La Celestina; Fernando de Rojas

Renacimiento literario. Siglo de Oro de la literatura española. Tragicomedia. Novela humanista. Argumento. Personajes

  • Enviado por: Letyzia Soriano
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 9 páginas
publicidad

INTRODUCCIÓN

La Celestina es una gran obra de la literatura española, quizá una de las mas importantes, su autor es Fernando de Rojas.

El género de esta obra plantea una serie de problemas de compleja solución, como por ejemplo que la obra esta escrita en forma de diálogo, es decir, que no aparece nunca un narrador, y la obra es expuesta por los propios personajes, pero es de tal magnitud que es casi imposible representarla teatralmente, por lo que no se puede hablar entonces de obra de teatro, por lo que se empezó a argumentar si se traba de una comedia humanística (género italiano) por su argumento simple, desarrollo lento, o cambios inesperados e ilógicos de lugar y tiempo, que caracterizan a este género, pero se prefirió hablar de una novela dialogada.

Otro problema expuesto es el título de “comedia de Calixto y Melibea” cuando en realidad, la obra termina trágicamente, y por ello debería de llamarse “Tragedia de Calixto y Melibea”.

El tema principal de esta obra trata sobre el amor entre dos personas, que en realidad solo ama una de ellas, ya que el otro personaje lo rechaza. Entonces pide ayuda y consejo a la no recomendable Celestina para conseguir su amor mediante brujería, pero esto conlleva a un final trágico por la dependencia de los amantes.

DESCRIPCIÓN DE LOS PERSONAJES

CELESTINA: Se nos presenta como una mujer anciana, pobre, pero que con el paso del tiempo ha ido aumentando su sabiduría. Este personaje es capaz de sobrevivir en un mundo en el cual su oficio estaba muy controlado por las autoridades y alarde de sus propios conocimientos. Celestina tiene una capacidad sorprendente para captar lo que sienten sus interlocutores, también le es muy útil la dialéctica que posee para persuadir a sus clientes y beneficiarse de ello. Su oficio se basa en la liviandad, cose virgos, etc. Lleva un tatuaje de media luna.

PÁRMENO: Al principio era fiel a su amo, sentía afecto por él y le advierte a éste sobre Celestina, pero después es atraído por las artimañas de ésta para conseguir a Areusa.

Se conoce su procedencia, sabemos que su madre realizaba el mismo oficio que Celestina, y que dejó a Pármeno a su cargo cuando era pequeño .

SEMPRONIO: Este personaje no siente afecto por Calisto, sino que sólo busca su propio beneficio. Dice padecer y sentir lo mismo que todos los enamorados, hacia la prostituta Elicia.

SOSIA: De este personaje poco podemos decir, ya que aparece casi al final de la obra. Es el mas fiel y humilde de los criados que tiene Calisto.

TRISTÁN: Es un joven astuto para la poca edad que posee, y le es fiel a su amo Calisto.

LUCRECIA: Es prima de Elicia y criada de Melibea, es una muchacha astuta, que le advierte a su ama de las intenciones de Celestina, pero se siente celosa de los amoríos que tiene su ama y compra el silencio de Celestina a cambio de cosméticos.

AREÚSA: Es familia de Celestina e hija de una pastelera Es una prostituta, pero fiel a un solo hombre, su amante es Centurio, pero mantuvo relaciones con Pármeno a causa de la Celestina. Tiene un status de vida superior a las mujeres de su mismo oficio, ya que recibía las visitas en su propio domicilio.

ELICIA: Es familiar de Celestina, y vive con ella. Es una mas de las prostitutas de ésta obra, y mantiene relaciones con Sempronio, Sosia y Centurio.

CENTURIO: Es un rufián, malhechor y culpable de la muerte de Calisto.

CALISTO: No era un feudal arrendado. La relación que mantenía con sus criados, no era de señor-siervo, sino mas bien como compañeros. Estaba perdidamente enamorado de Melibea, aunque realmente sólo es deseo carnal.

MELIBEA: Es una muchacha de posición acomodada, con cabellera rubia hasta los pies, ojos verdes y rasgados, pestañas largas y cejas delgadas, tiene una nariz mediana, una boca pequeña con unos dientes blancos, y unos labios carnosos y rojos y de busto elevado. Piel suave, lustrosa y blanca. De sus brazos salen unas manos pequeñas poseedoras de unos dedos estilizados y unas largas uñas rojas.

Su comportamiento no se corresponde al de una muchacha ingenua, sino al de una joven maliciosa y con gran ironía. Al principio de la obra Melibea no está enamorada de Calisto, sino que lo rechaza, pero tras el conjuro de la Celestina logra enamorarse apasionadamente de él.

ALISA: Mujer noble y madre de Melibea . Compañera inseparable de Celestina en épocas pasadas, según testimonios de ésta.

PLEBERIO: Hombre noble y padre de Melibea. Era inconsciente de que su hija había tenido relaciones cuando él y su madre la preparaban para el matrimonio.

AMOR EN LA CELESTINA

EL amor es un tema de los mas importantes en esta obra, no por el amor en si, sino por ser tratado de una manera diferente al resto de las obras escritas hasta ese momento. Por ejemplo, como después mostraré, el amor de Calisto hacia Melibea es una parodia del amor cortés, utilizado en la Edad Media, o el amor como algo carnal entre los criados e incluso entre los protagonistas.

  • Amor de Calisto:

Calisto es un hombre que está perdidamente enamorado de Melibea. Se trata de un amor a primera vista, pero Melibea rechaza el torpe ofrecimiento de Calisto, por lo que se convierte en un amor platónico. Incluso en un momento de la obra Calisto comenta “Amo a aquella ante quien tan indigno me hallo que no la espero alcanzar”. Tal como lo define la propia cita, es un amor que no se espera alcanzar, que no se tiene el gozo de ser satisfecho. Pero este sentimiento viene dado, no por voluntad propia de Calisto, sino por el rechazo de Melibea a su ser, anteriormente citado. Vive por y para su pasión, se olvida de todo lo que no sea estar con ella y obtenerla. El sentimiento de amor platónico desaparece pronto porque enseguida acepta el ofrecimiento de Sempronio de dar cura a su mal de amor, provocando el deseo de Melibea. Esto demuestra una ambición reprimida de Calisto sobre el deseo carnal hacia Melibea (se expone en el primer encuentro).

Es un amor apasionado, ardiente, fogoso, y digo fogoso por la comparación que a través de Sempronio puede efectuar Calisto con la trova de Nerón, en la que habla del fuego de Roma. Es una comparación muy utilizada en la obra y en varios momentos el autor recurre a ella para referirse a ese amor apasionado. No solo es apasionado, sino que es loco. Tal es la locura de Calisto que deja a un lado su faceta de cristiano viejo y se convierte en “Melibeo” de la noche a la mañana, tal como cuando Sempronio formula la pregunta y Calisto responde “Melibeo soy, y a Melibea adoro, y en Melibea creo, y a Melibea amo” .

El amor de Calisto, es considerado, en ocasiones, como parodia del amor cortés. Es debido a varias razones:

  • Como consecuencia de lo anterior, normalmente en el amor cortés el amor ennoblece al enamorado, en cambio a Calisto lo convierte en un blasfemo y hereje.

  • El amante del amor cortés debe pasar por cuatro grados antes de conseguir el respeto de la amada (feñedor, precador, entendedor y drudo), pero Calisto quiere desde un principio ser drudo, es decir, mantener relaciones sexuales con Melibea.

  • Existen varios tipos de fórmulas para empezar un diálogo amoroso y hay una para cada clase social. Calisto emprendió la conversación con el tópico de la mujer como obra maestra de la creación, típico de los plebeyos. Por lo tanto demuestra que Calisto no sabe comportarse como un nombre, y trata a su amada como una plebeya.

  • Por último, todo buen amante cortés debe obedecer cualquier mandato de la amada, sin embargo Calisto no obedece para nada cuando en la escena del jardín Melibea le ordena que pare, pero Calisto continúa.

La fuerza del amor convierte a Calisto en un loco extravagante y en un egoísta ridículo, lo que lo llevará a una muerte estúpida.

  • Amor de Melibea:

A pesar del primer rechazo de Melibea hacia Calisto, pronto sufre un cambio de actitud, pero no hacia él. Ella empieza a sentir un dolor, una especie de enfermedad, la enfermedad del amor. Sus síntomas son el Melibea tales que siente un dolor en el corazón y desde él se extiende a todo el cuerpo, incluso el dolor llega a turbar el cerebro. Le deja sin hambre, sin sueño y sin alegría. Estos síntomas son también detectados en Calisto, que los confiesa en su conversación con Sempronio. Como comentaba anteriormente, los sentimientos de Melibea no cambian con respecto de Calisto, ya que no sabe que ese mal de amor viene causado por ese conjuro de Celestina, pero ésta misma la convence de que es a él a quien verdaderamente ama y que debe concederle su amor.

  • Amor entre Calisto y Melibea:

Una vez culminado el amor, algunos críticos se preguntan por qué Calisto y Melibea no contraen matrimonio. Existen varias interpretaciones:

    • Porque Calisto es mas pobre que Melibea y en la Edad Media, los matrimonios se realizaban por conveniencia económica, por lo tanto, a Pleberio no le interesaba casar a su hija con un hombre con peores condiciones económicas que la suya.

    • Porque Melibea desciende de judíos conversos (como Fernando de Rojas) y, por lo tanto, hubiera sido, según el pensamiento de la época una ofensa para Calisto, que era cristiano viejo.

    • Porque el autor continúa con el concepto del amor cortes y según éste, el verdadero amor es el que se da fuera del matrimonio, pues no se basa en interés económico.

Pero realmente, Calisto no desea ese enlace eterno, esa unión, ese compromiso perpetuo, sólo busca el placer, el gozo de Melibea. Si Calisto hubiera querido contraer matrimonio hubiera intentado conseguir su amor de otra manera, pero además en ningún momento de la obra, se habla sobre las dificultades de la unión, ninguno de los impedimentos es aludido, por lo que las hipótesis anteriores son pura especulación. En cualquier caso en la obra se dejan claros los objetivos de Calisto, no de sus propias palabras, pero Sempronio intuye “Si de éstos aguijones me da traérsela he hasta la cama” , y posteriormente cuando se habla de Celestina “A las duras peñas promoverá y provocará lujuria si quiere” , de la descripción que le efectúa Calisto a Sempronio expresando su deseo exclusivamente carnal.

  • Celestina vendedora del amor:

Celestina recurre al diablo como ayuda y engaña a Melibea, que pronto tiene síntomas de ese amor provocado por el demonio, o sea, por Celestina. El amor de Melibea no es por consiguiente, promovido por Calisto, sino por el conjuro diabólico formulado por Celestina.

Celestina hace del amor y de las pasiones humanas razón de subsistencia, ve el amor que ella no puede disfrutar como fuente de placer y gozo. De ahí que, con un sentido placentero de la vida, muy alejado del sentido medieval, ánima a los jóvenes a disfrutar de su juventud y el amor, ya que, sino, el tiempo lo impedirá.

  • Amor entre Sempronio y Elicia:

Estos personajes mantienen una especie de noviazgo. Es una relación basada en la mentira, en el engaño, incluso en la ironía. Sempronio la tiene y cuando quiere aprovecharse de ella la visita, pero Elicia no es tonta y cuando Sempronio no está, se ve con otros hombres. Cuando Sempronio va a ver a Celestina, Elicia está manteniendo relaciones con Crito, su amante, tal como expresa Elicia con su sarcasmo que resulta ser cierto. Celestina ayuda a Elicia a esconder su infidelidad, demostrando así su favoritismo con la liviandad de las mujeres.

  • Amor entre Pármeno y Areúsa:

Pármeno el criado “fiel” entra en el negocio de los amores de Calisto y Melibea, movido por Celestina, que lo engaña usando de cebo a Areúsa, prostitua de la que Pármeno está enamorado, y sin ayuda de Celestina no la conseguirá.

CONCLUSIONES

En conclusión podemos ver que el amor en La Celestina gira en torno a varios aspectos, como son el interés, el amor cortés, el engaño, la falsedad, la muerte, el sexo, etc.

En cuanto al amor es una búsqueda de afectos por parte de algunos personajes como Pármeno, y otros como Celestina lo utilizan como medio para conseguir sus propios intereses.

El amor carnal en esta obra es muy importante. Rojas no oculta su propósito de “narrar lo lascivo” y convierte La Celestina en una obra con una buena dosis de erotismo, rayando en la pornografía.

El amor en esta obra es eje central de todo el texto y de la vida de los personajes, tanto principales, como secundarios. El amor es joven y alocado, carnal y pasional.

En cuanto al amor referido con el engaño, Celestina, Sempronio y Pármeno hacen causa común para sacar el mayor beneficio de los amores de su amo Calisto por Melibea.

Otro fin de la obra es poner relevancia dos propósitos esenciales, censurar los locos enamorados y avisar de la falsedad de las alcahuetas y criados.

Rojas también quería criticar la sociedad de la época y descubrir las connotaciones sexuales del amor cortés, y criticar comportamientos como la avaricia, la lujuria, el mundo corrupto de criadas, prostitutas, hechiceras y rufianes que desean ascender en la escala social por medio de engaños y traiciones.

El interés y la muerte están relacionados en esta obra por la alianza entre Celestina, Pármeno y Sempronio, que se unen para conseguir sus fines, y terminaron encontrando la muerte por su avaricia.

BIBLIOGRAFÍA

  • La Celestina Fernando de Rojas. Ed. Vicens Vives, 1998

  • La Celestina Fernando de Rojas. Ed. Espasa Calpe,1969

  • Enciclopedia Larousse Ed. Planeta, tomo II, Pág. 851

  • Manual de la Literatura. II Renacimiento. Ed. Cendit, 1980