La Celestina; Fernando de Rojas

Renacimiento literario. Siglo de Oro de la literatura española. Tragicomedia de Calixto y Melibea. Novela humanista. Argumento. Personajes

  • Enviado por: Ederne
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 12 páginas
publicidad
publicidad

  • Planteamiento - Nudo - Desenlace (Resumen)

Calisto es un mozo noble que esta locamente enamorado de Melibea, una joven hermosa de familia respetable, pero ésta no parece mostrar ningún interés por él. Calisto pide ayuda a sus dos sirvientes. Sempronio le habla de una hechicera llamada Celestina que puede conseguirle a Melibea. Ante esta visión de esperanza Calisto entrega a Sempronio una coraza agradeciéndole su gratitud.

Sempronio acude a casa de Celestina y le informa del posible negocio ante la locura de amor de su amo. Por su parte Pármeno confiesa a su amo su desconfianza hacia la vieja. Pero Celestina confía en que le hará cambiar de opinión. Así pues a pesar de que ya se conocían de otras circunstancias, Celestina lleva a Pármeno a su terreno haciéndole una proposición que no podrá rechazar, le ofrece a su obsesión, Areusa.

Como Calisto ya le ha pagado, Celestina cumple su promesa. Para ello conjura a Plutón (Dios de los infiernos) para que Melibea se enamore de Calisto.

Pármeno habla con su señor y le dice que no se fíe de Celestina que lo que quiere no es ayudarle, sino sacar beneficio. Pero al ver que su amo esta tan enamorado que solo cree lo que le interesa - le dice: “Yo me pierdo por bueno y otros se pierden por malos”- y decide cambiar de bando - “Que Celestina se lleve lo que pueda que algo me tocara a mí”-.

Celestina va a casa de Melibea y tras pedírselo, le da el cordón que lleva a la cintura. Esa noche se lo entrega a Calisto en señal de que pronto se la conseguirá. Él esta totalmente ensimismado con el cordón y le promete a Celestina que le dará un manto.

La alcahueta lleva a Pármeno donde Areusa al ver que acepta formar parte en el negocio de aprovecharse de su amo.

Celestina y Melibea están hablando. Melibea siente un dolor y la trotaconventos le ofrece la medicina para curarlo: Calisto. Conciertan una cita esa noche, a las doce en las verjas de la casa de Melibea. Calisto al enterarse de las buenas noticias, le entrega a Celestina una cadena de oro, y no un manto como le había prometido. Ella se va con su pertenencia, no sin antes despedirse diciéndole al enamorado: “Gracias por la cadenilla”. Sempronio ya desconfía y lo expresa alegando que la vieja va a “ponerse a salvo con el botín”.

Calisto se viste apresuradamente para la cita lo que resalta ante la actitud de Melibea, que esta en su habitación probándose vestidos aconsejada por su criada. Entonces oye a sus padres hablando sobre con quien debe casarse Melibea, ya que quieren dejar a su hija casada y acomodada con un hombre de provecho. Pero ella solo piensa en entregarse a Calisto y piensa que sus padres no saben nada acerca del amor.

Calisto junto con sus dos criados, se dirigen a casa de Melibea. Supuestamente Pármeno y Sempronio van para proteger a su amo, pero uno de ellos le dice al otro: “Nosotros a la primera cosa que ocurra tomamos las calzas de Villadiego”. En este primer encuentro no hay contacto físico, solo expresión de sentimientos entre los enamorados.

Pármeno y Sempronio van a visitar a Celestina para pedirle la parte que les corresponde de las ganancias. Ella les responde defendiendo su trabajo y les insinúa que ella no fue a buscarles. Pármeno le clava un puñal y Sempronio termina de matarla.

Al día siguiente los dos son ejecutados. Cuando Calisto se entera no le da mayor importancia porque esta obsesionado con Melibea - “Bienvenido sea todo con tal de que lo nuestro siga adelante”-.

Areusa y Elicia también se enteran y deciden vengarse. Acuden a donde un matón, y aunque Elicia se conforma con que le den una paliza Areusa quiere que lo maten.

Esa noche, Calisto va a casa de Melibea, salta el muro y se encuentra con su amada en el jardín. En ese momento los matones están pegando a los criados de Calisto. Él al ir a ayudarles, se cae desde el muro y muere desnucado. La reacción de Melibea es de sufrimiento interno, contenido. La criada preocupada por ella avisa a sus padres.

Melibea desesperada por la perdida de su amor, se sube a la torre más alta dispuesta a suicidarse. Su padre sube corriendo para evitarlo, mientras ella le cuenta a su madre, que aguarda abajo, todo lo ocurrido. A continuación se tira de lo alto de la torre justo en el momento que llega su padre.

  • Resumen de argumento y tema

    • Argumento

Calisto esta enamorado de Melibea, pero ella no le presta atención alguna. Pide consejo a sus sirvientes que le dicen que acuda donde Celestina. Los criados se ponen de acuerdo con la alcahueta y quedan de acuerdo en repartirse el dinero que consigan sisarle al noble y rico Calisto.

Celestina consigue que Melibea caiga en los brazos de Calisto. Cuando los criados van a casa de Celestina para reclamar la parte que habían acordado está rehuye con excusas para no pagarlos y ella misma se labra su propia muerte, ya que Sempronio se toma la justicia por su mano y con puñal da fin a la vida de la vieja Celestina.

Las dos prostitutas, Elicia y Areusa deciden vengar la muerte de Celestina y, sabiendo que esa noche Calisto y Melibea se verán, manda a un “mercenario” contra Calisto. Melibea sube a lo alto de la torre de su casa y, tras confesar lo sucedido a su padre se tira de la torre y se mata. Todo termina con el llanto de Pleberio que maldice al loco amor.

    • Tema

Estos son los temas fundamentales alrededor de los cuales gira la obra: el amor trágico, la codicia y la muerte. Están muy presentes y relacionados entre sí.

  • Personajes

  • Celestina

Es el personaje principal de la obra, de ahí que uno de los títulos de la misma lleve su nombre. Celestina es un personaje que vive del vicio y de los problemas de los demás, que aprovecha en beneficio propio. Se sirve de todas las artes para lograr su propósito: el dinero. El mayor pecado de Celestina es la avaricia y por ella no se detiene ante nada ni le importan los medios. Para lograrla dispone de sus conocimientos de la naturaleza humana, el engaño, la falsedad, la pretendida compasión, el cinismo y la ironía, la hechicería y sobre todo su inmensa experiencia.

Ejerce de alcahueta entre Calisto y Melibea.

  • Elicia y Areusa

Son dos prostitutas pupilas de Celestina.

Elicia vive con Celestina. Posee una gran personalidad. Contrasta con Celestina y Areusa pues no deja entrever malas acciones con sus actos. Se muestra recelosa con Sempronio pues este no parece mostrar mucho interés por ella. Necesita a los demás y es incapaz de ser independiente.

Areusa posee una personalidad contraria a la de Elicia. Es apasionada, agresiva, decidida, con un temperamento muy fuerte, manipuladora, astuta y mentirosa, que maneja a Pármeno a su antojo, al igual que a Sosia y a Centurio. Sabe que pose una gran belleza y un buen físico y se enorgullece de ello con bastante presunción.

  • Centurio

Es un matón, de carácter fanfarrón, mentiroso que a la hora de la verdad manda a otros a hacer el trabajo sucio.

  • Calisto

Es un noble. Se declara antirreligioso afirmando que Melibea es su dios. Es torpe, inseguro y soñador, no le importa su dignidad con tal de conseguir a su amor, con la que esta obsesionado. Confía en todo el mundo. Es un irresponsable que depende de sus criados al cien por cien, y esto le buscara la ruina. El amor de Calisto le lleva a un profundo egoísmo. A Celestina y a los criados se los gana mediante riquezas y adulaciones, y, cuando le llega la noticia de que han muerto, su dolor al principio parece sincero, pero enseguida se apresura a justificar su muerte; y los reemplaza rápidamente por Tristán y Sosia.

  • Sempronio y Pármeno

Criados de Calisto.

Sempronio es desleal hacia su amo, corrompido por el afán de riquezas; rencoroso, como demuestra cuando mata a Celestina; hipócrita, cínico y cobarde. Desprecia a la mujer y se cree superior, como demuestra en citas como esta: “No sometas la superioridad del hombre a la inferioridad de la mujer”

Pármeno. Al principio se muestra como un criado fiel y defensor de su amo pero va cambiando de actitud según el avance de la obra. Es un chico de buena voluntad pero de débil personalidad. Areusa es la obsesión de Pármeno y no dudara en engañar a Calisto con tal de conseguirla.

  • Tristán y Sosia

Se convierten, por así decirlo, en los sustitutos de Pármeno y Sempronio.

Sosia ve como ajustician a los anteriores criados de Calisto.

  • Melibea

Melibea es una mujer de clase alta que muestra a sus padres una forma de ser que no concuerda para nada con la verdadera. Por una parte mantiene una imagen de inocencia hacia sus padres mientras que en realidad es una astuta apasionada que se esconde detrás de su honra y su impecable reputación para llevar acabo su amor. Melibea una vez enamorada ya no se detendrá ante nada. Pactará con la vieja, engañará a su madre y se entregará a Calisto. Es una mujer enérgica, apasionada, y arrogante.

  • Alisa y Pleberio

Son los padres de Melibea. Es un matrimonio orgulloso de su hija y confiado en su inocencia.

Alisa es autoritaria e ignorante en todo lo que se refiere a su hija, ya que no es capaz de advertir los amores de Calisto y Melibea; y se desmorona al saber que su hija esta sufriendo.

Pleberio es padre amoroso y preocupado por la seguridad económica de su hija, de la que, en definitiva, también lo desconoce todo. A lo largo de la obra, los personajes dan a entender que se trata de un padre autoritario y tradicional, pero cuando entra en escena se revela como una persona más bien ingenua, afectuosa, vacilante y poco prudente.

  • Lucrecia

Criada de Melibea aunque las dos son buenas amigas. También ejerce de confidente de su señora. Es presumida y le gusta recibir halagos.

  • Aspectos temáticos

El amor está presente en la película en la relación entre Calisto y Melibea. Más presente en ella que en su compañero y es la causa por la que acaba con su vida.

La pasión de Pármeno por Areusa le lleva a aliarse con Celestina y Sempronio para engañar a su amo.

El sexo es lo principal en la vida de los criados, tanto en las pupilas de Celestina pues viven de ello, como en los sirvientes de Calisto ya que es su vicio.

La lujuria es la que mueve todos los encuentros sexuales de los protagonistas, salvando los realizados por Melibea de los que no se encuentra orgullosa y cuando los realiza sabe que está pecando; el resto de las relaciones sexuales se hacen por instinto, ganas o deseo pero no por amor ni deseo afectivo.

El egoísmo arrastra a Calisto, que justifica las muertes de sus criados y no renuncia a la entrevista con Melibea porque lo único que le importa es su propio beneficio, su relación con ella.

La avaricia es lo que lleva a la alcahueta a la muerte causada por la codicia del mezquino Sempronio junto con su interesado amigo, que no aceptaban que la vieja se quedara con su parte de la ganancia.

La complicidad se da en muchos personajes de la obra. Lucrecia es cómplice de esconder los amoríos de su señora a los padres de Melibea. Sempronio y Pármeno son compinches en el asesinato de Celestina.

Calisto se ve sometido al engaño de sus criados y de Celestina. A la alcahueta no la conocía y no es extraño que le engañase viendo su pasado lleno de estafas. Lo que no es muy lógico es que le traicionen sus propios criados, que supuestamente son de confianza.

La hechicería es una de las bazas que usa Celestina para lograr sus propósitos.

La astucia es la mejor cualidad de la Trotaconventos con la que lleva a cabo todos sus planes. La emplea por ejemplo a la hora de entrar en casa de Melibea como la empleo en el pasado para huir de la justicia que la condenaba por practicar la brujería.

La muerte produce un efecto domino en la parte final de la película. Tras la muerte de Celestina, le siguen las de los criados, la de Calisto y la de Melibea.

El castigo de la justicia recae sobre Pármeno y Sempronio por el asesinato de la alcahueta. Son ajusticiados y ejecutados después del crimen.

Tras la muerte de Celestina, de Pármeno y de Sempronio, Areusa decide que la venganza es lo mejor que puede hacer para aliviar su dolor. Sus amigos han muerto, no directamente pero en parte por culpa de Calisto y Melibea; y Areusa quiere vengarse matando a Calisto, para que su enamorada llore por él lo que su compañera Elicia a llorado por Sempronio.

Al final, para Pleberio sólo reina la desolación que plasma es su llanto hacia su hija.

  • Respuesta a cuestiones

Acto I

Calisto le dice a Sempronio que no cree en Dios, se declara ateo y afirma que su único Dios es Melibea; y alega que en la belleza de Melibea ve la grandeza de Dios.

La misoginia esta muy presente en el hablar del personaje de Sempronio. En este caso insulta a la mujer y le profiere palabras despectivas y afirma que el hombre esta por encima de ella.

El canon medieval de belleza femenina está reflejado en Melibea. En la Edad Media, las bellas mostraban un cuerpo adolescente pues, a partir de los 25 años, castigadas por las sucesivas maternidades, eran consideradas directamente viejas. Las normas vigentes pasaban por figuras delgadas y muy encorsetadas, talle fino, caderas estrechas, zona lumbar curvada, vientre prominente, pechos pequeños y redondos y frente muy ancha y depilada. Las cejas eran el elemento fetiche de la época.

El agradecimiento de Calisto a Sempronio consiste en una coraza de oro.

Los elogios de Celestina sobre Elicia son totalmente fingidos y aparentados.

El pasado de Celestina es escabroso y truculento. En sus tiempos mozos fue prostituta y regía un prostíbulo. Además ella y la madre de Pármeno habían sido acusadas de brujería y a esta última la quemaron en la hoguera.

Acto II

A los criados les parece bien que Calisto le da a Celestina 100 monedas porque así podrán repartírselas equitativamente.

Calisto duda de Pármeno cuando están practicando esgrima y éste le dice que Celestina no es de fiar, pero Calisto lo interpreta como que su criado no se lo dice con razón, sino que lo hace movido por la envidia, y deposita su confianza en Sempronio.

Acto III

Sempronio se muestra cobarde porque tiene miedo a que Celestina le traicione en cualquier momento.

Celestina hace un conjuro a Plutón para que Melibea se enamore de Calisto tanto como él lo está de ella.

Acto IV

No quiere que los criados de Calisto piensen que es una traidora y deduce lo que pueden pensar acerca de su comportamiento y se tranquiliza pensando que a estado en peores situaciones.

La alcahueta provoca a Melibea para que muestre interés por Calisto. Le aconseja que viva el momento (carpe diem) antes de que le llegue la vejez.

Celestina duda si el amor de Calisto hacia Melibea es verdaderamente real y teme que Pleberio se entere de lo que está sucediendo.

Celestina describe a Calisto como un caballero mancebo, gentil hombre de clara sangre.

Acto V

Celestina dice que estuvo a punto de morir (en la hoguera) pero gracias a su astucia logro esquivar la muerte. Da gracias al diablo por cumplir todas sus peticiones. Y reconoce que su experiencia le a ayudado mucho.

Sempronio insulta a Celestina al ver que quiere engañarle como a su señor.

Acto VI

Calisto le llama a Celestina madre, reina y señora mía, singular mujer de su oficio, cautelosa hembra. Alaba su maravillosa astucia y le promete que le dará el manto.

Calisto se muestra extasiado con el cordón, hasta tal punto que le habla al cordón como si fuera la mismísima Melibea y le dice: “Que secretos no habréis visto”. Se dirige a él como “Santo cordón”.

Acto VII

Celestina sabe cual es el punto débil de Pármeno, así que le dice que si se presta a ayudarle a engañar a su amo ella le conseguirá a su deseada Areusa.

Celestina convence a Areusa, con artimañas por medio de Pármeno, haciéndole prometer que va a llevarse bien con Sempronio y no con su amo en un negocio que tienen entre manos.

Areusa esta desnuda en la cama, tapada únicamente por una sabana. Pármeno esta enamorado de ella pero también la desea físicamente, en cambio ella solo siente deseo físico, en estas circunstancias consuman su deseo bajo la atenta mirada de Celestina que no se pierde un detalle de la escena.

Acto VIII

Calisto se comporta como un loco enamorado porque se pasa el día rezando en su habitación por Melibea.

Cuando Areusa y Pármeno se despiden aparecen una serie de elementos parodicos: Pármeno no sabe si es de día o de noche, solamente han pasado una hora allí y Areusa quería más.

Acto IX

Celestina nombra mucho al vino, según ella, es lo que la mantiene viva.

Según Celestina el amor provoca perdida del sentido, cansancio en el cuerpo, la cabeza loca, todos los días durmiendo mal y las noches todas velando.

Los defectos que atribuye Areusa a las señoras son: no gozan ni conocen los dulces premios del amor, nunca tratan con parientes de igual a igual y no pueden hablarles de tú a tu, son señora de (el marido) a lo que Areusa sostiene: “Jamás me precie de llamarme de otra sino mía”

Actualmente Celestina trabaja con prostitutas, pero ni comparación con el pasado, cuando lo hacía a gran escala y regia un burdel donde ellas le respetaban.

Acto X

Celestina define el amor de esta manera:

Amor sabroso dolor, un fuego oculto, una herida que da placer, una tormenta gozosa, una dulce muerte.

Acto XI

Celestina le dice a Calisto que Melibea es más suya que de sí misma. Para él es imposible y no se lo cree está loca porque para él su amada es su señora, su Dios, su vida y él es su siervo y su cautivo.

Acto XII

Ante los requerimientos de Calisto, Melibea nada más verle en la primera cita le ataca diciéndole: “La sobrada osadía de tus mensajes me ha forzado a verte, señor Calisto. No sé qué piensas más sacar de mi amor, de lo que entonces te mostré” (refiriéndose al primer encuentro que tuvieron al salir de la iglesia en el que ella le mando a paseo).

Rechaza a Calisto diciéndole que su honra y su persona están en juego.

El carácter cobarde e inconstante de Sempronio se manifiesta cuando le dice a Calisto: “Nosotros a la primera cosa que ocurra tomamos las calzas de Villadiego”

Acto XIII

Cuando Sosia le comunica que Sempronio y Pármeno han muerto, a Calisto no le afecta ya que en la única persona que piensa es en Melibea.

Acto XIV

Calisto le dice a Melibea: “ ¿Pero esperas que rechace un regalo cuando me lo dan? Deseándote he navegado mares de fuego. ¿No voy a desembarcar cuando llegue a puerto?”

Calisto reflexiona sobre la muerte de sus criados y se plantea que ha podido hacer para que ellos le hayan traicionado.

El joven noble se despide de su amada alegando que ya es casi de día y que no le parece que haya pasado una hora pero el reloj ya da las tres.

Las quejas de Melibea por haber perdido la virginidad son: porque Calisto ha querido que pierda el nombre y la corona de virgen, si su madre lo descubre se va a enfadar, ha dañado la fama de su padre y ha quebrantado las normas de su casa.

Acto XV

Areusa le pide a Elicia que le diga cuando y donde van a verse Calisto y Melibea, para llevar a cabo su venganza. Elicia no lo sabe pero le recomienda que vaya donde Sosia y se lo intente sonsacar. Areusa le jura a su amiga que Melibea va a llorar lo que ella a llorado.

Acto XVI

Los padres de Melibea querían dejarla casada, antes de abandonar el mundo, con un hombre rico que la mantuviese. Según ellos Melibea es pura y pose una buena reputación y actúa según como la han educado. La madre es muy ingenua y lo demuestra cuando asegura que su hija no ha estado nunca con un hombre.

Melibea no quiere casarse con un hombre al que no ama y puestos a elegir prefiere vivir feliz en pecado que triste casada.

Acto XVIII

Se ve que Centurio es una persona cobarde en el momento que él dice que matará a Calisto y Melibea delante de las mujeres pero después teme por su vida, así que manda a otras personas a realizar ese trabajo.

Acto XIX

Las lamentaciones más significativas de Melibea en lo alto de la torre son:

“¿No veis que se han llevado muerta mi vida?”

“No pugnes por venir padre. Si entiendes lo que digo acabaras por disculparme”

“Al cortar su vida cortaron también mi esperanza. Seria crueldad que yo viviera habiendo muerto mi amor. Dueño mío aguárdame”

Acto XXI

Quejas en el llanto de Pleberio:

“Porque no quisiste que te detuviera” Subió a evitar que su hija se tirara pero llego demasiado tarde.

“Porque no te compadeciste de tu madre” La madre se queda mentalmente abatida después del suceso.

“Porque fuiste tan cruel conmigo” El padre esta muy afligido.

“Porque me dejaste triste y solo, cansado y viejo en este valle de lagrimas” Hace alusión a un viejo tópico medieval en el que se considera la vida como un lugar en que se va a sufrir.

  • Comentario crítico, valoración personal

La historia de La Celestina contada en la película me parece apasionante. Una de las cosas que más me ha encantado de la misma es el realismo de los personajes. Todos ellos transmiten una sensación de verdad y de realismo, ya que todos ellos se mueven por intereses sexuales o económicos. Uno de los protagonistas que más trasmite es la vieja Celestina. Me llama mucho la atención la capacidad que tiene para manipular a todos en su provecho.

Otro de los elementos que me ha cautivado de la representación escénica plasmada en la película, son los escenarios en los que trascurren los hechos, tanto las calles con sus escenas costumbristas como las casas de los personajes.

Inicialmente el tema del amor parece ser el fundamental, pero en el contexto general ese amor pasa a ser un amor trágico, un amor combinado con muerte, dolor y drama. Sólo son dos noches en que se aman los jóvenes y ya la muerte ronda sus alrededores con el asesinato de la Celestina, al que le seguirán otros acontecimientos dolorosos como la muerte de Calisto, el suicidio de Melibea y las muertes colectivas de los criados. Es una cadena de muertes trágicas.

El léxico de la película es claro, conciso y sencillo, al contrario que el del libro que al estar redactado en castellano antiguo es confuso y complicado de entender

El final es bastante predecible, pero a lo mejor no tanto para la época en la que fue escrito. Además si tenemos en cuenta que el objetivo de la obra era servir como lección a los jóvenes que buscaban un amor apasionado, es lógico que este sea así, trágico y moralizante.

En general la película me ha resultado muy interesante, nos traslada perfectamente a la situación en la que se encuentran los personajes y nos trasmite lo que sienten y lo que viven.

  • Exposición de los temas siguientes

  • Estudio del lenguaje

A lo largo de la obra se pueden distinguir, un lenguaje culto y un hablar popular plagado de refranes y expresiones perspicaces. Sin embargo, no hay una clara separación, y el lenguaje no corresponde, a diferencia de lo que se podría pensar, al estamento social (señores y criados) ya que ambos se utilizan indistintamente dependiendo del emisor, el receptor y del tema tratado; así pues Celestina utilizará el que más le interese en función del personaje con el que hable. Aunque se aprecia una cierta diferenciación, ya que cada personaje utiliza el nivel del lenguaje que le es propio. Cabe destacar la gran abundancia de refranes, algunos de los cuales se citan a continuación:

    • El pronto pago asegura el pronto servicio.

    • Cuando uno sube con malas artes baja más deprisa de lo que subió.

    • A tuerto o a derecho nuestra casa hasta el techo.

    • El dinero parte las peñas.

    • A quien dices tu secreto das tu libertad.

    • Yo me pierdo por bueno y otros se ganan por malos.

    • Ofrecer mucho a quien pide poco es no darle nada.

    • Cada buhonero alaba su mercancía.

    • Cuando muchos lo dicen, muchos se engañan.

    • Vil sea quien pos vil se tiene.

    • No por mucho madrugar amanece más temprano.

    • Donde hay dinero no hay compañero.

    • No lo perdamos todo por querer abarcar demasiado. Quien mucho abarca poco suele apretar.

    • De enemigos los menos.

    • Quien tal hace que tal pague.

    • Quien bien quiere a Beltrano todas sus cosas ama.

Seguidamente menciono citas o expresiones de los personajes que me han parecido interesantes incluir:

  • Melibea esta leyendo un libro en el que se hace una descripción del amor: “Es dolor y más dolor, apenas llega placer cuando se ha de terminar, esto mi vida es amor, tan sencillo de perder, cuanto duro de ganar”

  • Celestina entra en casa de Melibea y quiere ir a hablar con ella pero como sabe que está mal hecho y sus padres se lo tienen prohibido le dice a Lucrecia: “Avísame si viene mi madre”

  • Cuando Celestina le nombra a Calisto, Melibea le grita indignada: “Como te atreves alcahueta. No me vuelvas a mentar a ese loco o caeré aquí muerta”

  • Celestina le entrega el cordón a Calisto y éste está ensimismado con él. Sempronio con su habitual descortesía y desparpajo suelta otra de sus joyas: “A ver si por gozar con el cordón no va a ser capaz de disfrutar con Melibea”. A lo que Calisto replica: “Él y yo nos entendemos”

  • Melibea consciente de su condición como mujer, lo expresa así: “¿Por que una mujer no puede descubrir su tormento, su amor, como lo hace un hombre?”

  • Pármeno no se fía del todo de Celestina y le dice a su amigo Sempronio que le dice que es de fiar: “Las palabras bien están, te haré caso cuando vea las obras”

  • “Nadie es tan joven que no pueda morir mañana ni tan viejo que pueda vivir un día más” argumenta Celestina cuando le dicen que tiene envidia de no ser joven.

  • “Yo te enviare al infierno” Pármeno cuando va a matar a Celestina.

  • Lucrecia regaña a Melibea de la siguiente manera: “Tened valor para sufrir como lo tuvisteis para gozar”

  • La educación de los hijos

En la Edad Media la educación de los hombres era diferente a la de las mujeres.

A los varones nobles se les instruía en las artes de la guerra, como manejar un arma, etc., para conseguir un puesto en los ejércitos que los nobles poseían o para estar al servicio de ellos para defender sus tierras.

Los hombres del pueblo llano trabajaban en labores agrícolas desde niños, otros aprendían el oficio familiar y algunos se enrolaban como soldados en los ejércitos de los nobles. La mayoría no iba a la escuela con lo que eran analfabetos.

La formación de las mujeres de la nobleza se realizaba en casa bajo la tutela de los padres o de un ama de cría, e iba destinada principalmente a adquirir unos modales y buenas maneras de cara al matrimonio con un hombre noble bien posicionado dentro de su clase. En este grupo encontraríamos a Melibea.

En la otra cara de la moneda estarían las mozas del pueblo que apenas recibían educación, en este caso ésta iba destinada a aprender un oficio. En este conjunto se hallaban muchas mujeres, entre ellas Celestina y sus pupilas, ya que el ochenta por ciento de la sociedad estaba formada por el pueblo llano.

Como las familias tenían muchos hijos uno de los hombres se dedicaba al sacerdocio y las hijas que no podían ser atendidas por sus padres por diferentes causas eran recluidas en un convento en el que recibían una educación religiosa hasta su mayoría de edad y salían de éste para contraer matrimonio.

Pleberio y Alisa creen haber educado bien a su hija, pero Melibea se encuentra sobreprotegida por ellos.

Actualmente la educación de los hijos se realiza en centros especializados, pero no solo es labor de los educadores y los padres juegan un papel importantísimo en la educación de sus hijos ya que en función de ésta se comportaran y actuaran sus retoños.

  • La misoginia

La aversión a las mujeres manifestada en el film es un fiel reflejo de la época. Ya que en aquel momento de la historia la misoginia estaba muy presente. En una sociedad machista donde el papel de la mujer era nulo o insignificante las injusticias contra el sexo femenino estaban a la orden del día.

Esto puede apreciarse en la actitud de los padres, usual y frecuente en aquella jerarquía, consistente en casar a su hija con un noble de buena familia, distinguida y con buena reputación, para dejarla acomodada y asentada antes de que ellos pasasen a mejor vida. No les importa si Melibea ama o no a ese hombre; en ocasiones la mujer ni siquiera conocía a su futuro marido hasta el día del enlace y el hombre solía ser mayor que ella pudiendo incluso doblar su edad perfectamente.

Sempronio y Pármeno por su parte utilizan a la mujer en su propio beneficio. Sempronio es el amante de Elicia, y parece que no quiere llegar a más, ya que con ella puede satisfacer sus deseos carnales y conseguir placer. Pármeno no esta enamorado de Areusa, solo siente atracción física y lo que quiere es mantener relaciones con la prostituta. Además de utilizar a la mujer como un mero juguete sexual, Sempronio la humilla y la desprecia llamándola: “Casquivana, lujuriosa, antojadiza, descarada, mentirosa y enredadora”.

Bien es verdad que no podemos admitir que todos los hombres actuasen de la misma forma que Pármeno y Sempronio, ya que el enamoradizo Calisto se toma muy en serio su relación con Melibea. La trata como a una divinidad ya que para él es su tesoro más preciado. A pesar de que la mayoría de sus encuentros fortuitos al filo de medianoche en el jardín de su querida culminan con los dos enamorados realizando el acto sexual antes de despedirse hasta su próxima cita.

Melibea se lamenta por su condición de fémina, manifiesta su rabia de porque los hombres pueden exteriorizar sus sentimientos amorosos y las mujeres están obligadas a reprimirse.

A lo largo de la historia la misoginia y el machismo han estado muy arraigados en las familias y en la sociedad. Desde la antigüedad todos los aspectos de la vida han estado marcados por la superioridad del hombre sobre la mujer; durante siglos hemos heredado un sistema de valores en el que se evidencia un dominio del varón y un papel social de la mujer reducido sobre todo, a su condición de madre, esposa y ama de casa y, por otra parte, a un objeto de consumo sexual. En las sociedades modernas, desarrolladas y progresistas, la mujer ha logrado importantes avances en cuanto a la represión de otros tiempos; sin embargo, a la par de ser una profesional, sigue asumiendo casi siempre sin la participación del esposo, la responsabilidad del cuidado de los niños y en general los quehaceres domésticos. El machismo está presente en el lenguaje actual. No solo al usar adjetivos y sustantivos masculinos en el hablar general, al referirnos por ejemplo a un grupo de chicos y chicas; si no también en los sustantivos que podemos encontrar en el diccionario; un ejemplo de esto es lo siguiente: un cortesano era un hombre de la corte, mientras que una cortesana era una prostituta de elevado rango social; el favorito era el político preferido del rey, pero la favorita era la amante preferida del rey. Sin embargo en la última edición del Diccionario Real de la Academia Española ya no figuran acepciones como estas. De todas maneras, lo anterior no es más que un reflejo de la actitud machista frente al idioma que vale la pena erradicar. Nuestro idioma no es machista, sino la actitud que asumimos los hablantes frente a la lengua.