La casa de Bernarda Alba; Federico García Lorca

Literatura española contemporánea. Generación del 27. Teatro y drama lorquiano. Argumento y personajes

  • Enviado por: Ish
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 4 páginas
publicidad
cursos destacados
Cantabria en la Época Contemporánea. Política, Sociedad, Economía y Territorio
UNED
¿Te gustaría conocer los aspectos más relevantes de la historia de Cantabria? Conoce el origen y causas de su...
Solicita InformaciÓn

Graduado en Estudios Ingleses: Lengua, Literatura y Cultura
UNED
Los objetivos generales de este título responden a la concepción de los estudios de Grado como un ámbito de...
Solicita InformaciÓn

publicidad

LA CASA DE BERNARDA ALBA

ARGUMENTO

ARGUMENTO GENERAL

La casa de Bernarda Alba” es una tragedia en la que se narra la historia de 5 hermanas que se ven obligadas por su madre a guardar un largo luto tras la muerte de su padre. El inconformismo de estas hermanas ante lo que consideran una penitencia excedida se manifiesta a través de las quejas que exponen ante la imposibilidad de relacionarse con hombres a una edad en la que consideran que es lo apropiado. Esta reclusión terminará por provocar conflictos relacionados con ese motivo y que confluirán en un final trágico, con la muerte de una de las hermanas.

PERSONAJES

Los personajes principales de la obra son los siguientes:

BERNARDA

Mujer de 60 años, que se casó, al menos, dos veces, de su primer matrimonio nació una hija llamada Angustias y de su segundo matrimonio cuatro: Amelia, Adela, Magdalena y Martirio a las que impone su autoridad a la muerte de su segundo marido. Es una mujer que se deja influenciar demasiado por el “qué dirán”. Tiene un carácter fuerte y estricto, es dominadora superficial, tirana, cruel y fría.

ANGUSTIAS

Hija de Bernarda y su anterior esposo. Tiene 39 años, por lo que es la mayor, y también es la más rica al heredar los caudales de su padre. Gracias a esta riqueza, es elegida por Pepe el Romano para casarse con ella a pesar de su personalidad enfermiza y su no excedido atractivo físico. Muestra su diferencia económica, social y vital ante sus hermanas, por lo que se gana sus celos y su recelo.

MARTIRIO

Hija de Bernarda de 24 años. Es enfermiza, pero en su interior radica una maldad nacida de la impotencia que siente al verse incapaz de cumplir su deseo amoroso. Esta maldad, mezcla de celos y egoísmo, la llevará a obrar sin razonar y a luchar por malos medios contra las hermanas que sí consiguen engatusar a Pepe, el Romano, por amor o por dinero.

ADELA

Hija menos de Bernarda, de 20 años. Su juventud la llevará a rebelarse contra todo aquél que la contraríe y se proponga detenerla. Al igual que Martirio, no razona sus actos, aunque los mantiene ocultos. La pasión y la irracionalidad la llevarán al suicidio.

PONCIA

Criada de Bernarda, con la que mantiene una relación de amor-odio que se manifiesta con la gratitud y el odio que tiene hacia ella. Es la sirvienta de confianza de Bernarda, aunque su relación está plagada de choques y reyertas.

Los personajes secundarios son:

MARÍA JOSEFA

Madre de Bernarda. Es una anciana de 80 años. Bernarda la mantiene encerrada para que la gente del pueblo no la vea debido a su locura. Este personaje le vale a Lorca para romper la tensión introduciendo tonos humorísticos en el drama general.

MAGDALENA

Hija de Bernarda que cuenta con 30 años. No tiene una personalidad marcada y admite que ya no se va a casar. Es la principal defensora de Adela, a la que admira por su frescura juvenil.

AMELIA

Tercer hija de Bernarda, de 27 años. Pasa desapercibida en la obra, al igual que Magdalena.

LA CRIADA

Otra de las sirvientes de Bernarda que mantiene una doble personalidad: agradecida y cordial ante sus señoras y grotesca, desleal y antipática a sus espaldas.

PRUDENCIA

Vecina de Bernarda que va a visitarla y sirve como pie para que salgan a relucir temas que aportan detalles a la trama de la obra.

Los personajes fugaces estarían formados por las personas que asisten al funeral del marido de Bernarda.

Pepe, el Romano, personaje clave en el desarrollo de la trama no tiene presencia física en la obra.

TIEMPO Y NARRADOR

El tiempo es lineal ya que los acontecimientos siguen un esquema simple y los diferentes actos se sitúan en un tiempo continuo.

No existe narrador, al ser una obra teatral, aunque se desvelan sentimientos y actos mediante las acotaciones, las cuales sólo están presentes en la versión escrita de la obra y no en la representación, que es el destino natural de la obra.

LUGAR

La acción transcurre en el interior de una habitación de la casa de Bernarda Alba, situada en un pueblo andaluz, tal y como dice la introducción al acto primero y como se deja entrever en los pies de página que presenta la edición.

Además, otra serie de circunstancias nos llevan a deducir que la acción transcurre en Andalucía: Las tierras que trabaja la gente: olivares; los instrumentos que toca la gente: carracañas, típicas de Granada; la decoración de la casa de Bernarda; el calor desmedido; Los nombres de algunas personas de las que se habla, cuya procedencia de fuentes reales está confirmada por el hermano de Federico García Lorca, y cuyo origen era, principalmente, Granada; El nombre de algunos lugares que son, igualmente, de Granada.

La acción puede que incluso transcurra el Fuentevaqueros natal de Federico García Lorca, pero no dispongo de la información suficiente como para saber si esta posibilidad es totalmente cabal.

TEMAS

Son numerosos los temas tratados en la obra, y corresponden en su plena mayoría al reflejo de la sociedad de la época.

Los temas principales son la autoridad de Bernarda sobre sus hijas y la rebeldía de éstas, la importancia de la honradez familiar ante la sociedad externa y del “¿qué dirán?”, las desigualdades sociales y la falta de libertad.

La autoridad de Bernarda se desarrolla desde el comienzo de la trama, cuando obliga a sus hijas a guardar un luto tan riguroso como el que impone. La autoridad de Bernarda es, a su vez, una muestra de la influencia de la opinión social: obliga a guardar un luto riguroso a sus hijas por el miedo a “qué dirán” y por el ideal de conservar la honradez ante todo.

Esta autoridad encuentra oposición en sus hijas, a las que no les influye en tal medida la opinión social, por lo que se rebelan en mayor o menor medida a su madre y a los tabúes de la sociedad. Angustias es la primera en rebelarse ante la idea de guardar luto por un hombre que en realidad no fue su padre. La pedida de mano que Pepe, el romano, le hace le permite una cierta benevolencia por parte de Bernarda. Adela es la que más se rebela ante su madre, impulsada por su juventud y sus impulsos, los cuales le llevarán a la muerte. Martirio actúa con rabia y en un papel frustrado del perro del hortelano, ya que se hace a la idea de que no podrá tener a Pepe, el romano, pero se opone a que sus hermanas disfruten de él. Amelia y Magdalena se resignan a su sino y prácticamente no ponen oposición a la autoridad materna.

La autoridad de Bernarda se refleja también ante las criadas, las cuales deben aceptar con resignación el despotismo de su ama ya que no les queda otro remedio. La criada necesita del trabajo que ejerce en casa de Bernarda para sobrevivir, al igual que la Poncia, que además depende de Bernarda de forma más personal, ya que Bernarda es la única que sabe que la Poncia era hija de una prostituta, noticia que Poncia no quiere que salga a la luz.

Se refleja de esta forma la preocupación de Poncia por el “qué dirán”, al igual que Bernarda. Esta actitud se sucederá en varias escenas: en el diálogo de Poncia con Adela, o con Bernarda.

Y también se refleja esta actitud de influencia de la sociedad en la actitud que Bernarda mantiene con respecto a su madre, a la que encierra para que sus vecinas no sepan que está loca.

Las desigualdades sociales se reflejan dentro incluso de la propia familia de Bernarda, siendo patente la desigualdad económica entre Angustias y sus hermanas. También en la actitud de Bernarda con respecto a algunos de sus vecinos, con los que evita tratos por considerarlos de clase inferior o de poca honra. De esta forma evita secretamente el matrimonio entre Martirio y Enrique Humanas por considerarlo de mala familia al haber sido su padre gañán.

La falta de libertad es una consecuencia del miedo a “qué dirán” y sus consecuencias. Ante una actitud poco honrada las consecuencias pueden ser fatales, tal y como demuestra la actitud que el pueblo toma ante la hija de la Librada, Una mujer soltera que por el miedo al “qué dirán” asesinó a su hijo recién nacido, que fue encontrado por unos perros. Esta mujer fue asesinada por los habitantes del pueblo. También se vuelve a presentar esta actitud ante la muerte de Adela, de la cual proclama Bernarda que ha muerto virgen, para evitar la deshonra que le acecha.

LENGUAJE

El léxico que usan las protagonistas es distinto según su clase social. Se presentan numerosas diferencias entre el lenguaje que pueda utilizar la criada al que puede utilizar Bernarda.

En todos los casos, es un lenguaje popular, correspondiéndose con la idea de los personajes.

Se emplean numerosos adjetivos calificativos, refranes, y un vocabulario que en ocasiones pretende insinuar las ideas más que mostrarlas sin tapujos. Los personajes están notablemente influenciados por los tabúes sociales, incluso a la hora de expresarse, por eso predomina un lenguaje “políticamente correcto” frente a un lenguaje que garantice la plena libertad para expresar lo que se pretende.

Para nuestra época, puede considerarse un lenguaje levemente arcaizado, influenciado por las características sociales de la época, las cuales no se corresponden con las actuales.

OPINIÓN

Me parece una obra con un claro exponente de la sociedad de la época, su falta de libertades y los valores que característicamente predominaban en ella. Creo que es un buen documento literario para comprender la época en la que se desarrolla y que perfectamente puede con la que época en la que fue escrita.

Como historia la encuentro amena, fácil de leer y entender y me parece que representada en escena ganaría mucho más que leída.

Lo único que encuentro negativo en la obra es la distribución entre la tensión y la tragedia, concentrándose esta última en pocas líneas al final de la obra, lo que la mitiga un poco.