La barraca; Vicente Blasco Ibáñez

Literatura española contemporánea. Novela realista y naturalista. La huerta valenciana y el drama social. Argumento y personajes

  • Enviado por: Toni García
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 3 páginas
publicidad

  • ANÁLISIS INTERNO.

  • ARGUMENTO O TEMA.

  • En este libro se pueden ver diferentes temas, que pueden ser de mayor o menor importancia dentro de la obra, pero principalmente hay que señalar el tema base de la obra, que no es otro que la vida en la huerta valenciana de la época. Dentro de éste lo más importante son las relaciones laborales y sociales entre el propietario o arrendador de las tierras y el trabajador, que es propietario de los medios de producción, y es el encargado de trabajar las tierras a cambio de un precio o especias.

    Dentro de este tema se acentúa la constante lucha entre el trabajador con el propietario para poder sobrevivir, que es el miedo de la huerta en general.

    Otro tema importante es el rencor que se crea hacia la familia de Batiste, por el cambio que se produce en las relaciones de producción cuando llegan a la huerta. Desafiando a todo lo posible por su bienestar familiar.

  • ESTRUCTURA DE LA OBRA.

  • Esta obra consta de diez capítulos, que se pueden dividir según su tema. Así encontramos que en los dos primeros capítulos se habla, de una forma muy descriptiva, como es la huerta en general, y se pone de manifiesto hasta que punto se puede llegar para seguir trabajando la tierra y poder vivir dignamente.

    En el resto de capítulos se trata de lleno el ímpetu de trabajar y vivir que tiene la familia de Batiste, a pesar de las trabas e impedimentos que sus vecinos le imponen, y que hacen de su estancia en la huerta un calvario continuo, que tan solo se apacigua con la muerte de un hijo de Batiste, y que finalmente consiguen que abandone y vaya en busca de una mejor suerte.

  • CONTENIDO DE LA OBRA.

  • En la huerta valenciana de aquella época resultaba la vida muy cara. Todos los huertanos tenían que trabajar la tierra para poder comer. La mayor parte de ellos tenían que pagar un arrendamiento por trabajara las huertas, ya que no eran de su propiedad.

    Partiendo de este punto, hay que decir que el tío Barret era un hombre que trabajaba una tierra que era propiedad de D. Salvador, pero que ésta había sido trabajada por sus antecesores. El comentario que se hace del tío Barret es debido al encuentro de una de sus hijas con Pepeta, mujer de Pimentó. Por unas circunstancias, el tío Barret no podía pagarle al propietario de la tierra los arrendos acordados. Esto al ser reiteradamente provoca que D. Salvador le impida trabajar sus tierras, y también la cierra la barraca donde vivía con su familia. Este hecho hiere su orgullo y ciego por la ira lo mata. El resultado es que va la cárcel, disolviéndose su familia, obligando a ésta a desplazarse a Valencia en busca de trabajo.

    Este suceso hace que muchos huertanos se conjuren para que ninguna persona pueda nunca trabajar esas tierras. Hasta que llega Batiste, y tentado por el bajo arrendo de las tierras decide trabajarlas. La necesidad de su familia para poder comer hace que ignoren las constantes amenazas y acosos que sufren por parte de sus vecinos, y especialmente por Pimentó.

    Los consejos que el tío Tomba le da a Batiste no surgen efecto por su afán de trabajar y de dar una seguridad a su familia. Éste le decía que esas tierras le traerían desgracias.

    Su hija Roseta trabajaba en una fábrica de seda y era increpada por las hijas de la huerta que por desgracia para ella trabajaban allí. Esto también le ocurría a sus hijos varones, Batistet y Pascualet, que en el camino de vuelta a su barraca desde el colegio eran maltratados por los niños.

    Con esto se deduce que todos los habitantes de la huerta estaban en contra de la familia de Batiste. Todos excepto el tío Tomba y su nieto Tonet, que estaba enamorado de Roseta y que esto le costó su trabajo.

    El objetivo primordial de los huertanos era que Batiste y su familia tuvieran todo tipo de problemas mientras estuviesen trabajando esa tierra, porque por su culpa los propietarios habían perdido ese miedo a los huertanos, y las exigencias eran mayores y continuadas.

    Esta tortura se prolongó hasta que un día, a la salida del colegio, Batistet y Pascualet tuvieron un enfrentamiento con el resto de niños, del cuál salen mal parados, sobre todo Pascualet, ya que enferma y muere. Con este suceso la huerta cambia totalmente. Ese odio hacia la familia se convierte en compasión y tristeza, y empiezan a acercarse a la desgraciada familia de Batiste, mostrando sus condolencias y apoyándoles. Tras la muerte del pequeño “albaet” parece que todo transforme. Esa hostilidad pasa a ser amistad y los problemas desaparecen, incluso Pimentó se muestra muy amable.

    Ya nadie se acordaba de las tierras del tío Barret y menos de sus pobladores.

    Esta situación hace que la familia de Batiste sea más sociable, y ese bienestar hace que el duro trabajo se lleve mejor.

    Un cierto día Batiste decidió ir a la taberna de Copa, enterado de una apuesta entre Pimentó y los hermanos Terreróla, y al principio todo era normal. Aquellos jugando al truc y bebiendo aguardiente, y el resto de los hombres de la huerta mirando. Pimentó se puso a contar historias que le habían pasado con su arrendador y poco a poco se iba poniendo más serio. Diciendo finalmente que ahora no le tomaban en serio cuando sacaba la navaja y le pedían con más ahínco los arrendos. Y esto era por culpa de Batiste, al cuál amenazó seguidamente Pimentó, obligándole a abandonar el lugar, si no lo mataría. Batiste, desafiante, asintió con la cabeza que no se iba, y cuando iba a recibir la agresión de Pimentó le dió con una banqueta en la cabeza, teniendo que irse de allí.

    Otra vez estaban todos en su contra. Cada vez que iba a Valencia, cogía su escopeta desconfiando de todo. Un día al regresar de Valencia le dispararon y el contestó también alcanzando al agresor, que era Pimentó.

    Ahora ya no tendría cabida en una huerta totalmente hostil y su futuro era incierto.

    Pimentó murió por uno de los disparos, y las represalias de los huertanos no se hicieron esperar, ya que una noche incendiaron su barraca, perdiéndolo todo.

    Teniendo que partir a otro sitio en busca de otra tierra que trabajar, y sin tener que perder nada a cambio.

    El tío Tomba no se equivocaba.

  • CONCLUSIÓN.

  • Esta obra relata claramente la situación de la huerta valenciana en la época de Blasco Ibañez. Todos sus problemas y penurias, enfocadas desde el seno del trabajador, y que hace alusión a la pobreza de la región valenciana, en la que el día a día no estaba garantizado. Al igual que las disputas entre trabajadores y propietarios, por las rigurosas condiciones que tenían que soportar para poder salir a delante.

    Creemos que es una gran obra, que nos hace situarnos en esa época y ver como la vida no era fácil si eres un pobre trabajador.