La Celestina; Fernando de Rojas

Renacimiento literario. Siglo de Oro de la literatura española. Tragicomedia. Novela humanista. Género literario de la Celestina. Calisto. Melibea. Amor. Muerte. Codicia. Traición. Criados. Biografía. Argumento

  • Enviado por: üxî
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 3 páginas
publicidad
publicidad

RESUMEN

Calixto, un hombre noble, estaba enamorado de Melibea, también de la nobleza. Como su amor no era correspondido estaba muy triste y deprimido.

Uno de sus criados, Sempronio, le habla de la existencia de una vieja llamada Celestina capaz de ayudarle. Sempronio va a buscarla para que medie ante Melibea, negociando con Celestina el pago por sus servicios.

Parmeno, otro criado de Calixto, le advierte de la mala fama de Celestina diciéndole que no es más que una vieja alcahueta. Cuando Celestina descubre lo que Parmeno dice de ella a su señor, le intenta engatusar para que les ayude a engañar a Calixto.

Celestina va a hablar con Calixto y se compromete a contactar con Melibea a cambio de una buena suma de dinero. Mientras, Parmeno insiste a su señor de las malas artes de la vieja.

Sempronio va a casa de Celestina para buscarla e indicarla que su señor está impaciente. Allí se encuentra con Elicia, moza que trabaja en casa de Celestina y de la cual Sempronio está enamorado.

Celestina decide ir a casa de Pleberio, padre de Melibea. Alisa, mujer de Pleberio y madre de Melibea, la recibe engañada pensando que Celestina está allí intentando venderle unos hilos. En ese momento un mensajero va a buscar a Alisa para solucionar algún problema de la casa y permite que Celestina se quede sola con Melibea y le confiese el verdadero motivo de su visita. Melibea se enfada por la osadía de Celestina y la echa de su casa.

Ante la ansiedad de Calixto, Celestina, de acuerdo con Sempronio, no le cuenta el rechazo por parte de la muchacha. Le entrega un cordón de Melibea.

Celestina viendo que Parmeno insiste en poner a Calixto en su contra, intenta ganárselo contándole la amistad que había entre ella y su madre. A cambio de unirse con ella y Sempronio para aprovecharse de Calixto, media con Areusa, mujer de la que Parmeno esta enamorado, a la que convence para que pase la noche con Parmeno.

Cuando a la mañana siguiente Parmeno se levanta junto a Areusa, no cabe en sí del gozo. Se marcha rápido para casa de Calixto y allí se encuentra con Sempronio al que le cuenta su aventura de la noche anterior.

Mientras tanto Calixto sigue ansioso por tener noticias de Melibea.

A casa de Celestina llega Lucrecia, criada de Melibea, buscándola por orden de su señora.

Melibea le confiesa a Celestina su amor por Calixto y ésta le propone una cita con él esa misma noche a las doce en la ventana de su cuarto. Mientras lo están planeando llega Alisa; Celestina se despide rápidamente y la señora pregunta a su hija por los negocios de la vieja, pero Melibea le dice otra cosa.

Celestina va a casa de Calixto, le cuenta la buena nueva y reclama su recompensa por haberlo ayudado. Calixto le entrega una cadena de oro.

Por la noche, Calixto, acompañado de Parmeno y Sempronio, va a casa de Melibea donde se declaran su amor y se citan para la noche siguiente a la misma hora pero en la huerta. Con el ruido Pleberio se despierta pero Melibea le convence de que no ha pasado nada.

Parmeno y Sempronio cuando dejan a su amo durmiendo van a casa de Celestina a cobrar su parte de la ganancia, pero esta cegada por la codicia se niega a pagarles nada. Los mozos hechos una furia la matan. Elicia, la criada de Celestina, lo había visto todo, y llama a la justicia que viene prender a Parmeno y a Sempronio. Estos al ver que les van a pillar se tiran por la ventana pero el alguacil los atrapa y a la mañana siguiente los decapitan.

Cuando Calixto se despierta a la mañana siguiente manda llamar a Parmeno y Sempronio, pero Tristán, otro de sus criados, le comunica que no se encuentran en la casa. Al rato llega Sosia, el mozo de cuadras, llorando y diciendo que ha visto como decapitaban a los dos muchachos que Calixto había mandado llamar. También les cuenta todo lo ocurrido con Celestina y Calixto se siente deshonrado y traicionado.

Calixto acompañado de otros dos criados, Tristán y Sosia, llega a la huerta donde pasa toda la noche con Melibea.

Elicia le cuenta todo lo ocurrido a Areusa y muy apenadas y furiosas deciden proponerle a Centurio, un rufián amigo de Areusa, que mate a Calixto para vengarlas a las dos, ya que por culpa de su amor con Melibea han muerto Celestina, Parmeno y Sempronio.

Mientras Pleberio y Alisa están pensando en casar a su hija Melibea y les oye y manda a Lucrecia para que les interrumpa.

A la mañana siguiente Elicia se despierta va a visitar a su prima Areusa. Cuando llega allí la ve hablando con Sosia. Areusa con artimañas dignas de Celestina le consigue sacar todo el secreto de Calixto y Melibea al pobre mozo.

Elicia y Areusa van a hablar con Centurio diciéndole que si mata a Calixto la muchacha olvidara los problemas que hay entre los dos. Pero cuando estas se marchan, Centurio busca la manera de no hacer lo que les ha prometido a las mozas.

Por la noche Calixto va al encuentro con Melibea con sus criados, Sosia y Tristán oyen llegar a Traso y otros compinches de Centurio que vienen a cumplir lo prometido a Areusa y Elicia.

Calixto al oir todo el jaleo, baja por la escala para ver que pasa, con la mala fortuna que se cae y muere del golpe.

Lucrecia va a buscar a Pleberio para que vaya a ver a su hija que esta destrozada por lo ocurrido. Melibea le dice a su padre que está enferma de corazón y que si sube a la torre y escucha música se le pasará. Pleberio permite subir a las muchachas a la torre y va a buscar a un músico.

Una vez en lo alto de la torre, Melibea manda otra vez a Lucrecia a buscar a su padre y cierra la puerta cuando esta se marcha. Al llegar Pleberio, su hija le cuanta la verdad y todo lo que había pasado, y cuando termina la historia se tira por la ventana de la torre muriendo.

Pleberio recoge el cuerpo destrozado de su hija y llorando va a contarle lo ocurrido a su mujer.