La casa de los espíritus; Isabel Allende

Literatura hispanoamericana contemporánea. Escritores hispanoamericanos. Narrativa (novela) latinoamericana. Argumento. Personajes. Trama

  • Enviado por: José Luis Vergara
  • Idioma: castellano
  • País: Chile Chile
  • 5 páginas
publicidad
cursos destacados
Cómo montar un Ordenador
Cómo montar un Ordenador
En este curso te guiamos de una forma muy práctica y gráfica, para que puedas realizar el montaje de tu...
Ver más información

Curso completo de piano - Nivel básico
Curso completo de piano - Nivel básico
Este curso de piano está pensado para todos aquellos principiantes que deseen comenzar a tocar el piano o el...
Ver más información

publicidad

Resumen de La Casa de los Espíritus

I.- Rosa, la Bella

Clara es una niña hipersensible que desde muy temprana edad se destacó por sus poderes sobrenaturales como hacer que las cosas se movieran por sí misma como si tuvieran vida propia, leer la suerte y predecir el futuro.

Con la ayuda de estos poderes ella presagió una muerte en su familia, una muerte que sería por equivocación.

Y así fue. Rosa, su hermana, una mujer de una belleza inhumana, tan hermosa como un ángel, falleció. Rosa estaba comprometida con Esteban Trueba, un esforzado hombre que trabajaba juntando dinero para casarse con ella en unas vetas en el norte del país.

Luego de la muerte de Rosa la bella, Clara no volvió a hablar hasta nueve años más tarde cuando anunció que se iba a casar con el novio de Rosa.

II.- Las Tres Marías

Esteban Trueba, al fallecer su prometida, se queda viviendo en la ciudad, pero ya al cabo de un tiempo y cansado de la miserable viva en la ciudad, decide irse al campo al fundo Las Tres María, que estaba convertido en una ruina. Pero eso no importaba pues él estaba decidido a nunca más ser pobre.

En el campo puso a trabajar a los campesinos como nunca lo habían hecho, y él así con tanto trabajo logró olvidarse de Rosa. Pero se dio cuenta que necesitaba una mujer para satisfacer sus deseos sexuales por lo que se buscó una. Se llamaba Pancha García, tenía quince años y era virgen hasta que Esteban abusó de ella. Luego de esa tarde, Esteban la llevó a vivir a la su casa, donde siguió disfrutándola por algún tiempo hasta que Pancha, con un estado maternal notable, abandonó la casa patronal y volvió a vivir con sus padres. Pancha llamó a su hijo Esteban, al igual que su padre.

Esteban se convirtió en el patrón más respetado de la zona. Los campesinos todavía vivían en los tiempos de la colonia, nunca habían oído hablar de sindicatos ni de domingos festivos ni de sueldo mínimo, pero ya empezaban a infiltrase en el fundo delegados de los nuevos partidos de izquierda.

Una vez Esteban, buscando placeres, prestó cincuenta pesos a Tránsito Soto, una prostituta que trabajaba en el Farolito Rojo pero que quería surgir en la vida. Ella prometió que se los pagaría. Esteban pensó que nunca más la volvería a ver.

Poco después Esteban recibió una carta de su hermana Férula que decía lo grave que estaba su madre y que estaba muriendo. Entonces Esteban pensó que era el momento preciso para volver a la capital luego de nueve o diez años que había estado en Las Tres Marías.

III.- Clara, clarividente

Antes de morir doña Ester Trueba, la madre de Esteban, hizo prometer a su hijo que se casaría con una mujer decente y cristiana. Entonces Esteban decidió ir a visitar a la familia Del Valle para ver si les quedaba alguna hija soltera. Es entonces cuando los Del Valle recordaron lo que había dicho Clara cuando volvió a hablar.

Clara lo estaba esperando, y lo aceptó sin conocerlo. Dejaron pasar algunos meses por respeto al duelo de Esteban y a fin de año anunciaron su noviazgo de forma oficial.

El año siguiente transcurrió con los preparativos para la boda. Esteba puso a trabajar una cuadrilla de albañiles para construir una casa sólida que luego la llamarían “la gran casa de la esquina”.

Apenas terminó el duelo y estuvo lista la casa, se casaron en una discreta ceremonia y se fueron de luna de miel a Italia durante tres meses.

Al volver se fueron a vivir a la gran casa de la esquina junto con Férula, quien sería la persona que cuidaría a Clara durante su embarazo.

Esteban pasó más de un año sin visitar Las Tres María y cuando lo hacía, Férula lo disfrutaba mucho pues se sentía mucho más cerca de Clara.

Esteban quería un hijo hombre para que su apellido se mantuviera por generaciones, pero Clara dijo “Es una niña y se llama Blanca”. Esteban, al nacer Blanca, estaba decepcionado.

IV.- El tiempo de los espíritus

Un verano, la familia decidió ir a pasar las vacaciones a Las Tres María, fundo que Clara sólo conocía por referencias ajenas. Al llegar a Las Tres Marías, todos los inquilinos los esperaban para darles la bienvenida encabezados por el administrador Pedro Segundo García, hijo de Pedro García el viejo. Nadie prestó atención a un niño desnudo y moquillento que se encontraba ahí y que tenía la misma edad de Clara. Era Pedro Tercero García, hijo de Pedro Segundo. Ese mismo día Blanca y Pedro Tercero se hicieron amigos.

Desde el primer día Clara comprendió que había un lugar para ella en Las Tres Marías. Las vacaciones se alargaron y Clara no mostraba interés por querer volver a la capital.

Clara estaba embarazada de nuevo y anunció que eran dos hombres y se llamaría Jaime y Nicolás, por lo cual Esteba se enfureció. Esa noche, Esteban se tentó y salió. Fue al Cristóbal Colón, un lugar mucho mejor que el Farolito Rojo. Le ofrecieron lo mejor y apareció Tránsito Soto. Ella quiso pagarle la deuda, pero Esteban dijo que prefería que le debiera un favor.

Pocos días después, cuando Clara estaba casi lista para parir, murieron los padres de Clara, Severo y Nívea Del Valle. Clara se había enterado antes a través de un sueño en cual su madre caminaba sin cabeza. Efectivamente Nívea había sido decapitada en el accidente y la policía no pudo hallarla. Cuando terminaron los funerales, Clara convenció a Férula que la acompañara a buscar la cabeza de su madre pues ella sabía donde estaba. Fueron a buscarla con un chofer en un auto de alquiler y la encontraron, entonces Clara se dio cuenta que sus hijos estaban por nacer. El chofer alcanzó a volver a casa y Jaime y Nicolás nacieron sin problemas. Clara se recuperó rápidamente del doble parto.

Esteban volvió a pecar en ocasiones en que Clara se quedaba con los niños en la capital y él tenía que hacerse cargo del campo.

Con el paso del tiempo, Esteban estaba seguro que Férula había sembrado en Clara la incapacidad para amarlo. El odio entre Esteban y Férula demoró mucho tiempo en estallar. En una ocasión, Esteban regresó a la capital sin avisar. Esa noche había temblado y Férula se acostó con Clara en busca de calor y tranquilidad pues ella le temía mucho a los temblores. Allí la encontró Esteban. Se abalanzó sobre ella y la acusó de pervertir a su esposa con pensamiento de solterona y la echó de la casa.

Los años pasaron, y Blanca y Pedro Tercero había crecido. Este último había comenzado a hablar de justicia entre los trabajadores de Las Tres Marías. Era el único que se atrevía a desafiar al patrón. Un día Esteban lo pilló hablando de justicia y le dio una tunda de azotes delante de su padre.

Pedro Tercero tenía dos amores, su padre y Blanca. Cada vez que Blanca iba de vacaciones a Las Tres Marías, se encontraban en el mismo sitio donde se habían visto por primera vez.

V.- Los Amantes

Durante un verano, Blanca y Pedro tercero aprendieron a disimular su amor delante de los adultos, pero Clara los había comenzado a observar más cuidadosamente. En esos tres meses había llegado a amarse con aquella pasión arrebatada que los trastornó el resto su vida.

La familia volvió a la capital y, un día sábado en que los mellizos había salido del internado para ver a su familia, mientras comían, apareció Férula, todos la vieron e incluso los tres niños gritaron “!Tía Férula¡”. Sólo Clara comprendió de inmediato lo que estaba pasando y dijo “Férula ha muerto”. Entonces fueron en busaca del padre Antonio y le pidieron que por favor los llevara hasta la casa de Férula. Efectivamente había muerto.

Durante los meses que estuvieron separados, Blanca y Pedro intercambiaron correo con nombres falsos y códigos que sólo ellos sabían. Cuando llegó el verano, Pedro Tercero había dejado de ser un niño tierno y había adquirido las proporciones de un hombre adulto. Era el único de Las Tres Marías que hacía frente al patrón, no haciendo caso a los consejos de su padre. Al llegar el verano, Blanca casi no lo reconoce al verlo y esperó hasta la noche para saludarlo como siempre lo había hecho.

Así transcurrieron los años, Clara anticipaba los temblores y Blanca y Pedro Tercero seguían viéndose a escondidas todas las noches en el mismo lugar. Vino un terremoto que dejo muchos muertos y heridos, entre ellos estaba Esteban Trueba que estuvo postrado en una cama durante cuatro meses. Las Tres Marías había sido destruido y Esteban encargó a Pedro Segundo su reconstrucción.

VI.- La Venganza

Año y medio después del terremoto, Las Tres María volvió a ser lo que era antes.

Poco a poco Clara fue cambiando. Se veía cansada y alejada de Esteban. Un día Clara hizo poner un pestillo a la puerta de su habitación y no volvió a aceptar a Esteban en su cama.

En una cena de políticos conservadores en el pueblo, Esteban conoció a Jean de Satigny, quien buscaba un socio. Se hizo amigo de la familia y pasaba largas temporadas como invitado de honor en Las Tres Marías. Una noche, el Conde Jean de Satigny mientras fumaba, divisó a Blanca saliendo por la ventana de su habitación y entendió de inmediato a dónde iba. Al día siguiente el Conde pidió a Blanca en matrimonio y comenzó a tratarla con cierta preferencia. Había comenzado a decirse que el Conde pretendía a Blanca. Entretanto, Pedro García, el viejo, murió un poco antes de las elecciones presidenciales. Esteban se había enterado de las escapadas a medianoche de su hija y una vez interrogándola la golpeó. Entonces Clara defendiendo a Blanca le dijo a Esteban “Pedro Tercero no ha hecho nada que tu no hayas hecho. Esteban perdió el control y la lanzó sobre la pared. Clara no volvió a hablar con su marido nunca más en su vida. Dos días después Clara y Blanca abandonaron Las Tres Marías y regresaron a la capital. Esteban quería matar a Pedro Tercero y se enteró dónde estaba por parte de Esteban García, el hijo de Pancha. Lo fue a buscar y le lanzó un hacha que le rebanó tres dedos de la mano derecha.

VII.- Los Hermanos

Jaime había entrado a la universidad y Nicolás vagaba buscando su destino. Clara estaba dichosa de vivir con sus hijos y se dispuso a iniciar una relación amistosa. Había tenido poco contacto con ellos en su infancia y había perdido las mejores horas con sus hijos.

Blanca estaba embarazada. Al saberlo Esteban, se arrepintió de no haberle metido un balazo cuando pudo hacerlo. Entonces Esteban decidió casar a Blanca con el Conde Jean de Satigny. Obviamente Blanca no deseaba casarse con el Conde, pero tuvo que acceder. Esteban había dicho a Blanca que él mismo había matado a Pedro Tercero, pero Clara lo desmintió más tarde porque lo había visto en un sueño y la dejo tranquila. Después de la fiesta del matrimonio, Esteban extendió un cheque al Conde como regalo de bodas para que se llevara a su hija al Norte.

Esteban, había arriesgado todo lo que tenía en su aventura política y Clara le había asegurado el triunfo, y así fue. Esteban fue elegido Senador de la República por el Partido Conservador.

Pedro Tercero había abandonado Las Tres Marías después del encuentro con su patrón, lo acogió el Padre José Dulce María en la casa parroquial.

En tanto, en la capital. Nicolás se enteraba que su novia Amanda estaba embarazada. Él le prepuso que se casaran pero ella no quiso y prefirió pedir ayuda a Jaime, el hermano de Nicolás que era estudiante de medicina. Jaime en un principio se opuso rotundamente pues él no tenía la experiencia suficiente para hacer un aborto, pero finalmente accedió. No tuvo problemas y salió todo bien.

VIII.- El Conde

Jean y Blanca se fueron al Norte a vivir en una antigua mansión. Los cuartos más apartados de la casa fueron destinados para la manía de Jean por la fotografía. Allí instaló sus lámparas, sus trípodes, sus máquinas. Rogó a Blanca que no entrara jamás sin autorización a lo que bautizó “el laboratorio”. Blanca se llevaba bien con su esposo, las únicas veces en que discutían eran cuando ella intentaba averiguar sobre las finanzas familiares. Blanca dejó de pensar en Pedro Tercero con la magnitud de la urgencia con la que antes lo hacía, ahora eran recuerdos dulces y desteñidos que podía evocar en todo momento. Jean había organizado su negocio con mucho cuidado. El negocio de las gredas indígenas era secreto pues eran patrimonio histórico de la nación. Ese negocio, a Blanca le tenía sin cuidado.

Un día, Blanca entró sin permiso al laboratorio. Descubrió allí que era lo que su esposo ocultaba. En las paredes estaban cubiertas de acongojantes escenas eróticas que revelaban la oculta naturaleza de su marido. Reconoció los rostros de los sirvientes de la casa. Blanca decidió que debía sacar a su hija de ahí. Salió corriendo de la casa y se dio cuenta que no llegaría muy lejos a pie y con una barriga de nueve meses, volvió a la casa, tomó el dinero que encontró y se fue a la estación a esperar el tren que la llevaría de vuelta a la capital.

IX.- La niña Alba

Alba tuvo suerte de no nacer en el tren, afortunadamente pudo sujetarse dentro de su madre por unas horas más parea nacer en la casa de sus abuelos.

Alba nunca vio un retrato del Conde porque Blanca se encargó de eliminarlos todos. Le dijeron que su padre había sido un noble caballero, inteligente y distinguido, que tuvo la mala fortuna de morir en el Norte a causa de una fiebre.

La presencia de su nieta en la casa, dulcificó el carácter de Esteban. El cambio fue imperceptible, pero Clara lo notó. En esa época la casa de los Trueba tenía casi todos los cuartos ocupados y se ponía la mesa para la familia, los invitados y un puesto de sobra para quien pudiera llegar sin anunciarse.

Alba pasó su infancia entre dietas vegetarianas, artes marciales niponas, danzas del Tibet y otras cosas por el estilo. En los pocos momentos de ocio que tenía Blanca, se lamentaba que Alba fuera una niña solitaria sin amigos de su edad para jugar.

Una noche de Navidad, Clara le regaló pinturas a Alba para que así “pudiera desahogarse” dijo Clara. Y así fue llenando las murallas de su dormitorio con un inmenso fresco.

Alba era muy querida por sus tíos Jaime y Nicolás. Ellos jugaban con ella y le daban premios y regalos.

Mientras, las relaciones del Senador Trueba con su familia no hicieron más que empeorar con el tiempo. Esteban ya no comía en la casa, sino que en el Club.

Blanca estaba el apogeo de su belleza. Tenía muchos pretendientes que llenaban de regalos a Alba. Mientras, en Alba, crecía el temor por que su madre la abandonara, temor que perdió cuando conoció a Pedro Tercero.

Alba tenía seis años cuando conoció a Esteban García. Fue en una oportunidad en la que él fue a ver a Esteban Trueba a la gran casa de la esquina, y mientras lo esperaba tuvo la oportunidad de compartir un momento con Alba. García había terminado el Liceo y quería una recomendación para entrar a la Escuela de Carabineros. Esteban quedó de hablar con una amigo suyo para que lo becaran, el Comandante Hurtado.

Clara murió el mismo día en que Alba cumplió siete años. Ante toda la familia reunida a su alrededor, dio el último suspiro y se marchó al otro mundo sin mirar para atrás.

X.- La época del estropicio

El funeral de Clara fue un acontecimiento. Mucha gente acudió a dar sus condolencias. La muerte de Clara cambió para siempre el vivir en la gran casa de la esquina.

Los años siguientes la casa se convirtió en una ruina. Jaime y Nicolás perdieron el poco interés que tenían en la familia. Para Alba, la única persona estable en aquel barco a la deriva en que se había convertido la gran casa de la esquina, era su madre.

Esteban pensó que Férula tenía razón, se estaba quedando solo como un perro. El Senador Trueba luchaba contra sus enemigos políticos que cada día avanzaban más en la conquista del poder. Para Esteban, los partidos políticos eran todos marxistas menos el suyo. Tuvo la habilidad de ser el primero en llamar a la izquierda “enemiga de la democracia”.

Pedro Tercero veía crecer a Alba y procuró estar cerca de ella, pero no llegó a considerarla realmente su hija, porque en ese punto Blanca fue inflexible.

XI.- El despertar

Alrededor de los dieciocho años, Alba abandonó completamente la infancia. Sacó la cuenta de que había sido feliz y se despidió de su niñez.

Alba terminó el colegio y entró a estudiar Filosofía y Música a la universidad. Allí conoció a Miguel, estudiante del último año de Derecho. Era dirigente izquierdista. Alba le oculto que era nieta del Senador Trueba y usó su apellido de la cédula de identidad: Satigny. Alba, por amor a Miguel se atrincheró en la Universidad junto con otros estudiantes. Miguel se convirtió en el alma de la toma. La idea era no dejar el edificio hasta que se firmara el pliego de peticiones de los trabajadores. Alba fue reconocida por Esteban García y así se enteró Miguel de que ella no le había dicho toda la verdad. García llevó a Alba a su casa, donde ella pasó dos semanas en cama mientras la toma se disolvía pacíficamente. Miguel pensó que era injusto culpar a la nieta por las ideas de su abuelo y volvieron a pasear abrazados.

Un año después, Miguel alquiló un pequeño departamento cerca de su trabajo, donde se juntaban para amarse. Miguel dijo a Alba que se venían tiempos muy malos.

XII.- La Conspiración

Tal como estaba pronosticado, los socialistas ganaron las elecciones. El senador Trueba pasó la noche en el Partido por temor a que lo reconocieran en las calles y le hicieran daño.

Para Pedro Tercero, las elecciones fueron un cambio brutal. El único manchón en su tranquilidad era Blanca. Había adquirido la certeza de que Blanca era la única mujer para él. Vio que era necesario colaborar con el gobierno, pues este no tenía gente suficiente para cumplir todas las funciones. Ese día Pedro Tercero dijo a Blanca que era ahora o nunca para casarse. Se enojaron y se separaron. Blanca lo llamaba al Ministerio, pero le decían que el compañero García no estaba. Y así intentó toda la semana. Blanca no dijo a nadie lo que había pasado. No volvieron a verse en dos años.

Los cambios estaban en marcha, Las Tres Marías fue uno de los últimos fundos que expropió la Reforma Agraria en el Sur. Esteban Trueba se enteró de que había perdido la tierra cuando le notificaron que iban a pagársela con bonos del Estado. Esteban fue a Las Tres Marías, donde fue tomado prisionero por los inquilinos. El hecho fue difundido por la televisión y el Presidente pensó que podía ser el detonante que haría estallar el polvorín donde se asentaba su gobierno en el precario equilibrio. Blanca y Alba se enteraron y pensaron que era el momento de volver a ver a Pedro Tercero al ver que Carabinero no pudo rescatarlo. Se presentaron en el Ministerio y entraron a la fuerza a ver a Pedro Tercero. Era el reencuentro después de dos años. Pidieron a Pedro Tercero que los acompañara a ella ya su hija a buscar al Senador Trueba, fue en ese momento en que Alba se enteró que Pedro Tercero era su padre. Pedro Tercero sacó a Trueba de Las Tres Marías.

El Presidente aparecía casi todos los días en televisión para denunciar la guerra sin cuartel de la oposición.

XIII.- El Terror

El día del golpe militar, Jaime fue llamado a la Presidencia por sus servicios médicos. Jaime notaba algo raro en el ambiente y decidió llamar a Blanca para decirle que no se moviera de su casa cuando vio al Presidente con un casco de combate.

Se oían algunos disparos lejanos. El Presidente se había despedido del pueblo por la radio. No estaba dispuesto a abandonar su cargo y dijo: “Se equivocaron conmigo, traidores. Aquí me puso el pueblo y sólo saldré muerto”. Entonces comenzó el Bombardeo.

Jaime había sido tomado prisionero y estaba siendo víctima de torturas mientras Alba trataba de obtener alguna información de la gente que le importaba. Dos semanas después se enteraron de la muerte de Jaime.

Una gran parte de la clase media se alegró con el golpe militar, porque significaba una vuelta al orden, a la pulcritud de las costumbres.

Pasaron los meses, y llegó a ser evidente que los militares se habían tomado el poder para quedárselo.

Blanca escondió a Pedro Tercero en los cuartos vacíos de la gran casa de la esquina porque era buscado y estaba llamado a presentarse ante las autoridades. A los pocos meses, Blanca comprendió que no podría tenerlo mucho tiempo ahí y le pidió ayuda a su padre. Alba dijo que ella podría meterlo en una embajada. Trueba lo llevó a la sede del Vaticano disfrazado de obispo con un salvoconducto que le permitiría vivir en el extranjero con Blanca. Fue la primera vez que Blanca y Alba se separaban. Se fueron a Canadá.

La casa de Trueba era vigilada. Una noche, los militares se llevaron a Alba sin que el Senador Trueba pudiera hacer algo por impedirlo.

XIV.- La Hora de la verdad.

Alba estaba siendo interrogada por Esteban García acerca del paradero de Miguel, lo cual fue un alivio para Alba pues supo que no había sido detenido. Alba estuvo en manos de García mucho tiempo, a los pocos días él se dio cuenta que no lo había reconocido.

Esteban Trueba fue a hablar con Tránsito Soto al Cristóbal Colón. Le pidió ayuda para que encontrara a Alba. Tránsito tenía muy buenas relaciones con el gobierno y ella mejor que nadie podría convencer a los hombres fuertes de las Fuerzas Armadas.

Dos días después, Tránsito llamó a Esteban y le dijo: “Soy Tránsito Soto, patrón. Cumplí su encargo”.

EPÍLOGO

Alba fue soltada en un basural cerca del Barrio de la Misericordia. Esteban Trueba murió apaciblemente en los brazos de Alba, confundiéndola con Clara y a ratos con Rosa. Esteban Trueba pudo morir feliz, murmurando su nombre, Clara, clarísima, clarividente...

1