La casa de las muñecas; Henrik Ibsen

Literatura universal contemporánea del siglo XX. Teatro y arte dramático de las ideas y realista. Renovación. Argumento. Personajes. Temas

  • Enviado por: El remitente no desea revelar su nombre
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 10 páginas

publicidad
cursos destacados
Curso completo de piano - Nivel básico
Curso completo de piano - Nivel básico
Este curso de piano está pensado para todos aquellos principiantes que deseen comenzar a tocar el piano o el...
Ver más información

Graba audio con Apple Logic Pro 9
Graba audio con Apple Logic Pro 9
En este curso aprenderemos a realizar grabaciones de audio de calidad utilizando Apple Logic Pro 9. Exploraremos todo...
Ver más información


La casa

de las

muñecas

de

La casa de las muñecas; Henrik Ibsen

HENRIK IBSEN

La casa de las muñecas; Henrik Ibsen

Henrik Ibsen nació el 20 de marzo de 1828 in Skien. Era el mayor de cinco hermanos, cuatro chicos y su hermana Hedvig, que tenía tres años menos que él. Se parecía a su padre, tenían la misma nariz, pero Henrik tenía el pelo oscuro de su madre. Desde pequeño mostraba interés por todo aquello que tenía algo que ver con el teatro: ropa, dibujos, muñecas y trucos de manos. La mayoría de los niños de su edad pensaban que era arrogante. En realidad era guapo, siempre bien vestido, bien educado y sabía bailar, así que tenía más éxito con las chicas.

Después de marcharse de su patria, tenía dificultades en volver al lugar de nacimiento, hasta casi nunca escribía a sus padres. Cuando su padre murió en 1877, le explicó a su tío Christian Paus que no escribía porque no podría haberles ayudado de ninguna manera práctica.

Publicó su último drama `Cuando Despertemos Los Muertos' y lo llamó un `epílogo dramático'. Ahí describe la vida de un artista que se parece a él en muchas cosas. También quedó como epílogo de su producción ya que por su enfermedad no pudo seguir escribiendo. Ha dedicado su vida al arte del drama y se ha ganado respeto ante dramaturgos muy importantes de su época.

También era poeta, y publicó una colección de poemas en 1871. Pero el drama realmente ha sido su vocación. Contribuyó al teatro con una nueva vitalidad, profundidad psicológica y un significado social que el teatro echaba de menos desde la época de Shakespeare. En sus obras trata de gente de la clase media de su época. Son personas cuya rutina diaria es interrumpida de repente por una circunstancia trágica y tienen que enfrentarse a una crisis profunda en sus vidas. Han sido conducidas ciegamente a la desgracia y por ello son ellos mismos responsables por su crisis. Cuando miran atrás y ven su vida, son obligados a afrontarla.

Ibsen ha pasado 27 años de su vida en el extranjero, en Italia y Alemania. Abandonó su patria a los 36 años, en 1864, y no volvió a Kristiana (Oslo) hasta los 63 años, donde pasó los últimos 15 años de su vida y finalmente murió en 1906.

La casa de las muñecas; Henrik Ibsen
La casa de las muñecas; Henrik Ibsen

La Casa De Las Muñecas

En los años después de 1814 Noruega estuvo luchando repetidamente por su existencia. Estuvo en la peor depresión económica en su historia. El mercado con Dinamarca se ha disuelto e Inglaterra cerró su mercado de mimbre. Muchos de los ricos de clase media lo han perdido todo. Esta crisis fue larga y dura.

En 1830 Noruega pasó por un período de un empuje económico, los derechos de mercancías han sido desarrollados y las tarifas de la aduana han sido bajadas. Noruega empezó a participar en los desarrollos en Europa. Pusieron la primera vía ferrocarril entre Oslo y Eidsvoll en el año 1854. Líneas telegráficas han sido establecidas y en la agricultura se han introducido nuevos métodos.

La base para una industria moderna se puso en 1840, cuando se construyeron las primeras fábricas de textil e ingeniería. Entre 1850 y 1880 ha incrementado considerablemente el número de negocios. (Es cuando Ibsen escribió la obra La casa de las muñecas en 1879).

Este desarrollo económico fue seguido por conflictos de clases. La revolución en febrero de 1848 tuvo consecuencias para el movimiento político entre los trabajadores. Hubo más gritos por una reforma democrática.

La lucha más grande contra la monarquía Sueca es unida a la introducción del parlamentismo, el principio constitucional sobre que el gobierno tiene que tener apoyo del parlamento si quiere mantener el poder. Como condición pasó el Storting cambios a la constitución de 1874, 1879 y 1880, dándoles acceso a los ministros a las sesiones de Storting. El rey denegó la proposición en cada ocasión.

Culturalmente era Noruega todavía provincia de Dinamarca, a pesar de su unión con Suecia. Cuatrocientos años de asociación con Dinamarca, donde dominaba la cultura de los Daneses, no se pueden superar en una o dos generaciones. Hasta poco tenía la influencia de la cultura danesa más fuerza que la sueca. Después de la última guerra se han aflojado los lazos con Dinamarca. Hoy en día el teatro sueco tiene mucha influencia en Noruega, 85 años después de la separación de Suecia.

Históricamente, por ello, es el teatro Noruego parte de la historia del teatro Danés, y los trabajos de Ibsen se han publicado inicialmente en Copenhagen. Si la monarquía Danesa-Noruega no se hubiera reemplazado por la unión entre Noruega y Suecia, Ibsen sería considerado un Danés, como su compatriota Ludvig Holberg (1684 - 1745).

El contemporáneo de Ibsen, Bjørnstjerne Bjørnson obtuvo el Premio Nobel de Literatura en 1903. Era la tercera persona en recibirlo. Henrik Ibsen nunca recibió este premio. La posteridad ve eso como muestra de la poca importancia de estos premios literarios, pero los contemporáneos de Ibsen y Bjørnson lo veían de una manera distinta: Ibsen y Bjørnson eran como gemelos, y los dos se merecían el premio. Quizás Bjørnson acertó más a la hora de escribir sus trabajos en un `espíritu idealista'. El teatro noruego es muy joven en comparación con el de los demás países europeos. Hace menos de doscientos años que el país dispone de teatro permanente propio.

Noruega no empezó a hacer teatro de cero, sino apoyándose en la tradición teatral danesa, que pertenecía a su vez a la antigua tradición europea. El precursor del Nationaltheatre, Christiania Theater, puede más bien considerarse como un teatro danés en Noruega. Tanto los que construyeron y decoraron el edificio, como los que crearon el arte en su interior, fueron daneses. Sólo en los últimos años de vida de este teatro aparecieron en escena actores noruegos.

La casa de las muñecas; Henrik Ibsen
La casa de las muñecas; Henrik Ibsen
La Casa De Las Muñecas

Tanto Bjørnson como Ibsen estaban ligados, como dramaturgos, a la misma tradición. Ambos habían aprendido el arte en los escenarios daneses de Noruega.

El teatro noruego quedó parcialmente fuera de las corrientes que se podían observar en el teatro europeo de la primera mitad del siglo XX. Gente como Pirandello, Claudel, Giradoux, Brecht y otros innovadores del arte dramático tuvieron poca influencia. El modernismo como concepto global no logró establecerse en Noruega, a pesar de que se hicieron ciertos intentos de introducir un nuevo arte dramático, un nuevo concepto de dirección y un nuevo estilo de interpretación con respecto al teatro ibseniano; intentos que no gustaban ni a la gente del teatro ni al público, por lo que se volvió a lo que sabían hacer y el público quería ver. Tampoco tuvo éxito en Noruega el teatro político, desarrollado en relación con la revolución bolchevique y perfeccionado en Alemania durante los años 20 y 30.

En Europa continuaba la revolución dramática que Ibsen en muchos sentidos había impulsado, pero pasaba por alto a su patria. Mientras que el teatro noruego, gracias a Ibsen y Bjørnson y la edad de oro de las dos primeras décadas de este siglo, casi había sido el centro de atención del teatro internacional, en los años 20 y 30 se veía relegado al alrededor.

Los años de la guerra modificaron sustancialmente este panorama. Noruega salió del aislamiento, también culturalmente.

Tras el fracaso del drama romántico, la escena europea asistió al triunfo de un tipo de teatro concebido como mero entretenimiento de una burguesía acomodaticia y conservadora, y de muy poca voluntad estética: el teatro bulevar, basado en intrascendentes tramas conyugales. En lo estrictamente dramático la gran renovación tuvo lugar en los países escandinavos con la figura fundamental de Henrik Ibsen.

Él es el verdadero fundador del teatro contemporáneo. El éxito de su primer drama, de carácter romántico, `Catilina', le hizo ser llamado a la capital donde dirigió un teatro oficial y escribió una serie de piezas históricas de inspiración nacionalista.

En Italia escribió dos grandes dramas poéticos `Brandt' y `Kierkegaard'. En Alemania escribió sus más importantes dramas que le hacen creador del teatro de ideas y del teatro realista - convierte el escenario en una tribuna de debate de los grandes temas que apasionaban y dividían a la sociedad de su tiempo.

Algunas de sus obras: `Espectros', `El Sol...El Sol!', `Un enemigo del pueblo', `El pato salvaje', `Hedda Gabler', `John Gabriel Borckman', etc.

Entre todas ellas, sin embargo, destaca `La casa de las muñecas', ya que es la mas celebre y escandalosa, al plantear por primera vez el tema de la autonomía de la mujer en una sociedad diseñada al servicio del hombre.

Ibsen tuvo una gran influencia en sus seguidores y la literatura. Había grandes dramaturgos como Strindberg, Chejov, Pirandello, Mister o Galdós que en cierta manera aprendieron de él.

Otros autores de su época eran Maurice Maeterlinck, Oscar Wilde y Jules Verne.

La casa de las muñecas; Henrik Ibsen

La casa de las muñecas; Henrik Ibsen
La casa de las muñecas; Henrik Ibsen
La Casa De Las Muñecas

Henkrik Ibsen fue uno de los autores más polémicos del siglo XIX.. En sus obras criticó los prejuicios de la sociedad burguesa y creó personajes femeninos llenos de matices. Ha pasado a la historia por su talento para escribir novelas incómodas para la sociedad en la que vivía. Sus escritos profundizaban en los matices psicológicos de sus personajes, especialmente los femeninos, y criticaba los prejuicios sociales de la burguesía, la falta de honradez del capitalismo y la ignorancia política de mucha gente. La casa de las muñecas fue escrita cuando Ibsen estaba en Roma y Amalfi, en el tiempo de la revolución en Europa. Una nueva perspectiva estaba empezando a surgir en el mundo literario y dramático, marcada por la fiebre de la revolución de 1848.

La casa de las muñecas es la segunda obra en la serie de obras realistas de Ibsen. La primera era `Los pilares de la sociedad', del año 1877. En La casa de las muñecas se reúnen los más realistamente posible tres elementos: el psicológico, el ideológico y el sociológico. Está dividida en tres actos, y mientras la tradición era en el primer acto la exposición, en el segundo la situación o explicación, y en el tercero la resolución, en sus obras Ibsen opta por una discusión en el tercer acto más que por la simple resolución. Transcurre en navidad.

Toda la obra se representa en una habitación de la casa. Ibsen nos muestra una convivencia como cualquier otra, una vida que podría ser la nuestra. Nora está presente en todas las escenas.

Ibsen empieza introduciéndonos en el tema central de la obra: Nora y su relación con el mundo exterior (cuando entra con sus regalos). Nora sirve de símbolo para las mujeres de aquella época. Mujeres de las que se pensaba que eran felices con los lujos de la sociedad moderna, sin pensar en ni preocuparse por el mundo en el que vivían. En el proceso de la obra Nora realmente parece disfrutar de las riquezas materialistas. Parece que el dinero es la llave para la felicidad. Ibsen nos hace creer que la relación entre las mujeres y su alrededor es el tema principal de la obra.

Sin embargo también es evidente que la poca asociación con el mundo no es precisamente culpa de Nora. Su marido Torvaldo la considera su propiedad, un objeto que hay que poseer y controlar. Utiliza nombres de pequeños animales lo que deja ver la poca importancia que le da a su personalidad. Parece ser más su padre que su marido. Nora depende completamente de él, empezando por el dinero hasta en la comida, ya que Torvaldo la está supervisando y controlando. La visión torcida del mundo se muestra más evidente todavía cuando Nora habla con la Sra Linde. Mientras su amiga es sabia y adulta, Nora es impetuosa. Sólo le cuenta su secreto porque la Sra Linde la llama una niña, como para demostrar que no era verdad.

Aún así vemos que Nora se da cuenta, por lo menos en parte, de la falsedad en su vida. Cuando le hacen la cuestión por qué no decirle su secreto a Torvaldo, responde que lo haría, pero con el tiempo. Ahora cree que eso dañaría la independencia de Torvaldo, las mentiras en las que se basa su matrimonio. Eso deja suponer que ella sabe que el papel de Torvaldo como el alimentador de la familia es igual de fabricado como el suyo de muñequita inocente. Pero probablemente la seguridad que le da el lado materialista, el dinero, la casa, sus hijos, no la dejan admitir este pensamiento. Como bien nos muestra la Sra Linde, cuando dice que se siente absolutamente vacía sin tener a nadie de quien preocuparse ... es exactamente lo que sienten todas las mujeres. Sin su familia, su marido, simplemente no sabrían qué hacer.

Como consecuencia Nora acepta su papel de niña, jugando con sus hijos como si fuera una de ellos. También se ve claramente que en realidad no es ella la madre, ese personaje de autoridad, sino la criada. Nora siempre está jugando con los niños, pero cuando se trata de otras tareas más serias, las hace la criada.

La casa de las muñecas; Henrik Ibsen
La Casa De Las Muñecas La casa de las muñecas; Henrik Ibsen

Otro de los temas principales es la manera de ver a las mujeres, especialmente en el contexto de matrimonio y su papel de madre. Torvaldo nos ofrece una idea muy clara de este papel: El deber de una mujer es ser una buena esposa y madre.

También importante es el materialismo. Se le da más importancia que a la gente. El dinero, las apariencias, dan felicidad. Si nos fijamos este aspecto no ha cambiado demasiado: Todavía nos preocupamos demasiado por lo que diga la gente, los vecinos, algunos intentan aparentar con dinero en vez de lucir más su interior y sus cualidades.

La injusticia y falsedad de las costumbres de la clase social media, la fe y autenticidad contra el buscarse a uno mismo, preocupación social y religión son otros temas tratados.

Mientras en el primer acto Nora se enfrenta a la invasión de la realidad en su mundo de apariencias y `mentiras', en el segundo acto va a averiguar si su mundo es verdadero o falso. Sabe que Torvaldo puede descubrir su mentira pero cree que si es el hombre que cree que realmente es, todo eso reforzaría su matrimonio. Está esperando una especie de milagro, pensando que Torvaldo podría asumir la responsabilidad por lo que ha hecho Nora, y después de que se de cuenta de que lo ha hecho por amor hacia él, se convertirían en una pareja igual, con derechos iguales. Aún así considera la otra opción y empieza a jugar con el pensamiento de dejar a su familia.

El tercer acto es el más importante en esta obra. No hay una simple resolución del problema, sino el espectador se encuentra con una discusión entre los protagonistas, resaltando todos los temas de los primeros dos actos. Es interesante ver que es la primera vez que Nora sale de la habitación cuando se va a la fiesta. Además Torvaldo la tiene que arrastrar para volver. Será porque Torvaldo la mantenía dentro de la casa intencionadamente para su propia diversión. Evitando que saliese fuera a asociarse con la gente y conocer el mundo, permite mejor control de sus pensamientos y actos.

Cuando Nora se va de la habitación, y con eso termina la obra, se va por otras razones que inicialmente planeadas. Pensaba suicidarse porque no quería que Torvaldo sacrificase su vida por ella. Cree que es una decisión apropiada porque está convencida de que Torvaldo daría su vida por ella. Cuando ve que este no es el caso está muy decepcionada. Torvaldo la acusa de haber arruinado su vida, le prohíbe volver a ver a sus hijos. Es entonces cuando Nora decide abandonarlo todo. Sabe que antes de poder ser una esposa y madre, tiene que descubrirse a si misma y aventurarse en el mundo. Quiere ser una persona independiente, y no una muñeca para las figuras masculinas en su vida.

La casa de las muñecas; Henrik Ibsen
La Casa De Las Muñecas La casa de las muñecas; Henrik Ibsen

Desde luego es Nora el personaje principal de la obra. Nunca vivió sola, pasa del cuidado de su padre directamente al de su marido. Es impulsiva y materialista. No le importa mucho el daño que podría causar a otra gente, por ejemplo prestándose dinero y no poder devolverlo. Lo expresa con un `Quién piensa en ellos! Son personas extrañas.' en el primer acto. Muestra poca experiencia al tratar con la gente, poco tacto. Cuando entra la Sra Linde, Nora sabe que está sola, sin trabajo. Sin embargo empieza a hablar de la fortuna que les tocó, lo felices que se sienten. La frase: `Es algo maravilloso eso de poseer dinero y verse libre de preocupaciones, verad?' en el primer acto es como si se burlara de la Sra Linde. Nora piensa que todos la subestiman, cuando dice: `Eres lo mismo que todos los demás. Todos estáis convencidos de que no valgo para nada serio ...'. Es porque no pudo realizar nada por si misma en su vida, siempre fue guiada por su padre y luego por su marido. Igualmente en la conversación con la Sra Linde en el primer acto, cuando luego le revela su secreto, como para demostrar lo contrario.

A veces tiende a presumir un poco, cuando por ejemplo habla con Krogstad y dice: `Como puede suponer, una tiene algo de influencia...' Sin embargo eso se vuelve contra ella y pronto desea no haberlo dicho.

Es interesante su reacción ante el Doctor Rank. Cuando decide pedirle un favor, sabe que el Doctor siente algo más por ella que simple amistad. Sin embargo, cuando el Doctor Rank se le declara, ya no piensa en revelarle ningún secreto, quizás por temor a que podría chantajearla luego, igual que Krogstad, en este caso para recibir su afecto.

Nora evoluciona durante la obra. De un juguete para su marido se convierte en una mujer madura, que piensa, y afronta la realidad. En el clímax de la obra al final del tercer acto, Nora se ve enfrentada a Torvaldo, quien descubrió su secreto. Primero piensa en que Torvaldo querrá salvarla: `Tú no vas a llevar el peso de mi falta. No debes hacerte responsable de mi culpa.' Hasta piensa en suicidio como única salida. Pero luego se da cuenta de que Torvaldo sólo se interesa por su propio bien, su propio daño, y ni un momento pensaría en cubrirla. Es cuando decide abandonarle. Ve todo lo que le faltaba en el matrimonio, como la trataba su marido, hasta su padre. Toma una decisión difícil pero firme. Explica su posición de esta manera:

`Nunca me quisisteis. Os divertía el capricho de jugar con la niña.' `Cuando vivía papá, él me manifestaba todas sus ideas, y yo las seguía. Si tenía otras diferentes, me guardaba muy bien de decirlo, porque no le habría gustado. Me llamaba su muñequita, y jugaba conmigo, ni más ni menos que yo con mis muñecas.' `Pasé de manos de papá a las tuyas. Tú me formaste a tu gusto, y yo participaba en él ... o lo fingía. Cuando ahora miro hacia atrás, me parece que he vivido aquí como una pobre al día. Vivía de hacer piruetas para divertirte, como tú querías. Tú y papá habéis cometido un gran error conmigo: sois culpables de que no llegara a ser alguien.'

Aquí culpa a Torvaldo y su propio padre de que ella no llegara a ser alguien. Pero realmente es ella la culpable, en no darse cuenta antes, de no aceptar su dependencia. Ella se dejó guiar por los hombres, no intentó manifestarse, hasta ahora. Claro que los dos tienen parte de la culpa, pero la otra la tiene ella misma.

Nora abandona a parte de su marido a sus hijos. Algo impensable para muchas madres. Como puede una mujer abandonar a sus propios hijos? La respuesta nos la da Nora: `Qué preparación tengo para educar a los niños? Es una labor superior a mis fuerzas. Hay otra de la que debo ocuparme antes. Debo procurar educarme a mí misma.' Nora no se conoce a si misma. Necesita averiguar quién es realmente, cuáles son sus prioridades, sus valores. Entonces puede transmitirlos a sus hijos.

Otro clímax de la obra es la situación en el segundo acto, cuando Torvaldo quiere abrir el buzón del correo y Nora intenta impedírselo.

La casa de las muñecas; Henrik Ibsen
La Casa De Las Muñecas La casa de las muñecas; Henrik Ibsen

Torvaldo es el marido de Nora. Al principio de la obra le ascienden al director del banco. Se ha ganado lo que tiene con sus propias manos, trabajando duro. Él se ve como el alimentador de la familia, pasa la mayor parte de la obra y probablemente de su vida en el despacho de su casa, ni siquiera se ocupa de los niños. Le preocupa mucho la moral, así como la opinión de los demás sobre él y su familia. Cuando Nora le menciona a Krogstad Tovaldo le expone las razones por las que no podría trabajar con él: `Ha falsificado firmas ... Una atmósfera de falsedad contamina irremisiblemente el hogar. Cada vez que respiran, los hijos se contagian de gérmenes malsanos'. Su expresión en este caso es un tanto exagerada. Quizás sea para mostrar claramente que jamás aceptaría una mentira, aunque fuese por salvarle la vida. Los espectadores conocen el secreto de Nora, saben que falsificó una firma para conseguir el dinero. Ibsen quiere mostrar el drama del asunto, resalta que Torvaldo está decididamente en contra de cualquier engaño, sea por lo que sea. Se podría suponer que cuando se trate de su mujer, a la que ama, cambiaría de opinión, pero no es así.

Trata a Nora como a una muñequita, piensa que no podría ni respirar sin él. Nunca piensa en lo que la podría interesar, lo que le gustaría a ella, sino supone que todo es perfecto.

Cuando se da cuenta del desengaño, llama a Nora una ridícula, desgraciada, insulta a su padre y le culpa por el comportamiento de ella. Se enfada muchísimo. Luego le propone lo siguiente: `En cuanto a ti y a mí, seguiremos como si nada hubiese cambiado: sólo a los ojos de los demás, por supuesto. Seguirás aquí, en casa, como es lógico. Pero no te permitiré educar a los niños; no me atrevo a confiártelos. ... Desde hoy se trata de salvar los restos, las apariencias.' Esta actitud muestra su incomprensión. No se para ni un momento a pensar que Nora lo hizo todo por él, salvándole la vida. Sólo ve lo negativo, no piensa en escucharla, apoyarla.

Al llegar la segunda carta, la que lo aclara todo, Torvaldo cambia de repente. Su tono de voz es suave, sus palabras hacia Nora ya no son insultos llenos de rabia, sino palabritas dulces, llenas de cariño. Al ver que no corre ningún peligro olvida el enfado. Ahora sí piensa en por lo que ha tenido que pasar Nora: `Lo que habrás sufrido! ... No puedes creer que te haya perdonado. Sí, Nora, te lo juro; estás perdonada. Bien sé que lo has hecho por amor a mí.' Por qué se da cuenta ahora? Más bien lo sabía desde el principio, pero su preocupación por su imagen y su fortuna le cegó la mente. Sin embargo, pronto se da cuenta de que todo se acabó. Nora le abandona y él se queda solo, no entendiendo qué es lo que realmente acaba de ocurrir.

Aún así parece que no aprende de sus errores. Escuchándole a Nora le dice: `Hablas y piensas como una niña. No comprendes nada de la sociedad en la que vivimos.' `Hablas y piensas como una chiquilla.' Esta reacción es típica en situaciones parecidas. Quiere debilitar, humillar a Nora, haciéndola creer que no sabe nada, cuando siente que ella está a punto de abandonarle. Pero Nora ya ha tomado su decisión.

Doctor Rank es el amigo de la familia, apoya a Torvaldo y está enamorado de Nora. Se le declara diciendo que Torvaldo no es el único que daría su vida por ella.

En la obra se le ve un poco como un hombre triste, sabiendo que va a morir. Pasa mucho tiempo en casa de los Helmer, no parece que tenga a nadie más. Se menciona el hecho de que está a punto de morir, sin embargo no se anuncia su muerte. Será porque muere después de que Nora se haya marchado, o simplemente porque no es él el que debe parecer trágico, sino Nora.

La casa de las muñecas; Henrik Ibsen
La Casa De Las Muñecas La casa de las muñecas; Henrik Ibsen

Sra Linde es una amiga de Nora. Cuando pierde a su marido y madre, vuelve a aparecer en la vida de Nora. Con éxito pregunta por trabajo. En un principio parece que quiere ayudar a Nora, muestra comprensión. Es un personaje complejo del que no se sabe muy bien lo que pretende. Cuando Krogstad se ofrece pedirle la carta a Helmer para que éste no la lea, Christina lo para: `No Krogstad, no pida usted la carta. Han pasado 24 horas, y durante este tiempo he presenciado cosas

terribles en esta casa. Helmer debe saberlo todo. Nora y él tienen que explicarse francamente. Así no habrá más ansiedad.'

Que cosas terribles? Habla de la actitud de Helmer hacia Nora? Quizás piense que sea lo mejor que Nora le abandone. Pero por el bien de quién? No creo que haya alguna mala intención detrás de esto. En realidad el asunto se aclara cuando les hacen entrega a los Helmer de la segunda carta. La Sra Linde probablemente no se podía imaginar que consecuencias tendría todo eso para el matrimonio de Nora y Torvaldo. El gesto de devolverles el recibo, sin embargo, nos asegura que no hubo maldad detrás de su actitud, porque al ser lo contrario, tendría más eficacia al no devolvérselo.

Parece que la Sra Linde sabe lo que le hace falta al Sr Krogstad. Ella está y se siente sola, toda su vida trabajando y viviendo para alguien. Ve que Krogstad siente lo mismo, se siente solo y abandonado. La historia de estos dos tiene un final feliz.

Krogstad es el hombre del que Nora se presta dinero para salvar a su marido. Estaba involucrado en un escándalo hace unos años, y su imagen profesional no es muy buena. Cuando ve amenazado su puesto en el banco, empieza a chantajear a Nora. Parece un hombre un tanto amargado, admite su fracaso: `Cuando la perdí, fue como si desapareciera bajo mis pies la tierra firme. Míreme ahora, soy un náufrago agarrado a una tabla.' Krogstad vuelve a encontrarse con su viejo amor; Sra Linde le abre el corazón y él deja de perseguir la venganza. Aquí se nota la importancia que tiene la Sra Linde en esta obra. Prácticamente les salva a todos, a Nora por su error, a Torvaldo de perder su dignidad, a si misma de la soledad, igual que a Krogstad, a parte de ahorrarle más problemas que eran evidentes por surgir.

Ana María parece no tener un papel importante, ya que no interviene en los momentos de tensión. Es la criada de la familia, la que educa a los niños, cuida de ellos. Es a ella a la que Nora le menciona por primera vez su intención de abandonarlo todo, al principio del segundo acto: `Sí, Ana Maria, pero ya no podré estar con ellos tanto como antes.' `Crees que olvidarían a su mamá si se fuera para siempre?' Pero Ana María no se da cuenta de la gravedad de ese pensamiento de Nora.

La casa de las muñecas; Henrik Ibsen
La Casa De Las Muñecas La casa de las muñecas; Henrik Ibsen

La obra es entretenida y sorprendentemente moderna. Al leerla vemos reflectadas las vidas de muchas mujeres en el día de hoy. Realmente no sé si era intención de Ibsen mostrarnos la mujer como una persona independiente, que hay que tratar con respeto, simplemente porque en aquella época era `normal' el tratar a la esposa como un objeto. Si Ibsen fuera mujer todavía pensaría que quiere mostrar los sentimientos de las mujeres. Siendo hombre creo que no podría ver el resultado, lo que conseguiría con una obra así. Personalmente veo esta obra como una tragedia, dado que Nora pierde mucho tiempo creyendo en algo que resulta ser falso. Es una tragedia que no sea tratada con respeto, que su marido se burlara de ella. Es una tragedia que abandone a sus hijos, porque son ellos los que sufren las consecuencias. Y más trágico todavía es que sigue habiendo mujeres en la misma situación o similar, o, desgraciadamente, aún peor. No quiero entrar en todos los problemas que hay en este mundo respecto a este tema; los malos tratos tanto psicológicos como físicos, igual que la discriminación de las mujeres. Pero esta obra me hizo pensar y ha confirmado lo que quiero alcanzar en mi vida - la independencia. Creo que como bien dice Nora al final, una mujer tiene que saber quién es, tener sus valores, vivir su vida, aprender y compartir, antes de poder tener y educar a sus hijos. Para poder ser feliz, cada uno tiene que conocerse a si mismo, porque si no puede ser feliz consigo mismo, no podrá ser feliz con nadie.

Con referencia a la pareja de la obra, es cierto que Torvaldo es un poco torpe a la hora de tratar con su mujer. Pero también creo que es capaz de cambiar, sobre todo cuando se ve solo y abandonado, querrá esforzarse para ser una mejor persona y hacer feliz a Nora. Sin embargo, dado que Ibsen ha muerto y con él estos dos personajes, habría que inventar una nueva historia.

También hubo ocasiones en las que leí con un poco de rabia, ya que no pude entender el comportamiento de Nora en ciertas situaciones, como por ejemplo cuando le menciona a la Sra Linde su fortuna, sabiendo que ella está en apuros. Al final de la obra, tampoco pude entender que se quedase callada cuando Torvaldo le gritaba y la insultaba. No creo que una mujer, que además acaba de tomar la decisión de abandonar su vida, a su marido y a sus hijos, se sentara tranquila con el marido para discutirlo. Torvaldo sigue llamándola una niña inmadura, sin experiencia, y es cuando, por lo menos yo, le atacaría igualmente.

En general es una obra interesante y entretenida, que hace pensar.

Bibliografía:

Internet: odin.dep.no, www.kirjasto.sci.fi/ibsen.htm

Libro de Literatura, bachillerato