La colmena; Camilo José Cela

Literatura española contemporánea. Narrativa expresionista. Novela social. Realismo. Argumento. Personajes. Estructura. Espacio y tiempo. Reflexión

  • Enviado por: Daniel Molina
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 8 páginas

publicidad

  • Ficha Bibliográfica:

Título: La colmena

Autor: Camilo José Cela

Nº de páginas: 333

Editorial: HMB, S.A. (gentileza de la caja de ahorros de cataluña)

Edición: - Ciudad: Barcelona (Talleres Printer Industria Gráfica S.A.)

- Año: 1983

(edición limitada a 250.000 ejemplares)

  • Breve resumen del argumento:

La Colmena nos presenta a través de un dominio perfecto del lenguaje una imagen cruda y realista de lo que fueron los años de posguerra en nuestro país. Concretamente la acción se nos centra durante tres días en un Madrid desnutrido de los bajos fondos.

La novela es un texto de personajes, de un sinfín de sujetos los cuales se van entrelazando en un ir i venir en la vida de estos. Cela nos presenta así unas existencias decrépitas, solitarias y olvidadas de la realidad al encerrarse en mundos propios; unas vidas con el único deseo de poder sobrevivir día tras día. Estos personajes únicamente encuentran salida momentánea entre los brazos del sexo. A razón de este denominador común, se critica la situación social vivida durante esa época, tocando con crudeza temas de violencia, sexo y desesperación.

  • Estructura:

Estructura externa: La novela en sí, consta de 6 capítulos más un último llamado Final, en los que se desarrolla toda la acción descrita por don Camilo. Pero en la mayoría de ediciones se adjunta un censo de personajes, en el que se nos especifican todos los personajes que intervienen en la novela. Este hecho se lleva a cabo a causa de la gran complejidad de lectura, que nos ofrece el autor, debido el gran número de integrantes en el escrito. (Un tema que desarrollaré con más profundidad en el punto “Personajes”).

Visualmente, estos capítulos se encuentran integrados por secuencias, separados por espacios en blanco, las cuales, cada una de ellas, nos narra pequeños hechos que les van sucediendo a los protagonistas.

Estructura Interna: La estructura interna se define como las relaciones que entrelazan el hilo narrativo. Esta característica, en La Colmena se caracteriza por su gran complejidad. Lo cierto es que la verdadera dádiva que nos ofrece La Colmena es precisamente, el engarzamiento entre el hilo narrativo. Este hecho rompe toda estructura lineal, creando por sí misma una estructura nueva que produce una renovación en la técnica literaria, de tal manera que corta cualquier tipo de trama argumental continuada.

Con el entramado definido en la estructura interna, se dan determinados casos de cortes de secuencias. En estos casos el lector se siente perdido (por experiencia propia), pero seguidamente, en los capítulos siguientes, vuelve a coger el hilo narrativo. Precisamente por este hecho, el libro forma una estructura calidoscopica, en la que las secuencias quedan interrumpidas pero seguidamente encajan. Esta superposición de secuencias, como en un puzzle desordenado a manos de un desconocido, pero con pleno sentido delante el creador, nos da un dinamismo extraordinario, dando al escrito un movimiento imparable de continua renovación.

  • El punto de vista:

En esta novela el papel del autor no queda muy definido a la hora de integrarlo dentro de una clasificación estereotipada de puntos ópticos des de los que se narra y cuenta la narración. Ya con la estructura de la novela, Cela, hizo empleo de su ingenio e increíble dominio de la literatura, cosa que también se descubre en la narración.

Durante toda la novela se nos presenta el cronista como poseedor de un punto de vista omnisciente. Este hecho se nos da ha conocer debido a su conocimiento total acerca de los personajes. Cela, conoce todo el mundo interno de los integrantes de la novela; sus deseos, sueños, recuerdos . . .

Teniendo en cuenta esto, creeríamos que se trata de un narrador omnisciente, pero a la vez, don Camilo pierde la actitud distanciada y objetiva caracterizada de la omnisciencia, al realizarnos determinadas aportaciones propias.

De esta manera el punto de vista no queda del todo esclarecido, hecho al que se le ve aumentado una pequeña paradoja ocurrida en la página 78.

En esta página, al comienzo de una secuencia se nos narra “Un hombre baja por Goya leyendo el periódico; cuando lo cogemos pasa por delante de una pequeña librería de lance . . .” Como se puede observar en este fragmento, el autor se caracteriza acompañado ya que habla en primera persona del plural. Este hecho en un principio insignificante, nos puede llevar a considerar varias deducciones realmente interesantes. Teniendo en cuenta mi punto de vista y a razón de lo explicado, yo considero que Cela se engloba en la maraña formado por el sinfín de personajes que nos encontramos por el camino de la lectura novelística. De esta manera Cela es un personaje más el cual se encuentra presente en la escena de acción pero que en realidad nadie se alude de su presencia. Esto es mi opinión personal, claro esta que el hecho de la utilización de cogemos puede ser simplemente, una manera de acercar más el lector hacia la interrelación que se ofrece en la colmena.

Aunque sea lo que sea realmente el narrador nos presenta una visión omnisciente de la novela.

  • El tiempo:

Tiempo objetivo: Claramente la Colmena se trata de una novela de posguerra, en la que se nos describe el estado existente en el Madrid de la época en los años venideros de la guerra. Este hecho ya nos centra bastante el tiempo objetivo de La Colmena, pero el año exacto del acto narrativo no se nos desvela.

Dado a la falta de descripción propia del texto literario de la novela, ya que el autor se centra en pensamientos, memorias y diálogos, el tiempo objetivo no se nos ve reflejado con total claridad. Pero al autor no se le escapa el centrar el lector en una época concreta, y con un gran sigilo nos presenta pequeños detalles que nos encaminan el hilo narrativo hacia finales del año 1942.

Estos detalles son tales como:

- El periódico el cual se encuentra leyendo el librero del que se extrae la notificación de la búsqueda de Martín Marco. En este periódico se hace una pequeña referencia a la Conferencia de Teherán la cual tuvo lugar del 28 de noviembre al primero de diciembre de 1943.

A la vez, en un fragmento nos hace una aproximación que verifica la noticia del librero; “ van tomando aires navideños”, lo cual nos centra la acción en el diciembre del 1943.

-U otros detalles como las ideas nazistas de doña Rosa al hablar de Hitler, o el hecho que don Trinidad se hizo lerroulixta. (pág. 31)

Tiempo subjetivo (interno): El tiempo interno en la novela, viene caracterizado por ser tres días en las vidas de sus protagonistas. Exactamente transcurre en dos días, pero el último capítulo (Final) se nos narra en la mañana del día siguiente o en la mañana a tres o cuatro días posteriores. Por tanto este hecho le da a la Colmena un dinamismo extraordinario, ya que los sucesos narrados se amontonan en un espacio corto de tiempo. A la vez que el se ve ayudado mediante las oraciones breves en las que intervienen verbos de acción.

Pero a la vez, este tiempo subjetivo de tres día no sigue una estructura lineal (punto 3.2), sino que al igual que esta, el tiempo se ve seriamente cortado para posteriormente engarzarse con las distintas secuencias, formando finalmente la belleza caracterizada de La Colmena.

De esta manera tenemos el tiempo subdividido en:

Capítulo I y Capítulo II

Nos narra el atardecer del primer día acabando en la noche. Concretamente a las diez.

Capítulo III

Se nos centra en la tarde del segundo día.

Capítulo IV

Los hechos son los propios del primer día por la noche, enlazando con es segundo capítulo.

Capítulo V

Segundo día tarde-noche.

Capítulo VI

Es aquí cuando se explica el amanecer del día segundo.

Final o Epílogo

Narra lo que ocurrió una mañana tres o cuatro días después del segundo día.

Este es el orden del tiempo existente en la novela, pero realmente el orden lógico existente ira del capítulo primero al segundo. Posteriormente le seguiría el cuarto capítulo, en correlación con el sexto. Y finalmente estarían el tercer, el quinto más el Final o epílogo. Siguiendo este orden, obtenemos el tiempo lógico de la colmena en una estructura lineal. ¿Pero por que deshacer la gracia que precisamente caracteriza esta novela?

  • El Espacio:

El espacio encontrado en la novela de don Camilo José Cela, La Colmena, es puramente real. Toda el libro se caracteriza por una correlación de paisajes reales los cuales nos centran en el Madrid de la postguerra.

La Colmena se desarrolla en escenarios reales conocidos por el autor, con el fin de que el lector pueda reconocer e identificar mejor el marco geográfico del que habla. Este hecho se observa en el conocimiento de la ciudad, con sus calles, encrucijadas y lugares de interés. ( Ej: La calle Sagasta ( pág. 76) / Calle Goya (pág. 78) / Boca del Metro / Calle Narvaez / Calle Velazquez / ) El entorno de la Gran Vía en Madrid y de algún determinado barrio marginado (Atocha).

De esta forma tenemos que todos los escenarios descritos son reales, pero por otra banda tenemos la posibilidad de que sean interiores o exteriores.

Interiores:

  • En todo el primer capítulo la acción se nos centra en el bar de doña Rosa “La Delicia”, el cual nos refleja las características de la época. Un lugar mugriento, abandonado de la chispa de la vida, donde un tupido velo de humo recubre sus visitantes a esperas de ver pasar como corre el tiempo. Este bar se nos describe en la página 189.

  • Otro interiorismo es el bar del Celestino. Donde va Martín Marco después de ser echado de La Delicia. (pág. 186)

  • Los prostíbulos son otros escenarios internos en los que nos transcurre la acción de La Colmena.

  • La casa de doña Cecilia (pág. 159) . . .

Exteriores: Entre estos tenemos toda la correlación de calles descritos por el caminar de Martín Marco. A parte de otras zonas determinadas como:

  • Barrio: “ Des del camino del este se ven unas casuchas miserables, hechas de latas viejas . . . (pág. 288).

  • Las calles: Sagasta, Goya, Narvaez . . .

  • Otras zonas: Plaza de toros, la cual esta al lado del descampado donde Pablo Alonso y Laurita realizan el amor.

Por otro lado tenemos otro tipo de escenario, el cual es real pero no se encuentra presente en la lectura. Con esto me quiero referir a escenarios a los que aluden los personajes, pero que no se encuentran en Madrid.

Siguiendo este tipo de espacios tenemos Teherán, el cual se nos hace referencia a partir de la noticia del periódico. Alemania, que se nos nombra en el relato que hace doña Rosa al dejar ver sus ideas nazistas; etc, etc. . . .

  • Los personajes:

La alusión al mismo título nos hace una pequeña introducción de lo sucedido respecto a los personajes en la novela. “La Colmena”. Este título nos centra la acción en un enjambre de personajes que se van relacionando de manera esporádica en determinados escenarios; van i vienen, entran y salen. Se entrecruzan unos con los otros en un desfile variopinto de tipos, los cuales les unen las desavenencias de la época y la pobreza de un Madrid postguerriano en plena crisis.

De esta manera, La Colmena se transforma en un relato de no protagonistas. En ella no existe un personaje principal el cual nos enlace todas las relaciones, no, más bien al contrario; el autor nos da ha conocer el protagonismo colectivo. Todos los personajes viven en una ciudad común, pero encerrados en su mundo personal; presentándonos así una novela abierta.

El explicar este punto, supone la imposibilidad de nombrar a todos los personajes, ya que se contabilizan trescientos cuarenta y seis; entre imaginarios y reales. Pero todo libro de La Colmena posee a su final un censo de personajes al cual poder acceder en caso de necesidad.

Aunque ante la imposibilidad de nombrarlos a todos, el autor los ha caracterizado con unas propiedades generales: Loa personajes son planos, los cuales vienen definidos no por sus características físicas, ya que las explicaciones sobre esto son escasas en general, sino en sus pensamientos e historia personal. A la vez cada personaje queda claramente especificado por el nombre, facilitando así el reconocimiento de la muchedumbre que entrecruza las celdas del panal.

  • Ejercicio de reflexión sobre la novela:

Selecciona tres personajes que te hayan resultado entrañables y especifica él porque.

Para la realización de este punto he escogido ha tres personajes los cuales hacen aparición en diferentes secuencias del texto. El hecho de haberlos escogido, no se!; supongo que al realizar varias apariciones son los personajes que me han quedado más en mente a lo largo del relato. A parte, la elección de estos personajes es por la razón que representan las tres clases sociales caracterizadas en la novela. Pero en sí, y a parte de estos sucesos, me atraen personalmente por los hechos siguientes:

Martín Marco: Este se nos describe en un fragmento como un personaje enclenque, paliducho, sin mucho cuerpo y desnutrido. Pero en realidad esconde una fuerte personalidad. Este hecho se ve reflejado en el momento que vuelve a pagar la deuda que tenia con los cafés.

Este ha sido el personaje al cual me he sentido más atraído dado a su vertiente filosófica y conceptual en todos sus pensamientos. Martín es un hombre que aunque pobre, y sobreviviendo de la “caridad”, tiene un conocimiento social amplio, capaz de opinar sobre el tema. Pero es de ideas poco claras. Lo que más me a gustado de él, es su divagación sobre temas sin importancia que en realidad tienen una trascendencia importante, caso dado cuando se pone a vacilar sobre las tazas de lavabo. Pero lo más importante sobre este personaje es que, des de mi punto de vista, presenta la crítica grotesca de la censura y de la vida intelectual. Esta se veía cortada por la carencia de recursos a los literatos y la existencia de la falta de libertad de expresión. Hechos de los que se cegaban los intelectuales como Martín.

Doña Rosa: Esta es la dueña del café “La Delicia”, se nos presenta como una mujer sucia, engordada por la riqueza y aficionada a la bebida. Pero si Martín Marco representaba la variante media entre los personajes de La Colmena, doña Rosa es representante de la riqueza. En ella me he centrado a causa de su despreocupación de todo, insolidaridad, tacañería y temperamento violento. Doña Rosa es partícipe de la doctrina nazista, y ve reflejado su “asco” a los pobres, con las broncas y abucheos constantes hacia sus empleados. Esta es la visión negativa de la Colmena, pero realmente era un hecho de la época. A parte su comportamiento se guía por los intereses monetarios, cosa que demuestra al echar fuera el violinista (sin razón alguna) por el mero hecho que un asiduo al bar se lo había dicho. De esta manera doña Rosa me da la visión a lo que no quisiera llegar nunca, la cara insolidaria de la riqueza en épocas de crisis.

El Gitanillo: Este es un niño de edad incierta, se nos centra entre los seis o siete años, el cual vive la cara más cruda de la postguerra. Este es representante de la pobreza más dura vivida en el Madrid del 43. El hecho que me ha decidido ha incorporarlo dentro de los tres personajes más atrayentes desde mi punto de vista, a parte de su status, es la alegría que presenta delante de todas sus desavenencias. Se nos caracteriza como un chiquillo moreno, mal vestido y de cara perruna, el cual va recorriendo las calles cantando con salero por unas pocas perras. Duerme debajo un puente, y aunque viviendo de la caridad extrema se nos presenta feliz. Pero esta felicidad debe ser causa de su inocencia infantil, echo que le hace seguir día a día.

Estos tres personajes, son una clara aportación de Cela hacia la crítica realista de la sociedad del momento, en que con sus caracterizaciones nos dan una imagen clara entendedora y muy, muy cruda de la realidad vivida durante la postguerra.

  • Opinión personal:

El libro tiene una estructura complicada, y por tanto, padece de una lectura complicada. Pero a pesar del cargoso esfuerzo a realizar, la estructura de La Colmena te envuelve en un dinamismo agradable que crea una lectura divertida. Al leerla no te vas integrando en la vida de los personajes, ya que no se sigue un camino lineal, sino que te ves envuelto genéricamente en un todo. Podríamos decirlo que uno se siente, al leerla, en el ambiente de la época, como mínimo de mi parte, me sentía como uno más de los tantos que entrecruzan sus miradas en la telaraña de La Colmena.

  • Bibliografía:

“La Colmena” Ediciones HMB, S.A. (gentileza de la caja de ahorros de cataluña).

“Gran Larouse Universal” Vol. 5 -Camilo José Cela-

“Lengua Castellana y Literatura 2” Ediciones SGEL

Comentario de la Colmena,

de don Camilo José Cela

8