La Celestina; Fernando de Rojas

Renacimiento literario. Siglo de Oro de la literatura española. Tragicomedia. Novela humanista. Argumento. Estructura. Personajes

  • Enviado por: Soyo
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 11 páginas
publicidad
publicidad

LA CELESTINA

Fernando de Rojas (1473/1476 - 1541) nació en La Puebla de Montalbán (Toledo). Sus antepasados fueron judíos hasta que uno de ellos -acaso su bisabuelo- se convirtió al cristianismo, por lo que Fernando perteneció a una familia de conversos.

Hacia 1488 se trasladó a Salamanca, en cuya Universidad estudiaría latín, filosofía y otras materias necesarias para obtener el título de bachiller en leyes, tras, al menos, seis años de estudios de Derecho. Durante estos años, redactaría los quince últimos actos de su única obra conocida, que apareció impresa en 1499 con el nombre de Comedia de Calisto y Melibea. Más tarde reconocería ser un mero continuador de poco más del primer acto, que atribuyó a Juan de Mena o Rodrigo de Cota. En los siguientes años, se ampliarían a veintiuno los dieciséis actos de la edición original y pasaría a conocerse como Tragicomedia de Calisto y Melibea.

En 1507, por un altercado fiscal con un vecino, se traslada a Talavera de la Reina, donde ejerce su profesión hasta el final de sus días. También ahora contrae matrimonio con Leonor Álvarez de Montalbán, hija, igualmente, de conversos. De ella tuvo siete hijos que alcanzaran la madurez, el primogénito de los cuales continuó la carrera de su padre. En 1525 fracasó al intentar representar a su suegro en un proceso inquisitorial, debido a su condición de converso. Hacia 1538 debió ser Alcalde de Talavera, y, quizá lo había sido ya antes.

Murió el año de 1541 sin hacer la menor alusión a su obra -que pronto se conoció como La Celestina-. Se discute que su situación haya sido la que se suele esperar en un converso, es decir, la de alguien acosado por una sociedad cruel. Su testamento refleja el estado de un hombre respetado y dotado de un considerable patrimonio.

En el mundo de la Celestina todos los personajes están igualados desde el punto de vista de su bajeza moral. Todos, nobles y criados mienten, son egoístas, disimulan y son víctimas de sus pasiones.

ððððð

Los amores de Calisto y Melibea con algo de traición por parte de Celestina, Sempronio y Pármeno.

ðððððððððð

Calisto conoce a Melibea y se enamora de ella, pero ésta no siente lo mismo por él y lo rechaza. Desolado va hacia su casa allí le cuenta todo lo sucedido a su criado Sempronio quien le llevará a conocer a la alcahueta: Celestina, astuta como es convence a Pármeno (el otro criado de Calisto) para que les ayude a ella y Sempronio para sacarle dinero a Calisto. Celestina consigue que Melibea se enamore de Calisto, no sabemos si con la palabra, la brujería, o es amor verdadero. Calisto paga una cadenita de oro a Celestina, ésta la tienen que repartir entre los tres pero Celestina se resiste y por avariciosa y valerosa la matan a cuchilladas, Elicia al ver este horror grita y unos alguaciles que pasaban por allí van en su ayuda, Sempronio y Pármeno se tiran por una ventana para no ser castigados por la justicia aun así son colgados.

Al enterarse de esto Areúsa se quiere vengar de su “amor”: Pármeno y el de su “prima” Elicia: Sempronio; así pues le encomienda a Centurio matar a Calisto, Centurio por su parte manda a Traso el cojo para que vaya a asustar a Calisto cuando se encuentre con Melibea. En ese momento, Calisto va a ayudar a sus criados Sosia y Tristán pero al bajar de una escalera se cae y muere. Melibea desolada se suicida tirándose desde una torre. Esta trágica historia acaba con el lloro a su hija de Pleberio.

ððððððððððð ðð ððððððð

Esta obra de Fernando de Rojas pertenece a la Comedia Humanística, teatro escrito para ser leído en público, por ello no hay acotaciones ni descripción del escenario.

Por el tono, la temática deducimos que la obra es sentimental ya que el amor es el tema principal de la obra.

ððððððððððð

La estructura externa se divide en veintiún actos. Cada uno con su respectivo argumento y explicación de lo que sucederá en cada uno.

La estructura interna en esta obra se divide en:

La presentación: Nos presenta los personajes principales y el tema de la obra. En La Celestina, la presentación está situada en el primer acto.

El desarrollo: La intriga de toda la obra, como actúa Celestina para conseguir su propósito y enamorar a Calisto y Melibea. En La Celestina el desarrollo está situado desde el segundo acto hasta el undécimo acto.

El desenlace: La resolución final de la obra. La muerte de los enamorados. En La Celestina encontramos el desenlace desde el undécimo acto hasta el veintiunavo acto.

ððððððððððð

Personajes principales:

Celestina, una vieja llamada también alcahueta que trabaja clandestinamente juntando enamorados, aunque como tapadera trabaja como hilandera y con mujeres para hacerles recuperar su virginidad entre otras cosas. Está orgullosa de su trabajo ya que gracias a él vive sin depender de nadie. Celestina tiene la cara cortada, según dicen por tener como amigo al diablo. Es una persona valiente por enfrentarse a Sempronio sin temor, astuta por saber en revesar las cosas para su provecho, avariciosa ya que no comparte la cadenita de oro pagada por Calisto con Sempronio y Pármeno, falsa miente cuando lo ve necesario para su bien y también es cruel. Celestina es el único personaje libre de la pasión amorosa. Todos los personajes de la obra son manejados por ella con absoluta facilidad.

Calisto, un hombre de la nobleza que se enamora de Melibea y se deja engañar por Celestina, ingenuo, ocioso (pierde dignidad, riquezas y vida para satisfacer su lujuria con Melibea), superficial y egoísta.

Melibea, hija de Pleberio y Alisa, al ser manipulada por Celestina cae en la trampa del amor, y se enamora de Calisto, es apasionada y sincera con Calisto en cuanto a todo lo que le dice sobre lo que siente por él. En la obra Calisto la define así: “La longura de sus cabellos hasta el postrero assiento de sus pies;…

Los ojos verdes, rasgados, las pestañas luengas, las cejas delgadas y alçadas, la nariz mediana, la boca pequeña, los dientes menudos y blancos, los labrios colorados y grossezuelos, el torno del rostro poco más luengo que redondo, el pecho alto, la redondeza y forma de las pequeñas tetas, … la tez lisa, lustroza, …

Las manos pequeñas en mediana manera, de dulce carne acompañadas, los dedos luengos, las uñas en ellos largas y coloradas, que pareçen rubíes entre perlas. …

Personajes secundarios:

Sempronio, el criado de Calisto, enamorado de Elicia la cual le engaña y él no se da cuenta. Es cobarde, ya que cuando iba con Calisto al huerto de Melibea se atemoriza al escuchar los ruidos y en vez de proteger a Calisto, se estremece;desleal, se aprovecha de la debilidad de Calisto para ganar dinero.

Elicia, la “novia” de Sempronio al cual engaña con otros con ayuda de Celestina. Cuando ésta muere Elicia no sabe continuar con su oficio, será su “prima” Areúsa la que la encaminará también vengativa cuando su querido muere.

Pármeno, criado de Calisto, desconfiado, no se fía de Celestina para nada, pero por conseguir lo que quiere no le importa unirse a Celestina y como Sempronio cobarde y desleal.

Areúsa, “prima” de Elicia y una de las mujeres de Celestina, rencorosa ya que se quiere vengar de lo que les ha hecho a Pármeno, su querido, y a Sempronio, por ello convence a Centurio de que los mate y antes se informa provocando a Sosia. Areúsa miente para conseguir vengarse de Calisto y está orgullosa de su libertad; este personaje es algo parecido al de Celestina y seguramente si la obra siguiera Areúsa sería la segunda Celestina.

Centurio, está coladito por Areúsa y le promete matar a Calisto, pero aunque se las da de haber matado a muchas personas manda a Traso el cojo a que asuste a Calisto en el huerto.

Sosia, criado de Calisto, ingenuo por dejarse engañar por Areúsa y sus provocaciones; valiente al enfrentarse a los gamberros Traso y compañía. Traso el cojo, un gamberro que es contratado por Centurio para asustar a Calisto.

Tristán, criado de Calisto, es más listo que Sosia en cuanto al tema de Areúsa ya que es él quien advierte a Sosia de las trampas de Areúsa.

Pleberio, padre de Melibea su única hija, señor de la nobleza con los pensamientos de la época, pensar que tiene que casar a su hija y que ésta deje de ser virgen, pensando a la vez de que ésta es una ingenua y subestimándola.

Alisa, madre de Melibea y esposa de Pleberio, sobre su hija piensa igual que su marido y aunque Celestina fuera vecina suya tiempo atrás, desconfía de ella y de que les fuera a vender solo hilo.

Lucrecia, criada de Melibea, desconfía de las artes de Celestina pero aún así ayuda a Melibea a encontrarse con Calisto y en cierto modo a Celestina.

ððððððððððððððððð ððð ðððððððððð

La mayoría de los personajes de esta obra tal como Celestina, Sempronio, Calisto, Areúsa, Elicia, Centurio, Sosia, Melibea, Lucrecia y Tristán desarrollan sus acciones en diferentes espacios normalmente cerrados como la casa de Celestina, la casa de Areúsa, la casa de Calisto, la casa de Melibea, la torre y en un espacio abierto el huerto de Melibea.

Los demás personajes tal como, Pleberio, Alisa y Traso desarrollan la acción en un espacio determinado cerrado los dos primeros en su casa y Traso en espacio abierto por la calle.

El tiempo en el cual se desarrollan las acciones de los personajes es indeterminado ya que algunas acciones se realizan a tiempo distinto al que perciben los lectores, como por ejemplo cuando Melibea le dice a Celestina:

-“Muchos y muchos días son passados que esse noble cavallero me habló de amor”-;aquí Melibea está hablando con Celestina de cuando se encontró por primera vez con Calisto y para los Lectores no hace tanto tiempo.

ððððð ðð ðððððððððððð

En esta obra destaca el diálogo ya que es una “obra de teatro”.

Su estilo es directo y aparece un monólogo al final de la obra, el monólogo del padre de Melibea: Pleberio que se lamenta de la pérdida de su hija y de no haber sido él el que pierde la vida (En algunas ocasiones también hay monólogos de Calisto o Celestina cuando está solo o cuando ella camina por la calle sola).

La descripción aparece en la obra cuando Calisto describe a Melibea, pero no es muy abundante en toda la obra.

No hay narración puesto que no hay narrador.

ððððððð ðð ððððððððð

Nivel semántico:

Aparecen entre otras:

La antítesis:

Diálogo entre Celestina y Melibea (pag 244):

Celestina: “Es un huego escondido, una agradable llaga, un sabroso veneno, una dulce amargura, una detectable dolencia, un alegre tormento, una dulce y fiera herida, una blanda muerte.”

La metáfora:

Diálogo entre Calisto y Melibea (pag 261):

Calisto: “…los rayos illustrantes de tu muy claro gesto dieron luz en mis ojos, encendieron mi coraçon, despertaron mi lengua, estendieron mi merecer, acortaron mi covardía…”

La hipérbole:

Diálogo entre Calisto y Sempronio (pag 95):

Calisto: “¿Mujer? ¡O grosero! ¡Dios, Dios!

Sempronio: ¿Yací lo crees, o burlas?

Calisto: ¿Qué burlo? Por dios la creo. Por dios la

confesso y no creo que hay otro soberano en el cielo aunque entre nosotros mora.”

Nivel morfosintáctico:

Aparecen entre otras:

La enumeración:

Diálogo entre Melibea y Celestina (pag 245):

Melibea: “… tu buen sufrimiento, tu cuerda osadía, tu liberal trabajo, tus solícitos y fieles passos, tu agradable habla, tu buen saber, tu demasiada solicitud, tu provechosa importunidad.”

La anáfora:

Mismo diálogo anterior (pag 245):

Melibea: “Quebróse mi honestidad, quebróse mi empacho…”

El paralelismo:

Mismo diálogo (pag 245):

Melibea: “Quebróse mi honestidad, quebróse mi empacho…”

El hipérbaton:

Es muy frecuente en toda la obra.

Mismo diálogo (pag 245):

Melibea: “…En mi cordón le llevaste envuelta la posesión de mi libertad…”

Diálogo entre Calisto y Melibea (pag 261):

Calisto: “… ¡O quántos días antes de agora passados me fue venido esse pensamiento a mi coraçón…”

Nivel fónico:

Al ser una obra teatral y que destaca el diálogo, las interrogaciones y exclamaciones aparecen en muchas ocasiones:

Diálogo entre Celestina, Sempronio, Pármeno y Elicia (pags 274-275):

Celestina: “¡Justicia, justicia, señores vezinos, justicia, que me matan en mi casa estos rufianes!

Sempronio: ¿Rufianes o qué? Espera, doña hechizera, que yo te haré yr al infierno con cartas.

Celestina: ¡Ay, que me ha muerto, ay, ay, confessión confessión!

Pármeno: ¡Dale, dale, acábala, pues començaste; que nos sentirán; muera, muera, de los enemigos los menos.

Celestina: ¡Confessión!

Elicia: O crueles enmigos, en mal poder os veáys, ¿y para quién tovistes manos? Muerta es mi madre y mi bien todo.”

También aparecen onomatopeyas, cuando los personajes llaman a la puerta dicen “tha tha” y cuando se ríen dicen “hi, hi” o “ha, ha”.

ððððððððððð

Al principio parece una obra complicada de leer , pero cuando ya vas por el segundo acto y le has cogido el tranquillo a la lectura esta obra resulta interesante y divertida en cierto modo, ya que para expresar su amor o desolación lo dicen en muchas palabra y enrevesadas además de la utilización de personajes míticos y refranes o proverbios, sin embargo si ahora quieres expresar amor dices: “me gustas” o “te quiero”, y si estás triste o desolado dices: “como es posible” o cosas similares.

Por ello resulta algo gracioso al compararlo con la forma que tenemos de hablar ahora, incluso la forma de enamorarnos, de desenamorarnos, hasta de morir, ahora no hace falta que estés confesado para morir en paz por parte de ateos y cristianos; supongo que en la época de la Celestina antes de morir se confesaban para tener una entrada al cielo, ahora para los cristianos no hace falta morir confesado para subir al cielo sino que cuenta toda tu vida. Nuestra sociedad a cambiado mucho desde entonces, sobre todo el casamiento y la pérdida de la virginidad, ahora no tienes que casarte “obligado” o perder tu virginidad cuando estés casada, como quieren que le pase a Melibea sus padres.

Creo que todo a cambiado a mejor tenemos más libertades y no estamos tan atados a la decisión del padre sobretodo las mujeres.

En resumen la obra me ha gustado más de lo que me esperaba, además las muertes de tantos personajes tampoco me lo esperaba y menos la forma de morir de alguno como Celestina (aunque al paso que lees te lo imaginas) y Calisto (no piensas que se va a caer de una escalera), tampoco te imaginas que sus criados vayan a tirarse por una ventana para no ser cogidos por la justicia y después muertos ahorcados; el suicidio de Melibea es más imaginable.