La Celestina; Fernando de Rojas

Renacimiento literario. Siglo de Oro de la literatura española. Tragicomedia. Novela humanista. Lenguaje y estilo

  • Enviado por: Sandra
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 13 páginas

publicidad
cursos destacados
Curso completo de piano - Nivel básico
Curso completo de piano - Nivel básico
Este curso de piano está pensado para todos aquellos principiantes que deseen comenzar a tocar el piano o el...
Ver más información

Cómo montar un Ordenador
Cómo montar un Ordenador
En este curso te guiamos de una forma muy práctica y gráfica, para que puedas realizar el montaje de tu...
Ver más información


LA CELESTINA

ÍNDICE

  • SINTESIS DEL ARGUMENTO………………………II

  • CARACTERIZACIÓN DE LOS PERSONAJES…...VII

  • ESPACIOS Y AMBIENTES EN LA CELESTINA… IX

  • TEMAS……………………………...………………... X

  • LENGUA Y ESTILO:

  • LENGUAJE COLOQUIAL Y CULTO………………...XII

  • OPINIÓN PERSONAL…………………………..….XIII

  • Síntesis del argumento.

  • (acto I)

    Calisto entra en casa de Melibea y se le acerca para hablar con ella declarándole su amor pero ella le rechaza cruelmente. El joven se va a casa desconsolado. Allí esta Sempronio (su criado mayor) que le pregunta lo que le sucede, Calisto le cuenta su dolor y Sempronio, después de reprocharle como son las mujeres, le aconseja que vaya a ver a una vieja, Celestina, a la que él conoce y que esta seguro que le podría ayudar. Calisto esta de acuerdo y lo manda a hablar con Celestina. Sempronio va a casa de Celestina, donde esta Elicia, una prostituta que vive con Celestina y de la cual esta enamorado Sempronio. Hablan Celestina y Sempronio sobre su amo Calisto y van hacia su casa.

    Mientras tanto, Calisto esta junto a Pármeno, otro criado de Calisto más joven, que no esta de acuerdo con Sempronio porque ve los negocios turbios que se traen ente manos este y Celestina, los que piensan sacar un buen partido del amor de Calisto. Pármeno conoce desde niño a Celestina ya que su madre se lo encomendó. Celestina le reprocha a Pármeno lo que este le ha dicho a su amo y le intenta hacer cambiar de opinión sobre ella y sobre Sempronio, para que les ayude en este negocio y así tendrá recompensa.

    Al bajar Calisto le da a Celestina cien monedas de oro y se marcha esta a su casa.

    (acto II)

    Al irse Celestina de casa de Calisto, queda este hablando con Sempronio sobre la tardanza de Celestina en cumplir su trato y manda a Sempronio a ver a Celestina para que cumpla el negocio.

    Calisto se enoja con Pármeno porque habla mal de Celestina y se va a montar en caballo.

    (acto III)

    Llega Sempronio a casa de Celestina, a la que reprende por su tardanza, hablan sobre Pármeno y Celestina le cuenta su plan para hacerlo de los suyos, mezclando en esto a Areúsa, prima de Elicia, de la cual esta enamorado.

    Celestina manda a Elicia a buscar unos elementos para invocar al demonio y hechizar a Melibea.

    Quedan solos Elicia y Sempronio.

    (acto IV)

    Celestina mientras va a casa de Melibea va hablando consigo misma reprochándose del lío en el que se ha metido. Al llegar a casa de Melibea ve a Lucrecia, criada de esta. Consigue entrar diciendo que vende hilos, y Alisa la deja con su hija a solas porque se tiene que marchar.

    Celestina comienza alagándola y le vende un hilado (en el cual ha hecho el hechizo) y después le comenta que esta allí por Calisto, Melibea se enfada y quiere echar a Celestina de su casa, pero la astuta vieja le dice que es por un dolor de muelas que tiene el chico y le pide un cordón y una oración que tiene ella para sanarlo, Melibea se calma y le da el cordón.

    (acto V)

    Al partir de casa de Melibea Celestina hablando consigo misma. Al llegar a su casa habla con Sempronio que la está esperando, mientras van hacia casa de Calisto le va contando su visita a Melibea.

    Pármeno los ve y avisa a Calisto, este le manda bajar a abrir la puerta.

    (acto VI)

    Entra Celestina en casa de Calisto y este le pregunta con impaciencia sobre lo que a conseguido de su amada Melibea. Celestina, dando mucho rodeos, le cuenta lo que ha conseguido de Melibea y le dice que es la espera al día siguiente. Mientras Celestina habla, Pármeno le reprocha todo lo que dice, reprendiéndolo Sempronio.

    Celestina le entrega el cordón a Calisto y este lo abraza como algo sagrado. Celestina se tiene que marchar y llevarse el cordón y Calisto le recompensa, por lo conseguido, con ropa.

    Celestina se marcha acompañada de Pármeno.

    (acto VII)

    Por el camino hacia casa de Celestina, esta le encamina hacia la amistad de Sempronio. Pármeno le recuerda la promesa que esta le hizo sobre Areúsa. Y van juntos hacia casa de esta.

    Al llegar Celestina sube a hablar con Areúsa y esta rechaza que suba Pármeno ya que siente vergüenza de él, pero Celestina la convence. Sube Pármeno y se marcha Celestina dejándolos solos, y quedándose Pármeno toda la noche.

    Al llegar Celestina a su casa le reprocha Elicia su tardanza.

    (acto VIII)

    Al llegar la mañana se despierta Pármeno, que se va de casa de Areúsa hacia casa de su amo. Pármeno se alegra de lo conseguido con Areúsa y porque a quedado con ella para comer en casa de Celestina.

    En la puerta de casa de Calisto esta Sempronio esperándolo, que se queja por su tardanza. Pármeno le cuenta lo que le ha sucedido en casa de Areúsa y su nueva cita hoy para comer, a la cual también va Sempronio.

    Calisto se despierta y manda a sus mozos que le preparen para ir a misa.

    (acto IX)

    Sempronio y Pármeno cogen comida de casa de Calisto y se van a casa de Celestina, hablando entre ellos.

    En casa de la vieja están Areúsa y Elicia esperándolos. En la comida Sempronio nombra gentil a Melibea y Elicia se enfada y se levanta de la mesa. Los demás la tratan apaciguar.

    Estando ellos hablando entra Lucrecia, criada de Melibea, a llamar a Celestina de parte de Melibea.

    (acto X)

    Melibea habla consigo misma, esperando la llegada de Lucrecia con Celestina. Al llegar a la casa entra primero Lucrecia para ver con quien habla su señora, hace entrar a Celestina.

    Melibea le dice que la ha llamado para que cure su mal, después de dar muchas razones, le descubre que la causa de su mal es el amor que siente por Calisto. Celestina les prepara un encuentro para esa misma noche, a las doce, en la puerta de casa de Melibea.

    Como ven venir a Alisa, se marcha Celestina de casa de Melibea, preguntándole Alisa que hacia allí le contesta que para vender hilado. Alisa le prohibe a su hija que vuelva a ver a Celestina.

    (acto XI)

    Al salir Celestina de casa de Melibea, va por la calle hablando sola. Ve de lejos a Sempronio y Pármeno, que van a la iglesia a por su señor, y los sigue.

    Sempronio habla con Calisto cuando llega Celestina detrás de ellos. Van a casa de Calisto y allí Celestina le cuenta lo conseguido con Melibea, mientras estos están en razones, Sempronio y Pármeno hablan entre sí. Calisto le ofrece a Celestina una cadena de oro como recompensa.

    Se marcha la vieja con prisa hacia su casa, con la cadena, donde esta Elicia esperándola. Cenan y se marchan a dormir.

    (acto XII)

    Llegada la noche, Calisto y sus criados van a preparar las armas para partir hacia casa de Melibea. Esta y Lucrecia están en la puerta esperando a Calisto.

    Al llegar a la casa se acerca Calisto a la puerta donde habla con Lucrecia, esta se marcha a dormir dejando solos a los dos jóvenes. Estos hablan a través de la puerta.

    Al cabo de la noche los dos criados hablando entre ellos, escuchan el ruido de gente y echan a correr, al darse cuenta de que es el alguacil vuelven a por su señor, este se despide con tristeza de su amada, quedando para la noche siguiente a la misma hora.

    Los padres de Melibea, Pleberio y Alisa se despiertan y van a ver a su hija que los tranquiliza, diciéndoles que tenía sed y fue a por agua.

    Calisto y sus criados se van hacia casa para dormir, pero cuando el señor de la casa se acuesta los criados van a casa de Celestina a cobrar lo que habían acordado.

    Celestina se niega a darles su parte disimulando, como quien no sabe lo que le quieren decir. Sempronio y Pármeno se enfadan con la vieja y riñen, forzándola y matándola, asestándole más de treinta cuchilladas. Al griterío de la vieja y de Elicia se acerca mucha gente y Pármeno y Sempronio huyen saltando desde una ventana, quedando al caer medio muertos, allí mismo los prenden.

    (acto XIII)

    Se despierta Calisto de dormir, ajeno a todo lo ocurrido, hablando solo y llama a sus criados, Tristán, otro criado, le contesta que no hay nadie más en la casa y este le ordena que le deje seguir durmiendo.

    Al bajar Tristán a la puerta se encuentra con Sosia, el mozo de espuelas, que llega a la casa llorando. Tristán le pregunta que le pasa y este le contesta que ha visto a Pármeno y a Sempronio están degollados en la plaza por asesinos de la vieja Celestina.

    Ambos suben a contárselo a su amo que siente pena por lo pasado con sus criados y piensa en preparar a Tristán y a Sosia para que le acompañen a casa de Melibea.

    (acto XIV)

    Melibea está preocupada hablando con su criada mientras espera la llegada de Calisto, que tarda mucho.

    Calisto llega acompañado de los jóvenes criados, y sube por una escala al huerto de Melibea donde esta le espera. Calisto quiere gozar de Melibea esta se niega porque perderá su honradez. Una vez Calisto cumple su voluntad se retira hacia su casa quejándose de su corta estancia con su amada.

    En su casa se duerme hasta tarde mientras sus criados ven pasar a Elicia.

    (acto XV)

    Elicia va hacia casa de su prima Areúsa a contarle su pena. Allí encuentra a su prima discutiendo con un hombre, llamado Centurio.

    Cuando se marcha Centurio quedan solas las dos jóvenes hablando, Elicia le cuenta a su prima la desgracia que a ocurrido en su casa y el dolor que siente por estas perdidas y quiere vengarse de Calisto y Melibea. Estas quedan en hablar con Sosia y con esto vengarse de los señores.

    (acto XVI)

    Pleberio y Alisa creen que su hija Melibea posee el don de la virginidad y piensan en casarla. Lucrecia que lo está escuchando todo corre a contárselo a su señora. Esta la manda salir a donde están sus padres y así hacerlos callar.

    (acto XVII)

    Elicia, haciendo caso de los consejos de su prima, decide dejar de lado el luto y va a casa de esta para ver si la ha visitado Sosia.

    En esto aparece el joven, Elicia se esconde, y Areúsa con sus malas artes y sus mentiras lo seduce y este le cuenta las visitas de su señor con Melibea cada noche.

    (acto XVIII)

    Al irse Sosia, Elicia decide que Areúsa debe hacer las paces con Centurio y para ello van Elicia y Areúsa a casa de Centurio, una vez allí le ruegan que vengue las muertes en Calisto y Melibea, y Centurio se lo promete.

    Pero este no lo quiere cumplir y manda a Traso el cojo y a sus dos compañeros.

    (acto XIX)

    Van Calisto con sus criados a casa de Melibea, allí está esta esperándolos y cantando con Lucrecia. Llega Calisto al huerto de Melibea y queda junto a esta.

    Sosia le cuenta a Tristán lo que le ha ocurrido con Areúsa y este le advierte de que puede ser una trampa.

    Ven venir a Traso con otros dos, por mandato de Centurio, y Sosia sale a alejarlos.

    Entre todo este jaleo quiere bajar Calisto ayudar a sus criados, cosa que Melibea intenta impedir, pero no puede y Calisto baja por la escala sin sus armaduras, Tristán le avisa que no pasa nada y que ya vuelve Sosia pero Calisto sigue bajando y se cae de la escala quedando con la cabeza abierta en el suelo.

    Al verlo muerto Melibea se lamenta.

    (acto XX)

    Lucrecia va a avisar a Pleberio del dolor que siente su hija y este va corriendo a verla. Intenta consolarla pero no puede porque el dolor que siente su hija es muy fuerte, quiere llamar al médico pero su hija no le deja porque su dolor no tiene cura. Melibea le dice que su dolor es de corazón. Pleberio va a por unos instrumentos musicales que le ha dicho su hija que le suba a la torre para calmar su dolor y Melibea manda a Lucrecia a que retenga a su padre abajo para que no suba y poder morir sola. Cuando vuelve Pleberio la espera abajo como Lucrecia le ha dicho y escucha como su hija le descubre la causa de su dolor y todo lo que estos días atrás a sucedido con su amado Calisto y se suicida.

    (acto XXI)

    Pleberio cuenta a su mujer lo ocurrido y se queja al amor por la desgraciada muerte de su hija.

  • Caracterización de los Personajes.

  • Celestina:

    Perversa, alcahueta, mediadora, pasado pecador, sabiduría de viejos o de experiencias (más sabe el diablo por viejo...), diabólica, conocedora de los puntos flacos de los demás; falsa, avarienta, cruel. Sus conocimientos de magia, junto con su experiencia y su avaricia, quiere conseguir dinero para su vejez, serán los detonantes del desarrollo de la obra acabada por lo mismo en tragedia.

    Calisto:

    Joven acomodado, tiene una buena situación económica. Su locura amorosa le hace ser inseguro. Egoísta, no duda en desentenderse de su verdadero problema y pasárselo a sus criados, implorando y rogando, perdiendo su dignidad. Muestra un verdadero apasionamiento carnal. Lo único que pretende es conseguir el amor de su amada Melibea, le cueste lo que le cueste (muerte de sus criados, de Celestina y la suya).

    Melibea:

    No es una mujer ingenua. Señorita, joven, apuesta, rica. Muestra un amor espiritual muy fuerte, y una gran resistencia a perder su honor a pesar de ser por amor; pero se entrega al amor y disfruta con mucha pasión. Al principio parece una inocente romántica capturada por los trucos de la Celestina, pero luego aprovechará para desquitarse. Melibea es muy humana: rechaza, duda y se suicida cuando muere Calisto.

    Sempronio:

    (Criado de Calisto). Es mentiroso, manipulador, hipócrita, cínico, desleal, rencoroso, cobarde, codicioso. Llevará a Calisto hacia la perdición cuando le presente a la Celestina. Tiene completa aversión a las mujeres

    Pármeno:

    (Criado de Calisto). Es leal, hasta que la lujuria y el pecado le llevan a unirse a la Celestina, que pasa de ser un criado fiel a ser cínico y desleal, cuya única importancia es el dinero y el placer sexual. Intentará abrirle los ojos a Calisto, para que se de cuenta de que la Celestina lo que quiere es sacarle el dinero. También le advierte que las mujeres no merecen la pena, aunque él acabará traicionándole por lujuria.

    Elicia y Areúsa:

    Dos jóvenes prostitutas, instrumentos de la malvada Celestina.

    • Elicia: Prostituta feliz poco previsora, lleva una vida de burdel y es muy dependiente de Celestina; es impulsiva, atrevida, celosa, ociosa, débil.

    • Areúsa: Es muy astuta, apariencia débil e inocente y resulta ser una fiera, astuta y arrogante. Es independiente y vengativa.

    Lucrecia:

    Criada de Melibea. Es fiel. Capturada en su propio silencio.

    Padres de Melibea:

    Confían en su hija y en la educación que de ellos a recibido. No saben nada de su hija y de lo que le sucede.

    • Alisa: Cierto orgullo, soberbia por su riqueza y su posición social. Autoritaria.

    • Pleberio: Cálidamente humano. Ama a su hija con ternura, comprensivo, no autoritario, afectuoso, vacilante, poco prudente, débil ante su hija, inocente, confundido con respecto a su hija.

    Sosia y Tristán:

    (Criados de Calisto). Aparecen en la obra después de la trágica muerte de Pármeno y Sempronio, Estos dos criados le sirven de gran ayuda a Calisto.

    • Sosia: Bondadoso, necio, instrumento inconsciente de la venganza.

    • Tristán: Criado fiel y encariñado con su señor.

    Centurio:

    Típico matón que se las da de forzudo. Manda a Traso el cojo y a otros dos (responsables involuntarios de la muerte de Calisto) para que cumplan la venganza por él.

  • Espacios y ambientes en La Celestina.

  • Uno de los espacios más importantes en la obra es la ciudad ya que es el marco donde se desarrolla la acción.

    El primer lugar que aparece en la obra es el huerto de la casa de Melibea; allí se conocen los protagonistas, allí Calisto se enamora de Melibea y allí se encuentran los dos enamorados para dar rienda suelta a su pasión, también desde allí sucede la trágica muerte de Calisto y el desenlace final de la obra. En la casa, Melibea vive con sus padres y criados (Lucrecia).

    La casa de Calisto es otro lugar importante en la obra porque allí sufre sus penas de amor Calisto; allí conoce a Celestina, mediadora de su amor; y allí sucede la mayoría de la obra porque allí se dan los encuentros con Celestina y allí viven los criados junto con Calisto.

    La casa de Celestina; Celestina vive allí con Elicia; allí se dan lugar los encuentros de Sempronio con la joven, visitas a la vieja, allí hace conjuros y allí muere asesinada y también se da allí la captura de Sempronio y Pármeno y casi su muerte.

    También aparecen en la obra el nombre de algunas iglesias ( La Magdalena); casas como la de Areúsa , no es un lugar muy importante en la obra pero allí se encuentran Pármeno y Areúsa y esta con su prima o con otros hombres como Centurio o Sosia; o la casa de Centurio.

  • Temas.

  • El amor

    El amor como pasión irrefrenable experimentada por Calisto al ver a Melibea es el motor que pone en marcha la obra.

    Pero, en un plano más amplio, no sólo Calisto y Me­libea giran en torno al amor, sino que todos los per­sonajes están dentro de su órbita.

    Calisto, que encubre su pasión amorosa, su apetito se­xual tras el disfraz de enamorado cortés, aunque su comportamiento desvela en ocasio­nes lo que en realidad esconde tras esa máscara, vive por y para su pasión, olvidado de todo lo que no sea obtener a Melibea y, ya conseguida, de lo que no sea estar con ella en el jardín, aislado del mundo exterior o encerrado en su cámara, rememorando a la amada.

    Melibea, aunque en un principio ha rechazado la pro­posición de Calisto, acaba sucumbiendo a la fuerza del amor, tras un proceso en el que interviene la hechicería de la vieja Celestina. Tan pron­to como acepta el hecho, y deja a un lado las trabas so­ciales que han pesado en su decisión, el amor pasa a ser la única razón de su existir; se convierte en fuente de gozo, pero también de dolor y causa de su muerte.

    Celestina hace del amor y de las pasiones humanas ra­zón de su subsistencia.

    Sempronio y Pármeno también se ven envueltos en el fuego del amor. Sempronio el consejero conocedor teórico de los peligros del amor y las muje­res, está preso en las redes de Elicia, prostituta que no tiene ningún reparo en engañarle. Pármeno, el cria­do fiel, va a entrar en el “negocio” de los amores de Ca­listo y Melibea movido principalmente por su sensualidad de adolescente, que tan bien ha sa­bido ver y aprovechar Celestina.

    Los demás personajes giran asimismo en torno al amor: Elicia y Areúsa hacen de él su profesión; la pro­pia Lucrecia, que contempla con “dentera” los abrazos y besos de Calisto y Melibea, se lamenta de la cortedad de Sosia y Tristán, que, a su vez, envidian los amores de su amo (Sosia ya antes se había dejado prender en los encantos engañosos de Areúsa).

    Pero si el amor es fuente de placer, de gozo, lo es tam­bién de dolor. Y así, desde la perspectiva pesimista que impregna toda la obra, los personajes, dominados por sus pasiones —lujuria o codicia—, van a sufrir las consecuencias.

    La muerte

    Los enamorados, absortos en su amor, encuentran la muerte:

    Calisto por azar, e irónicamente, cuando sale por una vez de su ensimismamiento y decide actuar como caballero en ayuda de sus criados; Melibea por propia voluntad, al perder a Calisto, razón de su exis­tencia. Celestina y los criados encuentran también la muerte: la primera a manos de Sempronio y Pármeno; éstos, tras arrojarse desde una ventana, ya casi sin vida, por acción de la justicia. Los demás personajes sufren igualmente la crueldad de la vida: todos como testigos de las muertes; Pleberio y Alisa, al verse privados de su hija; Elicia y Areúsa, al perder a sus amantes y a Ce­lestina.

    La muerte antes de hacerse realidad preocupa a todos los personajes y todos la temen.

    Aparte del amor y de la muerte también se dan otros temas como la brujería de Celestina; el dinero o la codicia que es la causa de varias muertes … aunque estos temas no sean tan importantes.

  • Lengua y estilo:

  • Lenguaje coloquial y culto.

    En la obra se dan lugar dos tipos de lenguajes:

    CULTO:

    En el lenguaje culto se suelen utilizar; la sintaxis latina, citas de escritores, alusiones históricas…

    Características:

    Verbos al final de la oración.

    Cultismos.

    Amplificaciones de carácter retórico.

    Recursos retóricos.

    Calisto y Melibea utilizan un lenguaje culto de estilo elevado, en Calisto llega a ser una retórica hinchada y pedante. Melibea muestra un lenguaje culto, retórico y casi barroco, por lo pesado y repetitivo que se presenta, pero que refleja a la perfección la vehemencia de ese amor y su resistencia a exteriorizarlo. Celestina muestra aquí su variedad, dejando ver su lenguaje y estilo más culto, refinado y de respeto; y es que, como una buena vieja que es; sabe tratar a cada uno según su condición; de ahí que en este caso utilice gran cantidad de refranes, cultismos...

    POPULAR:

    • Características:

    • refranes

    • ironía

    • insultos y vulgarismos

    • comparaciones coloquiales, exclamaciones.

    • Los diálogos entre prostitutas y sirvientes son de una gran viveza y sabor popular, llenos de sabios refranes y proverbios y de frases filosofales.

    La Celestina engloba los dos tipos esenciales de lenguaje que aparecen en esta obra. El lenguaje culto lo utilizará cuando hable con Calisto o Melibea utilizando palabras cultas y cierta retórica. El lenguaje popular lo utilizará con el resto lleno de refranes, exclamaciones y dichos populares. La variedad del lenguaje en la obra llega hasta tal punto que dependiendo de con quien hable variará la extensión de dialogo por ejemplo cuando habla con Melibea, Celestina suele soltar largos parlamentos y la otra contesta con réplicas breves, vivaces y sentenciosas. Mientras que cuando habla con los de su clase suelen ser diálogos rápidos, realistas y costumbristas

  • Opinión personal.

  • Me ha gustado la obra porque cuenta de forma amena las venturas y desventuras de los personajes.

    Lo que no me gusta es el lenguaje de la obra porque esta escrita en castellano viejo y me ha costado mucho leerla, aunque (más o menos) halla entendido todo.

    A veces la obra se hace algo pesada contando las penas que sufre Calisto por no ser correspondido en el amor que siente hacia Melibea, ya que es muy repetitivo y muy exagerado, a la hora de tomarse las noticias que le da Celestina o mientras espera algo.

    No me ha gustado el personaje de Calisto porque es muy egoísta y yo creo que no siente un amor verdadero hacia Melibea, ya que una vez que la consigue va a por lo que él quiere sin tener en cuenta los sentimientos de Melibea (que sí que esta realmente enamorada de él, aunque sea por medio del hechizo o cualquier otra cosa); y porque no siente la muerte de los que se suponían sus fieles compañeros.

    Tampoco me gustan los personajes de Sempronio, por como describe a las mujeres en el acto I; Alisa, por lo despegada que es de su hija; ni Centurio, porque es un cobarde y se las da de chulo y porque no tiene palabra.

    LA CELESTINA

    IV

    XI