La aventura de Saïd; Joseph Lorman

Literatura española contemporánea. Novela. Narrativa. Racismo. Inmigración. Realidad social. Argumento. Autor

  • Enviado por: El remitente no desea revelar su nombre
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 13 páginas
publicidad
publicidad

Datos Técnicos

La aventura de Saíd

Ediciones SM. 1996. Joaquín Turina, 39 - 28044 Madrid

Autor

Joseph Lorma.

Nacido en 1948 en Barcelona.

Es geógrafo de formación, aunque ha trabajado principalmente en el campo audiovisual como guionista y técnico cinematográfico. Sensible a los problemas que afectan a la sociedad actual, en sus obras aborda cuestiones ecológicas y referidas a derechos humanos, siempre con una fuerza narrativa y un estilo sencillo y ágil que envuelven perfectamente el mensaje.

Índice

  • Harrag 9

  • A la deriva 22

  • Mojácar 33

  • Barcelona 45

  • El acoso del palomo 57

  • La agresión 69

  • Skins 83

  • La detención 95

  • Amenazas 107

  • Doble vigilancia 120

  • El juicio 133

  • La obra

    La mayor parte de este relato transcurre en Barcelona. Barcelona es una gran ciudad llena de casas altísimas.

    En la calle donde vivía Hussein había barias tiendas: una bodega, un trapero y una pollería. También había coches aparcados delante de los portales. Aquel tramo de la calle era estrecho y estaba sucio, con el suelo lleno de orines y manchas de aceite y con el gris de la piedra de la calzada moteado de color por la basura y las cagadas de perro. A la izquierda del portal havia un rectángulo lleno de botones. La puerta del portal, era de aluminio y de cristal. El piso donde vivía Hussein con sus compañeros era pequeño y oscuro, a pesar de que se encontraba en la cuarta planta. Tenia cuatro habitaciones, una cocina y un wáter. En todas las habitaciones había camas, y en la más grande, una parte se usaba como comedor y otra como sala de estar. Los muebles eran muy heterogéneos por que los habían recogido de los contenedores de la ciudad. El lugar más acogedor era la sala-comedor, donde centrada sobre una vieja alfombra había una mesita marroquí con unos cuantos cojines alrededor. Y en un rincón un laúd y unos tambores.

    Es una historia basada en hechos reales de la actualidad durante un periodo de un año.

    El desarrollo del tiempo es lento por que hay muchas descripciones y muchos diálogos.

    Los protagonistas y los demás personajes son:

    Saíd - es un joven marroquí que a causa de no tener dinero emigra a Barcelona donde le ocurrieron muchas cosas malas y buenas. Pero que tiene que volver a Xauen por que la policía descubre que no tiene papeles.

    Saíd siempre miraba con admiración y respeto a Hussein por ser mas mayor. Para él Hussein había sido como el hermano mayor que le hubiera gustado tener.

    Hussein - era mayor que Saíd. Hussein al crecer se había convertido en un muchacho inquieto, ambicioso y lleno de amargura. Aunque tenia iniciativa y audacia.

    Antes de emigrar a Barcelona había desempeñado numerosos trabajos, pero se cansaba muy pronto de ellos.

    Ana - era una muchacha rubia, de unos veinte años que estudiaba periodismo. Ana era una persona sensible e inteligente. Su rostro inspiraba confianza y tenia los ojos de un azul transparente.

    Fátima - era una chica de unos dieciséis o diecisiete años, la cintura breve y un rostro de piel morena y mate, en el que destacaban unos ojos negros, almendrados, muy expresivos y boca perfecta; una cabellera oscura y abundante.

    Ahmed - tenia treinta y dos años, y llevaba cuatro años en Barcelona.

    Tenia mujer y tres hijos que vivían en Tánger con sus padres. Les mandaba todo el dinero que ahorraba, que no era mucho, y quería traerlos a Barcelona. Trabajaba como camarero en un restaurante todos los días, menos los jueves que los tenia libres. Tenia un hablar reposado y parecía buena persona.

    Maria y Carl - eran una especie de hipíes y durante la temporada de verano se movían por aquel sector de la costa de Almería.

    Vivían de la venta ambulante de camisas, chalecos, pañuelos estampados, cinturones y otros objetos de piel que llevaban de Barcelona al principio de la temporada.

    Carl, además tocaba la batería en un grupo que solía actuar en las fiestas de los pueblos y en alguna discoteca de Mojácar. María era catalana y Carl alemán, pero llevaba casi cinco años en España y dos viviendo con María, en verano en Mojácar, y en invierno en Barcelona.

    Jamila - era el amor de Saíd y el motivo por el que se había decidido abandonar Xauen.

    Taíd - era uno de los músicos del grupo. Trabajaba en un bingo pero le despidieron por que cuando conoció en el bingo a Sonia que también trabajaba allí, empezaron a vivir juntos y como el encargado del bingo iba detrás de la chica, no le gusto aquella relación y los despidió. Pero después Taíd encontró otro trabajo en una plantación de claveles.

    Uno de los oponentes de los protagonistas son:

    Los skins - son chicos que van vestidos con vaqueros y cazadoras, calzan botas militares y llevan el pelo muy corto, casi rapado.

    Estilo

    En esta obra abundan los diálogos. También hay bastantes descripciones, por ejemplo: “Taíd era uno de los músicos del grupo. Unos meses antes lo avían despedido del bingo donde trabajaba y ahora lo hacia en la agricultura. No había encontrado otra cosa. En el bingo conoció a Sonia, que también trabajaba allí, y empezaron a vivir juntos. En realidad, los echaron por eso. Al encargado del bingo, que iba detrás de la chica, no le gusto aquella relación y los despidió. De momento, ella estaba sin trabajo y tenían que arreglarse con el jornal que Taíd ganaba en una plantación de claveles.”

    Hay muchos verbos dándole a la obra ritmo rápido y mucha acción. Por ejemplo: “Cuando Saíd estuvo mejor fue a casa de Maria y Carl. Mientras llamaba a la puerta salió la vecina de enfrente y le dijo que se avían marchado a Alemania y no volverían hasta después de Navidades. Aquella noche, Saíd le comento a Ahmed que tenia que buscar otro sitio donde trasladarse”.

    Resumen

    Saíd trabajaba en una panadería de Xauen, donde le pagaban muy poco. Un día mientras trabajaba vio entrar a Hussein (su amigo, que se había marchado de Xauen ilegalmente para poder ganar mas dinero) bien vestido y muy contento. Saíd quiso irse con su amigo a charlar, pero su jefe no se lo permitió y tubo que esperar a que cerrara la tienda para encontrarse con el. Cuando se encontraron hablaron de muchas cosas, entre ellas de lo bien que le iba a Hussein en Barcelona y de lo harto que estaba Saíd de trabajar en la panadería, por que le pagaban muy poco. Hussein le decía a Saíd que se fuera a Barcelona que allí iba a ganar mas dinero y que así podría conquistar a Jamila (el amor de Saíd)

    Cuando Hussein le enseño a Saíd el coche de segunda mano que se había comprado en Barcelona, le entraron ganas de irse a Barcelona aunque fuera como ilegal.

    Saíd seducido por el coche de Hussein y empujado por la miseria decide dejar su pueblo, su familia, sus amigos y a Jamila para ir a Barcelona en busca de fortuna.

    Mientras iba en la patera con otros marroquíes de camino a Barcelona el capitán de la barca los quiso obligar a saltar de la patera para que llegaran a la playa nadando. El capitán consiguió que todos acabaran en el agua pero también callo al agua, el y el marinero al que llamaban Sherif. Todos cayeron al agua menos Saíd, que no pudo salvar a los demás marroquíes.

    El primer sitio al que llego fue Carboneras. Al principio no encontró ninguna pensión que le dejara hospedarse pero un grupo de hippies le acogieron con placer. Después de pasar algunos días con ellos lo llevaron a Barcelona. Fue al piso de Hussein, como no sabia abrir la puerta le ayudo una muchacha marroquí que se llamaba Fátima. Cuando llego, Hussein y sus compañeros de piso se pusieron muy contentos. Saíd se presento a los compañeros de Hussein. Aquella noche en honor de Saíd hicieron una tajine y bebieron cerveza y mas tarde tocaron música y fumaron hachís.

    El primer trabajo que encontró era de vendedor de alfombras y objetos marroquíes por los pueblos de los alrededores de Barcelona. El trabajo era duro y poco agradecido pero fue lo único que encontró. Los jueves por las tardes iba a tocar con su grupo.

    Ya era noviembre y el tiempo había refrescado. Una noche después del ensayo de los jueves al volver a su casa vieron un coche de policía estacionado. En cuanto el coche de policía los vio se puso en marcha y avanzo hacia ellos muy lentamente, pero pudieron evitarlo escondiéndose en un portal.

    El día en que tuvieron que hacer una actuación con el grupo. Saíd vio a Fátima entre el publico y se pusieron a charlar. Hussein los vio hablar y se acerco. A Saíd no le agrado la situación, por que la muchacha se encontraba incomoda. Por lo que se invento una excusa y se marcho. Cuando Fátima se marcho Saíd y Hussein se pelearon pero Ahmed intervino para que no llegaran a los golpes. Esa misma noche un joven de la asociación de vecinos le presento a Saíd y a Ahmed una muchacha que se llamaba Ana.

    Ana estudiaba periodismo y estaba haciendo un trabajo sobre los inmigrantes marroquíes en Barcelona. Quería saber si podía hacerles unas preguntas. Saíd y Ahmed le indicaron que si. Así que los cuatro se dirigieron a un bar a Charlar y cuando terminaron Ahmed le propuso que los acompañara a su casa a cenar. Ella accedió no muy convencida. Cuando estaban en el portal Ahmed se encontró con un conocido y se quedo charlando con el mientras ellos subían, cuando llegaron al piso encontraron a Hussein bebido.

    Hussein quiso propasarse con Ana y Saíd para evitarlo le envistió. Empezaron a pelearse y Ana aprovecho para escaparse. Por las escaleras se encontró a Ahmed y le dijo que sus amigos se estaban peleando. Ahmed subió apresurado y se echo encima de Hussein parando la pelea.

    Después llevaron a Saíd a Casa de Ana para que el padre de ella que era medico le curara las heridas. Saíd abandono la casa de Ana contra la voluntad de la madre de Ana y dijo que se iría a vivir con Maria y Carl por que no quería vivir en la misma casa que Hussein. Cuando Saíd fue con Ahmed a su casa para recoger las bolsas Hussein le pidió disculpas y le dijo que se quedara. Saíd accedió pero solo hasta que se curara del todo después buscaría otra casa donde vivir. Mientras esteba en reposo Ana iba por las tardes ha visitarlo y poco a poco la muchacha que solo quería mostrarle su agradecimiento fue sintiéndose cada vez mas atraída por él.

    Cuando Saíd estuvo mejor fue a casa de Maria y Car. Mientras llamaba a la puerta salió la vecina de enfrente y le dijo que se habían marchado a Alemania y no volverían hasta después de navidades.

    Como Taíd estaba ganando muy poco dinero en la plantación de claveles donde trabajaba no dudo en ofrecerle su piso a Saíd. Hicieron el trato el jueves y el viernes Saíd se traslado a casa de Taíd. Por medio de Taíd, Saíd comenzó a trabajar de bracero en una finca de Vilassar de mar donde cultivaban patatas y hortalizas. Aunque el propietario pagaba poco, él ganaba mas que vendiendo alfombras y se ahorraba el dinero de las verduras.

    Ana le había dicho que aquel tercer jueves de diciembre pasaría por el restaurante donde ensayaban. Cuando salieron del restaurante donde habían estado charlando eran cerca de las doce de la noche. Tras despedirse de los demás, Saíd, Ahmed y Ana echaron a andar. Las calles estaban casi vacías. Llevaban un rato oyendo pasos y voces a sus espaldas, eran seis skins. A pesar de que Ana, Saíd y Ahmed avían acelerado el paso, las botas de los skins resonaban cada vez mas cerca. Cuando los skins encontraron una excusa para atacarlos, Saíd, Ahmed y Ana huyeron hacia la entrada del parque y el grupo de skins echo a correr detrás de ellos. Ahmed, que llevaba el laúd, empezaba a quedarse atrás. Tenían a los skins pegados a los talones cuando vieron doblar un taxi por el paseo de Picasso. Saíd, corrió por el centro de la calzada hacia el taxi. Ahmed sintió que lo agarraban por el cuello de la chaqueta, perdió el equilibrio y callo de lado; encima de el callo el que lo sujetaba y los dos rodaron por el suelo. Saíd había logrado que el taxi se detuviera y Ana abrió la puerta lateral del taxi, pero dos de los skins cogieron a Saíd antes de que se pudiera meter en el taxi y lo tiraron al suelo. Unos metros mas allá Ahmed se defendía como podía de los puntapiés que estaba recibiendo. El taxista puso la marcha y se lanzo contra los dos skins que golpeaban a Saíd. Saíd aprovecho la envestida para subirse como pudo en el taxi. El taxista embistió nuevamente a loa skins y Saíd con ayuda de Ana metió a Ahmed en el taxi. El taxista los llevo al hospital. Saíd tal como llego al hospital cogió otro taxi para que le llevara a su casa. Pero mas tarde Saíd fue al hospital a ver a Ahmed.

    Ana y Saíd como no podían hacer nada mas por Ahmed, se marcharon.

    Ana decidió llamar a un abogado amigo de ella y contarle lo que le había ocurrido. El abogado le sugirió que se pusiese en contacto con la asociación SOS Racismo.

    SOS Racismo, después de escuchar a Ana y de visitar a Ahmed en el hospital, presento una querella criminal en el Juzgado de Guardia por intento de asesinato y de esta manera obligar a abrir una investigación mucho mas seria que la que había iniciado la policía. La investigación de SOS Racismo y de CITE fue decisiva a la hora de buscar una solución a la situación ilegal de Ahmed.

    Representantes de las dos organizaciones presionaron a el dueño del restaurante donde trabajaba Ahmed para que le hiciese el contrato de trabajo. De esa manera, tubo los documentos necesarios para obtener un permiso de residencia.

    El traumatismo craneal de Ahmed tardaría mucho tiempo en curarse. Sin Ahmed el grupo decidió disolverse hasta que se curara.

    Saíd cambio de trabajo. Ahora trabajaba en el restaurante donde trabajaba Ahmed pero solo hasta que se pusiera bien. Como tenia tiempo libre se apunto a uno de los cursos de catalán que organizaba el CITE.

    Un día Hussein mientras cenaba con Saíd, le propuso que se uniera al grupo de acción que iban a formar él y otros cuantos mas, capaz de enfrentarse a esos que tienen por diversión golpear a los marroquíes. Pero Saíd no acepto por que no le parecía bien.

    La evolución de Ahmed era lenta.

    Un Jueves Ana y Saíd salieron juntos. El había jugado un partido en el polideportivo de la calle de Sant Pau. Se encontraron a la salida y fueron a un restaurante paquistaní. Al salir del restaurante Ana cogió la mano de Saíd y caminaron juntos. Mientras paseaban dos personas desconocidas le pedieron a Said que le enseñara los papeles. El se negó a enseñarles los papeles y les dijo que le enseñaran la placa de policía. Ellos no se la enseñaron e insistieron con sus papeles. Después de discutir con los dos individuos Said y Ana fueron detenidos e introducidos en un coche de policía que los llevo a la comisaría. A Ana la soltaron pero a Saíd no por no tener papeles así que Ana a la mañana siguiente fue a SOS Racismo para denunciar el incidente. Al fin soltaron a Saíd, pero cuando salió le despidieron del restaurante y tubo que volver a trabajar en el campo, dejar las clases de catalán y los partidos de fútbol.

    A los tres meses de la interposición de la querella criminal la policía aviso a Ana para una rueda de identificación. Ana fue con Nuria y Elena la abogada de SOS Racismo. En la rueda de identificación reconoció a dos de ellos:

    -el segundo de la derecha y el que esta a su lado también me resulta familiar.

    A los pocos días de la rueda de identificación Ana recibió la primera amenaza telefónica. Y después de hablar Elena con el inspector Vázquez le pusieron a Ana vigilancia e iniciaron una investigación. Mientras el teléfono de Ana estuvo intervenido no hubo ninguna llamada de amenaza pero en cuanto desaparecieron las escuchas se volvieron a producir. Un día en el aparcamiento uno de los skins detuvo a Ana y la volvió a amenazar.

    Después de este incidente el inspector y Elena acordaron que Ana iba a tener dos hombres para que la acompañasen y cuando ella terminara el curso se irían de Barcelona unos meses.

    Cuando Said supo por medio de Nuria lo que le había pasado a Ana llamo a su casa. Ana estaba confusa y abatida. Elena le comento a Saíd que a pesar de la vigilancia policial, tenían miedo de que le ocurriese algo.

    Al salir del local de SOS Racismo, Saíd se dirigió a casa de Hussein. Saíd encontró a Hussein, en compañía de Fátima, en la calle del hospital. Se dirigió hacia el y le pedio que vigilara a Ana un par de meses, hasta que se marchase de Barcelona. Hussein dijo que montaría un servicio de vigilancia. Cuando Said le contó a Ana lo que había planeado con Hussein al principio se negó pero luego accedió. Ahmed ya había salido del hospital pero aun no recordaba nada de lo que paso la noche del hecho.

    Un día cuando Ana iba ha la Universidad el coche de los guardaespaldas se averió y tuvieron que parar en un taller para repararlo. Cuando Hussein vio a Ana sin vigilancia policial corrió a vigilarla. Cuando estaba llegando a la universidad un Opel negro se paro al lado de Ana y se bajaron dos skins con intención de pegarle. Pero Hussein en ese mismo instante empujo a uno de ellos mandándolo encima de un coche pero el otro skins le asesto a Hussein una puñalada. Los dos skins se metieron entonces rápidamente en el coche y se marcharon a toda velocidad.

    El policía que pasaba toda la información confidencial a los skins era Rambo, al que después metieron en la cárcel.

    Cuando llego el juicio no se pudo dictar sentencia porque había nuevos datos.

    En el nuevo juicio se sentaron en el banquillo de los acusados cuatro de los cinco skins que les habían agredido. Elena consiguió que el taxista testificase en el juicio. Con tres testigos y todas las pruebas circunstanciales que se habían reunido, el abogado de la defensa lo tubo mas difícil, pero consiguió reducir los cargos de intento de asesinato a intento de homicidio. Con lo que a sus defendidos les cayeron penas de entre cuatro y doce años de prisión.

    A la semana de hacerse publica la sentencia, Saíd recibió un comunicado en el que se le notificaba el día y la hora de su expulsión. Había pasado aproximadamente un año desde su salida de Marruecos y su llegada a Barcelona. Se tenia que ir el miércoles pero el martes tenia que ingresar en el centro de internamiento de la Verneda. Querían tenerlos reunidos allí unos días antes. Iván en un autocar de la policía. Primero irán a Algeciras y desde allí, en el trasbordador, a Ceuta. En Ceuta les entregaran a la policía marroquí.

    Puede que le encierren un tiempo en la cárcel por haber salido ilegalmente del país. Pero también es posible que le manden a casa después de tenerle unos días en comisaría.

    Lo primero que Saíd quiere hacer cuando llegue a Xauen es buscar una tienda. Ahmed y Hassan también quieren volver y van a formar una sociedad. En Xauen hay mucho turismo, y una tienda de objetos de artesanía puede funcionar. Cuando terminaron de hablar se despidieron.

    Eran las ocho y media de la mañana y llovía. El autocar de la policía se detuvo en un semáforo. Cuando el autocar arranco, volvió a recostarse en el asiento y cerro los ojos. La aventura havia terminado.

    Opinión Personal

    Esta obra me ha gustado, por que refleja la realidad que tienen que vivir algunas personas por ser de otra raza, religión, etc. Por que se emplea un vocabulario que es el que se utiliza en la realidad y por que cuando le hacen algo a un personaje este utiliza para defenderse un lenguaje muy vulgar pero que es el que las personas en la realidad utilizamos cuando nos hacen algo malo.

    La parte que me ha parecido mas interesante es el capitulo de "el juicio", por que mientras me lo estaba leyendo tenia la intriga de si los skins quedarían presos o seguirían en libertad. Por que se hace justicia y los aprisionan y por que aunque Saíd tiene que regresar a Xauen, cuando llegué montara una tienda de objetos de artesanía con Ahmed y Hassan.

    Lo que más me ha costado leerme del libro por que era muy cruel es cuando los skins quieren pegar a los personajes, amenazan a Ana, matan a Hussein, etc.

    El final no me ha agradado porque hubiera preferido que Saíd se casara con Fátima o con Ana, que formaran un hogar y que Saíd consiguiera los papeles para poder trabajar y vivir tranquilo.

    Me ha encantado Ana por que era muy valiente, inteligente y además no se rinde con facilidad.

    No me han gustado los skins, por que le pegan a la gente sin ninguna razón solo por el color de la piel, la raza, la religión, etc y aunque seas blanco, de su misma religión y de su misma raza si vas con alguno que no sea como ellos te pegan a ti también. Para ellos o eres agresor (como ellos) o eres victima, no les importa la gente.

    Esta obra me ha emocionado en algunas partes porque los marroquíes son personas como otras cualquiera y además no tienen la culpa de que sean de otra raza y otra religión. Me ha hecho reír muy pocas veces por que apenas le han pasado cosas buenas, casi todas han sido malas experiencias para Saíd, Ana, Ahmed, Hussein, etc.

    13