La casa de Bernarda Alba; Federico García Lorca

Literatura española contemporánea. Generación del 27. Género dramático. Teatro y drama lorquiano. Argumento. Personajes. Biografía del autor. Contexto histórico

  • Enviado por: Alessandra Corleone
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 8 páginas
publicidad

Desarrollo de los personajes.

Adela, al principio, parece una joven dama, educada, sin protestar en absoluto. Obediente, que respetaba a su madre, pero solo superficialmente. Yo creo que desde el principio, en el fondo de sus pensamientos siempre la odió. Y eso no es nada extraño; hay que Bernarda es una mujer fría y despiadada.

El fuego que despierta del ser de Adela, empieza a ocurrir cuando se da la noticia de que Pepe el Romano iba a casarse con Angustias, fue Pepe el que verdaderamente la revolucionó...

Ella siempre se creyó superior a sus hermanas, yo creo que hasta incluso se sentía superior a su propia madre... Incluso lo confiesa abiertamente en una parte de la obra en la que está hablando con Martirio, la cotilla más envidiosa de todas, que empieza a decirle que lo siente, pero que Pepe el Romano es suyo, y nada más. Que por mucho que a las demás les gustase él, no lo tendrían, porque él le “pertenecía”...

A Bernarda, desde el comienzo de la obra, se le ve como una mujer sin sentimientos, fría... Es como si no corriese sangre por sus venas, sino hielo. A mi personalmente me cayó fatal desde el primer momento... Cuando invita a los vecinos del pueblo a su casa, a celebrar el funeral de su marido; y al terminar todos se marchan la Poncia comenta:

  • No tendrás ninguna queja, ha venido todo el pueblo.

  • Sí; para llenar mi casa con el sudor de sus refajos y el veneno de sus malas lenguas. [...] Han dejado la solería igual que si hubiese pasado por ella una manada de cabras.

Allí ya se ve, como que en realidad no le importa tanto la muerte de su esposo, si no la suciedad que han dejado los que si respetan el luto del difunto... Es una mujer terriblemente falsa, pero a pesar de eso, tiene su casa totalmente vigilada. Cuando ella entra en un cuarto, todos callan. Es muy fuerte y de carácter duro y sólido, aparentemente...

Cuando empiezan a alborotarse sus hijas con el tema de Angustias y Pepe el Romano, se le ve un poco más desconcertada, y no tan estricta como anteriormente.

Donde ya sí que definitivamente pierde las riendas es cuando Adela revela abiertamente su romance con Pepe el Romano, allí es como cuando colapsa del todo. Sus aparentes y fuertes pilares se derrumban...

Pero donde más inhumana es, es cuando muere Adela, ya que se suicida. Las hermanas, y la madre las dice que dejen de llorar abiertamente; que eso se hace cuando uno está a solas...

Yo la veo muy hipócrita desde el principio hasta el final. A pesar de que, en el fondo, yo pienso que tiene que sentir dolor, alegría, tristeza... al fin y al cabo, ella también es un ser humano.

Viernes, 26 de julio.

Querido diario;

Hoy he despertado empapada de sudor... Y yo pienso que esto ha ocurrido, no sólo debido al terrible calor que hace en ésta época del año, sino que también me siento indefensa, vulnerable. Por alguna razón me siento cada día más débil... Yo jamás había sentido lástima por mi madre loca, pero el otro día al oírla gritar;

  • ¡Bernarda, Bernarda!

Gritando, sentí ganas de abrirle al puerta, liberarla de la cárcel en donde yo misma la coloqué para que no me molestase más... Pero pensé, ¿y si alguna de mis hijas me viese abrirle? ¿Qué pensarían de mí? Pensarían que ya no soy la mujer fuerte y decidida que todos siempre han pensado que soy... Lo que soy es una buena actriz, sé esconder mis sentimientos, y disimular lo que pienso.

Todos los demás me ven como una persona fría, sin sentimientos, pero en realidad soy tan delicada y sensible como la flor de piel, como las lágrimas plateadas de la luna...

Lo malo de esto, es que si mi hijas, o la cotilla de la Poncia, se enterasen de la persona que en realidad son, dejarían de respetarme, no me considerarían segura de mi misma... y sería totalmente humillada.

El otro día, la Poncia me dio un consejo, que me andase con cuidado, que algo gordo iba a ocurrir. Sus palabras me han atormentado éstos últimos tres días, todas las noches la misma pesadilla... En mi sueño siempre pienso que alguien morirá, sé que alguien va a morir, pero lo desesperante es que no sé quien. Y en mi sueño, busco, busco y busco a la persona sentenciada a muerte por la razón que sea, y corro y miro. Y de repente despierto, arropada con mi propio sudor. Talvez solo pienso esto porque la Poncia me ha comido los sesos con su historia, pero también puede ser que tenga algún presentimiento terrible... Pero no lo sé. Aún no lo he descifrado.

Pero juro por mi vida, que jamás me verán llorar. Lo juro plenamente. Lo juro.

Otro final para la obra.

Bernarda

¡La escopeta! ¿Dónde está le escopeta? Si le veo, os juro que lo mato aquí y ahora.

Adela

¡Nadie podrá conmigo!

Angustias (Sujetándola)

De aquí no sales tú con tu cuerpo en triunfo. ¡Ladrona! ¡Deshonra de nuestra casa!

Martirio

¡La escopeta no está en el baúl donde siempre!

Adela (peleando con Angustias hasta que se libera de sus brazos)

¡No la encontraréis! La tiene Pepe, se la regalé.

Bernarda

En ese caso, sin escopeta ni tonterías... ¡Te voy a ahogar con mis propias manos, escoria! ¡Maldita, endemoniada!

Adela (Provocadora)

¿De veras te crees capaz de matar a tu propia hija? He leído tu diario, “blandenga” y eres tan débil que no puedes ni mirarme a los ojos sin tener ganas de echar alguna lágrima... (Bernarda asombrada y asustada porque ha sido descubierta) Delante de todos, sí, sí madre, has oído bien, he leído tu diario y que sepa todo el mundo lo frágil y sensible que eres... ¿HABÉIS OÍDO BIEN TODOS?

(La Poncia se santigua)

Magdalena

¡Dios santo! No me lo puedo creer...

Angustias

¿Y cómo sabemos nosotras que no mientes? ¡Trae aquí el diario de nuestra madre y humíllala en público si te atreves!

Adela

Está bien, veréis lo estúpidas que hemos sido todas siempre, creyendo que nuestra madre era tan dura como un sargento del ejército... (Adela entra en la casa, coge el diario, y también una bolsa y sale corriendo al patio donde todas las hermanas la esperan con ansia)

(En el patio Bernarda apoya las manos contra una pared y no se atreve a mirar a ninguna hija.)

Adela

Aquí tenéis la prueba de todo. (Tira el diario a los pies de Angustias.) Y ahora, me voy, me voy con mi amor... Que todas salgáis a la calle, buscaros maridos, tened hijos, formad familias... Os vendré a visitar de cuando en cuando, en Navidades y talvez en verano. Hasta entonces, vivid bien la vida, y recordadme como una salvadora, de no haber sido por mí, vosotras os quedaríais por siempre encerradas en esta casa de locos, huid.

Martirio

Pero Adela, espera, dinos porque has hecho esto...

Adela

Martirio, hermana mía, lo he hecho por amor, yo amo a Pepe, y lo siento. Sé que tu también le amas, pero no eres correspondida, en cambio, yo sí. (Coge la bolsa del suelo, camina hacia Bernarda y la escupe en la cara. Sale por la puerta del patio.) (Antes de dar el último paso fuera de la casa dice: ) La única maldita y endemoniada de aquí, madre, eres tú.

(Bernarda llora, La Poncia sonríe disimuladamente, Angustias queda perpleja, se quita el anillo de compromiso que le regaló Pepe el Romano, y lo arroja por la alcantarilla.)

Angustias

Que sea lo que Dios quiera.

FIN

Opinión Personal

Este libro ha sido una revelación para mí. Por fin me he dado cuenta de lo patética que era la vida para las mujeres en esa época. Cómo s

e nota que España siempre ha ido por detrás de los otros países desarrollados, respecto a la vida de las mujeres.

España es un país primitivo respecto a la sociedad, y también en cuanto a las formas de divertirse tradicionales en España. Bien sean los toros, o el tiro de la cabra, etc...

En ésta obra uno puede ver, que lo único que interesaba a las mujeres de la época eran los chismes y los cotilleos. Tenían miedo de que los vecinos las oyesen discutir o pelear, antes de importarles las razones por las que peleaban. Una auténtica vergüenza.

Su único tema de conversación eran los estúpidos cotilleos del pueblo. Que vida más triste y patética llevaban. Es deprimente y ridículo.

Una vida en la que lo que más les importa es Pepe el Romano, y su boda con Angustias, la envidia desborda por los lados de la casa. Todas las hermanas le quieren, sin embargo la única que se da cuenta es la Abuela, la madre de Bernarda a quien tienen encerrada. A pesar de que todas piensen que está loca, yo creo que es la única que está en su sano juicio. Es la única habitante de la casa que se atreve a decir lo que en realidad piensa.

Bernarda es una hipócrita. Le importa más lo que opinen los del pueblo antes que lo que piensan sus propias hijas, o lo que piensa su propia madre a la que tiene encerrada en un cuarto... Es la típica mujer presumida, nueva rica, que es la que más dinero tiene del pueblo, y que quiere ser la mejor, y la más respetada por sus dineros...

Me pone muy nerviosa ver a una persona intentando destacar, pero intentando destacar no de su propia manera y con su propia personalidad, si a base de satisfacer a los demás, sin causar alboroto alguno y sin llamar la atención y sin causar ningún escándalo.

Es una vida muy falsa, sin poder expresar ni decir lo que sientes, tus pensamientos...

Sin duda, el libro me ha gustado mucho y se lo recomiendo a todas las personas que quieran averiguar como era el estado social de la mujer en aquella época.

Comentario Social - La Situación de la mujer en la obra y época.

Ya he dicho varias mi opinión sobre la situación de la mujer en la obra y época en mi opinión personal, sin darme cuenta, ya que de la obra, lo que más destaca es lo ridículas que son las vidas de las mujeres en esa época.

Como he dicho anteriormente, la mayor preocupación de las mujeres era que las personas del pueblo dijesen cosas malas de ellas, o que saltase algún rumor perjudicial para su reputación.

Aparte de eso, también estaba el tema de Pepe el Romano, que las revoluciona totalmente.

Las vidas de las hijas de Bernarda no tienen mucho sentido; si viven encerradas en una casa durante ocho años, sin poder salir a la calle y no mirar a ningún hombre a la cara, me parece totalmente excesivo. ¡Tenían treinta años algunas y no habían tenido ninguna relación con ningún hombre porque su madre no las dejaba!

En resumen, la situación de las mujeres en la obra es la misma que la situación de las mujeres en la época, ya que Federico García Lorca, al escribir la obra, yo pienso que quería hacer ver a España a lo que se dedicaban las mujeres.

Mi resumen sobre Federico García Lorca:

'La casa de Bernarda Alba; Federico García Lorca'
(1898-1936) Estudió el bachillerato y la carrera de letras en Granada. En 1918 publicó su primer libro, Impresiones y paisajes. Compuso diversas obras dramáticas.

El 1929 viaja a EEUU. La estancia en NY dio como fruto un libro, Poeta en Nueva York, el cual no se publicó hasta el 1940. El 1930, se trasladó a Cuba.

Fue entre 1931 y 1935 cuando escribió sus mejores obras dramáticas y algunos de los mejores poemas: Llanto por Ignacio Sánchez Mejías (1934). Compuso algunas obras teatrales, de las cuales destacan: Bodas de sangre(1933, su primera obra); Yerma (1934).

El 16 de Julio de 1936 marchó a Granada a pasar el verano en el campo. Allí le sorprendió la guerra civil; en agosto fue detenido, y fusilado el día 19, en Viznar.

La época histórica de Federico García Lorca

En la época en que Federico García Lora escribió “La Casa de Bernarda Alba”, 1936, las mujeres se dedicaban a hacer nada. Y los hombres se dedicaban a arar los campos...

Pensamiento y Religión

  • Jacques Maritain, en «El humanismo integral», defiende  el personalismo cristiano.

  • En su primera aparición pública, Jacques Lacan establece,  en «El estadio del espejo», las bases de su novedoso  concepto del psicoanálisis.

  • M. Blondel, en «Acción», trata de otorgar a la acción  un estatuto metafísico.

  • En «Lenguaje, verdad y lógica», A. J. Adler sostiene  que toda afirmación respecto a lo absoluto no es verdadera ni  falsa, es irrelevante.

  • A. Church funda en EE.UU.el «Journal of Simbolic  Logic».

  • J. Hoffmeister aporta sus «Dokumente» para la edición  crítica de las obras completas de Hegel.

  • A. Weber analiza la historia de la cultura como sociología  cultural.

  • J.-P. Sartre hace su presentación en el pensamiento europeo  con dos textos seguidos, «La trascendencia del ego» y  «La imaginación».

  • El filósofo italiano L. Secco publica en Roma «La ética  en la filosofía de Feuerbach».

  • Muere Miguel de Unamuno, el más vigoroso y personal  representante de la Generación del 98.

  • Alexis Carrel publica «El hombre, ese desconocido».

  • El psiquiatra suizo J. Piaget da a conocer uno de sus  textos fundamentales, «El nacimiento de la inteligencia en  el niño».

En el mundo ocurría todo esto en 1936, mientras Federico García Lorca escribía y publicaba la Casa de Bernarda Alba.

1

'La casa de Bernarda Alba; Federico García Lorca'