La casa de los espíritus; Isabel Allende

Literatura hispanoamericana contemporánea. Escritores hispanoamericanos. Novela (narrativa). Argumento. Tema. Personajes. Ambiente. Estilo literario

  • Enviado por: Ricardo Molinari
  • Idioma: castellano
  • País: Chile Chile
  • 9 páginas
publicidad
cursos destacados
Iníciate en LOGIC PRO 9
Iníciate en LOGIC PRO 9
Vamos a ver de manera muy sencilla y en un breve paseo de poco más de una hora como funciona uno de los...
Ver más información

Cómo montar un Ordenador
Cómo montar un Ordenador
En este curso te guiamos de una forma muy práctica y gráfica, para que puedas realizar el montaje de tu...
Ver más información

publicidad

Isabel Allende

Isabel nació en Perú, pero ella misma se considera chilena ya que dice que nació allí por casualidad (1942 en Lima debido a que su padre era diplomático chileno en este país). Ella estudia la carrera de periodismo, esta carrera le sirvió para escribir libros ya que tuvo un sentido social más amplio de lo común. Siempre la rodeó el ambiente cultural, puesto que trabajó en varias revistas y periódicos escribiendo artículos tanto en Chile como en Venezuela. Nunca antes se había dado cuenta que tenía la virtud para escribir ficción. Fue casi a los 40 años cuando empezó a escribir una carta para su abuelo y que más tarde se convirtió en el libro La Casa de los espíritus, éste fue tan popular que incluso se llevó a la pantalla grande. Desde ese momento se ha convertido en una escritora con fama internacional. Sus obras han sido traducidas a más de 25 idiomas y encabezan las listas de Best Seller en varios piases de América y Europa.

En cuanto a su vida personal, Isabel se casó con Miguel Frías en 1962. Ellos tuvieron 2 hijos Paula y Nicolás. En 1987 se divorció de Miguel y luego conoció a Willie Gordon con quien se casó más tarde. Lamentablemente, en 1992 su hija murió a causa de una enfermedad. Isabel empezó a escribir Paula cuando su hija estaba enferma.

Es una de las plumas más reconocidas y leídas en Latinoamérica, aunque en Chile sus obras sean criticadas por ciertos sectores de la sociedad, su realismo mágico ha enamorado a miles de personas en todo el mundo. A pesar de vivir en Estados Unidos su pelea por lograr un país mejor sigue en pie.

La casa de los espíritus; Isabel Allende
Isabel Allende carga con todo el peso de la historia en su apellido. Su tío, Salvador Allende, fue presidente de Chile hasta que en 1973 fue derrocado por el dictador Augusto Pinochet. A los 30 años de edad, este hecho marcó la vida de la escritora.

Pero en su pluma tiene la oportunidad de que ese peso no caiga todo el tiempo sobre sus hombros. Sus escritos le han permitido que sea reconocida en todo el mundo y que su apellido no sólo se relacione con un momento específico de la historia del país trasandino.

Luego de un manto trágico y oscuro en su vida donde fue declarada sospechosa por el régimen militar y tuvo que exiliarse. "Mi futuro como tal se decidió en 1973, con el golpe militar", afirma la novelista. Su destino fue Caracas, donde llega con su marido y sus hijos. Ahí empezó a nacer la obra "La casa de los espíritus", que era una larga carta a su abuelo que fue publicada en 1982 en España. Los buenos resultados no tardaron en brotar de todos los sectores. La crítica y el público la aceptó de muy buena manera. Desde entonces la obra fue traducida a numerosos idiomas.

Esta funcionó como trampolín para ubicar a la escritora en el primer plano de la literatura moderna. En Venezuela continuó con su profesión del alma, el periodismo. En Chile fue directora de la revista infantil Mampato, y fue reconocida a través de sus humorísticas columnas en la revista "Paula", donde recreaba al hombre chileno, calificándolo como su "Troglodita". En su nuevo hogar hizo televisión y escribió crónicas que abarcaron diversidad de temas.

Como tantos autores latinoamericanos la escritora chilena utiliza "el realismo mágico", característico de la literatura de esta región. Este movimiento consiste en una mezcla de realidad con imaginación. Esta formula fue usada por los más grandes como Gabriel García Márquez, Jorge Luis Borges y Julio Cortázar.

Utilizar este estilo le trajo ciertos problemas. En algunos medios literarios chilenos rara vez fue bien aceptada, por razones que son todo principio de la discusión en esta materia: ¿Best-seller es sinónimo de calidad?. Otros apuntan a la falta de originalidad por aplicar fórmulas "inventadas" por García Márquez. Por su apellido y una sociedad machista, hay muchos que no aceptan que sea una de las escritoras más leídas en Latinoamérica.

Sus textos nos describen una prosa que permite una lectura sencilla, que es toda cualidad innata en los grandes escritores. Además en sus letras se observa un sentido del humor que es característico en su persona, que aliviana y hace más entretenida la lectura de sus obras.

Personalidad:

Una de sus características para resaltar, es su fuerte personalidad. A pesar de estar alejada de su país geográficamente - vive actualmente en California- su sentimiento fluye en el momento en que Chile está viviendo situaciones fundamentales en la transición de su democracia. A pesar de tener un aspecto frágil, este no se compadece con la fuerza de sus juicios especialmente a la hora de hablar de política, o cuando toca el tema sobre cierta hipocresía sexual. No es una mujer que se muerda la lengua. Es una mujer con agallas y entusiasta que se animó a criticar aspectos de la sociedad chilena, en un momento que era muy difícil realizar ciertos cuestionamientos. En el humor, es donde se distancia de sus colegas, puesto que ha temas de indudable profundidad, sin sesgarlos, le otorga la amable presencia de la ironía o el sarcasmo, permitiendo una visión más universal. Pero ante todo es una mujer muy sincera, humilde y muy humana que además de deleitarnos con sus novelas, dio un mensaje sobre diferentes formas de vida...

Sobre su destino:

Cree que cuando empezó a escribir ficción, cuando empezó a escribir La casa de los espíritus algo cambió en elle, no sabía si ese libro se iba a publicar, no sabía si era un libro, pensó que era una carta para su abuelo, pero nada más sentarse a crear ese mundo personal de la novela donde uno es como un dios (uno hace las novelas, uno elige lo que van a decir, uno elige lo que van a hacer los personajes), eso le dio un vuelco completo a su vida y comprendió que había nacido para eso. No supo siempre que iba a ser escritora, lo supo cuando comenzó a escribir ; si siempre lo hubiera sabido tal vez hubiera tratado de escribir antes, pero tenía casi 40 años cuando comenzó a escribir, entonces se demoró mucho en encontrar eso, porque no sabía que era eso lo que buscaba. Siempre se movió en la periferia de la literatura, teatro, periodismo , documentales, incluso cuentos para niños, pero sin atreverse a decir "yo quiero ser escritora", porque le parecía como muy pretencioso.

Sobre su generación:

Se crió en un ambiente en el cual las mujeres debían ser madres, esposas y si trabajaban era para ayudar al marido en una época de su vida en la que necesitara ayuda, pero nunca pensando en que ella misma tenga una profesión, una carrera, un interés personal, mucho menos una cosa creativa, entonces plantearse la escritura parecía tan pretencioso... ; “si a los 19 o 20 años hubiera dicho "quiero ser escritora", se habrían reído de mí”. Su generación fue la que hizo el cambio, con el feminismo realmente se salió a la calle por primera vez a trabajar, a ser profesionales, a estudiar y a todo eso... Su generación vivió tironeada entre estas dos fuerzas, una que era el deseo de realizarse en muchos aspectos y otra que era la cultura en la cual los habían educado. “Una se sentía culpable por dejar la familia. Yo crié a dos hijos, y resultaron muy buenos hijos, pensando que yo era una madre muy mala, que los abandonaba y los dejaba con una empleada o con mi suegra ; mientras tanto me ganaba la vida y tenía como tres trabajos simultaneándose, entonces tratar de compensar y cumplir con todo era muy difícil.”

Sobre Paula:

“Le hablo a la memoria de los espíritus. No creo yo que aparezcan fantasmas en mi casa, que se va a aparecer Paula flotando en la escalera... no, pero la llevo permanentemente conmigo, la recuerdo permanentemente ; su memoria me es muy útil, Paula es una persona... primero era profesora, era psicóloga, y era una persona con una gran sentido común, diría yo. Cada vez que yo tenía un problema cogía el teléfono y la llamaba a España, vivían allí, y decía "Paula mira lo que pasa..." y ella tenía algún consejo para darme ; ahora no puedo coger el teléfono y llamarla, pero hago el ejercicio de memoria, de pensar "¿qué me habría dicho ella ?" en esa circunstancia, procuro que me acompañe y más o menos eso hago. Es un recuerdo, pero no continuamente, yo sí creo que hay un componente espiritual en todos nosotros que perdura, pero no creo ni en ángeles ni en demonios, ni que cuando yo muera Paula va a estar esperándome al otro lado ; no, yo creo que cuando yo me muera la parte espiritual mía se va a reintegrar a un océano de espiritualidad donde también se ha disuelto el espíritu de Paula, todos vamos a formar parte de eso de donde venimos y es la misma materia prima de todos nosotros, pero no creo que me voy a encontrar con el espíritu individual de Paula. Lo que yo más (transmito al mundo) es el recuerdo de ella ; los 28 años que ella vivió son mucho más importantes que los siglos o la eternidad de su muerte. Por eso el 22 de octubre que es el día de su nacimiento lo celebro mucho más que el seis de diciembre que el día de su muerte ; porque el hecho que nació, que vivió, y que nos dio tanto durante 28 años es mucho más importante que la pérdida.”

"El mejor afrodisíaco es el amor":

Después de tres años de silencio editorial, la novelista publica Afrodita, un libro de "cuentos y recetas". Todo un contraste respecto a su obra anterior, Paula, centrado en el impacto que le produjo la muerte de su hija.

"Estuve enterrada en el silencio durante un tiempo después de Paula, y tomaba como pretexto las muchas cartas que recibía sobre el libro. Estaba agobiada y no podía escribir nada de ficción, porque eso es algo que ocurre más en el vientre que en la mente y no podía forzarlo".

A partir de una conversación de café con un amigo, sin embargo, nació la idea de su nueva obra, Afrodita. Hablaban del pasado y de pronto él hizo unos dibujos eróticos en unas servilletas de papel. Su primera idea fue escribir sólo un libro de recetas, pero luego vio que era un tema tan apasionante que el libro sería mucho más.

El olfato de las mujeres, según Allende, es algo que los hombres no suelen valorar. "Cuando un hombre cocina es siempre algo muy erótico", asegura. "Cuando mi marido huele a ajo y a humo después de hacer una parrillada, es algo de lo más afrodisíaco". "No he conseguido que se desnude mientras cocina", añade con una sonrisa, "pero es que los gringos son muy raros". Y tras un paseo por la cocina y Afrodita, vuelve Isabel Allende a uno de los temas siempre presentes en sus obras. "El amor, es sin duda la emoción más fuerte. Cuando murió mi hija Paula pensaba que el miedo y el dolor lo anulaban todo, pero luego me di cuenta de que el amor era más fuerte".

Y lo es. Contiene los cuentos, el estilo y el humor de Isabel Allende, reflexiones sobre el amor y hasta una receta de la superagente literaria Carmen Balcells. "Ella tuvo la gentileza de cederme la receta del cocido catalán, que para mí es muy afrodisíaco", dice Allende. "La mayoría de las recetas del libro son sólo para dos, ya que no puede haber buena predisposición para hacer el amor cuando te lías con demasiadas ollas. La receta de Carmen, junto con otras pocas, la incluyó en la sección de orgías porque es para muchos".

Isabel Allende, de 55 años, admite: "Es curioso que los que escribimos sobre afrodisíacos somos siempre mayores de 50 años". "Debe ser -postula- que ya que no tenemos tiempo para el amor nos dedicamos a reflexionar sobre él". Otro factor que la lanzó a escribir sobre este tema fue el hecho de vivir en Estados Unidos, un país en el que las comidas son siempre de negocios y rápidas.

Las recetas del libro funcionan, asegura Isabel Allende. "Las he probado todas", insiste. "Vino mi madre, que es una excelente cocinera, y nos dedicamos a probarlas. Fue maravilloso". Entre las recetas, se encuentran desde carnes potentes como lomo en champaña, filete oriental y conejo picante, hasta postres como senos de novicia, espuma de Venus o peras borrachas. Algunas son muy particulares para la autora, por ejemplo el arroz con leche. "Siempre ha sido un afrodisíaco para mí -afirma- y de hecho en las bodas se bombardea a los novios con arroz como símbolo de la fertilidad y del semen".

Sobre sus personajes:

La mayor parte de los personajes que aparecen en sus libros son reales, por supuesto están novelados, pero son reales en el sentido de que están basados en algunas personas que conoce o que ha conocido. La mayor parte de los personajes de La casa de los espíritus son de su familia, con una familia como la de ella no hay que inventar nada, todo está dado.

Cuando escribe, muchas veces, si necesita un personaje para una situación determinada, busca una persona que se parezca y que le sirva en la novela. Es una persona como todos con muchos prejuicios y no quiere que sus personajes sean acartonados, con todo lo que cree que el personaje debe ser, sino con la realidad, y la gente real es muy contradictoria, tiene muchos lados distintos, no son claramente cortados en una sola dirección, no se puedes definir una persona con cuatro adjetivos, todo son matices y esos matices le resulta mucho más fácil darlos cuando conoce al modelo humano que le va a servir para los protagonistas.

La casa de los espíritus

 

Explicación del título

       

En esta gran obra, el principal escenario es la casa de la esquina. Este hogar le dio identidad a cada uno de los habitantes de su morada. Cada integrante de la familia tenía un lugar preferido, cada vez que tenían la oportunidad, lo ocupaban.

        Clara fue la que más se preocupó y cuidó de la casa. Este personaje y sus poderes tan particulares, hizo que la casa fuera también morada de los espíritus que invocaban del “más allá”. Estas almas en pena fueron los testigos mudos de la historia verdadera y ficticia a la vez. Ésto explica él porqué de las dos palabras que forman él titulo.

 

Resumen

Isabel Allende nos cuenta una gran saga familiar, la existencia de cuatro generaciones en la familia Trueba, deteniéndose con preferencia en los personajes femeninos: Nívea, Rosa y Clara, Blanca, y por último Alba; aunque a todo lo largo de la novela quien habla en los momentos trascendentales es el senador Trueba, eje central del cuerpo sustancial histórico-político en el aspecto cronológico, salvo en el final, donde la que toma la palabra es Alba, en una suerte de relevo espiritual y social.

Esteban Trueba, el patrón, representa el autoritarismo de las clases altas de ese país, que no es otro que Chile. Sin embargo, si bien el senador Trueba es el hilo conductor de varias generaciones, Clara, su mujer, es la sonoridad telúrica de la cultura, de la imaginación, la resonancia lírica de esas mismas generaciones en su diversidad mestiza.

En Desarrollo:

Todo se inicia con una familia llena de cualidades y defectos como cualquiera. Cada uno tenía su estigma que lo hacía resaltar del resto de sus parientes. Esta familia era constituida por el padre, Severo; la madre, Nívea; los hijos, Rosa, Clara y nueve más; el resto eran amigos o colaboradores. Esteban Trueba, amigo de esta familia, cometió el error de enamorarse de la hermosa Rosa. Para poder casarse con ella, parte a provincia con rumbo a “Las Tres Marías”, fundo que heredó de su padre. Él tuvo la idea de explotarlo, con el fin de hacerse rico.

        Económicamente, el tiempo que estuvo en su campo le sirvió de mucho para sus pretensiones, el gran problema es que por necesidad viola a toda campesina que se le cruza por el camino, dejando un legado de hijos ilegítimos que con el tiempo le acarrearían muchos problemas.

        Rosa murió y Esteban para consolarse se casó con Clara. Los hijos de este matrimonio fueron tres, la primera Blanca, se crío con muchas comodidades, pero su amistad con Pedro Tercero García, hijo de un campesino, la puso  en un lugar social-psicológico mas bajo que sus padres. El segundo y tercero, fueron Jaime y Nicolás, Mellizos con personalidades y actitudes totalmente diferentes.

La prepotencia de Esteban Trueba inicio un quiebre en su familia, él siempre quiso llevar a la familia como a él se le antojara, sin importar la opinión de quienes eran afectados por sus decisiones.

        Blanca se tuvo que casar con Jean Satigny, amigo de su padre, por supuesto en contra de su voluntad. El matrimonio se realizó para que el hijo de Blanca ( y Pedro Tercero García) no fuera ilegítimo, esta hija se llama Alba. Esta niña tuvo una infancia mimada por sus tíos y en especial por su abuelo.

        En el país que se realiza la historia aparece el ideal marxista-lenninista, la insistencia de los partidarios de esta ideología insistieron tanto que llegaron al poder. La variedad de ideologías en esta familia, como Esteban quien fue senador por el Partido Conservados y Blanca amante de un cantante revolucionario, provocaron un quiebre definitivo en este difícil hogar.

La muerte de Clara, provocó que el senador sufriera como nunca lo había hecho. Su dolor solo se comparaba con lo que sintió al ver que los socialistas llegaran al poder por medio de la democracia.

        Esta victoria izquierdista tuvo como consecuencia el boicot por parte de los derrocados, el que finalizó con la toma del poder por medio de la fuerza. En este golpe de estado, Jaime murió fusilado por las fuerzas armadas, Alba fue violada y torturada, Amanda, novia de Jaime, fue muerta y Esteban se dio cuenta de que su país querido estaba en una crisis moral y política, en parte por su culpa.

Tema

El tema principal es el recorrido de generación en generación de una familia, culmina con el golpe de estado.

 

 

Temáticas

- Luchas entre ideologías.

A lo largo y a lo ancho, siempre ocurren choques fuertes entre cada ideología. Como principal, conservadores v/s marxistas.

Citas:

ð   “Queremos que el marxismo fracase estrepitosamente y caiga solo para quitar esa idea de la cabeza en otros piases del continente.” (Pág. 304, Agente de Inteligencia.)

ð   “… y entonces la derecha comenzó a juntar odio”. ( Pág. 305, refiriéndose a la toma del poder por los izquierdistas.)

ð   “¡Son unos imbéciles, no se dan cuenta que la derecha se está armando.” (Pág. 311, Miguel a Alba.)

-Abuso de poder

En toda la obra toda la gente que tiene el mínimo de poder lo usa como sea.

Citas:

ð   “El primer golpe le cayo en él estomago. Después lo levantaron, lo aplastaron sobre una mesa y…”( Pág. 327, descripción de la paliza que le dieron a Jaime por parte de los militares.)

ð    “¡Abran paso, que les vamos a pasar el tanque por encima a estos huevones!(Pág.326, lo dijo un coronel)”

ð   “El hombre dio una rápida media vuelta y abofeteo a Alba.” (Pág.353, militar golpea a Alba)

- La venganza

Este método de solucionar problemas era el que más se usaba.

Citas:

ð   “Fui a buscar mi escopeta y salimos. El niño me indicó que teníamos que ir a caballo, porque Pedro Tercero García estaba escondido en el aserradero de los Lebus…”(Pág.182, Trueba busca a Pedro para matarlo por quitarle la virginidad a su hija Blanca)

ð   “El hacha brilló en el aire y cayó sobre Pedro Tercero García. Un chorro de sangre saltó, me saltó a la cara.” (Pág. 184, el hecho mismo.)

ð    “Entonces tengo un regalo para ti”. (Pág.291, después de estas palabras García besa a Alba, él lo hace por el odio que le tiene al abuelo, en unos años más García también la viola.)

 

Descripción de personajes

 

Clara:

Mujer de ideales muy bellos. Su lucha por lo justo la destacó significativamente. Sus tesoros mas preciados eran sus hijos, a ellos les dio todo lo que  pudo. Tanto fue el amor hacia ellos que los cuidó hasta después de su muerte. 

Ella tenía poderes sobrenaturales que la marcaron como un humano diferente y extraño. A pesar de ésto fue alguien que se sobrepuso a las críticas.

Sobre el personaje de Clara:

El personaje de Clara representa a la abuela de Isabel Allende ; una abuela que se murió cuando la escritora era muy niña, muchas de las cosas que Isabel sabe de su abuela son cosas que le han contado y que cree que están exageradas, porque el cuento cuando se repite muchas veces va adquiriendo una personalidad propia. Pero esa abuela, inventada o no, le ha servido para la vida, es como un espíritu benefactor que la acompaña siempre y que vuelve y vuelve en sus libros, en todos ellos hay algún personaje con algunos matices más o menos que se parecen a Clara.

Esteban Trueba:

Hombre dominante y autoritario que imponía sus ideales ante cualquier cosa, estos defectos lo llevaron a ganarse el odio de todas las personas que lo rodeaban, incluso su esposa, hijos y nietos. Vivía en una soledad e incomunicación con sus seres queridos. Su único ideal era luchar por su querido país.

 

Alba :

Hija de Blanca y Pedro Tercero García, heredó el sentimiento de ayuda de su abuela y también un cariño por los necesitados.  Ella tenía un gran afecto por su abuelo a pesar del carácter y los problemas que le hizo pasar. Poseía la cualidad de ser muy resistente ante lo negativo. El mejor ejemplo fue su optimismo para sobrevivir en un régimen militar que no la identificaba para nada.  

Pedro Tercero García: el cantautor con ideas izquierdistas irá a parar a un oscuro despacho totalitario donde para nada le valdrá la guitarra que siempre le acompañó y que le dio la celebridad en el corazón del pueblo. Sin renunciar a su pasado, éste terminará en el exilio.

Miguel: el revolucionario, será el eterno esperado por Alba.

Opinión Personal

Este libro me sorprendió por dos razones. La primera es que la forma en que está escrito literariamente hizo que me interesara constantemente, sin desentenderme de la historia. Se debe en hacer hincapié en el lenguaje, ya que la novela, escrita con una limpieza excepcional, incorpora localismos que gracias a la nitidez con que la escritora asumió el desafío para que en la obra se conviertan de inmediato en universales.

La segunda es el tema que ocupó, la lucha entre estas ideologías me llama mucho la atención, y pienso que no sólo a mí, sino que a todo el que le apasione la política. Se reflejan sin ambigüedades las hondas contradicciones entre el campo y la ciudad, la lucha de clases, las confusiones o certezas ideológicas, las diferencias. Isabel Allende expone los horrores de la junta militar, pero también los peligros no menos siniestros de una dictadura marxista; los personajes jamás deambularán con pasos extremistas y dislocados de un discurso a otro, viajarán por dentro de ellos con desplazamientos excesivos, eso sí, chocando con sus negaciones, trastabillando de un estado de ánimo a otro, acertando, equivocándose, viviendo el laberinto indisoluble de la duda o la verdad de los seres humanos. Le doy una crítica positiva, por lo dicho anteriormente y además por la reflexión que nos invita a tomar. Siendo la propia historia fruto de una protagonista directa, además de que la densidad filosófica y la belleza literaria son insuperables en el texto, y constituyen claves esenciales de su capacidad de seducción, bordando delicadas y perdurables emociones en la sensibilidad y en el pensamiento del lector.