La Celestina; Fernando de Rojas

Literatura Medival Española. Amor cortés. Fortuna. Muerte. Calsito. Melibea. Pármeno. Sempronio. Elisia. Areúsa. Lucrecia. Centurio. Alcahueta

  • Enviado por: Abeling 45
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 4 páginas
publicidad
publicidad

Temas principales de La Celestina

1. El amor

Éste es el tema central de la obra y afecta a todos los personajes de la misma. Una de las características de este amor es la pasión desbordada, la locura que afecta a los enamorados y que les lleva a buscar el placer y el goce sexual, a sabiendas de que éstos son efímeros y que en el futuro podrán lamentar no haberle sacado todo el jugo posible, como le sucede a Melibea en el acto XVI.

El amor de Calisto por Melibea comparte rasgos del amor cortés:

- vasallaje que rinde a su amada.

- consideración de éstas como un ser divino.

- cierto deleite en el propio sufrimiento.

Pero al mismo tiempo el joven enamorado se muestra opuesto a ese tipo de amor cuando vulnera el secreto de la relación y cuando, llevado por la ansiedad, recurre a las artimañas de una alcahueta que pueda convencer a Melibea. Esto va en contra de su honor, de su patrimonio y de la honra de su amada.

2. La fortuna y la muerte

Calisto y Melibea deciden vivir sus amores saltándose las normas sociales y morales vigentes en una época que pervive una fuerte conciencia del pecado y del castigo divino. Ello, unido a que se encomiendan a las artimañas de la alcahueta y de los criados, entraña un fuerte riesgo, ya que se han entregado a la fortuna.

En La Celestina nos encontramos con una consideración de la fortuna sumamente pesimista. A lo largo de la obra se insiste en su condición mudable, sin que el ser humano pueda hacer nada por evitarlo. Un ejemplo lo encontramos en el acto final. Pleberio le reprocha la cruel ira con la que se ha llevado a su única hija en lugar de haberle quitado todas sus riquezas y posesiones.

Fortuna y muerte van de la mano en la obra. Todos los personajes implicados en estos amores van a sufrir, directa o indirectamente, las consecuencias. La muerte de Calisto podría considerarse como fruto de una cruel burla de la fortuna. Melibea decide se suicida; Celestina, Pármeno y Sempronio mueren violentamente; los demás se convierten en testigos que también participan en el dolor por dichas muertes.

La muerte se produce como consecuencia de un encadenamiento de causas, la principal de las cuales es la de que los personajes han decidido utilizar su libertad, a pesar de las consecuencias que su “mal empleo” pudiera conllevar.

Personajes de La Celestina

1. CALISTO

Es un joven espléndido y desinteresado en lo que se refiere al dinero, pero caprichoso y egoísta en cuanto al amor que dice sentir por Melibea. Así, mientras sus palabras son las de un caballero que dice idolatrar a su dama, el refinamiento de su lenguaje no corresponde con la impaciencia y la ansiedad para conseguir la posesión de la amada. Además, en ningún momento parece preocupado por la honra de ésta.

De igual modo, la reacción ante la muerte de los criados no es propia de un caballero de noble linaje. Cuando Sosia le informa de lo sucedido, su verdadera preocupación no se centra en lo que le ha pasado a ellos, sino en la mengua que ello supone para su propia honra. De ahí que piense fingir que ha estado ausente del lugar o en hacerse pasar por loco, pues así pondrá seguir adelante con los planes y no perderá la oportunidad de disfrutar de su primera noche de amor.

2. MELIBEA

A diferencia de Calisto, Melibea tiene un carácter firme que le permite ser activa y decidida, al principio en el rechazo a las propuestas de Calisto y Celestina y, más tarde, en su aceptación absoluta. Una vez dado el primer paso ella será quien maneje las riendas, quien concierte las citas y quien disponga de todo lo necesario para las mismas.

Es muy inteligente y sabe muy bien lo que quiere. Por eso trata de conjugar su preocupación por la honra personal y familiar con el disfrute del placer, manteniendo sus amores en secreto. Y dado que su condición femenina no le permite “poder descubrir su congojoso y ardiente amor, como a los varones”, no dudará en mentir a sus padres para así poder servir mejor al amado.

En su defensa de la libertad de la mujer a la hora de elegir su destino personal y amoroso, Melibea hace un alegato contra el matrimonio, porque piensa que un amante garantiza más y mejor la fidelidad de lo que lo hace una esposa (“más vale ser buena amiga que mal casada”) Por eso, es una actitud profundamente consecuente con dicha afirmación muestra de esa libertad, decidirá quitarse la vida.

3. CELESTINA

Es el personaje central de la obra. En torno a ella se organiza la trama principal de la misma, dada su enorme capacidad de atracción y su inteligencia para dominar las situaciones y a las personas. En varias ocasiones se alude a su condición de hechicera. Ella misma presume de sus habilidades en este campo. Paralelamente, es una mujer supersticiosa.

Otros rasgos importantes de su personalidad son una gran capacidad de persuasión, unas buenas dotes psicológicas y una enorme codicia, que será precisamente la que la lleve a la muerte. A ello se añade su fuerte convicción de que hay que disfrutar de todos los placeres, sobre todo los relacionados con el vino y el sexo.

4. LOS CRIADOS DE CALISTO

Son dos parejas de criados que aparecen en la obra. La primera está formada por Pármeno y Sempronio, quienes muestran una escasa fidelidad a su amo, pues están más interesados por el dinero que por el bienestar y la honra de Calisto.

4.1 PÁRMENO

Al principio muestra ser un siervo fiel, al intentar persuadir a Calisto para que no se fíe de Celestina. Pero sólo obtiene a cambio desprecios de su amo. Esto, unido a la sutil persuasión a la que se ve sometido por parte de Celestina, logran transformarlo en un ser tan egoísta como el resto.

4.2 SEMPRONIO

A diferencia de Pármeno, éste es infiel a Calisto desde el principio. Se alía con Celestina en beneficio propio y a sabiendas de que ello irá en contra de su amo. Por lo demás, a pesar de su declarada misoginia, se pierde por el amor de Elicia, cual lo engaña con el primero que la visita.

La segunda pareja de criados la forman Tristán y Sosia. Son más valientes y fieles a su señor. SOSIA es el más ingenuo de los dos. TRISTÁN es mucho más inteligente que Sosia.

5. ELISIA Y AREÚSA

Ambas son prostitutas, comparten el deseo de disfrutar el placer, la astucia para engañar a los hombres y el odio hacia los ricos, sobre todo Melibea. Areúsa vive sola y es independiente; es más energética y siente menos la pérdida de Celestina. Elicia vive con la alcahueta y manifiesta sentir dependencia de ella.

6. LUCRECIA

Es obediente y fiel a Melibea, llegando a convertirse en la única testigo de las citas de los enamorados. Sin embargo, se muestra distante en ocasiones e incluso se burla irónicamente de los padres de Melibea al ver lo engañados que están con su hija

7. CENTURIO

Es el típico chulo, fanfarrón y rufián. Es un vago, jugador y cobarde que presume de sus dotes de matón delante de las prostitutas, pero en el fondo piensa en la manera de librarse de la tarea de vengar la muerte de Pármeno y Sempronio que le encomienda Areúsa.

Argumento de La Celestina

La acción de La Celestina se construye sobre los amores de Calisto y Melibea, en torno a los cuales se incorporan otros episodios que a su vez son causa y consecuencia del argumento principal. Calisto, de noble linaje y claro ingenio, persiguiendo un halcón entra en la huerta de casa de Melibea, joven, rica y de serenísima sangre; queda prendado de ella; intenta hablarle pero ésta le despide con gesto airado. Marcha a su casa dolido y su criado Sempronio le convence para que use los servicios de una vieja alcahueta llamada Celestina. Los criados se ponen de acuerdo con ella en repartir el dinero que consiga sacarle a Calisto. Celestina cumple su misión y Melibea se entrega a Calisto. Los criados van a casa de Celestina a reclamar su parte, mas cuando ésta se niega a darles nada, ellos la matan. Elicia y Areúsa, acude la justicia, los prende y ejecuta públicamente. Elicia y Areúsa deciden vengar las muertes y, sabiendo que esa noche los amantes se verán en la torre de casa de Melibea, envían a un brabucón contra Calisto, el cual al oír ruidos intenta acudir en ayuda de su criado, se cae de la escala y muere. Melibea se desespera y ante la presencia de su padre se tira de la torre.