La ciudad de las bestias; Isabel Allende

Literatura contemporánea juvenil. Siglo XX. Novela. Aventuras. Viajes. Expediciones. Argumento

  • Enviado por: El remitente no desea revelar su nombre
  • Idioma: castellano
  • País: México México
  • 5 páginas

publicidad
cursos destacados
Curso de reparación de teléfonos móviles / celulares
Curso de reparación de teléfonos móviles / celulares
El curso de Reparación de Telefonía Celular o Móvil está orientado a todas aquellas...
Ver más información

Cómo montar un Ordenador
Cómo montar un Ordenador
En este curso te guiamos de una forma muy práctica y gráfica, para que puedas realizar el montaje de tu...
Ver más información

publicidad

Reseña La Cuidad de las Bestias

Capitulo 1. La pesadilla

El primer capítulo es una introducción al personaje principal: Alexander Cold. Es un niño de 15 años que vive con sus padres John y Lisa Cold, y con sus hermanas Andrea y Nicole. Él se tiene que ir con su abuela paterna a Nueva Cork porque su mamá está muy enferma y se la llevaron de emergencia, sus hermanas se fueron con su abuela materna. Alex no estaba muy feliz con la decisión de su padre, ya que su abuela era excéntrica, pero no tenía otro lugar a donde ir.

Capítulo 2. La excéntrica abuela.

Empieza cuando Alex se encuentra en el aeropuerto de NY y espera durante horas a su abuela, suponiendo que ella iba a recogerlo ahí. Pero como era de esperarse, Kate Cold no fue por él, y Alex tuvo que investigar como llegar a su casa. En una parada de autobús conoce a Morgana, una joven de aspecto callejero pero según Alex, muy bonita. Ella le dice que lo va a ayudar a llegar a la dirección que busca, y él inocentemente le cree. Antes de llegar a casa de su abuela Morgana le dice que cenen, él acepta, pero lo que no sabía es que era una trampa, ella le robó la mochila y lo único que le quedaba era su pasaporte.

Capítulo 3. El abominable hombre de la selva.

Después de tranquilizarse por el incidente que tuvo, decidió preguntar cómo llegar a la calle Catorce con la Segunda Avenida. Le dieron instrucciones, pero no entendió, así que tuvo que caminar mucho durante horas hasta que por fin se encontraba frente a la casa de su abuela. Kate le ofreció una taza de chocolate y le preparó un baño caliente, ya que tenía que estar sano para el viaje a Brasil en busca de La Bestia. Alexander hizo muchas preguntas acerca de la bestia, y Kate le contestaba con sarcasmos, pero al final decidió dormir después de un día tan cansado.

Capítulo 4. El río Amazonas.

En este capítulo se presentan los miembros de la expedición. El encargado era un antropólogo reconocido llamado Ludovic Leblanc, y el resto de los integrantes eran la doctora Omayra Torres, el guía brasilero César Santos, su hija Nadia, la escritora y abuela de Alex: Kate Cold, el capitán Arisoto y el empresario Mario Carías. Después de unos días Alex se hizo amigo de Nadia. A lo que no se había acostumbrado era a la comida. Los indios cazaban monos y los asaban, pero él al verlos no puedo comer, le daba asco.

Capítulo 5. El chamán.

El capítulo comienza con los preparativos del viaje. La doctora Torres estaba decidida a ir al viaje, pero el profesor Leblanc no quería que fuera. Después de discutir un rato, la doctora terminó yendo al viaje. Después de la cena, Nadia y Alex salieron a caminar al muelle, en eso ella se puso alerta y comenzó a caminar hacia la selva, diciéndole que la siguiera. Él le hizo caso, y en el momento en que Nadia se detuvo se apareció un hombre bastante anciano. Nadia empezó a hablar en otro idioma con el viejo, quien parecía enojado pero ella lo calmó. El anciano se llamaba Walimai, y era un chamán. Le dio un talismán para protegerla y poder llamarlo en cualquier momento.

Capítulo 6. El plan.

Esa noche, Alex no durmió tranquilo porque tenía la sensación de que lo estaban observando. Estaba acostado en hamaca cuando escuchó voces así que decidió decirle a Nadia. Se ocultaron atrás de una puerta y alcanzaron a ver que los que estaban hablando eran Mauro Carías y el capitán Ariosto. Alexander no entendía porque estaban hablando en español, pero para su suerte Nadia hablaba español y le tradujo todo. Parecía que estaban armando un plan, pero por el momento solo podían esperar y vigilar.

Capítulo 7. El jaguar negro.

Antes de empezar el viaje, Mauro Carías invitó a los miembros de la expedición a su campamento. Él se mostró interesado en Nadia, preguntándole a Santos por qué no la enviaba a la escuela. Nadia dijo que no era necesario, y que también podía hablar con animales. Carías se rió y le pidió que le sirviera de intérprete para una de sus mascotas. Era un jaguar. Todos lo veían con interés y le tomaban fotos. Alex se acercó al felino hasta el punto de poder tocarlo, y en ese momento el animal y él se miraron a los ojos, parecía que no había nadie más que el jaguar y él. Después de eso, César Santos le disparó al animal. Alex le preguntó a Nadia por qué tuvo esa sensación extraña con el jaguar, y ella le contestó que fue porque su animal totémico es el jaguar.

Capítulo 8. La expedición.

Dos muertos ocurrieron. La primera pasó cuando uno de los soldados que viajaba con ellos cayó en silencio. Todos se quedaron atónitos y vieron que el soldado tenía una espina clavada en el corazón, la cual tenía un veneno mortal. Luego de unas horas navegando, se escucharon unos gritos, los cuales provenían de Joel González, uno de los fotógrafos. Era una anaconda, la cual tenía completamente enrollado al fotógrafo, quien ya estaba inconsciente. Nadia llamó a los demás y entre todos intentaron arrastrarlo pero no lograban nada, hasta que llegó Santos y le enterró un cuchillo en la cabeza a la serpiente. La doctora Torres le inyectó adrenalina y lo examinó. Después del ataque, decidieron acampar cerca.

Capítulo 9. La gente de la neblina.

Quedaban 10 adultos y los 2 niños, sin contar a Leblanc. Decidieron crear turnos para cuidar a los demás del grupo durante la noche. Durante el cuarto y último turno se percibió un olor muy feo, y apareció Timothy Bruce con golpes y a punto de morir. Matuwe dijo que había sido La Bestia, pero Leblanc lo corrigió y dijo que habían sido los indios. En la noche mientras dormían, Nadia y Alex escucharon ruido y decidieron ir a ver qué ocurría. Eran los indios: la gente de la neblina. No les hicieron daño, solamente los observaban con curiosidad y se fueron. Alex no logró identificarlos ya que eran casi invisibles y estaba demasiado oscuro.

Capítulo 10. Raptados.

E día estuvo lleno de lluvia y pasó muy lento. Como habían muerto sus compañeros, los soldados huyeron a Santa María de la Lluvia. Ludovic Leblanc estaba muy molesto y él también quería regresar, pero Kate Cold lo amenazó con decirles a todos acerca de su cobardía. En la noche apareció de nuevo la gente de la neblina. Esta vez Alex los percibió bastante cerca y de repente lo agarraron y le dieron un golpe en la cabeza. Los indios raptaron a Nadia y a Jaguar. Después de eso, Nadia vio a la Bestia, y reconoció que el padre Baldomero tenía razón al describirla.

Capítulo 11. La aldea invisible.

Antes de subir a la montaña, Mokarita, el jefe de la aldea, ordenó un descanso. Nadia se asustó mucho al ver la altura de la montaña y estaba decidida en no escalar. Alex le dijo que no tuviera miedo y amarró una cuerda a su cintura para así escalar juntos. Ya cuando subieron, Tahama hizo gestos de que Mokarita se había quedado atrás, así que Jaguar fue a rescatarlo. Él pensaba que después le iban a agradecer, pero al contrario, se alegraban de Tahama, porque fue suya la idea. Y al fin llegaron al Ojo del Mundo, el nombre de la aldea. Era prácticamente invisible, y las siguientes horas Nadia y Alex aprendieron acerca de su cultura.

Capítulo 12. Rito de iniciación.

El capítulo comienza con la fiesta. A Nadia y a Alex les dieron mucha comida, tanta, que terminaron con dolor de estómago. Pero eso era bueno ya que era muestra de buenos modales. Mokarita murió y entonces decidieron elegir al nuevo jefe. Después de varias horas pensando, Iyomi, la viuda del chamán Mokarita, resultó ser la nueva jefe de la aldea. Una de las primeras órdenes que dio fue que diera comienzo el rito de iniciación de Alex, donde dejaría de ser niño y se convertiría en un hombre. Comenzó cuando los hombres le pegaban para ver si resistía, y después tenía que meter la mano en un tubo con hormigas de fuego. Jaguar pudo resistir y pasó la prueba. Ya era un guerrero.

Capítulo 13. La montaña sagrada.

Comienza con el encuentro que tuvo Alex con su madre. Se dio cuenta de que debía haber alguna cura de la selva y sin dudarlo le preguntó a Walimai. Él le dijo que debía mezclar una planta con el agua de la salud, pero que era difícil de conseguir. A la mañana siguiente comenzó el viaje al recinto de los dioses: El Dorado. Alex se sorprendió al enterarse de que la leyenda era cierta, que el pueblo donde había muchas riquezas existía. Cuando llegaron, Nadia y él quedaron maravillados por la belleza del lugar.

Capítulo 14. Las bestias.

Los dioses, lo cuales resultaron ser las Bestias, tenían forma de perezosos y sus movimientos eran tan lentos que no parecía que se movían. Al parecer, el olor que emanaban solo era para atacar a los forasteros, pero a Nadia y a Alex no los atacó porque estaban con los indios. Al día siguiente Walimai hizo un brebaje que todos tomaron y los llevó al reino de los mitos y del sueño colectivo. Ahí todos vieron que Alex y Nadia debían combatir al Rahakanariwa.

Capítulo 15. Los huevos de cristal.

A cambio de la música de Alex con su flauta y la danza de Nadia, el joven iba a recibir el agua de la salud y la niña los tres huevos del nido. Nadia comenzó su viaje en busca de los huevos de cristal. Tuvo que enfrentar su terror a las alturas, pero venció su miedo al pensar en la fortaleza de su animal totémico: el águila. Tras horas de escalar, por fin llegó a la cima y ahí estaban los huevos. Intentó agarrarlos pero pesaban demasiado. Se puso a pensar qué hacer y se acordó de lo que le dijo Walimai acerca de la reciprocidad. Dudándolo varias veces, dejó su talismán a cambio de los huevos, e inmediatamente pudo agarrarlos sin algún problema.

Capítulo 16. El agua de la salud.

Alexander emprendió su búsqueda del agua de la salud, bajando hacia el vientre de la tierra, donde la dijo Walimai que se encontraba. Al igual que Nadia, hubo un momento en el que pensaba en echarse para atrás, pero recordó lo importante que era su madre y lo mucho que la quería. Recuperó sus fuerzas y se encontró con un murciélago albino. Tocó su flauta y el animal quedó paralizado, y ahí se encontraba lo que buscaba: el agua de la salud. Pero él también debía de dejar algo a cambio del agua, así que con dolor dio a cambio su flauta. Esperó a que se llenara la calabaza y regresó al tepui. Llegó al mismo tiempo que Nadia, cada quien con su tesoro, y en seguida regresaron a la cueva donde se encontraba el dragón. Ahí Walimai les echó humo para que olvidaran cómo llegar a la montaña sagrada. Después durmieron largo rato.

Capítulo 17. El pájaro caníbal.

Al día siguiente regresaron a Tapirawa-teri. Todos estaban felices de que Alex y Nadia habían regresado, ya que habían pensado en lo peor. En la noche, por fin, se apareció Iyoma, la jefe de los jefes, ante los nahab. Nadia trató de convencerla acerca de las vacunas, pero ella no accedía. Fue durante la tercera aparición de los indios cuando aceptaron vacunarse. La noche anterior Nadia sorprendió a Omayra Torres con Mauro Carías y se lo dijo a Alexander. Entre los 2 se dieron cuenta de que era una trampa, la Rahakanariwa se encontraba en la jeringa. Alex se aventó contra Tahama antes de que fuera vacunado, para así impedir que se infectara.

Capítulo 18. Manchas de sangre.

En el momento que Alex se atravesó, Karakawe les hizo saber a todos que él no era el sirviente de Leblanc, sino el funcionario del Departamento de Protección del Indígena. Le pidió a Ariosto que revisara las vacunas y éste se negó y le disparó en el pecho, dejándolo muerto al instante. Hubo mucha violencia y varios muertos, entre ellos Mauro Carías, quien fue asesinado por un garrotazo de Tahama. Después de que se fueron los indios, el capitán Ariosto apartó a Alex y lo amarró en un árbol.

Capítulo 19. Protección.

Nadia salió de la carpa para ayudar a Alex, y con su nuevo poder de invisibilidad logró que nadie la viera. Se encontró con el chamán y esperó a que Borobá y él fueran a salvarlo. Después del rescate, las Bestias se aparecieron en el campamento y una de ellas mató al capitán Ariosto. A la mañana siguiente ya todo estaba tranquilo, los indios decidieron aparecer y convivir con los nahabs amigos. Iyomi y Walimai guiaron a los forasteros de regreso a Tapirawa-teri y allí se despidieron con intercambios de regalos.

Capítulo 20. Caminos separados.

En el último capítulo, los forasteros por fin regresan a Santa María de la Lluvia y llega el momento de despedirse. Nadia le entrega los huevos de cristal a Alex, los cuales resultaron ser diamantes, pero él decide dárselos a su abuela. Omayra Torres se va a Venezuela, y Kate Cold asegura que se tendrá que enfrentar a la corte por lo sucedido. Águila y Jaguar prometieron siempre ser amigos. Una nueva aventura le espera a Alex, en el Reino del Dragón de Oro.