La corrosión del caracter; Richard Sennett

Sociología. Capitalismo. Carácter. Trabajo. Alienación. Argumento

  • Enviado por: Irene
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 3 páginas

publicidad

La corrosión del carácter.

Las consecuencias personales del trabajo en el nuevo capitalismo.

Conceptos

Capitalismo: presume de abolir las reglas del anterior modelo, aunque realmente impone nuevos controles e impacta en nuestro carácter.

Carácter: conjunto de sentimientos influidos por la sociedad que permanecen a largo plazo (algo más que la personalidad).

Capítulo1: A la deriva

En el sistema actual la búsqueda de flexibilidad y la adaptación a los cambios del mercado ha modificado el espacio y el tiempo laboral, con contratos a corto plazo.

Las empresas han pasado de una estructura jerárquica a una en red, lo que provoca que los lazos sociales tarden más en desarrollarse y se debilite el trabajo en equipo, con consecuencias también a nivel personal, ya que nos e crean lazos de lealtad y confianza.

Es lo que le ocurre a Rico; pretende establecer lazos a largo plazo en un mundo que se mueve a corto plazo. Se supone que con la flexibilidad (que le ha llevado al éxito) lo debía haber conseguido, pero no, todo se sale fuera de su control y él asume la responsabilidad de todo. Todo carece de sentido, nada sigue una estructura lineal, todo parece y desaparece.

Capítulo 2: Rutina

La rutina tiene efectos negativos: atasca la mente. El trabajo en el nuevo capitalismo se basa en la repetición de una actividad con coordinación y ritmo. Una vez que se controlan ritmo y rutina, dominas el trabajo.

Para Smith un trabajador dedicado a una sola actividad dentro del proceso productivo, entraría en una rutina que lo quedaría embobado y estúpido (aplaca el carácter).

Para él el carácter lo forma la historia y los cambios, por lo que hay que romper con la rutina ya que ésta no nos deja desarrollar la historia. (Apoyado por Marx).

Esta rutina se identificará con el fordismo. Apareció en la Ford Motor Company, en la que la construcción de un coche era tan complicada que los trabajadores tenían que especializarse y llevar a cabo tareas en miniatura. Todo se medía a través del tiempo.

Taylor: la rutina reduce la productividad.

Diderot: la rutina degrada a la persona, pero una vida sin rutina es igual a una existencia sin sentido.

Se supone que con la flexibilidad ésta va a desaparecer, pero no es así, incluso el trabajo en ordenador es rutinario.

Capítulo 3: Flexibilidad

Definición técnica: capacidad de cambiar ante circunstancias externas y luego volver al estado normal.

Mill: es la que nos debería dar libertad, pero en el actual modelo de mercado es imposible, ya que se crean estructuras de poder y control.

Tendrá tres elementos básicos:

Reinvención discontinua de las instituciones: la flexibilidad implica cambio y esta búsqueda de flexibilidad provoca la ruptura en el trabajo.

La consecuencia de la reinvención es la reducción de los puestos de trabajo (hacer menos con menos). Así estos cambios reducen beneficios y productividad porque los trabajadores se sienten amenazados.

Especialización flexible: Conseguir productos más rápido, intervienen; la alta tecnología y las comunicaciones. Hay dos modelos:

Renano (FR, IT, AL e ISR): el Estado interviene para ayudar a los más débiles. Capitalismo de Estado. Los salarios son más equilibrados, pero hay mucho desempleo.

Angloamericano: Habrá mayor flexibilidad cuanto menor sea la intervención del Estado que es le culpable de todo. Neoliberalismo. Hay diferencias de hasta un 7% entre inferiores y superiores en los salarios, pero se genera más empleo.

Concentración sin centralización: Busca delegar el poder en grupos o ramas de la empresa inferiores, sin embargo, la dirección fija beneficios y objetivos, sólo deja libre el modo de hacerlo. Hay mayor o igual control.

A partir de aquí surgirá el horario flexible, parece que hay mayor libertad pero en realidad hay más control. Esta espontaneidad que buscan los poderosos, autodestruye a los inferiores. Estos tres elementos corroen a quien intenta adaptarse.

Capítulo 4: Ilegible

El trabajo flexible y altamente tecnologizado, donde todo es fácil de manejar, hace que el trabajador se degrade ya que no tienen un contacto físico, dependen de un programa informático y no hay conocimiento práctico del oficio.

El trabajo mal remunerado se compensa con el horario flexible, mientras que la solución estaría en que todos se conocieran y se trataran los problemas en conjunto.

La alta tecnología permite ala empresa contratar a trabajadores con salarios inferiores, cuando los trabajadores son los cualificados y no las máquinas. Al reducir dificultad y resistencia, creamos una actividad indiferente para los trabajadores porque las dos anteriores son fuente de estimulación mental. Conclusión: cuando las cosas nos resultan fáciles nos volvemos débiles y nuestro compromiso con el trabajo superficial pues nos falta la comprensión de lo que estamos haciendo.

La inteligencia de la máquina pretende sustituir a los trabajadores (pesadilla de Smith del trabajo mecánico).

Capítulo 5: Riesgo

Mucha gente trata de salir del territorio cómodo y rentable para cambiar, pero esto puede provocar un gran choque cultural.

Asumir este riesgo puede ser una fuerte prueba de carácter (impuesto por la flexibilidad de las organizaciones), en estos casos hay que tener una actitud brava y de seguridad, el foco emocional es una pérdida. Existe una preocupación monótona que desgasta nuestra sensación de carácter, el riesgo implica que siempre volvamos a empezar.

Esto se debe a motivaciones culturales: si uno no se mueve marchita.

El nuevo mercado obliga a asumir riesgos aunque se sabe que no hay posibilidad de recompensa, además la flexibilidad acentúa la desigualdad: aumentan los ingresos para los trabajadores con título universitario pero no se tiene en cuenta la experiencia.

Así, muchos abandonan antes de estar física o biológicamente incapacitados, no se tiene en cuenta el paso del tiempo necesario para acumular experiencia (que da valor en un sentido material). La flexibilidad es sinónimo de juventud y la rigidez de vejez.

Capítulo 6: La ética del trabajo

La ética del trabajo reafirma el uso autodisciplinado del tiempo, antes se basaba en una práctica autoimpuesta y voluntaria y no en una asunción de horarios y rutina.

Antiguamente el uso disciplinado del tiempo era una lucha obstinada y sin pausa, un enigma para los creyentes renacentistas del homo faber y un autocastigo en la teología del individuo.

El trabajo en equipo es la práctica en grupo de la superficialidad degradante, aquí el acto de comunicación es más importante que lo que se comunica. Los grupos tienden a seguir unidos manteniéndose en la superficie de las cosas, omitiendo las cuestiones personales, todos quieren ser ajenos a los problemas y la autoridad desaparece.

Según un estudio dentro de la economía flexible la principal capacidad social del individuo es que se portátil estableciéndose una metáfora con el deporte: en cada partido se empieza de cero, por lo que la antigüedad pesa menos. Una competición individual puede destrozar el rendimiento, los directivos son el público. El arte de fingir el trabajo en equipo es hacer como si el director no mirara, obligando a los individuos a manipular su aspecto y su comportamiento con los demás. Aquí, el poder está presente, pero la autoridad está ausente, ya que nadie asume responsabilidades, esta neutralidad es una forma de traición.

Capítulo 7: Fracaso

Antes una carrera se definía como una ruta bien hecha, el antídoto contra el fracaso personal, además se creía que el conocimiento profesional podía ayudara consolidarla.

Como ejemplo el IBM; empezó dando empleo fijo, pero después intentó reconvertirse para ser más competitiva con formas flexibles de adaptación que terminaron con numerosos despidos. Los despedidos pasaron por tres etapas: 1ª, la dirección comienza traicionar. 2ª los intrusos (los extranjeros que trabajan por menos). 3ª se asume una posición más activa en la que aparece el sentimiento de culpabilidad que, sin embargo, hace el fracaso más soportable. Los grupos o personas en general deben buscar un sentido más amplio de comunidad y más pleno de carácter, que en le capitalismo moderno están condenadas al fracaso.

Capítulo 8: El pronombre peligroso

Una nación puede construir una comunidad cuando la gente traduce creencias compartidas y valores en los actos cotidianos. Actualmente, el “nosotros”, es un acto de autoprotección, que se expresa con el rechazo de las personas de fuera.

El vínculo social surge de la dependencia mutua, pero a los que dependen del Estado se los considera parásitos porque se supone que se están alimentando del esfuerzo de otros.

En los negocios ocurre lo mismo, si no hay necesidad no hay intercambio, pero la vergüenza de ser dependiente erosiona la confianza y el compromiso, y la falta de vínculos sociales amenaza a cualquier empresa colectiva (cuanto más necesitada, más desconfiada).

La gente está unida por el conflicto y le conflicto se convierte en una comunidad: no hay comunidad hasta que se reconocen las diferencias. Este modelo debería inspirar al régimen flexible, buscando la negociación de sus diferencias.

El sistema actual irradia indiferencia, el viejo capitalismo es material, el flexible más personal.

Las redes y los equipos debilitan el carácter, lo corroen. Un régimen que no proporciona a los seres humanos ninguna razón para cuidarse entre sí, no puede mantenerse.