La Celestina; Fernando de Rojas

Renacimiento literario. Siglo de Oro de la literatura española. Tragicomedia. Novela humanista. Amor. Muerte. Codicia. Traición. Argumento. Ediciones. Autoría. Género. Personajes. Estilo. Intencionalidad

  • Enviado por: Dark Princess
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 6 páginas
publicidad
publicidad

La Celestina

Argumento

La Celestina es una historia trágica de amor entre dos jóvenes, Calisto y Melibea. La obra comienza cuando Calisto, joven burgués, entra en la huerta de Melibea por error persiguiendo a su halcón. Al verla queda impregnado de su belleza y se enamora locamente de la muchacha, pero esta le rechaza. Por lo que, su criado Sempronio, para que cese su mal le recomienda que recurra a los servicios de una vieja alcahueta, Celestina. Esta, mediante su sabiduría y hechizos consigue que los dos jóvenes enamorados acaben juntos y se amen en secreto. Sin embargo, los criados llevados por la codicia reclaman a Celestina lo que es suyo, acabando con su vida y siendo a su vez estos ejecutados por su delito. Pronto después, Calisto muere de forma tonta al caerse por unas escaleras en una de sus visitas a su amada Melibea. De esta manera, al perder Melibea a su gran amor, se suicida porque su vida ya no tiene sentido en soledad. La obra acaba con una plegaria de Pleberio, padre de Melibea, en la que se lamenta de todo lo sucedido y de no haberse dado cuenta de que su hija, tan pura como el creía, amaba en secreto y no pudo evitar su muerte por no saber nada de lo que sentía.

Ediciones

La obra ha sido editada varias veces, pero las dos versiones principales a destacar son: Comedia de Calisto y Melibea y Tragicomedia de Calisto y Melibea. La primera fue editada en Burgos en 1499 y corresponde a la primera edición, consta de dieciséis actos y va precedida de la “Carta del autor a un su amigo” en la que se exponen las circunstancias en las que se escribió la obra. La tragicomedia de Calisto y Melibea (Salamanca. Sevilla, 1502) tiene veintiún actos y además se incluye en el prólogo el por qué del cambio del titulo y los nuevos actos.

Autoría

En cuanto a su autoría, se sabe que Fernando de Rojas (autor conocido de la Celestina) no escribió el primer acto sino que se lo encontró y según el nos dice éste, le gusto tanto que decidió acabar él mismo la obra. Sin embargo, debido a esta incertidumbre se plantea que quizás la Celestina pueda tener un segundo autor, desconocido a fecha de hoy. De esta forma, se habré una polémica sobre si hay dos autores o el mérito es solo de Rojas. Aunque, la doble autoría hoy en día es lo mas aceptado.

Género

En torno a este apartado, también se ha levantado la polémica. Pues, el titulo, el carácter dialogado y la ausencia de narración nos indican que se trata de una obra dramática y eso se pensaba en los siglos XVI y XVII. Pero, la escasez de acción, los largos parlamentos, la longitud de la obra y los cambios de escenarios la han convertido incluso en una obra sin género. Hoy por hoy, se la considera una comedia humanística, por su gran similitud a Petrarca.

Personajes

La obra destaca por el carácter realista de sus personajes, nada idealizados y pertenecientes a distintas clases sociales, apreciándose esto último sobretodo en el léxico.

Celestina, es el personaje más famoso de la obra por excelencia. Se trata de una vieja alcahueta, astuta que vive de sus engaños y de los beneficios que saca con estos. Tiene un precedente del cual proviene su figura, la Trotaconventos en el Libro de Buen Amor.

Calisto, joven adinerado y enamorado de la bella Melibea, destaca por su insensatez. En el observamos el amor cortes, pero con una rápida evolución. Calisto representa un loco enamorado carente de romanticismo y cuya única meta es tener el amor de Melibea.

Melibea va cambiando su opinión sobre Calisto a lo largo de la obra, hasta que finalmente el joven se convierte en su única razón de vivir. Debe amar a Calisto en secreto con el fin de proteger su honra y cuando se entrega a el se lamenta hipócritamente por la deshonra que esto puede causar a sus allegados.

Pármeno y Sempronio, los criados, son un perfecto reflejo del fin d el vasallaje al no importarles el bien de su señor, sino el suyo propio.

La obra cuenta con mas personajes, pero los nombrados anteriormente son, por así decirlo, los principales.

Estilo

Su estilo destaca por ser cuidado, lleno de matices, de ironía y belleza.

Los personajes presentan un léxico de acuerdo a la clase social a la que pertenecen, aunque este registro cambia según quien sea la persona a la que se dirigen. Este rasgo esta claramente presente en Celestina, que dice a cada uno lo que quiere oír y de esta forma se gana su favor. También, podemos destacar el habla latinizante de Calisto, chico adinerado o el habla popular de las prostitutas, personas incultas.

Además, son frecuentes en la obra las antítesis, las frases largas, el empleo de refranes y dichos, las citas clásicas y la presencia de latinismos.

Intencionalidad

La obra no tiene una clara intencionalidad. Pues según palabras del autor, la obra fue escrita para que mostrando las consecuencias de un loco amor, las personas se alejen de este camino y tengan una vida recta. Sin embargo, muchos opinan que el autor no mostró la verdadera intención de la obra para evitar problemas con la Inquisición.

Aunque, también se podría pensar que lo único que pretendía acercar era la pasión de dos jóvenes enamorados. Por otra parte, la Celestina es un reflejo de su época y se aprecia en ella un cambio de valores del mundo medieval al renacentista. La distinción ya no es entre nobles y plebeyos, sino entre aquellos que poseen fortuna y aquellos que se ven obligados a trabajar. Se aprecia un enorme poder la clase burguesa que desvincula poco a poco a los nobles en cuanto a dinero y van siendo los verdaderos protagonistas de la sociedad.

Comentario de texto

Entrando CALISTO una huerta en pos de un halcón suyo, halló allí a Melibea, de cuyo amor preso, comenzóle de hablar; de la cual rigurosamente despedido, fue para su casa muy sangustiado. Hablo con un criado suyo llamado SEMPRONIO, el cual, después de muchas razones, le enderezó a una vieja llamada CELESTINA, en cuya casa tenía el mismo criado una enamorada llamada ELICIA. La cual, viniendo SEMPRONIO a casa de CELESTINA con el negocio de su amo, tenía a otro consigo, llamado CRITO, al cual escondieron. Entretanto que SEMPRONIO esta negociando con CELESTINA, CALISTO esta razonando con otro su criado, por nombre PÁMENO; el cual razonamiento dura hasta que llega SEMPRONIO y CELESTINA a casa de CALISTO. PÁRMENO fue conocido de CELESTINA, la cual mucho le dice de los hechos y conocimientos de su madre, induciéndole a amor y concordia de SEMPRONIO.

PÁRMENO, CALISTO, MELIBEA, SEMPRONIO, CELEESTINA, ELICIA, CRITO.

CALISTO.-En esto veo, Melibea, la grandeza de Dios

MELIBEA.- ¿En qué, Calisto?

CALISTO.- En dar poder a natura que de tan perfecta hermosura te dotase, y hacer a mí, inmérito, tanta merced que verte alcanzase y en tan conveniente lugar, que mi secreto dolor manifestarte pudiese. Sin duda, incomparablemente es mayor tal galardón que el servicio, sacrificio, devoción y obras pías que por este lugar alcanzar yo tengo a Dios ofrecido, ni otro poder mi voluntad humana puede cumplir. ¿Quién vido en esta vida cuerpo glorificado de ningún hombre, como agora el mío? Por cierto, los gloriosos santos que se deleitan en la visión divina, no gozan más que yo agora en el acatamiento tuyo. Más, ¡oh triste! Que en esto diferimos: que ellos puramente se glorifican sin temor de caer de tal bienaventuranza, y yo, mixto me alegro con recelo del esquivo tormento que tu ausencia me ha de causar.

MELIBEA.- ¿Por gran premio tiene éste, Calisto?

CALISTO.- Téngolo por tanto, es verdad, que, si dios me diese en el cielo la silla sobre sus santos, no lo tendría por tanta felicidad.

MELIBEA.- Pues aun más igual galardón te daré yo si perseveras.

CALISTO.- ¡Oh bienaventuradas orejas mías, que indignamente tan gran palabra habéis oído!

MELIBEA.- Mas desaventuradas de que me acabes de oír, porque la paga será tan fiera cual la merece tu loco atrevimiento; y el intento de tus palabras, Calisto, ha sido como de ingenio de tal hombre como tú, haber de salir para se perder en la virtud de tal mujer como yo. ¡Vete, vete de ahí, torpe, que no puede mi paciencia tolerar que haya subido en corazón humano conmigo el ilícito amor comunicar su deleite!

CALISTO.- Iré como aquel contra quien solamente la adversa fortuna pone su estudio con odio cruel.

Este fragmento pertenece a la obra de Fernando de Rojas, La Celestina, concretamente al acto uno; ya que narra el encuentro primero de Calisto y Melibea. La obra fue escrita en el Prerrenacimiento, una época de transición entre la Edad media y el Renacimiento, donde las relaciones de vasallaje se deterioran y entra en auge el amor cortés. En el fragmento se puede observar como Calisto intenta conquistar a Melibea y ésta como joven de su época le rechaza, haciéndose así visible el tópico del amor cortés nombrado anteriormente. Mientras las relaciones de vasallaje dadas en esa época se pueden apreciar aquí también perfectamente, es el caso de los criados Pármeno y Sempronio que buscan obtener un beneficio sobre el asunto amoroso de su amo, viéndose así un deterioro de estas relaciones al buscar el bien propio antes que el de su señor y la codicia de estos. También la presencia de nuevos ideales y una mayor libertad son rasgos propios de esta época que camina hacia el Renacimiento.

En cuanto al género podíamos hablar perfectamente de una obra dramática, ya que abundan los diálogos y la narración es escasa. Pero, la gran extensión de estos y la escasa acción hacen que se cuestione la posibilidad de que sea este género el correcto. Hoy en día la clasifican como comedia humanista, pues la obra habría sido concebida para su lectura en público a imitación de Petrarca. Aunque se llegó a considerar una obra agénerica por no saber como clasificarla debido a sus características

El tema principal sería el amor cortés. Este queda patente en el encuentro de los dos jóvenes, en el que Calisto intenta conquistar a Melibea, pues se enamorada de ella con solo verla. En cambio la chica rehúsa de sus insinuaciones y le echa sintiéndose ofendida por su atrevimiento. Además en aquella época, la mujer debía mostrar cruel y fría y el chico limitarse a amar en silencio, todo ello se observa en lo descrito anteriormente.

El acto comienza con una introducción de lo que pasará en él, y nos habla del encuentro de los dos jóvenes y como Calisto al ser rechazado por Melibea decide acudir a los servicios de Celestina aconsejado por uno de sus criados. Aunque otro de sus criados le intenta convencer que esa no es la mejor opción; pero incluso Pármeno, el criado, acaba del lado de Celestina, pues esta muy astuta no quiere que nadie se ponga en su camino hacia gran negocio donde ve un buen beneficio. La información que nos proporciona esta introducción es de gran utilidad, ya que nos ayuda a situarnos en la historia antes de su comienzo y permite una mejor visualización de los escenarios en los que suceden los diálogos y un mejor entendimiento de estos.

A esta le sigue los nombres de los personajes que intervienen en dicho acto y finalmente comienza la acción. En ella, aparece un dialogo entre Melibea y Calisto, en el que podemos observar las alabanzas del joven enamorado para ganarse el amor de Melibea, la cual al principio le sigue la corriente y coquetea con él. Sin embargo, cuando Calisto cree que la tiene cautivada, esta como dama de su época rechaza a Calisto y enfadada con él le echa de su casa, pues se siente indignada por el gran atrevimiento del chico.

En el diálogo podemos ver un registro del habla que relaciona a los personajes con burgueses, personas adineradas y también en Calisto un léxico propio de un enamorado que quiere conquistar a su dama y lleno a su vez de latinismos donde muestra su cultura y con los que intenta conquistar a Melibea.

Además, abundan las frases largas (de ritmo lento) presentes sobretodo en la intervención de Calisto cuando le dice a Melibea que es lo más hermoso que ha visto y por lo tanto no se la merece y en cambio esta encantado de poder disfrutar de su presencia, apareciendo ahí también una antítesis. Está contradicción de su pensamiento, nos muestra a un personaje que se siente triste por no poseer a su amada y a la vez feliz por estar ahí. Después de esa intervención de Calisto se observa un toque de ironía en la respuesta de la joven diciendo: ¿Por gran premio tiene éste, Calisto?; dándole a entender al joven que tiene alguna oportunidad al seguirle el juego y más aún en su siguiente intervención cuando ya directamente le dice que persevere, el problema es que el chico se confía y Melibea no tiene mas remedio que pararle los pies mostrándose como sociedad del momento le exige y rechaza así la proposición de Calisto sintiéndose ofendida por su atrevimiento cuando ha sido ella la que le ha incitado.

Sin olvidar, la presencia de hipérboles dichas por Calisto cada vez que habla de Melibea. Por ejemplo, cuando Calisto insinúa que en Melibea ve la grandeza de Dios, dando a entender que Melibea es lo más magnifico que ha visto, una gran exageración propia de un enamorado o también cuando dice que la chica esta dotada de una “perfecta” hermosura o cuando afirma que para él es mas placentero mirar a su amada que estar sentado al lado de Dios; en todas estas hipérboles se aprecia como Calisto magnifica a Melibea cuando esta en realidad sería una muchacha como otra cualquiera, pero esta reacción es propia del sentimiento del amor, idealizar al amado.

Otra figura literaria que aparece es el símil, utilizado por Melibea cuando compara a Calisto con un hombre lleno de ingenio que ha intentado engañarla y se comparada a ella con una mujer que puede perder su honor por hacer caso a un hombre como Calisto. También Calisto utiliza símiles al comparar a Melibea como la divinidad o decir que es lo más maravilloso que han visto sus ojos.

En cuanto a la intencionalidad de este pequeño fragmento, se podría decir que el autor intenta mostrar cuales son las consecuencias ante tal osadía mostrada por Calisto; inculcando así, que el amor loco no lleva por ningún camino y sólo conseguiremos el rechazo y quedar mal ante una dama. Pues está debido a su porte y clase no puede decir que sí a la primera a un hombre, ya que de esta manera perdería su honra y se rebajaría a una prostituta, pues la mujer debe ser fría y jamás decir sí a la primera, debido a que el hombre debe currarse el amor de su dama si tanto la quiere y pedir permiso a los padres, pues cualquier otro tipo de relación no encaminada a casarse estaría mal vista.

Siguiendo con los personajes, hay que recalcar que Calisto esta caracterizado por ser el típico galán, que enamorado de su dama hará lo que sea para poseerla, mientras Melibea representa fielmente a una muchacha de aquella época, esquiva, fría y cruel, que antepone su honra a cualquier sentimiento y aunque se observa en la conversación que mantienen que puede sentir algo por él, está solo para proteger a su familia de las habladurías le rechaza y le echa, ya que es lo que debe hacer.

Además decir que, es justo esta actitud del fragmento lo que nos ayuda a situar a la obra en el prerrenacimiento, porque ya se va observando la libertad de las personas y del amor en la sociedad, aunque todavía esta libertad no es del todo cierta por el echo de que hay que preocuparse por mantener una apariencia y todavía el amor no es libre y no está bien visto sino es destinado a un fin como el matrimonio, aunque como en toda las épocas existen los amores prohibidos, pero el hecho de que esto quede patente en un libro, nos indica una mayor libertad de expresión, inexistente en la Edad Media. También decir, que esta obra consagra la línea realista de la literatura española y se encuentra entre las grandes aportaciones hispánicas a la literatura universal, pues a partir de aquí la visión del mundo cambia radicalmente.

En conclusión, es un pequeño fragmento que nos transmite una minúscula parte de la obra, pero desde el principio esta cargado de sentimientos y emociones. Nos muestra el nacimiento de un amor y el rechazo hasta este tan sólo por el qué dirán, algo demasiado importante en aquella época, pero como todo el mundo sabe el amor traspasa barreras y al final acaba ganando. Sin olvidar, su gran riqueza en cuanto a estilo y recursos literarios que abundan en cada línea. Se puede decir que es un fragmento muy logrado al igual que toda la obra, que ha perdurado en el tiempo. Puede que tan sólo sean unas cuantas líneas, pero están cargadas de emoción dada por unos personajes que representan a la perfección el amor cortés, aunque un poco más loco y desesperado.