La anunciación; Fray Angélico

Arte renacentista. Renacimiento italiano. Quattrocento. Siglo XV. Pintura. Tema. Técnica. Soporte. Textura. Estilo. Pincelada

  • Enviado por: Mayte Gallego Pérez
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 1 páginas
publicidad
cursos destacados
Curso completo de piano - Nivel básico
Curso completo de piano - Nivel básico
Este curso de piano está pensado para todos aquellos principiantes que deseen comenzar a tocar el piano o el...
Ver más información

Graba audio con Apple Logic Pro 9
Graba audio con Apple Logic Pro 9
En este curso aprenderemos a realizar grabaciones de audio de calidad utilizando Apple Logic Pro 9. Exploraremos todo...
Ver más información

publicidad

ANÁLISIS DE “LA ANUNCIACIÓN”

1. TÍTULO: “La Anunciación”.

2. AUTOR: Fray Angélico (1387-1455).

3. ESTILO Y DATACIÓN: esta obra pertenece al Renacimiento, exactamente a la etapa conocida como quattrocento, del siglo XV.

4. ASUNTO REPRESENTADO: en este cuadro, que es la parte central de un retablo, se representan dos escenas: la primera, cuando el ángel expulsa a Adán y Eva del paraíso tras haber cometido el pecado original al ser tentada Eva por la serpiente y el consiguiente castigo por parte Dios a ambos personajes (Génesis 3, 1-24). La segunda escena, es la de la Anunciación del ángel Gabriel a María de que iba a ser madre del Salvador prometido por Dios a los hombres (Lc 1, 26-38): “a los seis meses Dios envió al ángel Gabriel donde una joven virgen que vivía en una ciudad de Galilea llamada Nazaret, y que era prometida de José, de la familia de David. La virgen se llamaba María. Entró el ángel en su casa y le dijo: “Alégrate tú, la Amada y Favorecida; el Señor está contigo”.Estas palabras la impresionaron y se preguntaba qué quería decir aquel saludo. Pero el ángel le dijo: “No temas, María, porque el favor de Dios. Vas a quedar embarazada y darás a luz un hijo, al que pondrás el nombre de Jesús. Será grande, lo llamarán Hijo del Altísimo y Dios le dará el trono de David, su antepasado; reinará sobre el pueblo de Jacob por siempre y su reino no tendrá fin”. María dijo entonces al ángel: “¿Cómo podré ser madre, si no tengo relación con ningún hombre?”. Contestó el ángel: “El Espíritu Santo descenderá sobre ti y el poder del Altísimo te cubrirá con su sombra; por eso tu hijo será santo y lo llamarán Hijo de Dios. Ahí tienes a tu parienta Isabel: a su vejez ha quedado esperando un hijo, y la que no podía tener familia se encuentra ya en el sexto mes de embarazo; porque para Dios nada es imposible”. Dijo María: “Yo soy la esclava del Señor; que se haga en mí lo que has dicho.” Después de estas palabras el ángel se retiró.”

Las dos escenas se relacionan por el hecho de que Dios expulsó a Adán y Eva del edén, pero les prometió que les traería un Mesías; de ahí que el rayo de sol que proviene de la escena de la izquierda (expulsión del paraíso) con la mano de Dios, descienda y alumbre directamente hacia el rostro de María, que será la madre del Salvador que anunció Dios.

5. TÉCNICA: la técnica pictórica que utilizó el autor en la obra es el temple sobre tabla. Para preparar la tabla, se realiza un proceso llamado imprimación, que consiste primero en alisar la tabla y darle una capa de cola para tapar sus poros. Encima, se la aplica una capa de yeso mezclado con agua o con cola, con lo que resulta un fondo blanco. Sobre éste, se realiza el dibujo preparatorio y se procede a pintar con los pigmentos disueltos en agua y templados o engrosados con huevo, caseína, goma, o una solución de glicerina.

6. SOPORTE: el retablo está pintado sobre tabla, preparada con imprimación, técnica pictórica detallada anteriormente.

7. TIPO DE PINCELADA, TEXTURA: la pincelada es muy fina, consiguiendo como resultado una imagen de gran belleza; la textura que presenta la pintura, es lisa.

Tanto el dibujo como el color son de gran importancia en el cuadro, puesto que gracias al dibujo se consigue esa perfección en las figuras tan fascinante, y el color aporta a la escena la paz, tranquilidad y belleza del momento representado.

8. LUZ: la imagen se encuentra muy bien iluminada, ya que el sol brilla en todo su esplendor, por lo que la apariencia que le aporta es de ser un día maravilloso, por tanto es luz natural. Esta es la impresión que quiso ofrecer el autor, porque esta escena tan fantástica no podría haber estado iluminada de otra forma, ya que ese rayo de luz que alumbra el bello rostro de María, significaba un rayo de esperanza para el ser humano.

9. COLOR: predominan los colores pastel en la representación, muy típico de Fray Angélico. Los colores utilizados por el autor pertenecen en su totalidad a la gama fría. Estos colores aportan sobriedad , paz, y sobre todo belleza a la escena. También cabe destacar el uso del pan de oro.

Vídeos relacionados