La casa de Bernarda Alba; Federico García Lorca

Literatura española contemporánea. Generación del 27. Teatro lorquiano. Argumento. Tema. Estructura. Personajes. Estilo literario

  • Enviado por: El remitente no desea revelar su nombre
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 18 páginas
publicidad
publicidad

- Índice

1. Ficha técnica

GARCÍA LORCA, Federico. La casa de Bernarda Alba. Edición de Allen Josephs y Juan Caballero. Madrid: Ediciones Cátedra, colección Letras Hispánicas, 2001. vigésimo octava edición.

La obra teatral La casa de Bernarda Alba fue terminada por Federico García Lorca en junio del año 1936. Puede ser considerada la última obra de su autor, ya que posteriormente, en Julio del mismo año, estalló la Guerra Civil Española (que comportaría el fusilamiento del mismo en Agosto de 1936 en Viznar).

Margarita Xirgú llevó al escenario este drama en 1945 en Buenos Aires, aunque el propio Lorca había hecho una lectura a unos amigos (entre los cuales se encontraban Dámaso Alonso y Jorge Guillén) meses antes de morir. Buenos Aires también fue la ciudad dónde apareció la primera edición del libro también en 1945.

El título completo de la obra es La casa de Bernarda Alba. Drama de Mujeres en los pueblos de España. Éste refleja la idea de drama rural con Bernarda Alba y sus cinco hijas como protagonistas de situaciones frustrantes y catastróficas. Bernarda es el símbolo del mandato y de la autoridad, que se encuentra por encima de la voluntad y sentimientos de sus propias hijas con el fin de mantener una envidiable apariencia exterior. Un título alternativo podría ser Cárcel ya que en la pieza teatral es imposible escapar de la casa dónde habitan los personajes, así como de la moral inculcada en la época. Tampoco se es libre para demostrar los sentimientos y deseos de los personajes

2. El autor en su contexto

Federico García Lorca nació en Fuente Vaqueros, Granada en 1898 y murió fusilado en Víznar (Granada) en 1936, recién iniciada la Guerra Civil Española. Poeta y dramaturgo, estudió letras en la Universidad de Granada. Posteriormente, entre 1919 y 1928, se trasladó a la Universidad de Madrid donde se alojó en la Residencia de Estudiantes , centro de intercambio cultural. Allí conoció y entabló amistad con el pintor Salvador Dalí, con Luis Buñuel y con el también poeta Rafael Alberti. En 1920 estrenó en Madrid, su drama, El maleficio de la mariposa. En 1927 publicó un nuevo libro, Canciones, a la vez que se estrenó la obra Mariana Pineda.

Proclamada la república, fundó La Barraca, en el marco de las misiones pedagógicas de la II República y mediante las que se pretendía divulgar por los pueblos españoles el teatro clásico y contemporáneo,. En el año siguiente, la publicación del Romancero gitano, proporcionó un valioso ejemplo de poesía compuesta a partir de materiales populares .

Un viaje a Nueva York y Cuba en 1929 y en 1930, supuso para Lorca un fuerte impacto del que se derivarían dos elementos nuevos: un diverso uso del lenguaje y un concepto nuevo del mundo a partir de las observaciones realizadas en la ciudad de los rascacielos. Las luces mediterráneas y andaluzas se esfuman ante el humo, el acero y la quiebra económica que Nueva York vivió aquel año. El fruto de su estancia en la Gran Manzana es la publicación de Poeta en Nueva York.

En 1933 apareció Bodas de sangre con un tema popular como base y un clima trágico que continuara en sus dos mejores obras: Yerma (1934) y La casa de Bernarda Alba (1936). La sangre, el sexo, y la maternidad son las fuerzas que protagonizan estos dramas en los que se mezcla el popularismo con el sabor trágico de sus personajes. Otras piezas teatrales de Lorca son La zapatera prodigiosa (1930), Amor de don Perlimpín con Belisa en su jardín (1931), Retablillo de Don Cristóbal (1931) Doña Rosita la soltera o el lenguaje de las flores (1935). La producción de García Lorca consta también de dos ensayos de teatro no tradicional: Así que pasen cinco años y El Público.

Viajó a Argentina y Uruguay 1933 y 1934 donde cosechó numerosos éxitos. Una vez en España sus posiciones antifascistas próximas a los republicanos le convirtieron en una víctima de la Guerra Civil. El 19 de agosto de 1936, Federico García Lorca fue detenido por combatientes nacionales y fusilado en el pueblo de Víznar (Granada).

El periodo trascurrido entre 1923 y 1936 fue un periodo de importantes cambios polúticos. Des de 1923 a 1930 tuvo lugar en España la Dictadura de Primo de Rivera, posteriormente y durante un breve intervalo de tiempo, se instauró la denominada “dictablanda” del general Dámaso Berenguer. Des de 1931 hasta 1936 se proclamó la Segunda Republica con cuyas ideas Lorca se sentía identificado. La declaración de la Guerra Civil (julio del año 1936) acabó con su vida (posiblemente por su condición de homosexual y por sus ideas revolucionarias y próximas a las republicanas.

Según García Lorca, el teatro tenia una gran importancia en la vida nacional ya que tenía que existir un teatro popular, vigoroso y de calidad. Concretamente, en su Charla sobre el teatro (1934), Lorca define el teatro como “uno de los más expresivos y útiles instrumentos para la edificación de un país y el barómetro que mide su grandeza. También hace una crítica a las entidades que financian los espectáculos teatrales que no constan de criterio literario ya que promocionan el teatro como entretenimiento social y no como entidad para la reflexión. El teatro que Lorca despreciaba era el de mayor éxito de público del momento.

Triunfaban las comedias de costumbres que tenían a Jacinto Benavente como representante así como , el sainete o el Astracán cuyos autores principales eran Carlos Arniches y Muñoz Seca. Por este motivo la producción teatral de Lorca no estaba inspirada los autores anteriormente citados, sino que su principal influencia ha sido Valle Inclán. El Esperpento, género creado por Valle Inclán, fue un espejo para el autor de La casa de Bernarda Alba ya que también pretendía un rescate de la preocupación literaria por el texto.

El teatro de Lorca es comprometido ya que tiene que ser una arma social e ideológica (misma concepción que Ortega y Gaset tenía del teatro). Por este motivo se centró en el teatro de acción social con temas entendedores para el público.

3. Género literario

El subtitulo Drama de mujeres en los Pueblos de España se corresponde con el género literario al cual pertenece la obra. La tragedia comporta elementos míticos , como la invariabilidad del destino, que están ausentes, aunque la presencia de papeles corales puede conducir a creer que la obra se trata de una tragedia. Aunque también se pueden apreciar rasgos cómicos (por ejemplo en las expresiones usadas por La Poncia), la impresión de necesidad de la catástrofe final y de la frustración general de la obra, se puede hablar claramente de drama.

La idea de catarsis consiste en un uso del arte para liberar tensiones del propio autor así como del lector en cuestión. Lo propios personajes entran en situaciones mediante las que el lector se puede identificar y desprenderse de sus propios conflictos. En La casa de Bernarda Alba hay catarsis. El lector siente afinidad y odio por según que personajes: se siente rabia e impotencia hacia la actitud de Bernarda, mientras que se puede llegar a sentir cierta complicidad por personajes como Adela o La Poncia. Dicha catarsis no solo se puede percibir únicamente leyendo la obra (literatura dramática), sino que su fuerza aumenta al ser representada (teatro propiamente dicho).

La casa de Bernarda Alba se encuentra dividida en tres actos que se corresponden a un planteamiento nudo y desenlace de la trama de la obra sigue el esquema planteamiento - nudo- desenlace. En el primer acto se presentan las realciones y las personalidades de los principales personaje. A continuación se expone el conflicto de la acción: Pepe El Romano. En el desenlace, es decir. En el último acto tiene lugar la solución del problema.

La jerga del mundo del teatro tiene un cierto grado de especificidad, por tanto es conveniente aclarar o definir algunos términos:

- Acto: Cada una de las partes principales en las que se pueden dividir las obras escénicas.

- Escena: Cada una de las partes en las que se divide el acto de la obra dramática, y en que están presentes unos mismos personajes. Parte o sitio del escenario donde se ejecuta la acción.

- Escenografía: Conjunto de decorados en la representación escénica.

- Acotación: Cada una de las notas que se ponen en una obra teatral, advirtiendo y explicando todo lo relativo a la acción o movimiento de los personajes y al servicio de la escena.

- Regla de las tres unidades: Convención respecto a la acción de una obra de teatro, en la que se afirma que ésta no puede durar más de veinticuatro horas, no puede mezclar lo cómico con lo trágico y tiene que transcurrir en sitio real.

El tiempo de representación de La casa de Bernarda Alba puede ser de aproximadamente una hora y quince minutos, mientras que la acción interna de la obra dura varios días. En consecuencia, La casa de Bernarda Alba no se adapta a la Regla de las tres Unidades.

4. Tema

El tema central de la obra de Lorca es el enfrentamiento entre autoridad y libertad o el conflicto entre la realidad y el deseo. También podría tratarse de la rebeldía contra represión, o bien de naturaleza contra tradición.

Frente al autoritarismo y la represión representada por Bernarda Alba, las hijas constan de una serie de actitudes que van de sumisión, frustrante, a la rebeldía más abierta. En suma, nos encontramos delante de frustración irremediable. Es por este motivo, por lo que hablábamos de necesidad del drama. Las raíces de la frustración conducen a una serie de temas unidos a la temática central: la moral tradicional y la presión social sobre los individuos; las diferencias sociales y en la condición de la mujer en la sociedad española de la época.

Cabría señalar los distintos temas: las apariencias y la preocupación por los comentarios de las personas ajenas a la familia. El honor, la pasión que conduce a la soledad o la muerte, la muerte y el luto, al igual que la consiguiente reclusión frente al ansia amorosa simbolizada por Pepe el Romano, también son temas importantes del drama.

También encontramos un contrasta también el enfrentamiento entre autoridad y libertad y la rebeldía contra la represión. Se oponen el autoritarismo y la represión a la que Bernarda somete a sus hijas frente a su sumisión o rebeldía.

Se trata de una obra simbólica, ya que , aunque García Lorca llegó a afirmar que ésta era realista; está repleta de símbolos literarios. Los elementos que provocan que la pieza no pueda ser realista son múltiples: presencia del coro, los personajes tienen poco contacto con la realidad, y su caracterización es exagerada en todos los sentidos y eso provoca que no se trate de realismo poético. Se puede percibir, sin embargo, que el tono poético se mantiene en todo momento, aunque la obra no estés escrita en verso (el público no era capaz de seguir correctamente la obra si esta estaba escrita en verso).

Lorca, realmente, lo que consigue con esta obra es reinterpretar la realidad. Según sus ideas, la realidad que vivimos es aparente, es decir, la auténtica realidad son los sentimientos y el alma de sus personajes, por tanto, con esta obra trata de aclarar el concepto del verdadero mundo real.

5. Argumento

En La casa de Bernarda Alba están de luto. El patriarca de la familia ha muerto y por lo tanto desde ese momento se impone un duradero luto que tendrá que ser respetado por sus cinco hijas y de lo cual se encargara su madre: Bernarda. Ella, mediante su autoridad y rigor impone el seguimiento de un largo luto.

Sus hijas, en edad de merecer, no tienen todavía ningún pretendiente, exceptuando Angustias, la mayor y menos afortunada físicamente. Pero ésta, al ser hija de otro marido de Bernarda, posee una gran fortuna, que es lo que verdaderamente a despertado un interesado amor en su futuro esposo Pepe el Romano. Adela, la hija más joven y agraciada de Bernarda, vive clandestinamente un amor pasional y correspondido con Pepe. Éste mismo personaje es, a su vez, amado en secreto por otra hermana, Martirio, que no puede permitir que Adela prosigue con su romance con Pepe.

Durante una noche, salta el conflicto cuando Bernarda (mujer extremadamente dominante, y autoritaria) descubre el idilio entre Adela y el prometido de su hija mayor. En un rápida decisión, Bernarda se dirige, fusil en mano, hacía donde se encuentra Pepe el Romano para acabar con su vida. Tras oír un disparo, Martirio comunica a la impetuosa Adela que su amado ha fallecido de un balazo por su Madre. Desolada, Adela es protagonista de su trágico suicidio al colgarse de una balconada sin saber que su amor seguia vivo, ya que Martirio, había mentido.

La acción se desarrolla íntegramente en La casa de Bernarda Alba, un espacio herméticamente cerrado. Es un mundo del luto, de silencio, y de la ocultación. Esto lo convierte en un espacio propicio para situaciones límite. Este lugar, comparado a lo largo de la obra con un "convento", un "infierno" transmite una atmósfera sofocante.

Se opone totalmente al interior de la casa y a la represión a la que las hijas son sometidas, el mundo exterior; de él llegan voces de pasiones y de un ritmo de vida más agitado.

El luto cristiano, tiene una duración variable que depende de la viuda o viudo que lo siga, aunque generalmente dura aproximadamente un año. En La casa de Bernarda Alba, el luto dura ocho años, aunque este periodo es respetado de distinta forma según los miembros de la familia.

En la acción dramática, “el qué dirán” es omnipresente en las decisiones y actitudes de Bernarda. Es muy importante la imagen que transmite la familia Alba al exterior, ya que en ella se basa la opinión que se forma el resto de los habitantes del pueblo.

Para las hermanas el matrimonio representa el principio de la sumisión, de la esclavitud y del encierro. Por tanto también supone el fin del amor, ya que des de aquel momento están sujetas a la autoridad y voluntad de sus respectivos maridos. Sin embargo, por otra parte también supone la huida de la autoridad maternal, que las oprime de manera absoluta y total y cuya única salida (en ese momento) es el matrimonio.

6. Personajes

A continuación aparece una caracterización de los personajes que centran la obra.

- Bernarda Alba

Encarnación de las fuerzas represivas, representa las convenciones morales y sociales más añejas / mentalidad tradicional vigente

Da una fundamental importancia de las críticas: el "qué dirán", apariencia, buena fachada aun cuando no se corresponda con la realidad

oposición a impulsos eróticos: la decencia, la honra, la obsesión por la virginidad

concepción tradicional del papel de la mujer frente al del hombre (a las mujeres se les exigirá mayor rigidez; a los hombres "todo se les consiente".

Consta de mucha autoridad, poder indicados por el bastón, que siempre lleva en escena, y el lenguaje exhortativo (órdenes, prohibiciones, "Silencio")

"tirana", "mandona",

- Las hijas de Bernarda Alba

Todas ellas viven entre la reclusión impuesta y el deseo del mundo exterior. Están más o menos obsesionadas por lo erótico. Estos deseos pueden ir unidos a la idea del matrimonio, que es lo que les permitirá salir de su encierro.

Las cinco hijas de Bernarda encarnan un abanico de actitudes que van de la sumisión o la resignación a la rebeldía.

ANGUSTIAS

Tiene 39 años; y es hija del primer matrimonio de su madre. Heredera de una considerable fortuna que no tarda en atraer, pese a su edad y su falta de encantos a Pepe el Romano

Es la hija adinerada de Bernarda

Su nombre refleja la ansiedad que el personaje tiene por casarse y por salir del dominio de su madre, ya que es la mayor de la familia

MAGDALENA

Magdalena, de 30 años de edad da, por una parte, muestras de sumisión, pero sorprende con varias protestas. Ella hubiera preferido ser un hombre, ya que ya ha abandonado la idea de casarse.

AMELIA

Es el personaje más ambiguo: resignada, medrosa y tímida y es la consejara de varias de sus hermanas

MARTIRIO

Tiene 24 años y tiene un carácter complejo. Pudo haberse casado, si su madre no se hubiese interpuesto en una relación que mantenía. Es una chica enferma; depresiva y pesimista

A causa de esta pena en su vida, aparece como un personaje cruel.

Su nombre indica su cualidad de ser la hermana que traerá el mal a su hermana Adela

ADELA

Es la hermana más joven y encarna la rebeldía

Es hermosa y apasionada. Su vitalismo y su fuerza, le hacen pronunciar frases escandalosas : "¡Mi cuerpo será de quien yo quiera!" o "¡Lo tendré todo!"

Es la que rompe con el poder de Bernarda, ya que está es impotente al querer dominar y controlar su existencia.

Su nombre, significa:“Persona de naturaleza noble”

- Otros personajes

MARIA JOSEFA

Es la madre de Bernarda. En sus palabras se demuestra la locura.

"¡Déjame salir!" : portavoz de un deseo común de todos los miembros de la familia

abiertos, ...

PEPE EL ROMANO

Personaje que no aparece en escena pero está omnipresente. Representa el Hombre, el oscuro objeto del deseo"

Con todo lo que se describe de él, se compone un retrato suficientemente perfilado.

Bernarda mantiene una relación distinta entre Poncia y la Criada y la mendiga. Con la Poncia tiene una relación de más confianza, se hablan casi como amigas, aunque siempre intenta mantener cierta distancia si lo cree necesario. Con la Criada la relación es estrictamente de ama a servidora, no hay ningún trato especial. Con la mendiga intenta mantener la mínima relación posible ya que ”los pobres parecen como si estuvieran hechos de otras sustancias”.

Otros personajes que no constan de mucha presencia escénica en la obra, son, en cambio omnipresentes. Es el caso de Pepe el Romano, que no aparece en acción, pero que se percibe en todas las actuaciones de las hermanas Alba como objetivo no posible para casi todas ellas. También tiene un papel secundario María Josefa que mediante sus locas palabras, refleja las ansias reales que tienen todas las mujeres recluidas en aquella vivienda. Estos anhelos representan mediante la recurrente idea de alcanzar el mar, que es un claro símbolo de libertad en toda la pieza.

La hija de la Librada encarna a una mártir de la hipocresía social de la época ya que es víctima de un ataque por parte de todo el pueblo (representado en su mayoría por los numerosos papeles corales de la obra) en el que vive Bernarda Alba. El blanco caballo garañón es el claro símbolo de las ansias extremas para salir de aquella atmósfera asfixiante, ya que aparece en el texto como un animal que da coces para escapar de su corral. Por este motivo también puede simbolizar la pureza y la luz en medio de aquella reclusión

ADELA “Tiene el cielo unas estrellas como puños”. Pág. 189

7. Estilo

Las figuras retóricas (en su mayoría hipérboles) que aparecen en el texto teatral son múltiples. A continuación aparecen cinco ejemplos de ellas.

ADELA: “Yo no quería, he sido como arrastrada por una maroma” Pág. 178

Se trata de una hipérbole referida a los sentimientos determinados que vive la hermana menor.

LA PONCIA:”Treinta años lavando sus sábanas; treinta años comiendo sus sobras; noches en vela cuando tose; días enteros mirando por la rendija para espiar a los vecinos...”.Pág.118

Se trata de un asíndeton ya que se reiteran múltiples frases con un punto y coma como elemento de relación entre ellas.

CRIADA: “Tin, tin tan. Tin, tin tan” Pág.120

Onomatopeya en la que se intenta simular el sonido de las campanas de la iglesia.

BERNARDA:”¿Es decente que una mujer de tu clase vaya con el anzuelo detrás de hombres...” Pág. 131

Se trata de una metonímia para designar con la palabra anzuelo la actitud de ir persiguiendo a una persona para captar su atención.

ADELA:“Tiene el cielo unas estrellas como puños”. Pág.189

Se trata de una comparación entre el término estrellas y el sustantivo puños mediante un elemento de relación, en este caso el nexo como.

En esta obra repleta de símbolos, los más claros son Bernarda, que representa la autoridad que domina la totalidad del ámbito familiar y representa las barreras o límites de las jóvenes. También podemos considerar simbólico el personaje de Pepe Romano, que es el objetivo que todas las hermanas pretenden conseguir María Josefa es la encarnación de la verdad tras su aparente locura. Mediante sus frases, es la que más determinadas tiene las ideas y sus objetivos vitales (aunque inalcanzables). A nivel particular, el vestido verde que lleva Adela durante el luto paterno puede simbolizar la libertad y esperanza que se hecha en falta en aquel hogar. El bastón que es sujetado por Bernarda y que es arrebatado por su hija menor es el evidente símbolo que muestra que el poder de Bernarda, muy a su pesar, no es infinito. El mar y el río, como representación de la libertad, y los pozos (como elemento opresor) también son símbolos recurrentes en La casa de Bernarda Alba.

El conjunto de vocablos utilizados por Lorca en su obra consta de rasgos muy diferenciados que permiten individualizar los personajes. Mientras que Bernarda tiene unos marcados rasgos autoritarios en todas sus frases y parlamentos, en el habla de las criadas se perciben numerosos giros y palabras pertenecientes al habla popular. Esto se manifiesta mediante el numeroso uso de refranes y frases hechas de estos personajes. También las canciones y los versos recitados durante el luto tienen unas raíces populares apreciables Por tanto el campo semántico es el de los adjetivos calificativos (ya sena en forma propia de adjetivos o de sintagmas preposicionales) aplicados al amor, y a los sentimientos y emociones personales; ya sean positivos o negativos.

8. Opinión personal

La casa de Bernarda Alba es una obra con gran cantidad de símbolos literarios perfectamente logrados, ya que se puede establecer una relación inmediata respecto a lo que en realidad significan. Esto es debido a que el estilo global es entendedor, ya que al ser una pieza teatral, tiene que ser claro no sólo para el lector, sino también por el espectador, que no posee el texto para poder captarlo. Los personajes tienen mucha fuerza y permiten un cierto posicionamiento del lector a favor o en desacuerdo con cada uno de ellos, ya que la situación es tan extrema que despierta valoraciones morales fácilmente comparables con la actitud de los personajes.

Esta España ya no existe en la época actual, pero hasta mediados del siglo XX seguramente se mantenían reductos de estos tipos de comportamientos represivos en ciertas familias en la España de los pueblos.

Seguramente estas situaciones, pueden tener un alcance simbólico más allá de lo Español, porque más que encarnar exactamente la situación, lo que perdura es la fuerza de símbolo, y una autoridad opresora como la de Bernarda Alba puede ser encontrada fácilmente. El mito más claro que pueda generar esta obra, es el creado con el personaje de Adela, cuya personalidad y ansias de salir de aquella prisión doméstica, es tan grande, que se quita la vida por ello.