La casa de Bernarda Alba; Federico García Lorca

Literatura española contemporánea. Generación del 27. Teatro y drama lorquiano. Estilo. Lenguaje. Argumento. Personajes. Recursos literarios

  • Enviado por: Yo
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 6 páginas
publicidad
publicidad

Características de Adela

Adela es la menor de las hijas de Bernarda, tiene tan solo 20 años y es la más bella de las cinco hermanas. Es la única que se atreve a romper las normas y el luto que su madre impuso desde la muerte de su padre y la que a pesar de todo intentará conseguir la felicidad, aunque eso perjudique a otras personas. Adela intentará que fragüe su relación imposible con Pepe el Romano ( personaje que durante la obra no entra nunca en escena) aún sabiendo que su hermana mayor Angustias se casará con él en un tiempo.

La envidia, fuerza interior y el deseo de libertad son algunos de los adjetivos que la caracterizan, además de intentar conseguir sus objetivos por encima de cualquier cosa, sobre todo el de buscar el amor de Pepe el Romano, tema principal de la obra.

Adela: Es inútil tu consejo. Ya es tarde. No por encima de ti, que eres una criada: por encima de mi madre saltaría para apagarme este fuego que tengo levantado por piernas y boca. Nadie podrá evitar que suceda lo que tiene que suceder.

El personaje de Adela durante la obra

Adela es uno de los personajes más destacados, importantes y en los que el autor hace más hincapié.

Es muy escasa su intervención durante el desarrollo del primer acto, aunque al final de éste habla al enterarse de la futura boda de su hermana mayor Angustias con Pepe el Romano. Es de destacar una actitud presente durante toda la obra, y que se observa principalmente en Adela: la envidia. Angustias es envidiada y odiada por sus cuatro hermanas menores, que piensan que Pepe el Romano solo va a casarse con ella por el dinero de la herencia, y no por amor.

Magdalena: Pepe el Romano tiene veinticinco años y es el mejor tipo de todos estos contornos; lo natural sería que te pretendiera a ti, o a nuestra Adela, que tiene veinte años, pero no que venga a buscar lo más oscuro de esta casa, a una mujer que, como su padre, habla con la nariz.

En cambio, en el segundo acto Adela es principal, ya que aparece en varias ocasiones. Al comienzo, Adela entra en escena y comienza su discusión con Poncia. Ésta y Martirio son las dos únicas personas que saben de su romance con Pepe el Romano. En la discusión sale a relucir el agrio carácter de Adela, sobre todo con la criada, y le aconseja que no hable nada de su relación (echándola en cara que es solo una simple criada y que le pagan para trabajar, no para cotillear)

Adela: En vez de limpiar la casa y acostarte para rezar a tus muertos, buscas como una vieja marrana asuntos de hombres y mujeres para babosear en ellos.

Se produce otro conflicto en la familia cuando Angustias descubre que ha desaparecido un retrato suyo de Pepe el Romano, echándole la culpa inicialmente a Adela, aunque fue Martirio la que lo tenía escondido y justificándose al decir que todo era una broma.

Al final de este segundo acto se puede observar un paralelismo entre una mujer que va a ser lapidada por tener un hijo de padre desconocido y Adela, entendiéndose que ella está embarazada de Pepe el Romano.

Bernarda: ¡Acabar con ella antes que lleguen los guardias! ¡Carbón ardiendo en el sitio de su pecado!

Adela (Cogiéndose el vientre): ¡No! ¡No!

Todas las demás hermanas y Bernarda apoyan la lapidación, excepto Adela, que intenta protegerla por encontrarse ella en una situación similar. En la sociedad de la época no podía ni pensarse que una mujer se quedara embarazada y que el padre fuera desconocido, ya que era castigado debido a la rigurosa e injusta sociedad que entonces existía.

Otro tema que se pone de manifiesto es el erotismo, debido al carácter estricto e intolerante de Bernarda. Las cinco hermanas, que deberían tener novio, están “encarceladas” en la casa sin poder disfrutar de la época en que viven. Adela es la única que, mínimamente, se salta el luto establecido y las normas que la autoritaria Bernarda impone, por ejemplo al utilizar el traje verde en el gallinero.

Ya en el tercer acto, lo más destacado es la violento altercado de Adela con su hermana Martirio entrada la noche y cuando todo el mundo estaba durmiendo. Cuando ambas se encuentran en el corral, comienza una situación de lucha y gritos, que provoca que se despierte Bernarda. Ésta enfurecida con Adela tras saber lo que ocurre dispara al aire para sofocarlo. El trágico final se desencadena cuando Adela al pensar que Bernarda había matado a Pepe el Romano, se suicida por amor.

Bernarda: ¡Mi hija ha muerto virgen! Llevadla a su cuarto y vestirla como si fuera una doncella. ¡Nadie dirá nada! ¡Ella ha muerto virgen! ¡Avisad que al amanecer den dos clamores de campanas!

Hasta el final, Adela mantiene su lucha contra Angustias para conseguir a Pepe el Romano, que es el creador de todos los conflictos que se producen entre las hermanas. Llevada por la envidia y el egoísmo, Adela muere, produciendo un aire de desolación que inunda la casa y lleva a una tristeza general.

ESTILO Y LENGUAJE EN LA OBRA

Durante la obra cabe destacar las siguientes características:

  • Utilización constante de las fórmulas de mandato en el lenguaje de Bernarda.

  • Durante la obra se ve a Bernarda como una persona autoritaria y que lleva a los últimos límites el tópico de la madre protectora. También puede deberse a que intenta ocupar la posición del varón en la casa (representante de la autoridad) debido a la muerte de su marido hace poco tiempo.

    BERNARDA: "¡Silencio digo! ... Pero todavía no soy anciana y tengo cinco cadenas para vosotras y esta casa levantada por mi padre para que ni las hierbas se enteren de mi desolación. ¡Fuera de aquí!. ¿Tendré que sentarles la mano! Bernarda: ¡acuérdate que ésta es tu obligación!".

  • Uso de frases hechas o dichos populares.

  • "Vinieron a verlo muerto, y le hicieron la cruz": Pusieron fin a todo trato

    "Sin dar alcance a lo que hacía": Sin darse cuenta de la importancia de lo que hacía.

    "En edad de merecer": En edad de buscar marido.

    "Salía fuego de la tierra": No refrescaba

    "Un golpe de sangre": Un infarto.

  • Fusión del lenguaje coloquial y poético.

  • Aunque se observa escasas veces durante la obra, alguna vez el lenguaje poético y coloquial se unen. El lenguaje de las criadas suele ser bastante pobre y vulgar, acorde con su clase social, ya que es simplemente una criada poco instruida, en cambio el de las hijas o Bernarda es más culto y formal.

    PONCIA: "Pero les cuesta mucho trabajo desviarse de la verdadera inclinación. A mí me parece mal que Pepe esté con Angustias, y a las gentes, y hasta al aire. ¡Quién sabe si saldrán con la suya!".

    5) Utilización de recursos literarios

    El autor recurre al la utilización de recursos literarios en la obra y en ocasiones al uso de poesía para dar un toque distinto al libro insertando notas de humor, entre las que cabe destacar:

    Metáforas: “Yo soy una buena perra; ladro cuando me lo dicen y muerdo los talones”.

    Hipérboles: “Ya tengo el doble de esas campanas metido entre las sienes”

    Metonimias: ”Esta es la cama de las mal nacidas”

  • Realismo

  • Esta obra se basa en su totalidad en la realidad de su época, en la cual el ideal fundamental era mantener el orden y la reputación familiar en el pueblo. Y en la que si algún familiar o persona querida moría, había que guardar luto durante un tiempo.

    El drama en esta obra surge del choque entre el carácter dominador de la madre y la voluntad invencible de las hijas llevadas por el ansia de vivir y por impulsos. Por ello es simbólico que frente a la muerte de

    Adela que acaba ahorcándose con la cuerda con la que la madre quería atarlas a todas, Bernarda finalice con un grito de triunfo cerrando la obra. El realismo también se puede observar en el uso de objetos mágicos y fantásticos, así como símbolos.

    OPINIÓN PERSONAL

    Considero que es una obra intrigante, dramática, trágica y que por el argumento que tiene atrae a los lectores a continuar leyéndola hasta el final. Busca denunciar algunas injusticias y reivindicar el papal de la mujer. Para mí es una de las mejores obras que he leído, y me ha gustado mucho porque en pocas palabras logra dar a conocer la forma de pensar de ser de los personajes, introduciendo en ocasiones notas de humor, como María Josefa.

    BIBLIOGRAFÍA

    Libro: La casa de Bernarda Alba. Federico García Lorca

    Colección Austral

    Edición: Joaquín Forradellas

    5