La Catedral; Cesar Mallorquí

Literatura española contemporánea. Siglo XX. Novela histórica. Edad Media. Órdenes militares. Templarios. Iglesias. Caballeros. Masonería. Cruzadas. Construcción. Arquitectura. Logia. Artesanos. Religión. Argumento

  • Enviado por: Francisco Xavier Vásquez Monteros
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 2 páginas
publicidad

La Catedral

de Cesar Mallorquí

Argumento

Telmo Yáñez es hijo de un maestro constructor, que dedica su tiempo libre a esculpir una estatua de la Virgen María. El día de su catorce cumpleaños su padre le lleva a la logia y presenta el trabajo a los demás francmasones, lo propone como aprendiz, y ellos quedan sorprendidos de lo bueno que es así que queda aceptado en la logia y su padre le regala un juego de herramientas para tallar. Varios extraños sucesos acontecen; su padre ha de partir a Santiago, ciertos personajes llegan a Estella, pero todo se mantiene en secreto (hasta para Telmo). Un día llegan tres caballeros vestidos como vikingos y que decían que eran francmasones. Erik, Gunnar y Loki. Entonces el padre de Telmo le reveló la verdad. El maestro constructor Thibaud había desaparecido, y el Papa había mandado llamarle a la construcción de la Catedral de Kerloc'h. Resulta que hacía años, más allá del 1200 d.C., la Orden del Águila de San Juan de los Siete Sellos había robado el tesoro de la Orden del Temple, y querían enviar a los tres hombres con Telmo a investigar. Hasta iría un emisario del Papa, que se identificaría con la palabra Trismegistes. El chico, desconcertado, acepta ir. Iban bastante rápido, así que se detuvieron para ir a la playa, lugar en el que Telmo nunca había estado. Cuando llegaron a Kerloc'h, el maestro de obras, Hugo, lo recibió y dio cobijo en su casa. En una habitación dormían Hugo y su mujer, y en la sala, Telmo y la hija de Hugo, Valentina, una joven bien desarrollada. Cuando se quedan solos un momento, Telmo la mira de reojo mientras estaba dormida, Valentina le pilla mirándola y le dice que cuando sea mayor, ella se casará con un caballero de verdad. Un prestamista, Abraham Ben Mossé, acude todos los días al poblado a ver si alguien le paga algo, pero Hugo le hecha, quizás porque él mismo le debe dinero. Corberán de Carcassone, el jefe de la Orden del Águila, iba a celebrar un concurso de escultores (imagineros), para escoger al hombre que esculpiría la estatua que presidiría el altar mayor de la Catedral. Gana Telmo por su peculiar forma de representar la fuerza y la calma del arcángel San Miguel. Todo el mundo lo felicita, Erik, Loki, Gunnar; y Valentina le dice que a decidido que se casará con él. Ben Mossé se acerca a Telmo y pronuncia Trismegistes. Él era el emisario del Papa. Al poco tiempo, Telmo se hace amigo de un loco al que todos apodaban Korrigan, que hablaba en un mal latín con palabras inventadas. Los días transcurren normales sin ningún descubrimiento, sin encontrar rastro del maestro Thibaud, ni pruebas del robo de la Orden del Águila de San Juan a la del Temple. Helmut, un obrero, encuentra una sala secreta en la Catedral, donde encontraron un altar pagano. No llegaron a ninguna conclusión con ello. Pero dos semanas después, Korrigan se acercó por la noche a Telmo y le contó que había presenciado la muerte de Thibaud y de los demás templarios acompañantes. Korrigan dijo que los había matado Corberán de Carcassone. También dijo que los mataron en una sala secreta, no en la que habían encontrado, sino en el infierno. Lo último que dijo a Telmo fue Inter ut et sol porta infernorum est. Al día siguiente hallaron el cuerpo inerte de Korrigan. Pasado un tiempo Helmut habló con Telmo, ut y sol eran notas musicales, pero… ¿Por qué entre ut (do) y sol se hallaría la puerta del infierno? Al día siguiente Helmut desapareció. A menudo Erik, Gunnar, Loki, Ben Mossé y Hugo se reunían para hablar. Pero no sacaban nada en claro. Corberán le pidió a Telmo que tallara en la estatua del altar mayor unas inscripciones en hebreo.Corberán le dijo que era el nombre del Arcángel San Miguel en hebreo. Hablando, todos reunidos en la logia, descubrieron que la inscripción eran las letras R, F, C y L. Esas letras al revés eran LCFR. ¿Qué era eso? De repente se les iluminó la mente, la Orden del Águila de San Juan, tenía el nombre de quien escribió el Apocalipsis, San Juan de los siete sellos, entonces LCFR era… Lucifer. No era una Catedral lo que habían construido, sino un aposento de Satán. Terminada ya la obra de la Catedral, Corberán de Carcassone ordena desalojar Kerloc'h, dando como compensaciones una grata cantidad de dinero. En el plazo de tres días tenían que marchar, así que Telmo aprovechó la última noche para buscar el infierno. Lo encuentra detrás del órgano de la Catedral, era espantoso, cadáveres, oscuridad, símbolos, imágenes de monstruos tallados sobre las paredes. Antes de que pudieran salir de Kerloc'h Corberán los encierra para tenerlos como sacrificios. Todos los caballeros se van a la Catedral, así pueden escapar todos los que quedaban allí. Pero se dan cuenta de que Ben Mossé y Valentina no están. Van a rescatarlos, pero se encuentran con Ben Mossé con un barril de pólvora. Atacan los caballeros del temple por delante a la Catedral mientras Erik y Telmo van a subir a detonar la campana con la pólvora de Ben Mossé y a salvar a Valentina, pero se encuentran con el capitán de las tropas de la Orden del Águila, Corvus, quien había vencido a Erik en combate. Erik llevaba ensayando una estocada más de 10 años solo para Corvus, quien sorprendido, se encontró derrotado por Erik. Subieron e hicieron estallar la Catedral, no sin antes rescatar con vida a Valentina. Fuera vieron como la bestia Lucifer se acercaba a ellos, pero como el rito se interrumpió no siguió avanzando, y en el harmagedón venció el bien, Lucifer tendrá que dormir de nuevo. Así al día siguiente los antiguos habitantes de Kerloc'h vinieron a agradecer haber terminado con el mal. Con la Orden del Águila vencida y Corberán muerto, todos se despiden. Valentina besa a Telmo y se despide, sigue decidida a casarse. Telmo se marcha a hacer el Tour y no se sabe más. La maldición de Corberán se cumplió, pero lo único que importa es que Telmo se enfrentó a la muerte y venció.