La colina de Edeta; Concha López Narváez

Literatura juvenil e infantil. Novela histórica. Roma. Amistad. Igualdad de las personas

  • Enviado por: El remitente no desea revelar su nombre
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 3 páginas
publicidad
publicidad

*La colina de Edeta

Personajes:

*Ater: es uno de los tres personajes principales.

*Lisias: es uno de los tres personajes principales.

*Imilce: es uno de los tres personajes principales.

Nosirus: es el padre de Ater, Amia y Noranus.

Attia: es la mujer de Norisus.

Licos: es el padre de Lisias.

Cormobás: es el hermano de Imilce.

Belenos: es el primer caballo de Ater.

Uardhà: es el segundo caballo de Ater.

Cámala: es la mujer de las muchas historias.

Resumen:

Esta historia comenzó cuando Licos, un bondadoso comerciante y su hijo Lisias se dirigían hacia Edeta para vender sus productos y conocer mundo. Era una tarde gris y tormentosa cuando de pronto vieron que un caballo negro, salvaje, fuerte y sin adiestrar se dirigía hacia ellos asustado. Entonces Licos i su hijo lo detuvieron. Muy pronto vieron a un chico que corría apresurado detrás del caballo. El chico se llamaba Ater, tenia trece años (como Lisias), era de cabellos claros, alto y mirada amistosa él era el dueño del caballo que se llamaba Belenos. Como ellos habían “rescatado” al caballo, y no tenían lugar donde alojarse Ater les ofreció su casa para pasar algunos días con ellos hasta el tiempo se calmase y pudieran seguir con su viaje. Ater les presentó a su familia con mucho gusto: su padre era guerrero y se llamaba Norisus, su madre Attia estaba embarazada y se dedicaba a cuidar la casa y los pastos y por último Amia la hermana de Ater se dedica a cuidar el ganado, tejer i además toca la flauta. Cómo ya he dicho era una noche tormentosa y cuando Licos salió para reunir sus mulas, un rayo cayó sobre él pero no le hizo nada, los dioses lo habían elegido para protegerlo. Por la mañana todo el pueblo de Edeta celebraba que Licos fuera elegido por los dioses. Esa mañana fue cuando Lisias conoció a Imilce la hija de la sacerdotisa que formaba parte de los músicos del pueblo.

Lisias y Licos ayudaban como todos los miembros de la familia en la recolecta de las uvas. Fue esa tarde cuando Attia dio a luz a un varón al que llamarían Noranus.

Un día Licos dijo que deberían irse pero Lisias, Ater y toda su familia no querían que se fueran. Licos y Norisus se llevaban muy bien igual que Ater i Lisias que se habían hecho muy buenos amigos. Norisus llevó a su amigo a casa del herrero para que hiciera dos láminas que encajaran perfectamente en forma de hospitalidad así que aunque pasara mucho tiempo si Licos regresaba juntarían las láminas y sabrían quién era cada uno. Ya que era el último día que pasaban juntos Ater decidió enseñarle un lugar secreto, era una cueva situada en la montaña de los dioses; él había hecho una tésera de ceramica para Lisias y así siempre se recordarían el uno al otro. Finalmente no marcharon de Edeta porqué las nubes empezaron a llorar de nuevo.

El pueblo de Edeta estaba inquieto, siempre estaba lloviendo y sus cultivos se estaban destruyendo. Entonces Cámala, la mujer de las muchas historias, les dijo que si querían que dejara de llover tenían que hacer un gran sacrificio en el cual participara todo el pueblo así los dioses no los castigarían con su furia y los campos y cultivos estarían a salvo. Cada habitante tenía que sacrificar a su animal más querido. Ese día Ater estaba muy nervioso; él no quería sacrificar a su caballo Belenos, ese caballo era el mejor entre los mejores, el mejor de Edeta y lo quería mucho, pero tuvo que hacerlo tuvo que sacrificar a su preciado caballo. Imilce, la hija de la sacerdotisa, estaba allí con su perro pero cuando se dieron cuenta Ater y Lisias había escapado con su perro para que no lo matasen, ellos para que no le hicieran daño los de Edeta la escondieron en su cueva donde no la encontrarían. Y así pasó el tiempo hasta que un dia el perro de Imilce murió Lisias y Ater le traían comida y ropa. Un dia le trajeron un cervatillo y así con una paloma en el hombro, con su cervatillo y con una bonita túnica que le habían dado ella regresó al pueblo y todo el mundo la aceptó.

Un día llego un tal Publio Cornelio Escipción diciendo que ayudaría a todos los pueblos de la “comarca” que quisieran librarse de los Cartagineses y que les devolvería sus tierras que actualmente pertenecían a los cartagineses y todo eso a cambio de nada. Así fue como el pueblo de Edeta como muchos de cerca se unieron son roma para recuperar lo que era suyo. El tiempo pasaba y de la guerra nadie sabía nada solo sabían que pronto todo acabaría pero no fue así. Lisias había perdido a su padre, él había muerto defendiendo a un pueblo que ni tan solo era el suyo aunque así lo sintieran en su corazón. Ahora necesitaban todos los hombres posibles para ganar así que Ater y Lisias se fueron a la guerra y ganaron si claro que ganaron, Ater volvió victorioso ya que gracias a su gran idea pudieron vencer a los cartagineses.

Pero las cosas no fueron como los romanos dijeron, ahora les tenían que dar parte de sus riquezas, cultivos, tierras y dinero.

La gente de Edeta no estaba contenta ni la de los pueblos vecinos así que decidieron hacer guerra ante los romanos aunque Cámala les hubiera advertido que las muertes serían muchas. A la guerra se fueron muchos y muy pocos volvieron (como la mujer de las muchas historias había dicho), uno de los hombres que no regresaron con vida fue Norisus, padre de Ater y Ater no se libró tampoco, él por suerte no falleció pero así lo deseaba él al ver que pasaba el invierno y la primavera y no mejoraba, él no podía andar. I como iba ser un gran y valeroso guerrero si no podia montar a su querido caballo Uardhà? No podia pero a Imilce se le ocurrió una gran idea: ya que no podia con sus piernas andar podría fabricar ánforas y cráteras como hacia de pequeño. Ater en un principio se opuso pero lo aceptó y se hico ceramista. Con el dinero que ganaba podia mantener a su familia y a la de sus tíos que murieron junto a su padre. -Imilce tienes que tomar una decisión- eso era lo que le decía todo el mundo, y es que tenía que casarse, ella igual que Lisias y Ater, tenía dieciocho años y sus amigas ya estaban casadas todas, a ella acudía Tobulcos un joven rico y emprendedor, sin embargo, ella no sentía nada por él y ella pensó mucho y decidió que debía casarse con uno de sus amigos ya que se conocían muy bien y los tres se querían mucho. Ella habló con Lisias y le dijo que ya sabía que hacer. Como ella era elegida por el pueblo para ser la sacerdotisa (como su madre) tenía que permanecer en Edeta; sin embargo él era joven y podía viajar por el mundo como hacía antes y si se casaban no se verían nunca así que decidió casarse con Ater ya que él tampoco podía irse del pueblo por su invalidez. En un principio Lisias se puso muy celoso al ver que toda su vida Ater había estado por encima suyo incluso ahora que no andaba pero al final lo comprendió y puesto que ya no tenía él nada que hacer en Edeta su querido pueblo que siempre llevaría en su mitad de corazón Ibero también el era Heleno y pensó que debía ir a su pueblo, su pueblo de verdad y después recorrer mundo y finalmente volver a Edeta. I así lo hizo……

Opinión personal:

Personalmente opino que este libro esta muy bien ya que nos habla de formas de vida que no conocemos, del gran valor de la amistad, de la ayuda a los demás y de la integración de las personas ya que claramente nos demuestra que todos somos iguales. Es un libro fantástico y que me ha gustado mucho; realmente creo que es el mejor que hemos leído en la asignatura de castellano este año y espero que me pongas buena nota ya que me he esforzado mucho. Espero que te guste mi trabajo.