La Celestina; Fernando de Rojas

Renacimiento literario. Siglo de Oro de la literatura española. Tragicomedia. Novela humanista

  • Enviado por: Daniel Llorente Ruiz.
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 11 páginas
publicidad
cursos destacados
Iníciate con Ableton Live
Iníciate con Ableton Live
El curso da un repaso general por las órdenes y menús más básicos, para poder generar...
Ver más información

Cómo montar un Ordenador
Cómo montar un Ordenador
En este curso te guiamos de una forma muy práctica y gráfica, para que puedas realizar el montaje de tu...
Ver más información

publicidad

FICHA DE LECTURA

Titulo - La Celestina.

Autor - Fernando de Rojas.

Traductor - Jose Mª Mundet Grife.

Nº Edición - 1977.

Editorial - Gaudemaus.

I - LA OBRA.

La Celestina es una obra cumbre de la literatura universal y española. En el periodo crucial que señala la transición entre la Edad Media y el Renacimiento. La obra recoge todo un caudal de valores y vivencias medievales transcendidos y vivificados por los aires renacentistas.

GÉNERO.

La obra tiene distintos géneros literarios, nace en la encrucijada de la novela y el teatro, grávida de formas que determinarán el quehacer en occidente en los siglos posteriores. Sus personajes encarnan un conflicto dramático que nos alcanza de lleno, porque se nos muestran como seres al desnudo, con toda su carga de humanidad carnal y trágica, plenamente identificable todos ellos, al margen de retoriasmos y convencionalismos literarios, como sujetos y victimas de la común pasión de vivir.

Así que la palabra dramática es seguramente la palabra que mejor conviene a la definición de la obra, y por ello, cualquiera que sea el sentido que atribuyamos al concepto drama. Podemos utilizarlo en el sentido coloquial y referirnos al argumento de la obra, a su desarrollo y a la fuerza y violencia de los sentimientos y situaciones que por ella desfilan . Podemos utilizarla en su sentido acepción teatral, pues la Celestina es dramatización, tanto por su carácter exclusivamente dialogado como por la ausencia de cualquier digresión descriptiva o en estilo indirecto.

Existen, sin embargo, varios elementos que nos llegarán al género novelesco.

Por una parte las dimensiones de la obra, que lo hacen practicamente irrepresentable en su integridad ; por otra parte, la presencia de lo que se ha llamado un tiempo implícito, que permita al lector intuir el paso del tiempo. El arte de Rojas descuella, aquí también el lograr producirnos sensación de un interrumpido fluir de los acontecimientos ante nuestros propios ojos . Otro elemento anti teatral presente en la obra, es la diversidad de escenarios que desfilan por ella. Además de todo esto, Rojas no pudo plantearse la representación teatral de la Celestina por la sencilla razón de que el teatro no existía en aquella época. Así se plantea la dualidad: no es teatro pero es esencialmente drama. Además integra en su desarrollo elementos narrativos que construirán las bases de la novela moderna.

TEMA PRINCIPAL QUE QUIERE COMUNICAR EL AUTOR.

La Celestina cuenta esencialmente una historia de amor y muerte, como todas las obras que han fascinado a la humanidad. El amor apasionado de los amantes Calixto y Melibea, amor nacido y al parecer cultivado en secreto por las artes de la vieja hechicera Celestina. Y la muerte, figura tan familiar al siglo XII que domina la escena con un designio fatal: mueren los criados, víctma de su codicia; muere Calixto, desesperado en su irreflexión; y muere Melibea, suicidándose, porque no le merece la pena vivir sin su amado.

Parece haber en la intención de Rojas un decidido propósito de presentar un amor culpable que atrae sobre sí el castigo.

Los hechizos de Celestina trastornan el corazón de Melibea, que busca gozar el amor de Calixto sin ver los daños a su persona o a su familia.

Calixto, por su parte no es capaz de actuar como un caballero y entrar por la puerta. También está el tema de la familia camuflado en el principal del amor, ya que los padres de Melibea, a la mirada del autor, también son culpables, por no averiguar qué está haciendo, qué piensa y siente su hija. Los criados y especialmente Celestina, viven en un mundo de delincuencia, donde ninguna virtud es respetada.

TONO DE LA OBRA

El tono de la obra es una tragicomedia, ya que trata magistralmente ambos,tanto la tragedia por la muerte, como en la comedia, representada por los criados. La obra es presentada en tono realista, porque los personajes no son nada fantásticos, las situaciones se pueden dar en cualquier momento, son sencillas y nada rebuscadas.

Los personajes son muy comunes y sencillos, no los presenta como gente común, su carácter es muy normal, como hay mucha gente igual que estos personajes.

RESUMEN DEL ARGUMENTO.

La acción de La Celestina se construye sobre los amores de Calisto y Melibea, entorno a los cuales se incorporan otros episodios que a su vez son causa y consecuencia del argumento principal.

Calisto, de noble linaje y claro ingenio, persiguiendo un halcón entra en la huerta de casa de Melibea, joven, rica y de serenísima sangre; queda prendado de ella; intenta hablarle pero ésta le despide con gesto airado. Marcha a su casa compungido y su criado Sempronio le convence para que use los servicios de una vieja alcahueta llamada Celestina. Los criados se ponen de acuerdo con ella en repartir el dinero que consiga sacarle a Calisto. Celestina cumple su misión y Melibea se entrega a Calisto. Los criados van a casa de Celestina a reclamar su parte, mas cuando ésta se niega a darles nada, ellos la matan, y ante los gritos de las pupilas de Celestina, Elicia y Areúsa, acude la justicia, los prende y ejecuta públicamente. Elicia y Areúsa deciden vengar las muertes y, sabiendo que esa noche los amantes se verán en la torre de casa de Melibea, envían a un brabucón contra Calisto, el cual al oír ruidos intenta acudir en ayuda de su criado, se cae de la tapia que estaba escalando y muere. Melibea se desespera y ante la presencia de sus padres, Alisa y Plenebio, se tira de la torre.

CARÁCTER DE LOS PERSONAJES.

Celestina.

Conoce todas las debilidades humanas, sabe de los vicios y las flaquezas que se ocultan bajo pompas y rangos sociales; posee una experiencia ilimitada, producto del propio vivir y del mucho escarmentar en carne propia y opone a la dureza de la vida un caparazón de impiedad y cinismo que la hace invulnerable. Es un ser que infunde pavor porque intuimos en ella la encarnación de todo lo malo de la humanidad. Celestina es el demonio, pero un demonio cuyas malas artes son absolutamente cotidianas. No es una bruja de leyenda romántica, sino una mujer en cuyo lenguaje, sentencioso y refranero, aflora lo esencial de sus poderes que no son otra cosa que muestra constantes y cotidianas debilidades. Pero lo importante es el perfil incomparable que adquiere este personaje, cuya presencia inauda toda la obra hasta el punto de que la tradición ya solo conoce bajo el título de “La Celestina” que, en un principio se conoció como “Comedia o tragicomedia de Calixto y Melibea”.

Calixto.

Ejemplo de antihéroe, joven caballero de noble estirpe dominado por una pasión amorosa. La pasión se manifiesta como una obsesión que le absorbe los sesos, no es un sentimiento ennoblecedor, sino que aparece como algo enfermizo que le apaga el carácter, rebaja el tono vital y priva del sentimiento del deber. Pero Calixto no es un gentil mancebo de trama romántico. Totalmente entregado a su obsesión y al margen de cualquier consideración moral, recurre a Celestina, no presta casi atención a la trágica muerte de la vieja alcahueta, ni a la de sus propios criados y, conseguidos los favores de Melibea sus languideces de enamorado se convierten en cínicas groserías de vividor.

Melibea.

En un principio se muestra antipática frente los sentimientos de Calixto, e irá evolucionando de forma notable, y la pasión irá apoderándose de ella y de su vida. Algo que está en el centro de las distintas interpretaciones de la obra es el de si Melibea se rinde a Calixto como resultado de las artes satánicas de Celestina o, voluntariamente por la búsqueda de placer. El caso es que Melibea enterada de principio, convencional muchacha de su tiempo, encerrada en su casa, va desarrollando posteriormente una serie de rasgos decididos y voluntariosos que hacen de ella el prototipo de la mujer transformada por un pasión que genera en ella decisión, astucia y firmeza de carácter.

Sempronio y Parmenio.

Destaca, en la obra, Sempronio de carácter retorcido y rencoroso, que arrastra al débil Parmenio. Estos cobran en La Celestina una subjetividad propia, se expresan con frecuencia y desempeñan un papel determinante en la evolución de la obra. Cuando hablan, no lo hacen desde un punto de vista convencional y tipificado, como lo haría el gracioso de la comedia áurea, sino como protagonistas en igualdad con sus amos. Semejante comportamiento nos ayuda a captar la profunda crisis de valores en que se debatía la sociedad medieval agonizante.

Areúsa y Elicia.

Fuerte sentido hedonista de la vida el de Elicia, con total despreocupación por lo que no sea placer y presente. La muerte de la Celestina la obliga a tomar las riendas de su existencia. Areúsa, vengativa y defensora de su individualidad y libertad, se muestra, preocupada a lo que dirán sus vecinas.

LUGAR DE ACCIÓN .

Sevilla, Toledo y Salamanca, son las ciudades que parecen reflejar mejor el ambiente descrito por Rojas en la obra.

MEDIO SOCIAL.

Hay en La Celestina una fusión constante entre lo erudito y lo vulgar, entre lo retórico más elaborado y el lenguaje llano más directo, entre la cita clásica y el refrán. A Calisto y Melibea les corresponde el lenguaje propio de las clase cultas y del mundo universitario de la época de los Reyes Católicos. Celestina y los criados usan un lenguaje popular con registros picarescos y realistas muy elaborado por Rojas, ya que no sólo usan refranes, como marca la tradición para caracterizar el habla popular, sino que incluso se permiten bromas a propósito de citas filosóficas y humanistas. Este doble registro lo utilizará de una manera genial Miguel de Cervantes, especialmente en Don Quijote de la Mancha, novela que ha suplantado a La Celestina el privilegio de ser la obra cumbre de las letras españolas.

ÉPOCA.

Los hechos ocurren alrededor de 1499, en el siglo XV. Es una obra de transición, ya que está escrita entre el paso de la Edad Media al Renacimiento.

II. EL AUTOR.

BIOGRAFÍA DEL AUTOR.

"El bachiller Fernando de Rojas acabó la Comedia de Calisto y Melibea y fue nacido en la Puebla de Montalban" dicen los versos acrósticos que sirven de presentación a la obra. Durante mucho tiempo se ha especulado sobre la veracidad de la afirmación y la identidad real del autor, pero, aunque no se tenga una gran información sobre Rojas, a la crítica actual le parece incuestionable que el bachiller nació en la Puebla de Montalbán (Toledo) hacia el 1470 en el seno de una familia acomodada de judíos conversos. Puede que no alcanzara el título de bachiller pero sí estudió leyes en la Universidad de Salamanca. También está documentado que fue alcalde, en varias ocasiones, de Talavera de la Reina, y que allí se casó y vivió. Por el inventario de sus bienes se sabe que contaba con una abundante biblioteca de libros jurídicos y profanos, entre ellos, muchos históricos, enciclopédicos e incluso la obra latina del poeta italiano Petrarca; de estas lecturas proceden las abundantes referencias a libros clásicos que, a partir del acto segundo de La Celestina, aparecen en la obra. Murió en 1541 en Talavera de la Reina.

BIBLIOGRAFÍA.

  • Gran Larousse Universal.

  • Plaza & Janes. Tomo 30.

  • Historia de la Literatura Española. Editorial : Playor.

  • Enciclopedia Encarta.

TENDENCIA LITERARIA O IDEOLÓGICA.

La intención de La Celestina ha suscitado pareceres muy encontrados. Por una parte están los que se mantienen al criterio manifestado en el prólogo por el autor, y ven en la obra una finalidad ejemplarizante y un propósito de escarmiento social. Por otra, la tesis negativa y pesimista que ve en la obra de Rojas un drama pasional transido de un desconsuelo radical. El papel de Celestina y el grado de realidad concedido a sus poderes mágicos sirven, en parte, para trazar una línea divisoria entre ambas posturas. Según los defensores de la tesis pesimista, las artes de Celestina no desempeñan papel en la evolución de la trama amorosa. La obra fue escrita en la segunda mitad del siglo XV, época en los conjuros, hechizos y pócimas formaban parte de un mundo de creencias que incluía a los más cultos. No hay ninguna razón para pensar que todo aquello alude a la magia de Celestina sea puro detalle pintoresco. Por ello debe admitirse la realidad de la influencia celestinesca sobre la evolución de los sentimientos de Melibea hacia Calixto. El amor queda despojado así de cualquier carácter romántico y pasional, y en las relaciones de Calixto y Melibea aparecen como un catástrofe social producida dentro de un ambiente plebeyo y ruin. Resulta, defendible la tesis que ve en la obra una advertencia a la sociedad de la época sobre una serie de cosas que ocurrían a sus espaldas. Viene a reforzar esta tesis el retrato negativo de Calixto, cuya flojedad de ánimo y cínica lujuria no dicen nada a favor de la grandeza de sus sentimientos.

El hecho de que ninguna advertencia moral se transparente en la actitud y en las palabras de los personajes no significa la ausencia de tal propósito en el autor. Es una muestra más de la maestría creadora de Rojas que sus criaturas aparezcan totalmente autónomas, sin lastre moralizador o retórico, en una libertad sorprendentemente moderna que les permite desempeñarse sin trabas y agotar sus posibilidades humanas. La grandeza de la obra se basa en semejante acierto literario: no tenemos ante nosotros marionetas movidas por hilos demasiado visibles sino seres de carne y hueso que parecen evolucionar con total libertad en el escenario de la vida.

Es precisamente la riqueza humana de los personajes de la obra y de la intensidad de sus pasiones las que obligan a matizar el enfoque moralizador de la obra. Cualesquiera que fuera la lucidez y distancia crítica mantenida por Rojas frente a la sociedad de su tiempo, sería absurdo imaginarlo capaz de comportarse totalmente al margen de los valores morales que integraban su mundo. Aunque las mismas razones nos llevan a pensar que ambas posturas podían hallarse muy encontradas en el ánimo del autor de la Celestina. De una parte, la presión de la conciencia moral de la época y, de otra, la fascinación prerenacentista por el Universo de la pasión y el placer, por la plena realización de la dimensión terrenal del hombre. Semejante choque entre los irresistibles afanes de goce humano y las inhibiciones de tipo moral suelen abandonar el terreno en el que brota la tragedia.

Concluyendo, según declaró el propio Rojas en los preliminares de la obra, su intención al escribir La Celestina era didáctica y moral.

IDEAS DEL AUTOR.

Página 53.

El autor hace mención de lo que piensa de las clases sociales. En general está presente e toda la obra, ya que trata de cómo las clases bajas, Celestina y criados, utilizan su astucia para aprovecharse de las altas, Calixto. Pone a las clases bajas como espabilados e ingeniosos y a las altas como ingenuos e inocentes.

También en esta página y en otras anteriores y posteriores, se podrá, ver la malicia de la gente, el cómo abusan de las otras personas, sin importar su perjudicación, para beneficiarse lo máximo posible.

Página 116.

Se refleja cómo el autor piensa que el amor es, esencialmente, deseo y pasión. Y posteriormente dará a entender que éste amor lleva a la codicia, la avaricia y venganza de otros, y a la muerte de los mismos enamorados.

Página 75.

El autor con el conjuro realizado por la Celestina dará la imagen de la religión y creencias de la época. Se hace referencia a la diferencia de estas creencias entre clases: las altas, suelen ser cristianas, y las bajas, o cristianas o profanas, o derivadas.

ESTILO DEL AUTOR.

El libro ofrece al lector una curiosa mezcla de estilo llano y popular, dinámico y nervioso con retórica culta, abundante en referencias clásicas y mitológicas. Esta mezcla de estilos caracteriza a todos los personajes, por lo que se trata de que el autor empleé estilos diferentes para la expresión de personajes de distintos estratos sociales. Hay en el lenguaje de la Celestina reminiscencias de la prosa culta que caracterizó al siglo; pero hay también en Fernando de Rojas la voluntad de crear un estilo particular, adaptado a los propósitos de su obra, a su carácter trágico y ejemplarizante. Al lado de una frase corta, puede aparecer el período amplio, salpicado de digresiones y latinismos. El habla coloquial, está presente en La Celestina, pero sin incurrir en vulgaridades, pese a lo rastrero de algunos ambientes presentados. Los refranes abundan, lo mismo que las sentencias o las máximas. Pero tales expresiones aparecen con frecuencia fuera de contexto, y los personajes las utilizan a su antojo, a veces con el mayor cinismo, dando muestra así de su ya aludida autonomía.

III. VALORACIÓN.

¿CORRESPONDE EL TÍTULO AL CONTENIDO

Creo que en parte sí es correspondido, porque la Celestina desempeña un papel muy importante en la obra, por no decir el más importante. Sin ella, no habría trama; Calixto o habría muerto de amor o habría encontrado otro amor olvidando por tanto a Melibea y ésta

a su vez, habría hecho lo mismo.

Aunque por otra parte también son muy importantes Calixto y Melibea, porque sin éstos, la Celestina, no tendría ningún sino en la obra. No desempeñaría ningún papel importante.

Por estas razones, no habría obra; mejor dicho, no habría argumento. Se acabaría en el primer acto cuando Melibea, rechaza a Calixto.

PROPÓN OTRO TÍTULO

Teniendo en cuenta lo dicho anteriormente, la obra se podía llamar de formas muy similares:

- “Tragicomedia, o comedia de Calixto y Melibea y la vieja alcahueta

Celestina”.

- “Tragicomedia, o comedia de Calixto y Melibea y la entrometida Celestina “.

ASPECTOS BIEN TRATADOS.

En general la obra está muy bien tratada; con frecuencia mete descripciones generalmente hechas para que el lector se acerque más a la obra y a la época.

Los aspectos mejor tratados, para mí son:

  • La pasión.

Muy bien reflejada en el amor de Calixto, que más que amor es pasión y lujuria. Cuando habla con la Celestina o los criados, los comentarios que hacen, se refieren más al deseo y a la pasión que al amor.

  • Los personajes.

Extraordinariamente bien escritos, tanto física como psicológicamente. Trata y se detiene en hacer que el lector sepa bien como son y qué sentido tiene en la obra. Creo que cada uno tiene una función:

  • Celestina: alcahueta y mentirosa.

  • Calixto: “amor”, loco y apasionado. Ingénuo.

  • Melibea: sencilla.

  • Sempronio: rastrero y ambicioso.

  • Parmeno: débil.

  • Areusa: vengativa.

  • La venganza y la codicia.

Es producida por el amor loco de Calixto y Melibea, y también se refleja a través de éste.

Se pronuncia sobre todo en la Celestina, los criados y Areusa.

PENSAMIENTOS Y REFLEXIONES MENTALES.

Página 18.

Calixto se atreve a declara su amor a Melibea. Creo que esto refleja el pensamiento de las mujeres hacia como deben ser cortejadas.

Página 34.

Sempronio habla con Calixto de la posición de las mujeres a lo largo de la historia. Dicen cómo son y cómo se comportan.

Página 75.

Celestina realiza el conjuro del manto para que Melibea se enamore de Calixto. Con esto refleja el pensamiento cristiano y no cristiano de la época.

Página 202.

Calixto se entera de la muerte de Sempronio y Parmeno. Reflexiona sobre la que creía que era su amistad y fidelidad de sus criados y prefiere ser muerte él a ellos.

Página 246.

Melibea y Calixto hablan en el momento antes de que Calixto caiga por la tapia y muera. En esta conversación se refleja cómo ha cambiado el pensamiento de Calixto hacia Melibea, y ha olvidado el amor que creo su satisfacción; todo esto por un acto de valentía.

IMPRESIONES PERSONALES.

Creo que la obra está bien redactada y es fácil de entender el lenguaje por las acotaciones y anotaciones del libro. Debido a las buenas descripciones de paisajes y personajes, no he tenido ninguna dificultad para imaginarme la época, situaciones y la interpretación de los personajes.

El tema es ya muy conocido por otras obras mas famosas, como puede ser Romeo y Julieta ( posterior a La Celestina ). Yo creo que son muy parecidas ya que tienen el final casi igual y los temas son los mismos: amor y muerte. Quizás La Celestina abarque más temas, como la venganza, avaricia, codicia …y por esto es ( para mí ) algo más interesante. Por estos temas tratados, me ha parecido, que el autor consigue dejarte con intriga y así la lectura sea más rápida, atenta y amena.

De todos modos, estas historias, las de amor, no me gustan mucho, porque suelen ser todas muy semejantes. Al comenzar la obra, es fácil imaginar el final, y con frecuencia se acierta.

Por lo que se comenta de La Celestina, me esperaba una obra distinta, por lo que me ha decepcionado un poco su lectura.

CALIFICACIÓN.

Teniendo en cuenta que el tema no me agrada y la decepción, le pongo un 14, en la escala del 1 al 20.