la niña llegue a la corte.

    La última pregunta que formula María trata sobre el futuro. “¿Y qué pasará ahora?” “El sol se seguirá poniendo y seguirá volviendo a salir hasta el fin de los tiempos…”

  • PERSONAJES:

  • · Principales:

    · Doña Beatriz de Soto: Narradora de la historia, transmite su opinión, fundamentalmente religiosa, sobre cada hecho que cuenta. Es la madre de María, quién escucha, ex - dama y amiga de doña Isabel, hija de un hidalgo llamado Salvador y hermana de don nuño, segundo narrador de la historia.

    · María: Es una niña de cabello castaño que a lo largo de la novela experimenta una evolución intelectual desde lo que se supone un intelecto dormido a uno más maduro, es decir, a lo largo de la novela las preguntas y conclusiones que va sacando la niña son más maduras. Tiene intención de ingresar en la corte de doña Isabel, antes de que muera.

    · Don Nuño de Soto: Es un soldado experimentado en la lucha, que ha combatido en las filas de los RRCC, y se incorpora, aunque tarde, al relato de doña Beatriz, explicando a su vez su punto de vista y diversos detalles que faltan en el relato de la dama. Es hermano de doña Beatriz, y, por consiguiente, tío de María.

    · Isabel la Católica, o Isabel de Castilla: personaje “latente”, que no toma parte activa en todo el relato, sino que son sus vivencias las narradas por doña Beatriz, es la reina de Castilla, la más importante que ha tenido jamás España.

    · Secundarios:

    · Lope: criado de doña Beatriz; le transmite a ésta la noticia de la muerte de la reina.

    · Severiana: cocinera de doña Beatriz.

    · Enrique IV: hermanastro de doña Isabel, rey de Castilla por algún tiempo, no tiene en consideración a su familia, ni es un buen monarca. Es conducido por falsos amigos a cometer inmoralidades con tal de “ser el mejor monarca”, o “ser bueno para la Corona”.

    · Juan II de Castilla: padre de Isabel, Enrique IV y Alfonso, fue rey de Castilla.

    · Doña María: primera mujer de Juan II, madre de Enrique IV.

    · Doña Isabel de Portugal: madre de la que sería reina Isabel y del don Alfonso.

    · Alfonso: hijo de Juan II y doña Isabel de Portugal, hermano de Isabel de Castilla. Muere siendo un niño por envenenamiento.

    · Isabel: hija de la reina Isabel la Católica, enviuda antes de casarse con Alfonso de Portugal, y tiempo después, es casada con el primo de su marido fallecido, llamado Manuel. Durante su infancia es secuestrada por Maldonado, entonces alcaide del alcázar de Segovia. Muere tras el parto de su primer hijo, Miguel.

    · Alfonso de Portugal: prometido de Isabel de Castilla y Aragón, muere antes de la boda.

    · Manuel de Portugal: primo de Alfonso de Portugal, se casa con su viuda.

    · Juan: hijo de la reina Isabel la Católica que muere tres meses después de su boda con Margarita de Austria.

    · Margarita de Austria: mujer de Juan de Castilla y Aragón.

    · Juana, la Loca: hija de Isabel la Católica, se casó con el heredero del Imperio Sacro Germánico, Felipe II, el Hermoso. Su hijo será el emperador Carlos I de España y V de Alemania.

    · Felipe II, el Hermoso: marido de Juana, la Loca. Tiene un hijo que se llamará Carlos.

    · María: hija de Isabel la Católica.

    · Catalina: hija de Isabel la Católica, se casa con Arturo de Inglaterra.

    · Arturo de Inglaterra: príncipe inglés que se convierte en marido de Catalina de Aragón.

    · Fernando, el Católico: rey de Aragón a la muerte de su padre Juan II de Aragón, se casa con Isabel la Católica y tiene con ella los cinco hijos ya mencionados.

    · Fray Lorenzo: clérigo que le transmite la fe cristiana a Isabel de Castilla en su niñez.

    · Alfonso X, el Sabio: rey de España preocupado por la cultura, que escribió la Historia de España desde donde se tenía noticia hasta su reinado.

    · Isidoro de Sevilla: escritor que pone de manifiesto que España es la tierra más bendecida por Dios.

    · Pelayo: primer rey tras la conquista de los musulmanes, inició y actuó en las rebeliones contra los invasores.

    · En-Nasir: rey musulmán que fue derrotado en la batalla de las Navas de Tolosa.

    · Salvador: padre de doña Beatriz y abuelo de María, hijo de una casta de hidalgos, tiene la idea de que exista una dama que acompañe a la princesa Isabel.

    · Doña Blanca: primera mujer de Enrique IV, el impotente.

    · Doña Juana de Portugal: segunda mujer de Enrique IV, tiene una hija con un noble llamado Beltrán, llamada Juana, la Beltraneja.

    · Don Beltrán: noble de la corte del rey Enrique IV, tiene una hija con la mujer del rey.

    · Juana, la Beltraneja: hija ilegítima de don Beltrán y doña Juana de Portugal; durante toda su vida es manipulada como Enrique IV por los nobles. En sus últimos años acaba en un convento, medio loca.

    · Marquesa de Villena: mujer del marqués de Villena, madrina junto con Isabel de Castilla de Juana, la Beltraneja.

    · Eulalia: moza de Medina del Campo, elegida por Salvador para ser la dama de la reina Isabel, que termina no siéndolo por una confusión de la que entonces era princesa.

    · Villena (padre): noble ambicioso de la corte castellana que no duda en ser amigo o enemigo de unos u otros según la época y lo que le convenga. Muere tres meses antes de que Enrique IV lo haga.

    · Alonso Carrillo: arzobispo de Toledo, participa en la Farsa de Ávila despojando al espantapájaros de, vela por la salud de don Alfonso en el lecho de muerte. Salva a Isabel de Enrique IV cuando éste trata de obligarla a casarse con Alfonso de Portugal. Cuando los nombres se vuelven partidarios de la Beltraneja, él traiciona a la reina.

    · Conde de Plasencia: Justicia Mayor de Castilla, también participa en la Farsa, despojando de la espada al espantapájaros. Cuando, en un momento dado, Enrique se queda sin seguidores, la corona. Junto con el maestre de la Orden de Santiago y el obispo de Coria le ofrece ayuda al rey.

    · Conde de Benavente: junto con el conde de Paredes, se encarga de destrozar el espantapájaros de la Farsa de Ávila.

    · Conde de Paredes: junto con el conde de Benavente, se encarga de destrozar el espantapájaros de la Farsa de Ávila.

    · Duquesa de Alburquerque: esposa de don Beltrán.

    · Perucho de Monjaraz: alcalde del alcázar de Segovia, insta a Isabel a acercarse a don Enrique y salvarse así de su hermano Alfonso huyendo del alcázar junto con Juana de Portugal y la duquesa de Alburquerque.

    · Maestre de la Orden de Santiago: junto con el arzobispo de Toledo y el obispo de Coria, vela por la salud de don Alfonso en el lecho de muerte.

    · Obispo de Coria: junto con el arzobispo de Toledo y el maestre de la Orden de Santiago, vela por la salud de don Alfonso en el lecho de muerte.

    · Arzobispo de Sevilla: mensajero en un momento de Enrique IV caundo, a la muerte de Alfonso, Isabel y su hermanastro deben ponerse de acuerdo sobre el cuidado de la Corona.

    · Pedro Girón: maestre de la orden de Alcántara, hermano de Villena; según el último, candidato perfecto para ser el marido de Isabel de Castilla. Muere poco antes de llegar a la corte de Isabel.

    · Alfonso de Portugal: monarca de Portugal que se ofreció como marido para doña Isabel.

    · Luis XI de Francia: monarca francés, acude con una embajada a pedirle a don Enrique la mano de su hermanastra, pero no logra que él se comprometa.

    · Duque de Berri: hermano de Luis XI de Francia, pretendía la mano de Isabel de Castilla.

    · Obispo de Burgos: sobrino de Villena, es enviado por éste para espiar a Isabel cuando se dirigió a Arévalo.

    · Almirante don Fadrique: abuelo de Fernando de Aragón que ayuda a Isabel, junto con el arzobispo de Toledo, a escapar de las tropas del rey Enrique, que pretenden prenderla.

    · Coca: capellán de la corte de Isabel, encargado de enviarle a ésta un retrato de Fernando de Aragón.

    · Juan II de Aragón: padre de Fernando de Aragón.

    · Alonso de Palencia: hombre de confianza de la reina que se encarga de ir a cobrar los regalos de la dote de Fernando, acompañado de Pedro de la Caballería.

    · Pedro de la Caballería: hombre de confianza de la reina que se encarga de ir a cobrar los regalos de la dote de Fernando, acompañado de Alonso de Palencia.

    · Gutierre de Cárdenas: se encarga de recoger a Fernando de Aragón y de señalárselo a la princesa. También está el la coronación de la princesa.

    · Fray Juan de Mazuelos: religioso que intentó salvar el alma del rey Enrique antes de que éste muriera.

    · Conde de Villena (hijo): noble, hijo del conde de mismo nombre; trató de extorsionar a los RRCC.

    · Cardenal de España: cargo religioso que espía las guarniciones de los portugueses acompañado de un capitán.

    · Maldonado: alcaide del alcázar de Segovia, secuestra a Isabel, hija de los RRCC durante la guerra con Portugal.

    · Beatriz Galindo y Beatriz de Bobadilla: mujeres cultas y competentes de la corte de Isabel.

    · Doña Servanda: mujer de la corte de la reina no noble que estaba en los primeros encuentros que mantuvieron doña Beatriz y su marido antes de casarse.

    · Julianillo: hermano de María, muere antes de que ella nazca.

    · Don Rodrigo: último rey anterior a la existencia de los musulmanes, es considerado por doña Beatriz como indigno.

    · Mahoma: profeta de la religión islámica.

    · Almanzor: noble musulmán que intervino en las luchas contra los cristianos, especialmente destructor.

    · Alfonso VI: rey que reinó durante la Reconquista y fue el primero en ocupar Toledo.

    · Muley Hacén: noble musulmán coetáneo a los RRCC que les declara la guerra. Es tío de Boabdil.

    · Boabdil: noble musulmán que se alió con los RRCC, para después traicionarlos y convertirse en rey de Granada antes de entregársela a Fernando.

    · El Zagal: hermano de Muley Hacén, obliga a Boabdil a abandonar la seguridad que le ofrecen los RRCC.

    · Ibrahim Algerbi: musulmán que, tratando de convencer a los cristianos de los poderes proféticos que Dios supuestamente le había otorgado, se acerca a los RRCC e intenta matarlos, sin éxito.

    · Don Álvaro, marqués de Cádiz: noble amigo de la reina que es herido en lugar de don Fernando en el intento de asesinato perpetrado por Ibrahim.

    · Marquesa de Cádiz: mujer de don Álvaro, es confundida con la reina por Ibrahim, que intenta asesinarla.

    · Ruy López de Toledo: tesorero amigo de la reina que fue el primero en inmovilizar a Ibrahim.

    · Conde de Tendilla, don Iñigo López de Mendoza: noble que se convertiría en alcaide de Granada; es nombrado por el príncipe Juan.

    · Pedro Arbués: sacerdote cristiano que es asesinado por judíos conversos.

    · Lope de Conchillos, Santángel y Pérez de Almazán: judíos de la corte de la reina.

    · Torquemada: inquisidor que recibió el encargo por parte de la reina de averiguar qué judíos habían asesinado a un niño en una ceremonia blasfema.

    · Yucé Franco: judío acusado por Torquemada del asesinato de un niño, junto con sus cómplices.

    · Abraham: rabino español que se bautizó y tenía el apoyo de la Iglesia Católica.

    · Cardenal Mendoza: clérigo español que apoyó al rabino Abraham en su conversión.

    · Abraham Seneor y Mayr: judíos conversos apoyados por los RRCC.

    · Cristóbal Colón: descubridor de América, promovió la leyende de que era genovés, aunque muchos lo consideraban un español que trataba de ocultar su ascendencia judía.

    · Don Juan Rodríguez Fonseca, obispo de Badajoz: amigo de la reina que le notifica que Colón, al no encontrar oro en América se dedica al comercio de esclavos.

    · Don Pedro de Torres: caballero de la corte de Isabel, que cumple la misión de liberar a todos los esclavos americanos pagando a sus dueños con fortuna de la propia Isabel.

    · Don Fernando de Bobadilla: noble enviado por don Fernando a América para traer de vuelta a Colón.

    · Fernando I de Aragón: primo de Fernando el Católico, es el legítimo rey de Nápoles.

    · Alfonso V de Aragón: padre de Fernando I de Aragón y tío de Fernando el Católico.

    · Carlos VIII: rey francés que logra arrebatarle Nápoles e Italia a Alfonso de Aragón, nieto de Alfonso V e hijo de Fernando I de Aragón.

    · Gonzalo Fernández de Córdoba: llamado el Gran Capitán tras la guerra contra los moros, es un guerrero experimentado que ocupa un alto cargo en el ejército de don Fernando. Es amado por el resto de soldados.

    · Luis XII: sucesor de Carlos VIII, continúa con las empresas de su predecesor.

  • CONTEXTO HISTÓRICO:

  • La trama del libro se desarrolla en el siglo XV, Edad Moderna, tomando como acontecimientos esenciales el nacimiento de la Reina Isabel la Católica, su vida y su muerte.

    Este siglo es un siglo de notable cambio en la península Ibérica, desde las clases más humildes a las más opulentas, desde la mentalidad teocéntrica hasta la renacentista…, por ejemplo, comienza a desarrollarse el capitalismo como sistema económico.

    Los acontecimientos más importantes de este siglo en España ocurren en 1492, y son la expulsión definitiva de los musulmanes del Reino Nazarí de Granada y el Descubrimiento de América por parte de Colón en nombre de la Corona Castellana.

    14