La comedia de los asnos; Plauto

Literatura clásica antigua. Teatro romano latino. Comedia latina. Géneros teatrales clásicos

  • Enviado por: MaJe
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 5 páginas
publicidad
publicidad

  • ARGUMENTO DE LA OBRA:

Argiripo está enamorado de Filenia, una meretriz. La madre de ella no ve con buenos ojos esa relación, porque solo la interesa el dinero, cosa que Argiripo no tiene. Por ello quiere que su hija, a cambio de 20 minas de plata, esté un año entero con Diábolo, un pretendiente.

El padre de Argiripo, Deméneto, le va proporcionar la misma cantidad de dinero, para que se la entregue a Cleéreta (madre de Filenia) antes que Diábolo. Pero a cambio le exige una cena y pasar una noche con su amada.

Para conseguir el dinero, se vale dos de sus esclavos, Leónidas y Líbano. Las cuentas económicas en su casa las lleva su mujer, entonces lo que hacen los esclavos es hacerse pasar por el otro esclavo, éste de Artemona (mujer de Deméneto) para apropiarse del dinero de una venta de asnos que hizo con un mercader extranjero.

Diábolo se entera del plan de Deméneto y quiere contárselo a Artemona. Pero un personaje que Plauto denomina `'parásito'' se ofrece para ir él.

Cuando Artemona es informada de a dónde ha ido a parar el dinero de su venta de asnos y para qué fin, va a donde están su marido, su hijo y Filenia. A escondidas les espía y oye a su marido hablar mal de ella: que si es su tormento, que si le huele mal el aliento, etc.

Harta de oírle, sale de su escondite y se lo lleva sin darle tiempo a terminar la cena con la amada de su hijo.

  • SITUACIÓN DEL AUTOR EN SUS COORDENADAS HISTÓRICAS:

No se conoce con exactitud la fecha de su nacimiento, pero se sitúa sobre 254 a. C. y su muerte fueron en 184 a. C.

Su periodo de vida corresponde a uno de gran agitación, hablando históricamente. Se produjeron hechos como la II Guerra Púnica, la primera intervención romana, afirmada, en Grecia.

  • LOS GÉNEROS DE LA COMEDIA LATINA Y SUS CARACTERÍSTICAS: (dentro de este apartado se encuentra también el de `La herencia de la comedia nueva griega en la comedia latina)

El teatro era el único género literario que en la época de la helenización de la cultura latina se había enriquecido ya en Roma con una rica tradición popular. Efectivamente, el carácter itálico se distinguía por una tendencia a la chanza, a lo grotesco y a lo mordaz (el italum acetum a que se refirió Horacio) que desde antiguo se plasmaba en representaciones improvisadas de gran raigambre popular. Entre estas manifestaciones preliterarias relacionadas con la escena destacan las "farsas atelanas" y el "mimo".

Las farsas atelanas surgen entre los hoscos y son pequeñas representaciones bufas basadas en la vida cotidiana y en la que aparecen tipos fijos representados por actores no profesionales cubiertos por máscaras: el viejo estúpido (Puppus), el jorobado (Dosenus), el glotón (Buccus), y el joven atolondrado (Maccus). Cuando por influencia de la helenización de la escena romana comienzan a representarse tragedias, las atelanas pasan de ser un género dramático menor a representarse a continuación de las mismas como exodium.

El mimo era representaciones en que las tanto hombres como mujeres sin máscaras daban vida a escenas de la vida diaria partiendo de un texto en prosa. En la evolución del teatro romano va adquiriendo cada vez mayor popularidad, desplazando a las atelanas en el exodium de las tragedias.

El origen del teatro y de las representaciones dramáticas regladas debe vincularse a la helenización general de la cultura romana tras la primera guerra púnica; la presencia de tropas romanas en el sur de Italia y en Sicilia no es ajena a esta helenización. El teatro es el más claro ejemplo, aunque no el único, de esta habilidad de la civilización romana para apropiarse de manifestaciones artísticas de otros pueblos impregnándolas de su propio espíritu. Según la tradición las primeras representaciones dramáticas se deben a Livio Andrónico (c.284/204 a. de C.), a quien se le encargó, al parecer en el 240, la puesta en escena de una tragedia y una comedia traducidas del griego para celebrar los "ludi Romani" con motivo del fin de la primera guerra Púnica.

En la denominación que la literatura latina utiliza para las obras dramáticas no se habla de tragedias y comedias; el término habitualmente utilizado para cualquier tipo de representación es "fábula". La distinción entre unas formas dramáticas y otras se basa más bien en el origen del asunto tratado y en la caracterización de los personajes en escena. Distinguían así los siguientes tipos de dramas:

TRAGEDIA :

Fábula crepidata o coturnata: Tragedia de asunto griego; se caracterizaba porque los actores usaban el "coturno" o bota alta característica de los actores trágicos griegos. 

Fábula praetexta: tragedia cuyo tema se basa en la leyenda o en la historia romana. Toma el nombre de la toga orlada que llevaban los hombres ilustres en Roma.

COMEDIA :

Fábula payita: comedia latina de asunto griego. Recibía este nombre porque los actores se cubrían con el "pallium" o manto griego. 

Fábula togata: comedia sobre temas y personajes romanos. Los actores vestían la toga.

Tampoco existió en Roma en los primeros tiempos una especialización de los dramaturgos en trágicos y cómicos. Los iniciadores del género, Livio Andrónico y Nevio, escribieron indistintamente obras de argumento trágico y cómico, sólo a partir de Plauto se observa una tendencia a ceñirse a uno de los géneros. Los distintos tipos dramáticos tuvieron desigual suerte en su desarrollo y, de la misma forma, su conservación y transmisión también ha sido desigual. La tragedia de argumento griego (fábula crepidata) y, en bastante menor medida, la de asunto romano se cultivó con cierta asiduidad entre el 240 y el 90 a. de C., fecha en que muere Accio, el último trágico de la época de la República. Sin embargo conocemos poco de esta actividad dramática: los nombres de varios autores -Ennio, Pacuvio y Accio-, además de algunos títulos y fragmentos. A partir de este momento la tragedia decayó y no se tiene noticia de ninguna tragedia en el último siglo de la República. En la época del imperio el gusto del pueblo por los espectáculos circenses y por el mimo relegó la producción dramática, y más concretamente la de asunto trágico, a los círculos intelectuales donde era recitada; se cargan así las tragedias de ese tono retórico característico de la mayor parte de la literatura de la época de Claudio y Nerón. De este período conservamos las tragedias escritas por Séneca el Filósofo, únicas que nos han llegado completas y entre las que se incluye una praetexta, que no debe considerarse obra suya.

La fábula palliata está en cambio magníficamente documentada en las obras de los dos grandes cómicos de los primeros siglos de la República: Plauto y Terencio. La comedia dejó prácticamente de escribirse y representarse en el siglo I a. de C., ante la competencia del mimo que había ido evolucionando hacia un tipo de farsa licenciosa, con gran número de personajes y que llegó a ser extraordinariamente popular.

Aunque la mayor parte de las obras dramáticas que nos han llegado están basadas en originales griegos, sin embargo la libertad en el trabajo de adaptación es total. Los autores latinos no sólo introducen situaciones nuevas y referencias a su momento histórico, sino que también utilizan en una misma obra argumentos de distintos originales griegos e incluso escenas de autores distintos. Este procedimiento se conoce con el nombre de contaminatio y es particularmente visible en las comedias de Plauto y Terencio

  • CARACTERÍSTICAS DE LA OBRA DE PLAUTO:

En sus comedias domina la intriga y el enredo. Sus personajes responden a tipos de una obra a otra no se distinguen con claridad. Así encontramos en todo su teatro a esclavos intrigantes e ingeniosos, jóvenes enamorados o reflexivos, doncellas honestas o desvergonzadas, el padre despreciable, tiránicos, avaros y, en varias obras, se distinguen tipos como el soldado fanfarrón, las matronas autoritarias y cortesanas ansiosas de dinero. Si a esto le sumamos el buen manejo que hace del latín vulgar introduciendo costumbres y dichos romanos, tenemos que una serie de tipos marginales que ironizan a una serie de personajes admirados de la sociedad romana, que utiliza de esta manera para criticar, a su modo, las costumbres e instituciones de Roma.

En general todos los recursos cómicos buscan también la diversión y el espectáculo. Se ve una gran movilidad en el escenario. La tramoya y el vestuario son a veces espectaculares. Los personajes rompen la ilusión escénica y hablan con el público. El diálogo es vivo, lleno de coloquialismos, con injurias, doble sentido (generalmente obsceno.) Las palabras se desbordan en la escena, se acumulan, se inventan, parodian otros lenguajes. Abundan los chistes y los embrollos graciosos.

Nombre:

Apellidos:

Curso: 1ºH