La ciudad de las bestias; Isabel Allende

Literatura hispanoamericana. Siglo XXI. Narrativa chilena. Novela de aventuras. Fantasía. Realismo mágico. Argumento

  • Enviado por: Safary19
  • Idioma: castellano
  • País: México México
  • 2 páginas
publicidad
publicidad

La Ciudad de las Bestias

Por Isabel Allende

Alexander un joven de 15 años tenía una vida normal como cualquier otra persona común y corriente. Sus dos hermanas Nicole y Andrea eran un fastidio para él, ya que lo hacían enojar diariamente.

La vida de este joven muchacho se partió en mil pedazos al saber que su madre la señora Lisa Cold estaba contagiada de una terrible enfermedad. El padre de Alexander, John Cold tuvo que llevar a su desafortunada mujer a Texas, donde le darían un largo tratamiento. Por esta razón Alexander y su familia se separaron. La abuela de Alexander, Kate Cold, aceptó cuidar al muchacho. Alex no estaba muy convencido de esto, ya que para él su abuela era una loca descontrolada, pero de todas formas era su única oportunidad. Alex tenía esta impresión de su abuela pues ella siempre le hacía bromas pesadas y lo trataba como si fuera un niño chillón y malcriado. Kate vivía en Nueva York “una ciudad peligrosa y gigantesca”, eso le había dicho su padre y desde entonces se había quedado con esa imagen en su cabeza.

Al llegar a Nueva York Alex vio enfadada a su abuela por su retraso en la llegada. Luego Kate tuvo el tiempo de explicarle a Alex que al día siguiente a primera hora partirían de excursión al Amazonas. Alex tenía tantas interrogantes en la cabeza, que no le alcanzaban las palabras para expresarse.

La expedición la patrocinaba International Geography, para investigar a fondo sobre una creatura llamada La Bestiala cual era temida por todas las tribus del Amazonas. Según las personas que habían visto a esa monstruosa creatura, medía aproximadamente 3 metros de largo, y tenia un olor tan desagradable que sus victimas se desmayaban por éste.

La expedición estaba conformada por varias personas, Kate, Alex, la doctora Omayra Torres quien era de Venezuela, el guía Cesar Santos y su hija Nadia, el profesor Leblanc quien había escrito miles de libros sobre la actitud y las costumbres de los indios y quien además se sentía atraído por la doctora Omayra; por último Timothy Bruce quien era el fotógrafo de la expedición. Todos ellos se aventuraron por el río Amazonas, donde les esperaba una serie de aventuras en busca de la temible creatura La Bestia

Ya había pasado una semana desde que la expedición se había aventurado por el Amazonas, y empezaban a hartarse por los mosquitos que merodeaban el verde paisaje. De vez en cuando la tripulación se topaba con otros barcos o lanchas. Después de pasar unos cuantos días es en un pueblo, la expedición empezó a ser aburrida para la tripulación. La comida en el bote le parecía desagradable a Alex, por esta razón pasaba la mayor parte del tiempo con hambre.

Un día al estar navegando ya por unas cuantas semanas por el río, un soldado que conformaba a la expedición cayó muerto. La causa de esto era que un dardo indio había atravesado el cuerpo de este desafortunado soldado, quien instantáneamente murió. Por esta razón el guía de la expedición, Cesar Santos, decidió que ir caminando por la selva seria un poco menos riesgoso. Como siempre el profesor Leblanc alegaba con el pretexto de que serian presa fácil para los indios, y como él siempre estaba en contra de éstos diciendo que eran muy agresivos y capaces de atacar a cualquier intruso.

La expedición ya se había asentado en un pequeño lugar donde por el momento estarían seguros. Una noche Nadia que se llevaba muy bien con Alex lo llevó a un lugar apartado del campamento, pero aún no le explicaba a Alex a donde lo llevaba. De repente Alex sintió que eran vigilados, y de la nada unas extrañas sombras empezaron a salir. Alex distinguió que eran indios, intentó correr pero ya era muy tarde, los indios ya lo habían acorralado y amarrado.

A despertar Alex se vio rodeado de indios e intentó escapar, pero al darse cuenta de que estaba amarrado, sus oportunidades se esfumaron. Dentro de poco tiempo los indios los trataron como familiares al ver que los respetaban. Según los indios se tenía que ser precavido con los naba*. Al poco tiempo el jefe de la tribu de la neblina Llevó a Nadia y a Alex a su misión, según consistía en hablar con los dioses sobre las invasiones de los naba.

Una mañana el jefe de la tribu, Nadia y Alex emprendieron su viaje con una nueva misión. Llegaron al escondite de los dioses, después de haber pasado por una serie de cámaras subterráneas las cuales confundían a cualquier invasor. Al llegar a la ciudad de los dioses Alex se quedó boquiabierto al ver ante sus ojos El Dorado, eso pensó hasta acercarse y comprobar que no era oro puro si no oro de tontos. Pensó que quien hubiera encontrado esto saldría más pobre de lo que había llegado.

Lo que en verdad sorprendió a Alex y a Nadia eran “los dioses” los cuales según las descripciones eran idénticos a la bestia. También les sorprendió no ver a una sino a once o doce. El jefe de la tribu les explicó que los dioses vivían mucho pero mucho tiempo y aproximadamente tenían dos crías en su larga vida. Al día siguiente todos tuvieron una larga reunión tomando las decisiones razonables para la mejoría de la tribu. Al terminar Nadia y Alex se separaron por un tiempo para realizar su segunda misión la cual para Nadia era encontrar los huevos de cristal que salvarían a los indios y para Alex era encontrar el agua de la salud con la que se curaría su mamá.

Ya de regreso completadas las misiones de cada quien por separado, era tiempo de despedirse de los dioses quienes los apreciaban mucho. Acordaron con el jefe de la tribu regresar con la expedición y terminar con el Rakawita que era el gran temor de los indios ya que los mataba por montones, y lo tomaban como un espíritu del mal.

De regreso con la expedición Kate Cold y Cesar Santos que estaban muy preocupados por los niños se alegraron mucho al ver que regresaron al campamento. La doctora Omayra ahora más que nunca tenía la urgencia de vacunar a los indios. Nadia antes de irse de la tribu recordó haber convencido a los indios de vacunarse. Una tarde llegó la tribu de la neblina completa, lenta y precavidamente se acercaron al campamento donde se encontraba la doctora con las vacunas listas. Ya iba a pasar el primer indio a vacunarse cuando de repente Nadia y Alex relacionaron que el temible Rakawita se asentaba en las vacunas y que en verdad la doctora Omayra Torres era una farsante que les iba a contagiar a través de las vacunas el virus del sarampión a los indios inocentes. Ella era la persona que había sido mandada desde un principio por un empresario rico para acabar con los indios de una manera discreta, con esto se apoderaría de sus tierras. Mauro Cairas el empresario rico al verse descubierto, desató una balacera que resultó con la muerte de tres indios y cinco soldados gravemente heridos.

Después de escapar de las manos de Mauro Cairas el resto de la expedición publicó un artículo que demandaba a los empresarios quienes acababan con la flora y la fauna del Amazonas. La demanda fue todo un éxito.

Al final cada uno de los que integraron la expedición regresó a su país de origen donde siguieron con sus vidas cotidianas.

Naba*gente civilizada de afuera de las tribus del Amazonas.