La comunicación no verbal

Sociología. Movimientos del cuerpo. Gestos. Expresión facial, de los ojos y manos. Señales verbales. Relación con el sexo. Galanteo en las mujeres. Cinesis. El rostro humano. Posturas. Ritmos corporales. Olfato y tacto

  • Enviado por: El remitente no desea revelar su nombre
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 36 páginas
publicidad
publicidad

La Comunicación No Verbal

Educación Social

Asignatura: Pedagogía de la Diversidad

Curso: 04-05.

'La comunicación no verbal'

INDICE:

Portada: Pág.: 0.

Índice: Pág. 1.

Síntesis: Pág. 3.

Introducción: Pág. 4.

Una ciencia incipiente: Pág. 5

Indicadores de sexo: Pág. 9

Comportamientos durante el galanteo: Pág.14

El silencioso mundo de celuloide de la cinesis: Pág.16

El cuerpo es el mensaje: Pág. 17

Saludos de un primate muy antiguo: Pág. 18

El rostro humano: Pág.19

Lo que dicen los ojos: Pág. 20

La danza de las manos: Pág. 21

Mensajes a distancia y en proximidad: Pág. 22

La interpretación de la postura: Pág. 22

Ritmos corporales: Pág. 25

Los ritmos de los encuentros humanos: Pág. 27

Comunicación por el olfato: Pág. 28

Comunicación por el tacto: Pág 28

Las lecciones del útero: Pág. 29

El código no verbal de los niños: Pág. 30

Indicadores del carácter: Pág. 31

El orden público: Pág 32

El arte de conversar: Pág 34

El futuro: Pág 35.

Impresión y motivación: Pág. 35

Bibliografía: Pág 36- 37.

SINTESIS:

El concepto de comunicación no verbal ha fascinado a los no científicos desde el comienzo de las ciencias formales.

En este trabajo se comunica de forma general en algunos casos y de forma más detallada en otros, la diversidad de recursos comunicativos que poseemos para, de forma clara y precisa, poder comunicarnos sin utilizar más que nuestro cuerpo ya sea a base de gestos, posturas o movimientos.

Es un compendio de diversas fuentes científicas enraizada muy profundamente en la Pedagogía con influencias muy claras de Antropología, Etología y Psicología.

Hablamos de una ciencia incipiente con un marcado carácter evolutivo y dinámico que nos lleva, en los albores del nuevo milenio, a un conocimiento más fidedigno del ser humano en su dimensión psico-social.

INTRODUCCION

La postura y el movimiento del cuerpo, los gestos, la expresión facial y de la mirada, las sensaciones táctiles y olfativas son otros tantos vehículos para la COMUNICACIÓN NO VERBAL de emociones y de información.

En el presente trabajo sobre la obra de Flora Davis no sólo se establece un inventario de las técnicas utilizadas por los investigadores de este sector interdisciplinario en el que se cruzan los enfoques psicológicos, antropológicos y etológicos, y de sus logros más importantes, sino que proporciona numerosos ejemplos de cómo este lenguaje silencioso influye en nuestras vidas

1.- UNA CIENCIA INCIPIENTE.

Un hombre levanta las cejas, inclina la cabeza, descruza las piernas, se echa hacia atrás en el asiento, forma un ángulo con los dedos; unos segundos después, sus manos empiezan a batir el aire con gestos enfáticos cuando comienza a hablar.

Si fuésemos científicos que nos enfrentásemos a esta situación, qué haríamos, qué tendríamos que observar para captar en toda su esencia esta escena; qué registraríamos en esta escena, por dónde empezaríamos.

Estas son las preguntas que nos tendríamos que hacer al afrontar el reto importantísimo de descifrar todos estos símbolos escondidos. Para descubrir los secretos de otra persona a través de su comportamiento no verbal no nos podemos sentar frente al televisor e intentar descifrar lo que dicen las personas que allí aparecen sino que hay que ir mucho más allá, al punto de tener que introducirnos dentro de su personalidad de forma sutil.

No obstante, todos tenemos la capacidad de descifrar hasta cierto punto, le llamamos intuición y la aprendemos en la primera infancia y la utilizamos a nivel subconsciente durante toda la vida, y es en realidad la mejor manera de hacerlo

En un instante interpretamos cierto movimiento corporal y lo leemos como una parte del mensaje total lo que nos es más fácil que descifrar el mensaje entero en todos sus matices, ya que se podrían contradecir entre ellos.

Por ejemplo, se puede decir que en Reino Unido el que una mujer muestre las palmas de las manos hacia arriba parece ser que indica a los hombres que está receptiva, que se siente atraída por un hombre, claro que esto puede ser interpretado a la ligera y nos veríamos en la tesitura de dar explicaciones ante un gesto “varonil” con una posible respuesta en forma de bofetada o algo peor.

El hecho es que las personas son completamente diferentes y tendemos a igualarnos en el tema de los movimientos pero no en los significados de estos movimientos., raramente un científico se fijará en un solo gesto para darle la validez de toda una observación del método científico.

Vemos pues que la comunicación no verbal es más que un simple sistema de señales verbales que no puedan separarse de la comunicación verbal. Ambas están vinculadas entre si estrechamente ya que cuando dos seres humanos se encuentran se comunican a muchos niveles, táctil, sonoro, visual, etc. formando todo un cúmulo de informaciones que debemos interpretar.

El novelista que escribe “aplastó con rabia el cigarrillo” o “se rascó la oreja pensativo” está valiéndose de un repertorio compartido del gesto.

A comienzos de este siglo se inició la investigación sobre comunicación no verbal. Desde 1914 hasta 1940 hubo un considerable interés acerca de cómo se comunican las personas por las expresiones del rostro; se hicieron muchos experimentos pero los resultados fueron desalentadores, llegaron a pensar que el rostro no es una fuente fidedigna de transmisión de los sentimientos.

Los antropólogos señalaron que los movimiento s corporales no son fortuitos sino que se aprenden lo mismo que una lengua, aquí podemos señalar la manera de moverse de los negros norteamericanos en contraposición a los negros africanos.

Edgard Salir escribió: “Respondemos a los gestos con especial viveza y se podría decir que conforme a un código que no está escrito en ninguna parte, que nadie conoce pero todos interpretamos”.

Es justo decir que los antropólogos de esa época no se molestaron en descifrar los códigos.

Después de esto la disciplina de la comunicación no verbal se convirtió casi en esotérica, dejada de la mano de la Ciencia.

Con el paso del tiempo parece ser que esta disciplina ha cobrado protagonismo por el interés que tenemos en profundizar en nuestros subconscientes para arrancarle algo de conocimiento, es la búsqueda de una verdad emocional a todas luces.

Esta investigación es fruto de cinco disciplinas diferentes: la psicología, la psiquiatría, la antropología, la sociología y la etología. Es nueva y controvertida, con hallazgos y métodos de investigación controvertidos por los distintos puntos de vista científicos que se barajan que a menudo se contradicen entre ellos. Los psicólogos aíslan unidades de conducta, se utiliza a estudiantes que Son grabados sin ser advertidos para no restarle naturalidad a la muestra. Los cinetistas prefieren el estudio por sistemas, ellos creen que es mejor observar todo en conjunto y no con muestras separadas.

Utilizan la observación en la calle, en espacios públicos en vez de en laboratorios. Los psiquiatras dicen que la forma de moverse de un individuo nos habla de su carácter, sus emociones y sus reacciones hacia el medio y la gente que le rodea.

Los psiquiatras han hecho estudios de las posturas de los pacientes en el sofá y de sus gestos, otros han realizado filmaciones y otros han sido grabados mientras trabajaban con sus pacientes. Cada vez se utiliza más esta última técnica ya que al ser confrontados con su imagen filmada los pacientes son espoleados a cambiar su propia imagen de sí mismos y a aprovechar sus propios gestos.

Los sociólogos han puesto el acento en los hechos inconscientes que realizamos y que dan una visión clara de nuestras personalidades, como cuando evitamos un choque mientras caminamos por una acera.

Los antropólogos observan las diferentes expresiones culturales del lenguaje corporal y han descubierto que un blanco, un árabe o un negro norteamericano y un blanco de la misma nacionalidad no se mueven de igual forma.

Los etólogos, por su parte, han descubierto asombrosas similitudes entre el comportamiento no verbal del hombre y otros primates, tanto es así que ya se habla de etología humana.

Estudian el cortejo humano, la crianza de hijos, la dominación y sumisión, etc.

Existen también los especialistas en esfuerzo-forma que es un registro del movimiento corporal derivado de la notación de la danza. Se pretende desarrollar una manera de deducir hechos relacionados con todo su estilo de moverse.

Las palabras son sólo el comienzo, porque detrás de ellas está el basamento sobre el cual se construyen todas las relaciones humanas; la comunicación no verbal. Las palabras han sido sobreestimadas en exceso y no representan la totalidad del mensaje.

Las palabras son lo que utilizamos cuando nos falla todo lo demás.

Puede resultar gracioso que el estudio de nosotros mismos nos lleve a pensar que debemos fijarnos en lo que hacemos y no en lo que decimos. Ya es verdad lo que dice la frase “los ojos no mienten”, ya que sólo podemos mentir con la lengua.

2.- INDICADORES DE SEXO

Es bien sabido que cuando nace una criatura lo primero que preguntamos es el sexo, si es niño o niña. En principio puede parecer banal pero, con el paso del tiempo nos empezamos a comportar como hombres o mujeres

Hay posturas encontradas en el porqué de este fenómeno en el sentido de que unos dicen que es aprendido por la enseñanza del rol de varón o mujer y otros que insisten en la predisposición genética.

Es cierto que tratamos de distinta forma a los bebes de diferente sexo puesto que a los niños se les coge de forma más brusca, cuando su comportamiento coincide con lo que esperamos de un hombre le alentamos y, en cambio, cuando lloran les decimos que es cosa de niñas y que no es apropiado para el, lo que ha provocado no pocas situaciones traumáticas en cientos y miles de niños.

Del mismo modo se recompensa a las niñas cuando tienen un gesto femenino, yo mismo lo he hecho con mi hija y confieso que me ha parecido correcto en el momento aunque luego, al reflexionar, he notado la diferencia que hay en no haberlo hecho de forma pública y notoria

En cierto nivel subliminal recompensamos o no comportamientos más sutiles, ya que en determinado momento los niños empiezan a comportarse como varones y las niñas como mujeres. Son formas aprendidas de comportamiento y varían de una cultura a otra; por ejemplo, la manera de andar con las manos muy sueltas es considerado femenino o afeminado en Europa pero es lo normal en Oriente Medio.

No se sabe exactamente cómo aprenden los niños los indicadores de sexo o la edad en que empiezan a hacer uso de ellos.

Varía en los diferentes lugares del mundo, incluso dentro de zonas distantes de un mismo país.

Debe tener relación directa con el ambiente familiar y el control que se ejerce sobre los infantes al corregirles los actos y movimientos, es entonces netamente cultural.

El ángulo pelviano comienza a ser empleado como indicador de sexo sólo cuando el individuo está preparado para cortejar, es el momento en que se deja atrás la infancia y se centra el individuo en la interacción con los demás en forma sexual.

Los adolescentes deben aprender nuevos movimientos, una niña puede desarrollarse sexualmente pero después debe aprender a relacionarse con su propio cuerpo, aprender a usarlo como reclamo o barrera para los demás. Está en este momento en la tesitura de ser provocativa o ser “modesta” en sus movimientos y en su forma de vestir

En 1935, la doctora Margaret Mead señaló en su libro Sex and Temperament in Three Primitive Societies que muchos de nuestros supuestos sobre la masculinidad o feminidad vienen impuestos por la cultura. En un radio de cien millas encontró tres tribus muy diferentes; en una de ellas ambos sexos eran bravíos y agresivos, en otra ambos eran dulces y maternales y en una tercera, los hombres se rizaban el pelo, iban de compras y las mujeres eran duras, enérgicas y no se adornaban.

La doctora Mead dice que hay unas diferencias sexuales pero pueden ser cambiadas o matizadas por el aprendizaje.

El trabajo de la doctora Mead está considerado como de los más importantes en el comportamiento humano.

El profesor Birdwhistell, padre de la Cinesis, dice que si el trabajo de la doctora Mead no tuvo la repercusión que debería haber tenido es porque fue “demasiado alarmante para las personas que creen que los aspectos sexuales de la persona son de carácter hormonal”.

cita

El profesor Birdwhistell ha demostrado que los movimientos corporales no están programados por la biología sino por la cultura, se aprenden en la niñez y ha llegado a esta conclusión después de años de estudio de películas en su laboratorio de Filadelfia.

Se habla de los prejuicios corporales ya que si un hombre intenta la posición de una mujer, fuerza su propia anatomía igual que una mujer que hiciese lo propio sentándose con las piernas semiabiertas, pelvis echada hacia atrás, brazos separados del cuerpo y balanceándolos desde los hombros.

En Europa Oriental, los hombres caminan con los pies muy juntos y en Oriente Medio llevan los brazos pegados al cuerpo empezando el balanceo desde el codo hacia abajo.

La forma de parpadear puede indicar un comportamiento de cortejo, un parpadeo rápido o muy lento así lo indican.

Claro que no siempre funcionamos como faros de indicación sexual, es cierto que son parte integrante del protocolo del galanteo pero no siempre tienen significación sexual del mismo modo que cosas comunes del día a día pueden servir como combustible para la ignición sexual.

Los indicadores sexuales se han desarrollado como respuesta a una necesidad humana muy básica: la de distinguir a los hombres de las mujeres.

El caso del unimorfismo sexual en las diferentes especies que es cuando el macho y la hembra se parecen mucho y dudamos cómo es posible que estos no se confundan, claro que los humanos somos más unimórficos de lo que creemos puesto que no hay un patrón físico bien definido, existen hombres pequeños y delgados y mujeres altas y fuertes, hombres con voz de soprano y mujeres con voz de barítono, hombres con pechos desarrollados y mujeres con muy poco desarrollo mamario. Así pues, no tenemos un patrón definido. Incluso existe la moda unisex en la cual llevamos pantalón sin distinción de sexo.

Todas estas funcionan como características sexuales terciarias, que respaldan a las secundarias y nos facilitan la vida de alguna forma.

Valga como ejemplo que no podemos identificar a un homosexual por su aspecto pero no hay prueba alguna para demostrarlo, se pueden ver los afeminamientos mas no la homosexualidad aunque valga decir que son un criterio bastante fidedigno aunque no infalible.

De igual modo no podemos identificar el comportamiento sexual de una mujer por su aspecto, no necesariamente la más voluptuosa o sexy será la más proclive al galanteo ni, sensu contrario, la menos “explosiva” pueda ser la menos favorable. No son datos infalibles para acertar en el diagnóstico.

Se dice que la primera de ellas tiene un problema desde la infancia y no se aceptan a sí mismas por lo que buscan la captación en los demás y especialmente en los hombres. Se les utiliza como objeto sexual y acaban por no tener nada que ofrecer exceptuando sus propio cuerpos.

“La comunicación, nos explica Birdwhistell, es una negociación entre dos personas, es un acto creativo”.

No se mide por el hecho de que entendamos bien lo que el otro dice sino que el otro ponga de su parte, ambos cambian con la acción, con lo que forman un sistema de interacción y reacción bien integrada”.

3.- COMPORTAMIENTO DURANTE EL GALANTEO.

Los primeros estudios sobre la comunicación no verbal durante el galanteo fueron realizados por especialistas en cinesis, especialmente Scheflen y Ray Birdwhisthell.

Estos científicos identificaron comportamientos de “embellecimiento” en mujeres que reciben un estímulo sexual que les provoca cambios sutiles en el organismo, predisponiéndolas al galanteo.

Tensa inflexión muscular, ojeras que desaparecen, enderezar la figura, los músculos se tensan, el vientre desaparece.

Se altera el olor corporal, empiezan los movimientos de mesarse el cabello, ajustarse la ropa, etc.

Luego las miradas fugaces y el presentarse ante el otro de frente, abiertamente, sin poner un brazo de barrera sino para acercarse al otro.

También se usa el tacto de sustitución como el de pasar el dedo por el borde de la copa, muestra su volumen de senos para reivindicar su presencia, en fin, un montón de gestos sutiles que se sienten, no en el cerebro sino en el plexo solar, el lugar de las emociones.

Es una súbita toma de conciencia del propio yo.

Junto a esto podemos hablar de lo que no se ve pero se hace inadvertidamente como cuando alguien recibe invitados en su casa y, sin darse cuenta, no da la mano a alguno de los que le visitan, suele significar que es la persona que menos le gusta.

Uno de los problemas más graves a la hora de interpretar el comportamiento no verbal reside en la enorme complejidad de la comunicación humana.

Se observó que en casi todas las situaciones había signos de galanteo aún siendo inconscientes, y no sólo entre personas de distinto sexo sin que ello indique homosexualidad. Debe haber algo que les indique a los sujetos que no se trata de galanteo, de otra forma se convertiría en un enorme cúmulo de problemas.

En algunas ocasiones, cuando una mujer actúa de manera enérgica con un hombre éste se dirige a ella con signos de galanteo para hacerla reaccionar, es una válvula de escape a la violencia del momento, él apela a su necesidad mas o menos definida de contacto sensual para desviar el brote de violencia.

Los estudios de Scheflen están realizados sobre la familia media americana y son el algunos casos extrapolables al resto del mundo.

El etólogo Irenaus Eibl Eibesfeldt estudió seis culturas diferentes y encontró muchas similitudes entre ellas. Se trataba de saludar un hombre a mujeres en diferentes partes del mundo y las respuestas fueron muy similares.

El doctor Adam Kendom realizó un estudio de parejas en parques públicos y llegó a las siguientes conclusiones:

1.- La mujer utiliza su sexualidad para atraer al hombre.

2.- Lo tranquiliza mediante un aniñamiento del comportamiento, miradas tímidas.

3.- El hombre, a su vez, actúa acentuando su masculinidad para luego suavizar su comportamiento.

De forma paralela los animales utilizan el aniñamiento para el galanteo, algunos pájaros imitan el sonido de polluelos.

Llegamos a la conclusión de que no hay un patrón de galanteo definitivo pero que hay unas grandes semejanzas en todo el mundo humano que incluso se extienden hasta el mundo animal.

4.- EL SILENCIOSO MUNDO DE CELULOIDE DE LA CINESIS.

Se han utilizado hasta la saciedad los recursos fílmicos para intentar desentrañar los secretos del lenguaje no verbal.

Ray Birdwhistlell nos habla de que, por su experiencia, sólo un 35% de la información en una conversación es verbal.

Tanto es así que este científico descubrió que la gente habla de distinta forma dependiendo de su nacionalidad o del idioma que hable en ese momento; un francés habla y se mueve como un francés, igual caso es de los italianos con su mano con los dedos unidos en ramillete a la vez que los sacuden de adelante hacia atrás.

Lejos de tener una norma universal que nos indique un estado de ánimo por ejemplo con una sonrisa, Birdwhistlell encontró que en diferentes partes de EE.UU. ésta no significa lo mismo, ni tan siquiera indica un estado de ánimo favorable.

También nos dice que muchos gestos deben ir acompañados de otros para darles uno u otro significado, como cuando alguien realiza un saludo debemos mirar su rostro para saber si está siendo irónico o respetuoso.

El llamó a estas unidades de cinesis, kinemas, y kines a las unidades más pequeñas, pueden ser movimientos de cejas, de manos, de pies, etc.

Creó también una forma de microanálisis mediante signos taquigráficos. En este sistema el investigador pasa la película muy despacio tomando nota de cada movimiento (kinemas) de los sujetos. Luego se comparan los resultados análogos y se crean las pautas de comportamiento.

Acaban surgiendo las dudas de cómo puede un movimiento casi imperceptible transmitir tanta información al punto de no hacer casi necesario el uso de las palabras, se trata de mirar más allá del simple movimiento, de “leer entre líneas” para captar todo el significado.

5.- EL CUERPO ES EL MENSAJE

Una de las teorías más revolucionarias es la que nos dice que el cuerpo habla por sí solo, no ya por el movimiento o la expresión del rostro sino por la posición; a este respecto Birdwhistlell considera que nosotros “adquirimos” nuestro aspecto físico; y no que hemos nacido con él. Cuando somos bebés tenemos una fisonomía que no está definida puesto que se define hacia los once o doce años, con la dentición definitiva y la definición de la frente, en algunos casos como el mío, muy amplia.

El sostiene que aprendemos a erguirnos, a colocar nuestros labios de una forma determinada. Incluso nos habla de que nos adaptamos a la forma familiar como un guante a la mano y que el marido y la mujer se acaban pareciendo como el perro y su dueño.

Esto acaba con los que dicen que nos parecemos a papá o mamá cuando realmente nos parecemos a las personas de la familia con la que más estamos. Sorprendente.

Se trata de que somos moldeables, maleables y muy dinámicos sin pararnos a frenar la tendencia que tenemos a imitar nuestro entorno.

Nuestra apariencia física nos da la medida de nuestra integración en la sociedad en la que vivimos por lo que cualquiera de los trastornos alimenticios tan en boga ahora mismo como son la anorexia o bulimia, incluso la obesidad podrían indicar la falta de atención que estas personas tienen, con su grito desesperado.

6.- SALUDOS DE UN PRIMATE MUY ANTIGUO.

En los comienzos de la raza humana nos comunicábamos de forma no verbal, con la llegada del lenguaje, seguimos haciéndolo pero no nos damos cuenta casi. Con la aparición de la etología humana podemos descubrir todos estos secretos códigos que subyacen en la psique humana.

Se estudian las actividades del día a día de forma cotidiana.

Se observó que los animales salvajes se saludan de lejos para luego, al acercarse tomar contacto físico con claros signos de sometimiento de unos a otros. En los humanos creo que el gesto de darse la mano proviene de la idea de mostrar la mano desnuda con la finalidad de que el otro sepa que no estamos armados al igual que el beso o acercamiento de los rostros que indica confianza al poner una parte muy importante de la anatomía (el cuello) al alcance del otro.

A la vez se observa que el saludo de los anfitriones hacia los invitados es de dominación-seguridad, abraza con los brazos por fuera, y de total abandono de la defensa.

Tengo el caso de un amigo que es policía de alto riesgo que lleva la agresividad contenida encima continuamente y al cual, y sin que yo me diera cuenta, no doy jamás la espalda. Incluso cuando saluda lo hace con gestos ostensibles de dominación.

Este tipo de saludo es muy observado en los primates, es una forma heredada de instinto de conservación.

7.-EL ROSTRO HUMANO.

El hombre, en general, es capaz de controlar su rostro, usarlo para transmitir mensajes. También es el reflejo de su carácter dado que las expresiones habituales crean huellas indelebles.

Paul Ekman en su libro Emotion in the Human Face recoge el estudio de los últimos 50 años y concluye que el rostro es un índice fidedigno de las emociones humanas.

El rostro humano es capaz de más de mil expresiones pero sólo unas pocas son inequívocas. Para mejorar el estudio Ekman utilizó un sistema de reconocimiento de expresiones llamado FAST que se basa en fotografías.

A base de estudio se demostró que a través del rostro definimos cosas que no queremos decir con palabras, son la válvula de escape de nuestros sentimientos.

8.- LO QUE DICEN LOS OJOS.

“Los ojos son el espejo del alma”, esta frase encierra toda la sabiduría contenida en siglos de historia humana. Los ojos son la expresión máxima de la conversación sin palabras, de la comunicación no verbal, ya que incluso se han realizado estudios con primates, gorilas y monos rhesus sobre todo y se ha constatado que los ojos son el primer indicador de estado de ánimo de éstos.

Mirar de frente y sin dudar a un gorila o unos de estos monos es un signo claro de agresividad, mucho más incluso que el enfrentamiento directo con uno de ellos.

El contacto ocular directo es visto de muy distinta forma en ambos lados del mundo y se ha demostrado que incluso los ciegos tienen un grado alto de expresividad en la mirada. Lo que nos importa aquí es constatar que es un comunicador nato, con una mirada se dice mucho más que con muchas palabras. Y la prueba es que en el galanteo del que hablamos antes es un indicador claro de intenciones y pensamientos.

La mirada ha sido utilizada con muy diversos fines en el galanteo, en el cine, la publicidad, en discursos públicos, etc., siendo una comunicación directa de lo que no decimos.

La mirada nos indica incluso nuestro turno para hablar en una conversación, el entornar los ojos y la ligera distracción que ésta produce nos habla de cuándo es nuestro turno, aunque también lo indicará una mirada larga y sostenida de nuestro interlocutor.

Con los ojos se pueden decir todas las cosas del mundo sin abrir la boca, se puede ofender, halagar, afirmar, negar, reír pero nunca se puede mentir, de hecho lo primero que hace alguien que está mintiendo es dejar de mirar a sus interlocutor.

Transmite sentimientos y sensaciones, pero no puede mentir.

9.- LA DANZA DE LAS MANOS.

El movimiento de las manos que para la mayoría de la gente pasa desapercibido, es un indicador de nuestra personalidad, nuestro estado de ánimo y nuestras intenciones. Podemos saber el ascendente étnico de una persona por la forma en que mueve las manos, así los italianos las mueven de forma muy clara, juntando los dedos en ramillete; o los latinos suelen moverlas en forma de hacha, de manera cuasi-agresiva como manera de autoafirmarse.

David Efron estudió este fenómeno y publicó un libro; Gesture and Environment, en el que estudió a los emigrantes judíos e italianos del Low East Side de Nueva York, en este estudio demostró que los estilos gestuales no se heredan racialmente, en contra de lo que decían los nazis.

Jurgen Ruesh y Weldon Kees en su libro Nonverbal Communication también estudiaron el comportamiento gestual pero, en este caso en los franceses, alemanes y norteamericanos de quienes dicen que son menos gestuales que los judíos o italianos.

Margaret Mead también entró en esta materia en Male and Female, describiendo con más amplitud estos dos géneros humanos.

Por su parte Paul Ekman habla también de los “emblemas” que son gestos universales como el de estar harto de comer o el de tener sueño, si bien hay pequeñas diferencias en el uso de las manos para representarlos.

Se pueden hacer setecientos mil gestos combinando muñeca, brazo y dedos, lo que da idea de lo amplio que es el campo de la mímica gestual de las manos.

El profesor Edward A. Adams, agregado de arte en la Universidad de Pennsylvania, ha observado que: “los movimientos de las manos también son económicos, rápidos de emplear y pueden ejecutarse con mayor velocidad que el lenguaje hablado”.

Se comenta desde hace mucho tiempo que el lenguaje primigenio era por signos, de hecho los sordomudos aprenden un idioma de signos propio si no se les enseña uno preestablecido.

10.- MENSAJES A DISTANCIA Y EN PROXIMIDAD.

En principio todos nosotros tenemos una “burbuja privada” en la que nos movemos y que nos protege de los demás en el sentido de que la utilizamos como distancia de aproximación máxima.

En los diferentes países esta “burbuja” tiene diferentes tamaños, así en Norteamérica es de unos setenta centímetros y en Arabia Saudita es de apenas seis o siete, llegando en ocasiones a desaparecer.

También se ha estudiado las diferentes formas de gesticular en todo el mundo, desde Japón a los EE.UU., de Norte a Sur hay una gran cantidad de gestos iguales pero con diferente significado; así en Colombia señalar la estatura de alguien utilizando el brazo extendido con la palma hacia abajo es incorrecto puesto que allí sólo se mide así a los animales; del mismo modo en China sacar la lengua es una muestra de deferencia y en Europa es señal de mala educación. Se constata la diferente interpretación del mismo gesto.

En cuanto a la burbuja de la que hablaba antes, está relacionada con la distancia en la que nos sentimos seguros, en esta distancia un animal se siente amenazado y huye, si se sobrepasa esta distancia, el animal se verá obligado a atacar para defender su vida. Este es el recurso que utilizan los domadores de circo con leones y tigres, entran en la burbuja del animal para provocar el ataque, para, seguidamente salir de la burbuja dándonos la idea de que controla al animal cuando sólo se ha puesto a la distancia correcta para evitar el ataque.

La posición que adopta un individuo puede ser signo de estatus, es por eso que el líder de un grupo tiende a sentarse en la cabecera de éste, sea una mesa o una manifestación. La posición que adoptan los diferentes individuos nos indica el grado de proximidad o afinidad que tienen entre ellos, dan la idea a un espectador avezado de qué tipo de grupo estamos observando.

11.- LA INTERPRETACIÓN DE LA POSTURA.

Para un psicoanalista la postura corporal es una clavé de primer orden sobre la naturaleza de sus problemas.

Albert Scheflen descubrió que cuando dos personas son amigas o afines, comparten una postura que les hace parecer el reflejo del otro en el espejo imaginario; a esto lo llamó “postura congruente”.

Con la postura corporal podemos indicar si estamos de acuerdo con el interlocutor o no sin decir una sola palabra.

También nos indica si estamos incómodos por la proximidad de la otra persona o por la situación en la que estamos inmersos.

Es un catálogo muy surtido de palabras e ideas plasmadas en la posición que adoptamos con todo el cuerpo como individuos o como grupo de individuos mostrando las afinidades o rechazos que están presentes en el ambiente o en nuestro interior.

La postura corporal es única y personal al punto que podemos identificar a una persona en la oscuridad por su forma de andar o en su postura estática. La posición de los hombros nos habla del pasado del individuo, nos cuenta qué le ha pasado, sus penurias o alegrías y comodidades. La forma de sentarnos indica agrado o lo contrario, si estamos relajados pero erguidos estamos bien, en cambio si nos tiramos hacia atrás en el asiento, demostramos desagrado.

Las posturas corporales incluyen, cómo no, las que combinamos con brazos y piernas formando un todo armónico o inarmónico que habla de nosotros de forma clara y concisa.

Ponernos de frente al otro individuo o de lado da la idea de nuestra adhesión o aversión. Se pueden hacer más de mil posturas corporales lo que indica el grado de complejidad del lenguaje corporal y su amplitud.

12. - RITMOS CORPORALES

William Condon, especialista en Cinesis observó que cuando una persona habla, su cuerpo se mueve al compás del discurso. Cada vez que hablamos, los cabeceos, el parpadeo y los movimientos de manos y pies son continuos. Este ritmo se altera cuando hay trastornos de conducta, afasia, trastornos cerebrales, Parkinson, etc.

Este comportamiento es difícil de observar a simple vista y tenemos que recurrir a las filmaciones.

Se ha observado que al hablar e interaccionar los unos con los otros influimos en la otra persona y le hacemos moverse al compás de nuestras palabras y viceversa, esto ha sido el fruto de cientos de horas de observación.

Si dos personas discuten al hablar, no hay sincronía, en cambio, cuando están de acuerdo empiezan a moverse al compás y a ejecutar una especie de baile armónico.

También está demostrado que nuestro cuerpo se adhiere a los ritmos de la vida que discurre a nuestro alrededor, que nuestro corazón se acompasa con una canción de cuna, esté en el idioma que esté; de forma que todos los sonidos a nuestro alrededor nos influyen y hacen que nosotros influyamos en ellos de igual forma.

13.- LOS RITMOS DE LOS ENCUENTROS HUMANOS.

Los seres humanos somos muy regulares en nuestros ritmos de escucha y habla, del mismo modo tendemos a repetir una conversación en los mismos términos aunque hayan pasado años desde la primera vez que la tuvimos.

Podemos definir a las personas que conocemos, por su forma de hablar, puesto que ésta no varía sino en pocos matices.

El antropólogo Elliot Chapple es el hombre que descubrió los ritmos interaccionales, e inventó incluso un ordenador para analizarlos llamado “cronógrafo de la interacción”.

El cuerpo humano, según el señor Chapple, es una intrincada madeja de ritmos desde los ciclos menstruales a los ritmos respiratorios y cardiacos, están “regulados” en plazos de veinticuatro horas.

Tendemos a acompasar nuestros ritmos de forma paulatina, cuando dos personas que no se conocen, se encuentran, se empieza a actuar de manera asincrónica para de forma regular llegar a un ritmo igual o parecido que nos da la tranquilidad para poder expresarnos; es el momento de los nervios y no saber qué decir, para luego habiendo conseguido armonizarnos con la otra persona empezar a “funcionar” de manera normal.

Es lo que conocemos como “romper el hielo” que enraíza mucho más profundamente de lo que los legos en la materia creemos.

Estamos en tensión al principio como cuando entramos en una zona de turbulencias y la radio no funciona correctamente, luego conseguimos “sintonizar” en otro canal más cercano y tenemos la emisión correcta, desaparece la sensación de nervios dando paso a un desarrollo normal de la comunicación.

14.- COMUNICACIÓN POR EL OLFATO.

Los humanos tenemos la costumbre de rechazar nuestro propio loor y lo disfrazamos con colonias, perfumes, lociones para después del afeitado y geles que nos impiden disfrutar de nuestros propios olores corporales y anulando nustro olfato primigenio, el que nos permitía captar las feromonas del ambiente y convirtiéndonos en esclavos de la cosmética. Hemos llevado este desatino oloroso hasta nuestras mascotas, dejándolas fuera del juego salvaje de la Naturaleza, puesto que salvajes son en el fondo aunque les hemos domesticado, ¿o ellos a nosotros?.

Para los animales, salvajes o no, tiene gran importancia el olfato, les indica el estado de ánimo de los demás, su predisposición al apareamiento, el miedo, el peligro, etc.

Nuestro olfato no es desde luego tan sensible, nos impediría estar en aglomeraciones; pero tiene una función productiva, por ejemplo; la Dra. Martha Mclintock de la Universidad de Harvard observó que las estudiantes que se encontraban siempre juntas, tenían la regla sincronizadamente; ella lo achacaba a las feromonas que emiten estas chicas que, traspasando la barrera olorosa, llegaban a ser captadas por éstas inadvertidamente.

Existen personas con un sentido muy agudo del olfato que les permite distinguir mejor que la mayoría de nosotros los diferentes matices olorosos. Esta adaptación evolutiva puede incluso atormentar a estas personas en el mundo de olores al que estamos condenados.

Se dice que los animales huelen el miedo, que un caballo capta el aroma del sudor de una persona que está asustada e intenta la huida tirando a la persona, incluso los perros atacan a personas sólo porque “huelen” su miedo.

Existe la evidencia, que todos conocemos, de que el olfato despierta nuestros recuerdos, el olor del pan de la infancia, de los libros nuevos, yo recuerdo especialmente el olor de los cómics de Marvel, los cuales hojeaba en frente de mi nariz. Estamos en cualquier sitio cualquier día y nos llega el olor que nos trae recuerdos de algo y decimos: “Me huele a maletas de viaje cerradas” o “a habitación donde pasó algo malo”.

Tal vez sea un archivo cerrado con una pequeña ventana que lo comunica con el mundo en que vivimos.

15.- COMUNICACIÓN POR EL TACTO.

Los humanos no somos dados a tocarnos, mejor dicho, sí lo somos pero no practicamos tan sabroso manjar.

A través del roce de nuestra piel podemos sentir mejor que con palabras, de una forma más sutil y directa.

Estamos en contacto directo con el mundo a través de nuestra piel, es nuestro mayor órgano.

El sexo es cuestión sólo de tacto aunque nos empeñemos en dotarlo de fantasías y circunloquios vacíos.

El tacto de los padres tranquiliza a los hijos, les protege y les ayuda en su desarrollo sensitivo y personal; todos nos comunicamos de forma muy clara con el tacto.

16.- LAS LECCIONES DEL UTERO

En el útero materno tomamos contacto con los diferentes sentidos y empezamos a desarrollarlos.

Tenemos una luz difusa, el útero no es opaco, junto con oscuridad. Nos podemos chupar el dedo, tomamos líquido amniótico. Oímos ruidos y sonidos, especialmente la voz de mamá y los latidos de su corazón; sentimos el roce de las manos que tocan el vientre, etc.

Es la escuela antes de nacer, es la preparación al nacimiento, una especie de entrenamiento para los diferentes sentidos.

Se dice que incluso se aprende a hablar dentro del útero materno, lo ha comprobado el doctor Henry Truby de la Universidad de Miami, estudió este fenómeno en diferentes bebés antes de su nacimiento.

Se comete el error de separar al niño de su madre al nacer, aunque esto cada vez se hace menos, se deja al niño descubierto después de haber pasado por el trauma más grande de su vida, esto puede generar traumas que se cristaliza cuando el niño ha crecido o incluso en la edad adulta. Hay un gran campo de investigación abierto.

Al nacer somos como esponjas que absorben todo lo que ocurre a nuestro alrededor de tal modo que nos afecta de manera exagerada todo lo que ocurre a nuestro alrededor y tenemos que adaptarnos a todo esto despojándonos de nuestro claustro materno, a la temperatura ideal y lleno de suaves movimientos.

También está estudiado que somos capaces de reconocer los rostros de las personas cercanas nada más nacer y relacionarlas con las voces que escuchamos en el vientre materno.

Además, el contacto físico es muy importante para el bebé, estudios realizados demuestran que los niños huérfanos reaccionan mal o de forma muy distinta al contacto humano puesto que han sido privados muy tempranamente de el, es lo que se conoce como el “síndrome de privación materna”.

17.- EL CODIGO NO VERBAL DE LOS NIÑOS

Básicamente los niños nesecitan el juego para ejercitar sus cuerpos y sus habilidades sociales, los niños privados de este desinhibidor natural tienden a ser más taciturnos y acomplejados. Los niños de entre tres y cinco años tienen unas pautas no verbales muy parecidas a las de los primates jóvenes. Idénticas reacciones faciales, ceño fruncido, cejas bajas y parecidos comportamientos de agresión empezando por levantar el brazo recto y con la palma de la mano abierta empujan, a la vez que cierran los ojos.

Mismas pautas de no dominación y juegan de forma muy parecida a perseguir y ser perseguidos.

Utilizan mucho la sonrisa para demostrar sus sentimientos, también la de la Mona Lisa, que se consigue arqueando las comisuras de los labios pero sin abrir la boca, ésta es usada cuando están solos como regocijándose a sí mismos.

El campo de la etología humana ha ayudado a descifrar los comportamientos en individuos sanos y también en autistas, llegando incluso a lograr avances en estos últimos que parecían imposibles de comunicarse, logrando unos atisbos de comportamiento afirmativo y de enojo o alegría.

18.- INDICADORES DEL CARÁCTER.

Podemos saber muchas cosas del carácter de una persona con el sólo hecho de verle caminar, podremos saber si es decidida, tímida o arrogante con observar con detenimiento y mucho entrenamiento cómo taconean, golpean el suelo o parecen levitar sobre él.

Rudolph Laban, arquitecto, pintor y finalmente, coreógrafo creó un sistema de notación; el sistema Laban, para ahorrar esfuerzos en las diferentes tareas industriales, este sistema sirvió también para la observación cotidiana de los sujetos del estudio.

El sistema de notación de Laban, referido al esfuerzo-forma, dan fe de poder detectar incluso a muy tempranas edades rasgos sicóticos o desordenes motrices en el paciente basados en la observación de cómo se transforma el esfuerzo en la forma del propio paciente, en su forma física, sacando de la oscuridad los rasgos más escondidos de la personalidad.

Tiene en cuenta cómo ocupa el cuerpo el espacio y observa la figura desde todos los ángulos posibles. Es un sistema muy complejo que requiere años de entrenamiento para el observador pero es una gran herramienta de trabajo.

19.- EL ORDEN PÚBLICO.

Normalmente una persona que anda por la calle no debe temer ser atacada, eso es al menos lo que consideramos normal. Si leemos a Irving Goffman, tendremos una idea un tanto distinta a este respecto.

El profesor Goffman estudió el orden público desde una perspectiva muy personal. Básicamente nos dice que somos muy vulnerables y dependemos de la buena fe de los demás, de eso sé algo puesto que entro a diario en varios domicilios de gente a la que apenas conozco de nada.

Estudió a los enfermos mentales, los anarquistas, los grupos extremistas de blancos y negros. Observó que, por ejemplo, los anarquistas cumplían con la normas de los Tribunales aunque no creían en ellos.

El orden público empieza en las cosas particulares, a nadie le gusta que le pregunten cuánto gana, o sobre su vida sexual. No queremos que hurguen en nuestras carteras ni nos digan cómo hacer algo que ya consideramos sabemos hacer.

Hay un comportamiento no escrito que sin embargo todos debemos respetar, nunca vemos a nadie meterse el dedo en la nariz, nunca olemos el sudor ajeno ni oímos nada cuando escuchamos una conversación ajena.

Sin embargo todos nos apresuramos a sentirnos ofendidos por el borracho callejero, la cremallera abierta, las piernas femeninas demasiado abiertas, el desconocido que nos cuenta su vida o llora delante de nosotros. Este código lo vamos aprendiendo a lo largo de nuestra via porque forma parte de la enseñanza del orden público que debemos observar so pena de ser considerados malos ciudadanos.

Tenemos además comportamientos de noa agresión que nos sirven de válvula de escape de las frustraciones que, de otra manera, se resolverían violentamente, como cuando un hombre toma la mano de una mujer, ésta le deja pero la mantiene inerte para, de repente; soltarse para coger algo y salvar la situación de forma amable.

Está más que claro que como animales sociales utilizamos gestos o movimientos que indican nuestra disposición pacífica, porque, de otra manera; seríamos las peores bestias que pueblan la Tierra. De hecho hay que “educarnos” en escuelas para que tengamos conciencia de especie y nos conservemos los unos a los otros.

20.- EL ARTE DE CONVERSAR.

Cuando hablamos verbalmente con alguien un gran porcentaje de la información la damos con los gestos. Nuestra postura física, nuestros gestos faciales, ademanes con las manos y pies dan la nota de qué queremos decir.

En estos momentos que estoy hablando con una persona de Kentucky, en EE.UU., tengo que emplear todos los elementos de expresión que el teclado me permite para hacer que esta persona sepa qué le estoy diciendo, de esta misma forma de lenguaje no verbal, epistolar; se han valido en la historia de la educación para intentar hacernos entender la materia.

Dice el Dr. Birdswhistell que los primeros cuarenta y cinco segundos de una conversación cara a cara son definitorios de a donde va ésta y si tendrá el éxito esperado.

Las emociones contenidas en una conversación se sustancian de forma no verbal en más de un noventa por ciento de las ocasiones. Se transmite con el lenguaje de gestos, posturas y ademanes más que todo lo que se diga en la conversación. Tenemos el don de la palabra pero, tal vez no la necesitemos tanto como creíamos al principio de este trabajo, yo; personalmente opino así.

Tal vez el haber realizado este pequeño trabajo me ayude a comprender mejor el hecho demostrado de que necesitamos más el cuerpo que otros medios para hacernos entender y relacionarnos.

IMPRESIÓN Y MOTIVACION DEL TRABAJO

En mi trabajo en la ambulancias de urgencias me he visto obligado, si el paciente no habla Inglés o Español, a utilizar la mímica para saber qué es lo que le pasa, sus síntomas o cómo ha evolucionado antes de que yo llegue al lugar.

Ahora comprendo algo mejor la mecánica de esta forma de comunicación no verbal y puedo; de alguna forma todos podemos, comprender el porqué es tan universal en la mayoría de los gestos y ademanes o posturas físicas.

Sentí a la necesidad de aprender de forma directa y comprobable cómo es la diversidad de la humanidad en algo tan básico como es la comunicación.

He logrado profundizar en un tema apasionante para un Educador Social, que le sirve para filtrar las primeras impresiones al recibir a un caso en el lugar de trabajo y no guiarte de la primera impresión o del estado de agitación de la persona no dejando que esto te afecte al estar atento a sus movimientos para sacar información de su mirada, sus gestos y su postura al sentarse, sus silencios, etc.

BIBLIOGRAFIA

0. - Davis. Flora (2003). La Comunicación No Verbal. Madrid. Alianza Editorial.

1. - Efron, David, (1941), Gesture and Environment, La Haya; Mouton

Sapir Edward, (1949), en Selected Writings of Edward Sapir, recopilado por D.G Mandelbaum, Berkeley y Los Ángeles; Universidad de California Press, pp. 533-553.

2.- Parcialmente basado en entrevistas con Ray L. Birdwhistell. (1970). Kinesic and Context. Philadelphia. Universidad de Pennsylvania Press.

Mead. Margaret. (1935.1950, 1963). Sex and Temperament in Three Primitive Societies. Nueva York. Dell.

3.-Parcialmente basado en entrevistas con Albert E. Scheflen, Ray L. Birdwhistell y Adam Kendom.

4. - Birdwhistell Ray L. Kinesics and Context, opus cit.

5.-Basado en entrevistas con Ray L. Birdwhistell.

6.-Basado en entrevistas con Adam Kendom.

9.- Basado en entrevistas con Ekman, Kendom y Scheflen.

10.- Basado en entrevistas con Edward Hall. Hall. Edward T. (1959). The Silent Language. Nueva York; Fawcett.

11. - Albert E. Scheflen. (1964), The Significance of Posture in Communication Systems. Psychiatry.

12.- Basado en entrevistas con Paul Byers y William Condon.

19. - Erving Goffman, (1971) Relation in Public. Nueva York. Basic Book.

35