La Celestina; Fernando de Rojas

Renacimiento literario. Siglo de Oro de la literatura española. Tragicomedia. Novela humanista

  • Enviado por: Jobas
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 6 páginas
publicidad
publicidad

La Celestina es una obra cumbre de la literatura universal y española. En el periodo crucial que señala la transición entre la Edad Media y el Renacimiento. La obra recoge todo un caudal de valores y vivencias medievales transcendidos y vivificados por los aires renacentistas.

GÉNERO.

La obra tiene distintos géneros literarios, nace en la encrucijada de la novela y el teatro, grávida de formas que determinarán el quehacer en occidente en los siglos posteriores. Sus personajes encarnan un conflicto dramático que nos alcanza de lleno, porque se nos muestran como seres al desnudo, con toda su carga de humanidad carnal y trágica, plenamente identificable todos ellos, al margen de retoriasmos y convencionalismos literarios, como sujetos y victimas de la común pasión de vivir.

Así que la palabra dramática es seguramente la palabra que mejor conviene a la definición de la obra, y por ello, cualquiera que sea el sentido que atribuyamos al concepto drama. Podemos utilizarlo en el sentido coloquial y referirnos al argumento de la obra, a su desarrollo y a la fuerza y violencia de los sentimientos y situaciones que por ella desfilan . Podemos utilizarla en su sentido acepción teatral, pues la Celestina es dramatización, tanto por su carácter exclusivamente dialogado como por la ausencia de cualquier digresión descriptiva o en estilo indirecto.

Existen, sin embargo, varios elementos que nos llegarán al género novelesco.

Por una parte las dimensiones de la obra, que lo hacen practicamente irrepresentable en su integridad ; por otra parte, la presencia de lo que se ha llamado un tiempo implícito, que permita al lector intuir el paso del tiempo. El arte de Rojas descuella, aquí también el lograr producirnos sensación de un interrumpido fluir de los acontecimientos ante nuestros propios ojos . Otro elemento anti teatral presente en la obra, es la diversidad de escenarios que desfilan por ella. Además de todo esto, Rojas no pudo plantearse la representación teatral de la Celestina por la sencilla razón de que el teatro no existía en aquella época. Así se plantea la dualidad: no es teatro pero es esencialmente drama. Además integra en su desarrollo elementos narrativos que construirán las bases de la novela moderna.

TEMA PRINCIPAL QUE QUIERE COMUNICAR EL AUTOR.

La Celestina cuenta esencialmente una historia de amor y muerte, como todas las obras que han fascinado a la humanidad. El amor apasionado de los amantes Calixto y Melibea, amor nacido y al parecer cultivado en secreto por las artes de la vieja hechicera Celestina. Y la muerte, figura tan familiar al siglo XII que domina la escena con un designio fatal: mueren los criados, víctma de su codicia; muere Calixto, desesperado en su irreflexión; y muere Melibea, suicidándose, porque no le merece la pena vivir sin su amado.

Parece haber en la intención de Rojas un decidido propósito de presentar un amor culpable que atrae sobre sí el castigo.

Los hechizos de Celestina trastornan el corazón de Melibea, que busca gozar el amor de Calixto sin ver los daños a su persona o a su familia.

Calixto, por su parte no es capaz de actuar como un caballero y entrar por la puerta. También está el tema de la familia camuflado en el principal del amor, ya que los padres de Melibea, a la mirada del autor, también son culpables, por no averiguar qué está haciendo, qué piensa y siente su hija. Los criados y especialmente Celestina, viven en un mundo de delincuencia, donde ninguna virtud es respetada.

Estructura externa

La Celestina, y nos referimos a la versión completa, la cual consta de veintiún actos, a diferencia de las demás obras teatrales no se divide en escenas ni acotaciones que describan el lugar en donde se desarrollan los actos.

Fernando de Rojas, en La Celestina, tiene un punto de vista que varía a lo largo de esta, desde el autor que lo sabe todo, es decir, autor omnisciente al que va informando de aquello que ve desde fuera, es decir, el autor observador objetivo.

Estructura interna

La estructura del argumento es organizada por Fernando de Rojas, de una manera complejísima en la que no queda ningún cabo suelto. En esta estructura es fundamental la intriga de oscuros manejos para conseguir unos fines determinados y en su doble acepción de suspense.

La estructura interna o acción dramática se divide en tres partes:

Planteamiento: El acto que corresponde a esta parte es el I, el cual trata sobre el enamoramiento de Calisto hacia Melibea y el rechazo de esta lo cual lleva a Calisto a una profunda tristeza y se deja manipular por sus criados y por la Celestina.

Nudo: Los actos que corresponden a esta parte son desde el II hasta el XII, en los cuales se trata desde el comienzo de la manipulación de la Celestina hacia Calisto y los diferentes personajes. Hasta su muerte, incluyendo todos los engaños que sufren por parte de esta.

Desenlace: Los actos que corresponden a esta parte son desde el XIII hasta el XXI, en los cuales se trata desde la muerte de Celestina hasta la muerte de Calisto y Melibea, incluyendo la de Sempronio y Pármeno.

TONO DE LA OBRA

El tono de la obra es una tragicomedia, ya que trata magistralmente ambos,tanto la tragedia por la muerte, como en la comedia, representada por los criados. La obra es presentada en tono realista, porque los personajes no son nada fantásticos, las situaciones se pueden dar en cualquier momento, son sencillas y nada rebuscadas.

Los personajes son muy comunes y sencillos, no los presenta como gente común, su carácter es muy normal, como hay mucha gente igual que estos personajes.

RESUMEN DEL ARGUMENTO.

La acción de La Celestina se construye sobre los amores de Calisto y Melibea, entorno a los cuales se incorporan otros episodios que a su vez son causa y consecuencia del argumento principal.

Calisto, de noble linaje y claro ingenio, persiguiendo un halcón entra en la huerta de casa de Melibea, joven, rica y de serenísima sangre; queda prendado de ella; intenta hablarle pero ésta le despide con gesto airado. Marcha a su casa compungido y su criado Sempronio le convence para que use los servicios de una vieja alcahueta llamada Celestina. Los criados se ponen de acuerdo con ella en repartir el dinero que consiga sacarle a Calisto. Celestina cumple su misión y Melibea se entrega a Calisto. Los criados van a casa de Celestina a reclamar su parte, mas cuando ésta se niega a darles nada, ellos la matan, y ante los gritos de las pupilas de Celestina, Elicia y Areúsa, acude la justicia, los prende y ejecuta públicamente. Elicia y Areúsa deciden vengar las muertes y, sabiendo que esa noche los amantes se verán en la torre de casa de Melibea, envían a un brabucón contra Calisto, el cual al oír ruidos intenta acudir en ayuda de su criado, se cae de la tapia que estaba escalando y muere. Melibea se desespera y ante la presencia de sus padres, Alisa y Plenebio, se tira de la torre.

LOS PERSONAJES.

Celestina:

Era una mujer mayor (unos 70 años), muy sabia (esto sí se demuestra en muchas ocasiones, por ejemplo, en una situación de extrema irritación, te dice lo que tú quieres oír y lo que hace calmar la situación, también sabe mentir cuando tiene que mentir...) y polifacética (entre sus trabajos estaban: costurera, hechicera, alcahueta, prostituta...). En un periodo de la obra también se le nota que añora su vida pasada. Celestina, fue “en parte” culpable de su muerte, debido a lo avara y encogida que fue al no querer compartir el dinero de la recompensa de un trabajo realizado medianamente en común. (Es una de los personajes protagonistas).

Calisto:

Era un hombre enamorado, ese amor él lo “creía” imposible. También es una persona impaciente (porque quiere que todo se haga a la voz de ya) y desconfiado porque no cree que su amor por Melibea fuera correspondido.

Al enterarse de la muerte de Celestina, Sempronio y Pármeno no sabe como reaccionar, entonces hace profundas y largas reflexiones sobre ello y también por Melibea. (Es uno de los personajes protagonistas de la obra).

Melibea:

Una bellísima mujer (de carácter por lo menos algunas veces fuerte). En ocasiones es un poco cruel por juzgar a personas sin apenas conocerlas. Se ve reflejado en la obra, el amor que siente ella por Calisto y es tan grande que no se lo puede callar, así que se lo comentó a Lucrecia y Celestina, a ver si podía hacer algo esta última, de esta manera se sintió mucho más aliviada, (a mi parecer creo que Melibea estaba más enamorada de Calisto que Calisto de ella). Es una persona que no sabe buscar soluciones a situaciones muy dolorosas (como la muerte de Calisto) y decide solucionarla quitándose la vida. (Es una de los personajes protagonistas).

Sempronio:

Era un criado y su trabajo es intentar servir a sus amos en todo lo que pueda y este así lo hizo, porque quería ayudarle a conseguir el amor de Melibea. Él supo aconsejar a Calisto como un amigo pero este no le dejó de tratar como un criado. También era egoísta porque en una ocasión dice algo así como: “si por alguna causa yo pudiera salir como perjudicado, mejor lo dejaría todo y me quitaría del medio”. No muy rencoroso, pero era muy cruel porque por dinero fue capaz de matar a otra persona, y eso es algo que alguien que esté en su sano juicio no lo haría. (Es uno de los personajes protagonistas de la obra).

Pármeno:

Era otro de los criados de Calisto. Él conocía a Celestina tal y como era pero también era muy ignorante porque había aspectos de su vida pasada que desconocía. Era muy chismoso y fiel a su amo porque por ejemplo: venía Sempronio hablando con Celestina y allá que iba él a contárselo a Calisto. Él desconfiaba de Celestina pero cuando le hizo su sueño realidad (acostarse con Areusa), volvió a creer en ella.

Hay una frase de él que me llamó la atención y que por sí misma describe una parte de él:

“Sobre dinero no hay amistad”

(Es uno de los personajes protagonistas de la obra).

Areusa:

Era una mujer joven y bella. A Pármeno le gustaba ella y una noche se acostaron, ella al principio no quería porque decía que no le conocía, pero por no mosquear a Celestina se acostó con él. Así pues, se hizo prostituta. Es muy astuta porque en la conversación sabe guiar a la gente para que le digan lo que ella quiere oír. También es una persona muy vengativa.

Elicia:

Estaba enamorada de Sempronio y discutía mucho con el pero yo creo que todo era porque a su manera le quería. Es otra de las prostitutas de la obra. Presenció la muerte de Celestina, tan sorprendida estaba que calificó a Sempronio de desvariado. A raíz de eso, hizo muy buenas migas con Areusa.

Lucrecia:

Ella era un poco hipócrita porque no decía nada a la cara, sino que se las decía a si misma. Era una buena observadora, porque se daba cuenta de algunas cosas antes de que el propio afectado lo diga. Y también era muy cotilla, porque muchas veces se ponía a escuchar por detrás de las puertas.

Alisa:

Era la madre de Melibea, la cual tenía aspectos muy parecidos a su hija. Era un poco desconfiada y casi siempre, mira antes el prestigio y la fama de su familia, debido a eso no quería que Celestina entrara en su casa, vaya que le fuera a dañar ese prestigio.

Pleberio:

Era el padre de Melibea, era una persona sería y que tiene un gran amor por su hija. Melibea habla de él en una parte de la obra y lo describe en una frase:

“No hay tan manso animal que con amor o temor de sus hijos no asperece”.

Tristán:

Criado de Calisto (él y otro (Sosia) hacen de sustitutos de Pármeno y Sempronio a la muerte de ambos). Era un criado muy fiel y sabía dar buenos consejos, pero pasaba un poco desapercibido en todo.

Sosia:

Criado de Calisto, a él le impactó mucho la muerte de sus dos compañeros. Es un poco entrometido porque se entera de todo lo que pasa en lo referido a Elicia, Areusa. Y también, al igual que Tristán, es un fiel criado.

Centurio:

Era un rufián, se acostó con Areusa (ésta le ayudaba mucho en todo lo que podía). En pocas palabras se podría decir un aspecto muy destacado de su persona: “era un matón”.

Claudina:

Es un personaje que no aparece en la obra porque se supone que está muerta, pero se nombra y se habla un poco de ella. Era la madre de Pármeno y Celestina dijo que de esta señora sacó casi todo su saber “eran como uña y carne”.

LUGAR DE ACCIÓN .

Sevilla, Toledo y Salamanca, son las ciudades que parecen reflejar mejor el ambiente descrito por Rojas en la obra.

BIBLIOGRAFÍA.

  • Gran Larousse Universal.

  • Libro de la Celestina. Ed Catedra.

  • Enciclopedia Encarta.