La busca; Pío Baroja

Literatura española. Generación del 98. Novela (narrativa) contemporánea. Argumento. Personajes. Aspectos estilísticos

  • Enviado por: Celia
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 18 páginas
publicidad
publicidad

1.- RESUMEN DEL ARGUMENTO

Primera parte

En esta parte se redacta la convivencia de Manuel, el protagonista, con su madre “La Petra”.

Manuel había vivido toda su vida con su tío, pero debido a su mal comportamiento, este le manda con su madre a los barrios más pobres de Madrid.

Petra trabaja en una morada y consigue que su hijo Manuel pueda alojarse allí, por lo menos por un tiempo, a cambio de su trabajo.

Allí, va analizando cada uno de los distintos personajes que se alojan en aquella casa. Todos ellos tienen algo en común, son pobres y no les queda otro remedio que vivir allí.

Pero luego, cada uno, como es normal, tiene una diferente forma de ser y unas determinadas esperanzas. Por ejemplo, Roberto es un estudiante que tiene la esperanza que algún día será rico y no la pierde en ningún momento del libro; tres generaciones de mujeres de una familia viven también en aquella morada y son el espectáculo de la casa con sus discusiones y los acontecimientos que deparan a esta familia. Don Telmo, es un señor mayor que misteriosamente aunque tiene dinero, quiere vivir en esta morada, lo que sirve para que éste ayude económicamente y le aconseje a Roberto. Y más personajes que describiremos más adelante.

Después de varios días de estar Manuel conviviendo con los huéspedes de la casa, se produjo en el barrio un asesinato y parte de los de la casa, echaron las culpas a D.Telmo, esto hizo que se produjeran en la casa dos bandos, y todo explotó en una bronca entre Manuel y el comisionista.

Al final, Manuel, por el descontento de algunos huéspedes, tuvo que irse de la casa y Petra le buscó trabajo en la zapatería de un pariente suyo.

Segunda parte

Manuel empieza a trabajar en la zapatería de un pariente de su madre, llamado D. Ignacio.

Manuel conoce a dos primos suyos, Leandro y Vidal.

Vidal le presentará a todos sus amigos y muchas veces, desobedeciendo a su conciencia, cometerá fechorías junto a ellos. Este mal de conciencia que tendrá al principio irá desapareciendo a medida que Manuel va evolucionando, como se cuenta en el libro.

Unos de los días en que Manuel estaba trabajando en la zapatería, Roberto le pide ayuda y le cuenta que ha descubierto más sobre la riqueza perdida de su familia. Le cuenta toda la historia que Manuel no acaba de creerse y le dice que tiene que elegir entre dos mujeres para conseguirla. Al final después de unos días de esta conversación Roberto vuelve a aparecer y le dice que está buscando a una tal Rosita, después de que Roberto se marcha Manuel encuentra a la chica, pero Roberto ha desaparecido.

Manuel se convertirá en el consejero sentimental de su otro primo Leandro, que enamorado de una chica llamada Milagros, le pide varias veces consejo y otras muchas que le acompañe a verla. Esta chica en un principio con una relación seria con Leandro, acaba enamorándose, de boquilla, de otro hombre para darle celos. Esto traerá de cabeza al pobre Leandro que no hará otra cosa más que quitar la vida a Milagros y unos momentos más tarde, suicidarse. Leandro afirmaba que si “La Milagros” no quería estar con él, tampoco iba a estar con otro.

Debido a esta desgracia D.Ignacio deja de trabajar en el almacén, y la señora Leandra (la mujer de este) le dice a Manuel que se vaya con su madre que no le puede mantener.

Tercera parte

Manuel fue a la casa donde trabajaba “La Petra” y ésta le mandó a un puesto de pan y verduras. Aquí desde un principio le trataban muy mal ya que no le daban ningún jornal y no tenía unas mínimas condiciones de vida. A los tres meses “La Petra” le buscó otro trabajo.

Le llevó a un horno para que por lo menos aprendiera un oficio. Aquí la vida era horrible, no tenía ni si quiera una cama en condiciones y sus compañeros eran muy antipáticos con él. Al final se hace amigo del hornero llamado Karl Schneider.

Al poco a tiempo, Manuel cae enfermo y tiene que irse junto a su madre a la casa de huéspedes, de donde tiene que irse a los pocos días por un intento de debilidad con la hija de la patrona.

Manuel al encontrarse en la calle va a buscar a su primo Vidal y al Bizco, un amigo de este. Estos solían andar con sus queridas y le cuentan a Manuel todos lo robos y peripecias que han pasado juntos. Después decide irse con ellos y forman la Sociedad de los Tres.

Muere la Petra y definitivamente comienza a vivir en la calle, para comer, Manuel iba a una casa de caridad y allí, se encuentra con Roberto que le cuenta el origen de su fortuna, lo cual Manuel no se acaba de creer.

Después de una semana, Manuel decide reunirse con su primo y el Bizco quienes le enseñarán que es mucho mejor robar y conseguir el dinero de la manera más fácil que trabajar como la mayoría de la gente. Así, juntos robarán y pocas veces se encontrarán sin dinero pero debido a la falta de madurez también les van a engañar.

Al paso del tiempo Manuel se pone a trabajar al lado de un buen hombre. Este hombre, llamado Custodio tiene una hija de la cual Manuel, queda enamorado. Esta no le corresponde y se casa con otro chico de mejor posición que Manuel, este después de una discusión que tuvo con su rival decide irse de aquel trabajo y volver a vivir en la calle.

2.- ESTUDIO DE LOS PRINCIPALES PERSONAJES

Manuel Alcázar

Protagonista de esta novela realista, es el personaje a través del cual Pio Baroja nos muestra con detalle la vida en los pobres barrios de Madrid, además de los distintos tipos de gente que conviven allí.

Manuel Alcázar lucha por sobrevivir en una sociedad en donde él es una de las muchas y pobres personas que no tienen ni hogar ni comida para sobrevivir.

Al principio, tiene un mínimo de interés en vivir como una persona honrada, escuchando los pocos consejos que le da su madre. En cuanto va pasando el tiempo y después de la muerte de su madre, Manuel va dejando de ser honrado para poder conseguir comida y alojamiento, ya que gracias a su primo y amigo, piensa que para que va a trabajar cuando es más fácil y efectivo robar o conseguir el dinero de mala forma, cada uno prestando atención a sus propios intereses.

A diferencia de sus amigos, él, cuando robaba, no se sentía bien y tenía plena conciencia de que eso no se debía hacer, entonces volvía a trabajar para un señor que normalmente le daba a cambio de su trabajo, un deprimente alojamiento y una pésima comida.

Al final del libro, cuando Manuel Alcázar ya es un chico con unas pocas y duras experiencias que le mostraban como es en realidad la vida, por ejemplo la muerte de su primo Leandro por un mal de amores, se enamora de la hija de su jefe, la cual no le corresponde, por su falta de recursos económicos.

Al final, Manuel a causa de la mala vida y las experiencias que ha ido aprendiendo, no tiene otro sitio para vivir que la calle, donde la única forma de subsistir es la delincuencia.

Con este personaje, Pio Baroja, nos hace una crítica social sobre las malas condiciones de vida y la cantidad de vagabundos y personas de mal vivir que había en Madrid en aquella época. Así a través de Manuel nos cuenta el pésimo futuro que tendrán que afrontar la mayoría de las personas sin unos mínimos recursos económicos.

Otros personajes

Masculinos:

Roberto, el estudiante

Roberto es uno de los personajes que me han parecido más interesantes. Representa la voluntad en el libro y muchos de los demás personajes le toman por loco.

Lo que más me ha inquietado de este personaje es que nunca pierde la esperanza y que a pesar de lo que decían los demás, él sigue buscando la riqueza perdida de su familia. Es un personaje independiente que no hace caso de lo que le dicen los demás, sigue hacia delante con la esperanza de que algún día será rico y se reirá de los que no han confiado en él.

A pesar de las repetidas veces que aparece en el libro, sigue siendo un personaje misterioso que aparece y desaparece cuando menos te lo esperas. Con él, Pio Baroja creo que hace una crítica hacia las personas que tienen esperanzas que algún día de forma inusual se resuelvan sus problemas económicos.

Vidal

Era primo de Manuel, al cual le había conocido cuando Petra mandó a su hijo ir a trabajar con su tío a la zapatería. Era un chico que había sido criado en la calle y, junto a sus amigos, había aprendido a vivir sin depender de su familia.

No le gustaba trabajar y estudiar tampoco, por eso estaba todo el día en la calle con sus amigos haciendo faenas y bromas a todos los pobres señores que encontraban en la calle.

Este personaje se vuelve cada vez más independiente ya que, al principio del libro, él siempre va con muchos chicos pero a medida que vamos pasando hojas vemos que Vidal sólo va con Manuel y el Bizco, un amigo suyo, y finalmente acaba estando sólo. Creo que debido a que se preocupaban únicamente, él y sus amigos, del propio interés económico, todos se fueron separando, tomando caminos distintos para conseguir dinero.

A pesar de que Vidal se portaba mal con todo el mundo siempre estaba dispuesto a ayudar a Manuel y a no traicionarle, algo que cambiaba cuando se trataba de sus amigos. Se llevaba muy bien con él pero no confiaba plenamente en nadie.

Femeninos:

“ La Petra”

Lo que más me ha sorprendido de esta mujer es que deja a Manuel, su hijo, en manos de cualquiera, ya que muchos de los trabajos tuvo Manuel gracias a su madre le hacían estar en muy malas condiciones.

No cumplía ni siquiera mínimamente con su papel de madre y lo único que la importaba era no perder su trabajo y tener que verse en la calle sin un sitio donde dormir. A pesar de esto, en el libro cumple el papel de persona buena y honrada porque tenía un trabajo y nunca tuvo una discusión con nadie ni cometió un delito.

No evolucionó a lo largo del libro, siempre fue igual, hacía su trabajo y nunca se metía con nadie, pero atendía como todos, a su propio interés.

Justa

Este personaje me parece uno de los más importantes de los cuales nos servimos para conocer la personalidad de Manuel. Justa, era la chica de la que Manuel, al final del libro, está locamente enamorado. Ella le va poniendo a prueba y le va dando falsas esperanzas a pesar de

que Manuel sabía que ella tenía novio. Al final Justa se casa con su novio de mayor posición económica y hace que Manuel deje de trabajar para su padre y vuelva a ganarse la vida en la calle. Es cuando Manuel sufre más y creo que esto es lo que le hace más fuerte para, finalmente, decidirse a vivir en la calle.

3.- ASPECTOS ESTILÍSTICOS

Descripciones:

Descripción del corralón (pág. 82, Capítulo II, Segunda parte).

“ De los lados del callejón de entrada subían escaleras de ladrillo a galerías abiertas, que corrían a lo largo de la casa en los tres pisos, dando la vuelta al patio. Abriánse de trecho en trecho, en el fondo de estas galerías, filas de puertas pintadas de azul, con un número negro en el dintel de cada una.

Entre la cal y los ladrillos de las paredes asomaban, como huesos puestos al descubierto, largueros y travesaños, rodeados de tomizas resecas. Las columnas de las galerías, así como las zapatas y pies derechos en que se apoyaban, debían haber estado en otro tiempo pintados de verde; pero, a consecuencia de la acción constante del sol y de la lluvia, ya no les quedaban más que alguna que otra zona con su primitivo color.”

En esta descripción se describe un tipo de casa ya casi desaparecida, a través de un profundo manejo del idioma por parte del autor. Servirá a muchos y futuros historiadores para investigar una parte de la historia de Madrid.

Una de las causas por la que damos un gran valor a esta descripción es porque utiliza muchos recursos estilísticos, como por ejemplo:

Personificaciones: “...de entrada subían escaleras de ladrillo a galerías abiertas, que corrían a lo largo de la casa en los tres pisos,...”

Comparaciones: “Entre la cal y los ladrillos de las paredes asomaban, como huesos puestos al cubierto, largueros y travesaños, rodeados de tomizas resecas.”

Hipérbaton: “De los lados del callejón de entrada subían escaleras de ladrillo a galerías abiertas,...”

Epíteto: “...con su primitivo color.”

Aparte de todos estos recursos también podemos ver que es muy clara porque en pocas palabras podemos ver perfectamente ese corralón, muy concisa y que es claramente una descripción impresionista donde a base de pequeñas pinceladas o de unos pocos detalles físicos se describe perfectamente la casa. También me he fijado en la gran cantidad de signos de puntuación que hacen que ésta sea más lenta.

Creo que sus descripciones es una de las cosas que más valen de este libro ya que se nota el cuidado al redactar y a la vez la fluidez de estas.

Narraciones: (pág.87, CAPÏTULO II, 2ª PARTE)

“ El dinero era para ellos, la mayoría de las veces, una desgracia. Comprendiendo instintivamente la debilidad de sus fuerzas y de sus inclinaciones, se preparaban a hacer ánimos yendo a la taberna; allí se exaltaban, gritaban, discutían, olvidaban las penas del momento, se sentían generosos, y cuando, después de soltar baladronadas, se creían dispuestos para algo, se encontraban sin un céntimo y con las energías ficticias del alcohol que se iba disipando.”

Pio Baroja, gracias a ésta y otras narraciones, nos acercar a la gente pobre de Madrid de principios de siglo. Lo hace de una forma fría y objetiva, sin el uso de tonos festivos al presentarnos las vidas ásperas de los hombres y mujeres que desfilan en este libro. Al escribir este libro hizo una observación directa por eso las narraciones tienen mayor realismo.

En esta narración vemos como la gente de aquellos barrios de Madrid se solía acercar a la bebida para olvidar los problemas económicos y familiares, además de explicarnos que no les gustaba mucho a trabajar, un poco por las malas condiciones y otro poco, porque eran algo zánganos.

La fluidez y la claridad creo que son las características más importantes que podemos destacar en su forma de narrar, además de cómo hemos dicho anteriormente, su objetividad. No nos adorna esta sociedad para que la veamos mejor sino que la describe tal y como es.

Diálogo: (pág.68-69, CAPÍTULO I, 2º PARTE)

- ¿Tú habías estado alguna vez en esta calle?

  • Yo, no.

  • Por estos barrios se divierte uno la mar.

  • Sí, ¿eh?

  • Ya lo creo. ¿Tú no tienes novia?

  • Yo, no.

  • Pues hay muchas chicas que están deseando tener avío.

  • ¿De veras?

  • Sí, hombre. En la casa donde vivimos hay una chica muy bonita, amiga de mi novia. Te puedes quedar con ella.”

Los diálogos son lo que más abundan en este libro. La característica más importante es que están expresados en habla vulgar por eso no hay ningún tipo de formalidad, aunque los dos personajes que hablan no se conocen de nada, lo hacen como si se conocieran de toda la vida.

También vemos la importancia de la mujer en aquella época. Aunque el hombre seguía siendo la cabeza de la familia, la mujer tenía un papel esencial, limpiar la casa, criar a los hijos,...

Este diálogo está compuesto de frases cortas lo que le da mayor rapidez y fluidez a la hora de leerlo los lectores.

4.- CRÍTICA SOCIAL

A.- El Madrid de los pobres e inmigrantes.

“La Busca” es un relato informativo sobre la situación de las personas pobres en los barrios de Madrid y las malas condiciones de trabajo que se les presenta a las personas que quieren trabajar. Nos representa a cada persona como alguien anónimo que al igual que los demás tiene dificultades para conseguir comida y un hogar en condiciones.

A través de Manuel, el protagonista, vemos la cantidad de pobres e inmigrantes que se alojan en Madrid. Muchos de ellos toda la vida trabajando para no alcanzar un mínimo de nivel económico como Karl Schneider, que para ahogar sus penas se sirve de la bebida como la mayoría de la gente en su misma situación. Como personaje anónimo, vemos a Manuel como uno de los muchos chicos, que aunque no tienen ni mucha voluntad ni mucha inteligencia, tiene un fondo moral que algunas veces le hace apartarse de la delincuencia y luchar por vivir con un margen de decencia.

Además nos enseña con mucha claridad el futuro que les espera a todos los jóvenes de familias pobres, sin poder hacer nada por evitarlo, ya que los padres de estos no se preocupan apenas por ellos, adquiriendo éstos, una mayor independencia y pudiéndose valer, a temprana edad, por ellos mismos.

Roberto es un personaje que representa la voluntad de conseguir aquello que se quiere, naturalmente como es pobre lo que más quiere es ser rico, y que a pesar de los pocos ánimos que le dan sus amigos no pierde la esperanza en ningún momento del libro. El autor lo presenta como un tipo de los muchos que hay de personas pobres.

Vemos por los diferentes tipos de personajes que hay en el libro que tengan la personalidad, esperanzas u objetivo que tengan en la vida, siempre, si han nacido

pobres, la vida que les esperará siempre, será la de uno de los muchos ciudadanos pobres que hay en los barrios de Madrid.

B.- El hampa.

En esta zona de la ciudad de Madrid, las personas ven el robar como algo natural, casi como un oficio más. Creen que el ser un ladrón es la forma más fácil de luchar por la vida y también, la más efectiva.

Los más jóvenes ven el ser ladrones como una forma lucrativa y también una forma de poder divertirse por ahí con el dinero ganado, además aprenden desde pequeños como si fuera algo esencial. Si que es cierto que algunos de estos jóvenes prefieren ganarse la vida con algo de decencia y dignidad. Después, las personas mayores que se dedican habitualmente a ello, ven este oficio como si fuera una forma de ganarse la vida fácilmente.

Las prostitutas no las ven como mujeres, ni tampoco una opción para tener a una de ellas como compañera, sino como algo de lo que pueden aprovecharse sin tener que dar explicaciones. Éstas suelen estar en tabernas donde frecuentan los hombres y no las mujeres. Por ejemplo en la taberna de la Blasa se habla de “La Paloma”, una prostituta que solía frecuentar mucho por allí, y Leandro sobre ésta le advertía a Manuel:

“-¡Cristo! - murmuró sordamente Leandro-. Que no se te ocurra entusiasmarte con una mujer. La más buena es tan venenosa como un sapo.” (pág.155)

Esta como todas, tenía su chulo llamado Valencia, el único chulo que aparece en la novela, tenía libre disposición de hacer con ella lo que le diera la

gana y sólo estaba con los hombres que él veía conveniente o que a él le apetecía.

C.- Visión de la mujer en la novela

Como ya hemos mencionado en apartados anteriores, la mujer como compañera era algo esencial en la casa. Al igual que el hombre también trabajaba pero, en otros tipos de trabajo como la limpieza, la costura o como se dice ahora, de dependienta. También había mujeres que exclusivamente se ocupaban de la casa, cuando el hombre tenía un trabajo estable y ella tenía niños demasiado pequeños.

En la novela, vemos como los chicos de familias de baja posición económica, desde muy pequeños les preocupaba el hecho de tener compañera para un futuro. La mentalidad de principios de siglo que nos hace ver el autor es, que la mujer siempre buscaba a un hombre que tuviera la mayor posición económica anteponiéndose al amor y a cualquier otro criterio. En cambio, los hombres, aunque también algo, se preocupaban mucho menos de la posición económica de la mujer, debido, seguramente, a que a las mujeres se las pagaba sueldos más bajos y eran normalmente explotadas, a no ser que se dedicaran a un negocio familiar donde, sin apenas excepción, el hombre siempre era el jefe.

Aunque la mujer era vista como un papel muy importante en la sociedad, el hombre seguía siendo el cabeza de familia, estando la mujer siempre a su disposición si este la necesitaba para algo.

5.- CONSIDERACIONES PERSONALES

A.- Sobre el modo de narrar de Pio Baroja

Pio Baroja de forma amena y sencilla nos describe los acontecimientos habituales de los barrios pobres de Madrid, a principios del S.XIX . Lo hace a través de Manuel con una fluidez increíble, sorprendiéndonos al ver, que aunque lo hace con un lenguaje muy sencillo, nos demuestra la calidad y el maravilloso conocimiento que tiene de la lengua castellana.

Su gran manejo de la lengua se puede ver en sus estupendas descripciones, que tienen gran fluidez y una gran cantidad de adjetivos y recursos estilísticos, y en el manejo de los distintos niveles del habla. En esta novela se aprecia visiblemente el habla vulgar.

Tiene gran cantidad de diálogos en los que se exponen diferentes concepciones del mundo que tienen los numerosos personajes que intervienen en sus novelas.

B.- Aspectos críticos de mayor interés

Pio Baroja denuncia fuertemente que es la ciudad o el país el que produce los ladrones y los golfos debido a las malas condiciones de trabajo y a la gran separación que hay entre pobres y ricos, y que ninguna casa de caridad podrá tapar el hambre y el desamparo que hay en estos barrios. Por ello en la novela nos enseña como los chicos saben desde muy pequeños que la vida más fácil es la de ladrón. Y gracias a la libertad de los niños a la hora de estar en la calle, aprenden a valerse por sí mismos desde muy jóvenes.

Manuel va desde comienzos del libro de un trabajo a otro pasando temporadas dedicándose a la delincuencia, de esta forma el autor nos muestra la explotación de los trabajadores que muchas veces cambian su trabajo por un desolador y oscuro alojamiento.

Creo que estas son las mayores críticas que se hacen en la novela, además de que hay un gran interés económico en todas las personas, lo cual me parece normal, ya que no tienen otra forma como sobrevivir y se dan cuenta que llegar a un cierto nivel económico es muy difícil cuando han nacido pobres en un barrio pobre.

C.- En relación con el 98:

Como modelo de una novela perteneciente a la Generación del 98, hay un gran desorden cronológico ya que repetidas veces los personajes cuentan historias del pasado de forma inesperada y desordenada, por ejemplo en las páginas 218-219 Roberto cuenta a Manuel la historia del origen de su fortuna de una forma, cronológicamente, un poco desordenada.

También vemos la gran cantidad de diálogos que es lo que más abunda en el libro de “la Busca”. Con los que podemos analizar las diferentes concepciones ideológicas de los personajes.

Coincidiendo con el relato típico de la Generación del 98 encontramos, además, nos fijamos en que la novela descansa sobre un protagonista individual que representa, en esta obra, la inseguridad del hombre ante el mundo y la lucha por la vida.

Aspira a reflejar una clase social concreta, en este caso, por supuesto, la clase más pobre de la ciudad.

El autor quiere que veamos a esta novela como un documento informativo, con el objetivo de llevar a cabo la tarea de regeneración del país, Así podemos ver los

aspectos que critica de forma amena, pero dándonos cuenta de los problemas que hay en ésta sociedad.

La Sociedad de los Tres sirve para criticar que aunque estos tres amigos se prometieron un día la eterna amistad, por objetivos de interés económico se acaban separando por intentar luchar por vivir en un país que no les da muchas alternativas.

BIBLIOGRAFÍA:

PIO BAROJA. “La Busca”. Editor: Caro Raggio.

Enciclopedia Encarta 99. Voz: Mujer

Guillermo Hernández García, Jose Manuel Cabrales Arteaga. LENGUA CASTELLANA Y LITERATURA. Editorial: Sgel.

- LA BUSCA -

11