La Agenda; Michael Hammer

Análisis. Capítulos. Resumen

  • Enviado por: Andres
  • Idioma: castellano
  • País: Chile Chile
  • 18 páginas
publicidad
publicidad

TRABAJO DE MICROECONOMÍA

RESUMEN EJECUTIVO

DE

“LA AGENDA

MICHAEL HAMMER

ÍNDICE

INTRODUCCION ……………………………………………………… 3

VOLVER A TOMAR ENSERIO LA EMPRESA ………………………. 4

MANEJAR EL NEGOCIO EN FUNCION DE LOS CLIENTES ……… 8

OFRECER A LOS CLIENTES LO QUE DESEAN ……………………… 10

DAR PRIORIDAD A LOS PROCESOS …………………………………. 12

CREAR EL ORDEN A PARTIR DEL CAOS ……………………………. 13

MIRAR CON SENTIDO ESTRATÉGICO ……………………………..... 14

GESTIONAR SIN ESTRUCTURAS ………………………………………. 15

EL CLIENTE FINAL ……………………………………………………….. 16

DERRIBAR LOS MUROS ……………………………………………….. 17

AMPLIAR LA EMPRESA ………………………………………………… 17

CONCLUSIÓN …………………………………………………………….. 18

INTRODUCCION

Hacer negocios ya no es tan fácil como era antes , Hammer, propone un sistema basado en nueve ideas (independientes pero alineadas) para tener éxito en un ambiente en el cual los clientes realmente mandan .

Este libro presenta un plan de acción para el siglo XXI que cambiará para siempre nuestra forma de pensar sobre la empresa y que consiste fundamentalmente en lo siguiente: Hacer la vida fácil a los clientes, ahorrándoles tiempo, dinero y frustración. Convertirse en un fanático del proceso. Para eliminar costes, confusión y retrasos. Evaluar lo que se quiere mejorar. Potenciar el trabajo en equipo real, no sólo de palabra. Unir a proveedores y clientes. Crear una comunidad en red que trabaje para servir al cliente final.

Para cada una de las nueve ideas, La Agenda ofrece el diagnóstico, la cura y casos de estudio. Y Más allá de analizar un tema gerencial, Hammer hace un llamado a los líderes y gerentes para que se cuestionen y formulen nuevas formas organizacionales.

Volver a tomar en serio a la empresa.

Por un período muy breve, hacia fines de los años 90, se creía que todos los problemas del negocio habían sido solucionados. Por todas partes uno observaba, empresas que crecían. Las compañías establecidas tenia un abrumante registro de ventas y de ganancias. Los arranques fueron inundados con el capital. Cada compañía producía mucho dinero. El crecimiento y el éxito fueron tomados en cuenta y la confianza era alta, los clientes pasaban, la bolsa se movía en una dirección solamente—hacia arriba.

Cualquier persona parecía poder ganar en el negocio. El conocimiento, la técnica, y la experiencia no eran necesarios, solamente energía, fuerza, y actitud. El nuevo sueño americano no tenía nada que ver con el trabajo duro y desear construir un negocio con algunos socios, con una idea fresca, era lo necesario. El negocio, es promocionado, por los emprendedores y se hacen llamar “self-proclaimed” ( personas autodidactas), estábamos en una “nueva economía,” la cuál se había convertido en un ciclo de negocio del pasado. El Internet había cambiado todo, y las ediciones mundanas como coste y calidad e inventario habían llegado a ser inaplicables. No más.

La insatisfacción de los empresarios ha llevado a la ansiedad. Ellos Pueden tomar el crecimiento y asumir que este año será mejor que el pasado. Ahora deben preocuparse si los clientes comprarán, los costes se elevaran, o los competidores los alcanzarán. Divagan despierto preguntándose si las premisas fundamentales de sus negocios siguen siendo válidas. Les dan una sacudida eléctrica para encontrar que los mercados van abajo así como de ascendente y que el crecimiento tiene que ser creado, no apenas cosechado. Los encargados están aprendiendo otra vez que la mayoría de las nuevas ideas no tienen éxito, que muchas compañías fallan, que los recursos son siempre escasos, y que sobretodo, los negocio no son un juego para los aficionados. Los encargados están volviendo a descubrir que el negocio está sobre la ejecución, no está sobre tener el “modelo derecho del negocio” o capturar globos oculares, sobre crear un espacio de trabajo realmente fresco o planear un lanzamiento privado repentinamente de evaluaciones infladas de la bolsa--un amortiguador que en la mano, les permitieron a las compañías hacer las adquisiciones libre y pagar a sus empleados con opciones en vez del dinero, y que en la otra hizo que los clientes sienten el libre-gasto--los empresarios están de nuevo a cuidar cada peso. Se han recordado que para conseguir cada peso, ya no basta tener solo una buena idea, si no puedes desarrollar esa idea. El negocio está hoy no más sobre visiones magníficas y la arrogancia de la juventud, el tiempo está más allá para las nociones y los vuelos frívolos de la suposición. El negocio está hoy sobre tuercas y pernos, que son los mecánicos que hacen que las compañías funcionan y esta es una materia seria, Aunque el descenso actual demuestra ser breve, y las políticas monetarias y fiscales, sacan más de un conejos de sus sombreros, así no veremos ninguna vuelta al estado de la inocencia de los años 90, apenas pues una generación de inversionistas fue marcada con una cicatriz permanentemente por la gran depresión, una generación se ha de encargado de transformar el derrumbamiento de la burbuja de los últimos años 90. Han llegado a ser modestos , serios y temerosos de su ambiente, e inciertos sobre sus futuros, esto es mientras se de. Los días de los años 90 eran una aberración. Los tiempos resisten. Cuando en Estados Unidos en los años 50, solamente se tenían una economía intacta con la cual aprovecharse de la extensión de la posguerra. Los últimos años 90 eran otros. Pero entre tales interludios ocasionales, el negocio es muy difícil de hacer.

En fin, los encargados de hoy han vuelto a descubrir que el negocio no es fácil. La gerencia ha estado y continúa siempre estando entre la más compleja aventura, e incierto de todos los esfuerzos humanos. ¿De hecho, cómo habría podido cualquier persona pensar siempre de otra manera? ¿Si el manejó era simple, por qué la mayoría de las fallas de los negocios? ¿Si el manejó era simple, por qué muchos productos nuevos se derrumban en el mercado? ¿Por qué Pan Am salió de negocio, por qué es Xerox cerca de bancarrota, por qué hizo a víctima de la caída de Digital Equipment a la adquisición? ¿Por qué tener titanes anteriores tales de la industria que Lucent y General Motors, Levi Strauss y Rubbermaid, se conviertan en meras sombras sus uno mismo ? ¿Si el manejó era simple, cómo las compañías principales se permiten que sean alcanzados por los seguidores? ¿Por qué los bancos gigantes ahora están parados en el temor del capital de GE? ¿Si el manejó era simple, por qué muchos encargados tienen apuro de replegar de su éxito cuando cambian las compañías? ¿Por qué AT&T vino al borde debajo de Michael Armstrong, que había sido tan eficaz en Hughes? Si las complejidades de sus responsabilidades no los abruman, los remedios superficiales no los tentarían para creer que todo lo que tuvo que hacer para domesticar la bestia del negocio, era dirigir sus compañías como los arranques de Silicon Valley, o fijar las metas indignantes, o abrazar el Internet. Los desafíos de la gerencia son eternos y extraordinariamente difíciles. ¿Cómo pueden los productos y los servicios de un legado de la compañía que satisfacen a clientes, y entonces los crearon y entregaron de una manera provechosa que satisfaga a accionistas? ¿Cómo puede una compañía conservar a clientes frente a nuevos competidores, y responde a las nuevas necesidades sin sacrificar su posición existente? ¿Cómo una compañía se distingue de otras compañías con ofrendas similares y metas idénticas, y mantiene su éxito mientras que los tiempos cambian? Idear las respuestas a estas preguntas es la agenda eterna de la gerencia. Periódicamente, las respuestas a estas preguntas se codifican, se anotan en compendios de la gerencia, se enseñan en las escuelas de negocio, y se engarzan en el folklore de encargados de trabajo. El opus de 1973, gerencia de la botella doble de Peter Drucker, era un compendio. Tom Peters y el Waterman de 1982 de Bob en busca de la excelencia eran otro. Pero aunque los problemas son eternos, las soluciones no son. Cada generación de encargados hace frente a un mundo diferente de ése hecho frente por sus precursores, y así que cada uno debe encontrar su propia dirección.

Se dice que Albert Einstein una vez dio a su secretaria un examen que se distribuirá a sus estudiantes graduados. La secretaria exploró el papel y se opuso, “pero profesor Einstein, éstos es las mismas preguntas que utilizaste el año pasado. Los estudiantes no sabrán ya las respuestas?” “ves todo derecho, ,” contestó a Einstein, “las preguntas eres igual, pero las respuestas son diferentes.” Cuál verdad de la física es verdad de negocio. El mundo de hoy del negocio no es el de Drucker o de Peters y del Waterman, y llama para una nueva edición de la agenda de la gerencia. Los encargados de hoy necesitan una nueva agenda porque están haciendo negocio en las consecuencias de una cambio de la época. En el cuarto trimestre del vigésimo siglo, los surtidores, que habían dominado hasta entonces economías industrializadas y fijaron los términos para cómo el negocio fue hecho, perdieron su posición de la dominación a sus clientes. Sobre los últimos veinticinco años, los clientes en virtualmente todas las industrias han rebelado contra los surtidores que los sostuvieron previamente . Los consumidores abandonaron a compañías que a marcas de fábrica habían sido leales y abrazaron de largo a los genericos, marcas de fábrica de casa, competidores internacionales, y cualquier persona quién ofreció un reparto mejor. Hicieron esto en vehículos y productos de casa, en servicios bancarios y estaciones de TV. Los clientes corporativos pararon el tolerar de abuso de los surtidores que condescended para llenar sus órdenes. Rechazaron aceptar precios altos elevados, baja calidad, y servicio terrible apenas para conseguir lo que necesitaron. En lugar, los clientes corporativos ahora mandan a sus surtidores con respecto a los precios que pagarán, al nivel de la calidad requieren, e incluso a los tiempos en los cuales aceptarán entrega. Los surtidores que no resuelven estas expectativas pasan a ser ex-surtidores. Los ejecutivos de las compañías más de gran alcance del mundo, ahora tiemblan ante un cliente exigente. Saben que los clientes tienen la energía y esa la utilizarán. Recepción a la economía del cliente. ¿Cómo esta energía del cliente se presentó? Como los cambios “más repentinos”, resultó de la convergencia de varias tendencias que se desarrollaban. Primero, la escasez llevó a la abundancia, pues la fuente alcanzó y excedió demanda. Del último vigésimo siglo, la capacidad aumentó enormemente de virtualmente cada industria. Si las compañías vendían el acero, el seguro, o la crema dental, las hicieron capaces de hacer que los clientes compraran mucho mas . Por ejemplo, la industria de automóvil mundial de hoy tiene la capacidad de producir casi 20 millones de vehículos al año más que qué el mercado mundial exige. Una razón dominante de este desarrollo notable es ésa tecnología que avanza ha aumentado dramáticamente productividad de fabricación y de tal modo ha reducido los costes de entrada a y de extensión en muchas industrias. Simultáneamente, conducido por las demandas de Wall Street para el crecimiento, las compañías ampliaron capacidad para construir la cuota de mercado. La tendencia fue magnificada cuando la globalización condujo a más competidores que perseguían a los mismos clientes. Este aumento en fuente puso inevitablemente a los clientes en el asiento del conductor, Al mismo tiempo, los clientes han hecho compradores más sofisticados y más informados. En teoría, los clientes han tenido siempre opciones, pero hasta hace poco tiempo esas opciones eran más teóricas que verdaderas. Los consumidores no tenían tiempo para funcionar por todas partes compras de la comparación de la ciudad, mientras que los agentes que compraban corporativos no podrían arar a través de las hojas de espectro y de los libros del precio de cada surtidor posible. Consecuentemente, los clientes permanecían con los vendedores familiares porque eso era más fácil, y ése dio a estos vendedores la mano superior. Pero la servidumbre de los clientes terminó cuando llegó a ser práctica para que se aprovechen de los alternativas que otros vendedores ofrecieron. La tecnología de información (, lo más recientemente posible incluyendo, el Internet) nos permitió encontrar y analizar productos de competición y hacer opciones inteligentes. Los clientes descubrieron que tenían opciones y la energía de explotarlas. Mientras que los consumidores y las corporaciones vinieron cada vez más bajo presión de ahorrar el dinero, la inercia de permanecer con los viejos surtidores se convirtió en un lujo que poca podría producir. Consecuentemente, los clientes ahora buscan agresivamente alternativas, comparan ofertas, y el asimiento hacia fuera para la mejor opción. El cliente que la energía aflojó aún más tantos productos hizo materias virtuales. Era que la tecnología se desarrolló lentamente bastante que los productos seguían siendo diferentes de uno a por períodos del tiempo largos. Vendí mi producto, tú vendí el tuyo; cada uno tenía las fuerzas y debilidades que te hicieron la mejor opción para algunos clientes y una opción pobre para otras. Ahora los cambios rápidos en tecnología han acortado dramáticamente ciclos vitales del producto. No más pronto introduzco un producto nuevo que o llega a ser obsoleto o lo imitas. El resultado es muchos de las ofrendas similares que hacen muy difícil para que se distinga de ti; este más futuro autoriza a nuestros clientes. Como ilustración, comparar como cuáles es comprar un coche hoy con la misma experiencia hace cincuenta años.

Comentamos que “La Agenda”, de Michael Hammer quien en éste libro, y a partir de observar las prácticas de empresas exitosas e innovadoras, señala nueve principios que deben mantener en su agenda las empresas para afrontar la próxima década.

Estos son los principios que identifica Hammer:

  • Manejar el negocio en función de los clientes

  • Convertirse en un ECLQEFT


    Podríamos resumir este principio como hacerle al cliente más fácil hacer negocios con nuestra empresa. (ECLQEFT)

    Hacer fácil el negocio con los principales puntos de vista del cliente, es obrar recíprocamente con medios tan baratos y sin esfuerzo. significa que las órdenes están redactadas en terminología del cliente, más bien que en tu nomenclatura obscura. Significa que haces sin dolor, para que un cliente compruebe el estado de una orden; eliminas esa serie sin fin de llamadas telefónicas vanas a los funcionarios desinteresados y mal informados que se han entrenado para referir solamente al llamador algún otro igualmente mal informado. Significa que envías una cuenta simple que se exprese en términos comprensibles, no tus propios códigos y referencias internas, y que se diseña desde el principio para ser leída y para ser utilizada por el cliente; es decir una cuenta que alguien con excepción de un criptoanalista puede descifrar. La importancia de (ECLQEFT) que se convierte es capturada por el principio que el “precio del producto es solamente parte de coste del cliente.” El pago que tu cliente te envía no es el coste entero que el cliente incurre en hacer negocio con tigo. El cliente debe también obrar recíprocamente con tu representante de ventas, formular una orden, recibir, comprobar, e inventariar las mercancías, recibir e interpretar tu factura, pagan la cuenta, vuelven las mercancías que no están en buena forma, y así sucesivamente. Todas estas actividades cuestan el dinero del cliente, ninguno de el cual termina para arriba en tu bolsillo.

    Si tu procedimiento que ordena es opaco, después tu cliente tiene que perder el tiempo y el dinero en intentar devolverlo. Si no proporcionas ninguna manera simple para los clientes de comprobar sus órdenes, tienen que batirse con llamadas telefónicas de la exasperación a las voces conservadas que no proporcionan ninguna información. Si la factura que proporcionas es difícil de interpretar, tu cliente tiene que pasar tiempo en discutir sobre ella con tu gente de la facturación. Si tus maneras del funcionamiento se diseñan para tu propia conveniencia, más que para tus clientes, estos pagarán la pena, y a largo plazo, tu voluntad. Cuanto más difícil es hacer negocio con tigo, cuanto mayor es la carga y los costes que tú impones ante tu cliente y, por supuesto, menos competitivo lo haces, bajas tus precios, cortando tus márgenes. En la economía del cliente, ECLQEFT no es una opción. Es un requisito para la supervivencia. Pero debemos tratar de establecer porque nuestra empresa no es una ECLQEFT o empresa con la que es fácil trabajar, mas bien un empresa con la que es difícil trabajar, seguramente se ha escuchado muchas veces las siguientes quejas de los clientes:

    • Tener contactos con tantos empleados distintos de su empresa nos confunde.

    • La empresa es inflexible y obliga a todos a su única forma de trabajar.

    • La empresa es poco preparada, reactiva y sorprendida cuando los clientes le piden algo.

    • Si se desea lograr algo, se fuerza a los clientes a tratar con varias partes distintas de la empresa.

    • Impone cargas generales a los clientes, al interactuar reiteradamente con ella.

    • Y lo mas importante, da la impresión que la empresa no sabe, ni se preocupa, de lo que realmente le interesa a sus clientes.

    ¿Cómo lograr que sea fácil hacer negocios con nosotros? Según el autor hay seis maneras concretas de resolver y contrarrestar el efecto de los seis lamentos antes enunciados y de esa forma convertirse definitivamente en una empresa ECLQEFT:

    1) Presentar al cliente una sola cara, algunas empresas están organizadas en función del producto. Esto implica que por ejemplo si Ud. compra una computadora lo atiende un "ejecutivo de ventas de computadoras" determinado pero si desea agregar una impresora lo deriva al "ejecutivo de ventas de impresoras". Si bien el ejemplo impresora / computadora puede ser un poco exagerado creo que más de uno de nosotros vivió estas "historias de terror".

    2) Segmentar las operaciones en función de las características de los clientes; usualmente las compañías realizan segmentaciones pero solamente vemos esto en los departamentos de ventas y marketing. Hammer propone trabajar por segmentos de mercado en todas las operaciones de la empresa.

    3) Anticipar las necesidades del cliente; predecir las necesidades de los clientes permite ajustar las operaciones con antelación y mejorar la eficiencia y la satisfacción del cliente. Un ejemplo simple es identificar las llamadas telefónicas entrantes y según el país de origen derivarlas a una operadora que maneje el idioma del país.

    4) Ofrecer una experiencia sin fisuras cada vez que el cliente interactúa con la compañía independientemente del canal por el que llega el cliente (personal, telefónico, correo, Internet, etc.).

    5) Explorar el potencial del autoservicio para algunos clientes es mas fácil comprarnos si pueden ellos mismos revisar los productos, configurarlos, probarlos, etc.. Internet brinda nuevas posibilidades para que los clientes "customicen" sus productos.

    6) Hacer mediciones centradas en el cliente básicamente Hammer propone dejar de medir lo que es fácil medir y pasar a medir lo que es importante para los clientes, esta es la única manera de poder corregir los errores que afectan a nuestros clientes.

    Todas estas técnicas antes expuestas, son un antídoto para los seis síntomas comunes e indicadores de que una empresa es una ECLQEDT(empresa con la que es DIFICIL trabajar).

  • Ofrecer a los clientes lo que desean

  • Ofrecerles MVA

    En el principio anterior decíamos que teníamos que hacerle las cosas más fáciles a nuestro cliente, claro que esto no alcanza también hay que ayudarlo a resolver los problemas que lo impulsaron a comprar nuestro producto o servicio. Ofrecerles
    Mas Valor Añadido ( MVA) Se debe procurar convertir nuestros productos o servicios en verdaderas soluciones para los clientes.

    Si te pararan en la calle y preguntaran, qué negocio tienes, pensarías en la idea de la pregunta y la respuesta es simple: Tu negocio esta definido por tus productos y servicios. El negocio de Deere es tractores; La Interamericanal es de seguros; Microsoft es software. Si preguntara más lejos lo que dirían los clientes de tu compañía, probablemente algo como “los productos innovadores y de alta calidad o los servicio , entregados en un precio justo.” Quizás después del capítulo 2 de la lectura, acelerarías agregar, “de una manera que es fácil para los clientes.” Las respuestas están equivocadas: Estas respuestas dicen mucho sobre porqué tu compañía está teniendo tanto apuro para hacer frente a la economía del cliente, reflejan una vista introspectiva, producto-centrada clásica del mundo. Son reliquias de un estilo anticuado de pensar eso te pone a ti y tus productos primero y tus clientes en segundo lugar, se asumen que tus clientes desean realmente lo que quieres hacer y vender, y afirman que todas lo que tienes que hacer es hacerlo y vender bien. No podría ser más incorrecto. Tus clientes no tienen ningún interés en ti o en tu compañía y solamente poco más en tus productos o servicios. Que productos ocupan la etapa de centro en el drama de tu propia vida de negocio, no altera el hecho de que tú y ellos son simplemente jugadores mordidos por tus clientes. Qué tus clientes circulan alrededor de ellos mismos, y desde su punto de vista, tu sola existencia es la excusa para aumentar la capacidad de mejorar sus vidas y sus negocios, productos de alta calidad, a precio bajo es solamente el principio de la historia. El capítulo pasado examinó el imperativo de convertirse en la forma fácil de hacer negocio con nosotros. Ser seguro, simplificando la vida del cliente es una necesidad, pero es solamente un comienzo. En la economía del cliente, necesitas hacer mucho más que eso. Debes ir más allá simplemente de datos de tus productos y servicios; necesitas ayudarlos a solucionar los problemas que los motivaron para pedir tus productos o servicios en el primer lugar. En fin, tienes que proveer de ellos más de valor añadido (MVA). significa que continúas dando al cliente, qué tienes siempre, pero de una manera más conveniente; MVA significa que das a cliente más, quizás mucho más, de lo que tenia antes. Va más allá de simplificar a tus clientes las' interacciones con tigo a entregar soluciones a los problemas de tus clientes', de los cuales tus productos y servicios en sus formas nativas están solamente los pedazos pequeños. Hay una historia , sobre una reunión anual de un fabricante importante de las herramientas eléctricas. Las palabras del presidente se dirigen a los accionistas, “Tengo ciertas malas noticias para Uds.,” él dice. “Nadie desea nuestros taladros.” Dan una sacudida eléctrica a la audiencia. En el informe pasado, la compañía tenía una parte de 90 por ciento del mercado del taladro. El presidente procede, “que tiene razón, nadie desea nuestros taladros. Lo que desean son los agujeros.” Todos los clientes, los consumidores individuales o los negocios, tienen problemas que requieran una solución. Por ejemplo, puedes vender los automóviles, pero ese automóvil es solamente parte de la solución a la necesidad de cliente del transporte. Los clientes también necesitan la gasolina, así como servicios de mantenimiento y piezas de repuesto para asegurar el funcionamiento. Necesitarán financiamiento para comprarlo, seguro para proteger lo y a ellos mismos, y mapas para partir de un lugar a otro. Semejantemente, el taladro es solamente parte de lo que necesita el cliente para conseguir los agujeros que él está buscando; él también necesita un buscador del perno , el pedacito de taladro derecho, y el conocimiento de cómo utilizar estas herramientas. Individualmente, cada elemento es un producto o un servicio, pero cuando están combinados, abarcan una solución del sistema que solucione problema subyacente a clientes. Cuando cada uno de estos productos viene de una diversa compañía especializada, el cliente tiene que poner todos estos componentes juntos. En ciertos ambientes complejos, esto va por el nombre oficial de la “integración de sistema” - y no es a menudo ninguna empresa pequeña. Cuando los productos se distinguen bien, los clientes pueden estar dispuestos a escoger y a elegir entre los mejores y a aguantar el apuro de integrarlos. Pero en un mundo de los productos y a clientes de gran alcance, la llave a las mentiras del éxito en dar vuelta a tu foco lejos de si y de tus productos y hacia tus clientes y las soluciones buscan. Puedes visualizar el principio de MVA como una escala con tu producto en el fondo y la solución al problema de tu cliente en la tapa. Cuanto más ayuda proporcionas a tus clientes al terraplén que abres, más el valor que agregas a ellos, que, por supuesto, te distingue de tus competidores que todavía están revolviendose alrededor en el fondo de la escala. También, está a tu ventaja para controlar tanto de la escala como los poder-clientes, será menos probable abandonarte a otro, baja abajo de la escala, que ofrece menos valor. Al mismo tiempo, tu oportunidad para el margen y el beneficio aumentan. Esto no es una nueva idea. En los años 50, IBM se levantó al gran éxito con tal estrategia. En esos días, nadie habrían acusado IBM de tener las mejores computadoras,. El genio de IBM era reconocer que ningunos de sus clientes desearan las computadoras por sí mismo. Qué én el deseó estaban las soluciones a sus problemas de negocio , proceso de la nómina de pago, contabilidad, y gerencia de inventario, IBM rodeó sus computadoras básicas con un anfitrión de los productos relacionados y de los servicios que ayudarían al cliente a solucionar estos problemas, tales como paquetes de software , servicios del análisis del sistema, instalación, entrenamiento, y mantenimiento en curso. Esta idea no solo se aplica a los sistemas informáticos; puede ser aplicada a virtualmente a cualquier producto o servicio. Cada generación del negocio que parece olvidarse, y después volver a descubrir. Para entregar más de valor añadido a tu cliente, necesitas hacer estas preguntas: ¿Qué clientes nuestros hacen con nuestro producto o servicio después de que ellos lo recibieron de nosotros? ¿Cuáles es el negocio más amplio o los problemas personales que nuestros clientes tienen? ¿Qué podemos hacer más para ayudarles a solucionar estos problemas? El pensamiento en estos términos te consigue más allá de tu viejas perspectiva y fuerzas del producto, pensar como lo hacen tus clientes.

    3) Dar Prioridad a los procesos

    Hecer posible un elevado rendimiento

    Las organizaciones poseen una organización departamental en virtud de las funciones y no de los procesos. ¿Cómo podemos reconocer a una empresa de procesos?

    • La existencia de tanta lealtad hacia los procesos como hacia las funciones

    • Los trabajadores incorporaron el objetivo de los procesos.

    • Se conoce el nivel de rendimiento de los procesos.

    • Se conocen las exigencias de los clientes, y se esfuerza por cumplirlas.

    • Los trabajadores ayudan a eliminar las diferencias entre unos y otros en lugar de fomentar los conflictos.

    • Los procesos se miden y evalúan de modo objetivo, y con frecuencia.

    Esto implica que cada departamento hace su función pero, generalmente, no sabe en qué proceso está envuelta la tarea que se realiza.

    4) Crear el orden a partir del caos.

    Sistematizar la Creatividad

    Este principio se basa en que el éxito duradero, supone disciplina y orden, puesto que para esto debemos contar con un liderazgo fuerte y de marca, y un reforzamiento constante de los informes, y estos informes , estados financieros, información o recordatorios a la zar no bastan, estos deben ser majadero, osea, repetitiva y constantemente por los directivos y estos deben ser precisos, que no existe vuelta a tras, en oposición a algunos logros que tienen que ver con inspiraciones aisladas o extraordinarias que si no están comprendidas dentro de los procesos no contribuyen: al éxito duradero, podríamos decir que los héroes y paladines de una organización, son un claro indicador de que algo no esta funcionando como corresponde, para esto el cambio cultural, es un factor importantísimo, este debe ser reforzado mediante ajustes en las remuneraciones del personal, así comprenderán que ser un espíritu libre puede resultar divertido y personalmente realizador, la innovación no tiene por que ser sinónimo de caos, ni las ventas deben depender del heroísmo, un mundo donde los productos quedan obsoletos de la noche a la mañana y hay que ganarse a los clientes cada día, no se puede permitir que los trabajadores dependan de la suerte, porque la suerte tiene la desagradable costumbre de abandonarnos cuando mas la necesitamos.

    El proceso es claridad, no burocracia.

    La ausencia de procesos no es libertad, ni no anarquía.

    La elección no es fácil.

    Organizar la empresa por procesos permite:

      • introducir orden y disciplina en ambientes caóticos

      • anticipar y reproducir el trabajo con mayor facilidad

      • depender menos de la suerte y de algunas "iluminaciones"

      • que la gente común obtenga excelentes resultados

      • proteger el activo de la compañía, ya que los procesos perduran más allá de la gente.

    5) Medir con sentido estratégico

    La evaluación es parte de la gestión, no da la contabilidad

    Los sistemas de medición tradicionales están generalmente centrados en brindar información a agentes externos (bancos, estado). Tampoco ofrece información sobre las causas de los resultados.

    Resulta irónico que la mejor descripción del enfoque de mejora y los sistemas de evaluación que exige la actual economía de clientes la encontramos en una frase de hace mas de 100 años Frederick Winslow Taylor acuño el termino “ Gestión Científica”, esto suponía que siempre existía una “una mejor manera”, por parte de un trabajador. Taylor, pionero en la Ingeniería Industrial, precisaba que a fin de asegurar la máxima eficacia del trabajador y el máximo de beneficio para su empresa.

    La adopción de las nuevas formas de evaluación y gestión por las empresas y la obtención de todas las ventajas y beneficios que ofrece, soló se puede lograr cuando los altos directivos de una compañía muestran el camino con su palabra y con sus hechos, cuando los altos directivos están dispuestos a sacrificar su vanidad y a veces, su dinero para obtener mejores resultados, es posible que la visión que tubo Taylor de una gestión científica, pueda convertirse al fin en una realidad, aunque sea de una forma distinta a la que el intentaba.

    Hammer propone integrar los sistemas de medición al modelo de gestión de la compañía.
    Un buen sistema de gestión implica:

    a) Basarse en un modelo formal y estructurado que permita conectar los objetivos de la empresa con dimensiones controlables.


    b) un programa de mejora del desempeño que, basado en los resultados de las mediciones, permita detectar las causas de los bajos rendimientos y mejorarlos.

    6) Gestionar sin estructuras

    Aprovechar la fuerza de la ambigüedad

    El modelo que prevaleció en las últimas décadas es el de las UEN (Unidades Estratégicas de Negocios), estas unidades funcionan como un negocio autónomo de la casa matriz a la cual debe rendir resultados. Hammer señala que este modelo está cambiando por una nueva estructura dónde los gerentes no son totalmente independientes de la casa matriz y trabajan colaborando entre sí para lograr el mayor beneficio para la compañía (en contraposición de buscar maximizar el beneficio de la UEN). Claro que esta nueva forma de organización (un tanto mas ambigua que la anterior) requiere un nuevo tipo de gerente, o mejor dicho requiere de un líder. Sin duda el requisito previo para lograr que esta organización funcione sin estructuras, es un director enérgico y dinámico. No tener estructuras no es lo mismo que no tener directores, todo lo contrario, si se quiere que la empresa sea capas de aprovechar toda la fuerza de la ambigüedad, es tan absolutamente imprescindible contar con un verdadero director, como que sea diferente a un dictador o burócrata, mediante la fuerza de su personalidad y de su visión de futuro, un director enérgico, proporciona la cohesión que, que de otro modo, seria ofrecida por la estructura formal. Un director de esa clase proyecta una atrayente visión de la empresa, lo que redunda en que todos y cada uno de los miembros del equipo directivo se centren sobre los objetivos mas amplios de la empresa. El líder de hoy debe mantener unida a la empresa, por que nadie mas y ni nada mas , lo hará por él.

    La conducta de director no se hereda, se aprende, para los componentes de los cuadros directivos, todavía no es demasiado tarde para adquirir este nuevo tipo de dirección. Incluso puede que descibran que las ventajas que ofrece, la camaradería, que proporciona el sentido de una finalidad comun, compensa con mucho el esfuerzo necesario para efectuar esa adaptación.

    7) El cliente final

    De distribución a comunidades de distribución

    Las compañías han recurrido a intermediarios para poder delegar el problema de la distribución y concentrarse en la calidad de producto y el proceso de fabricación. Esto tiene al menos dos inconvenientes, por un lado el aumento de los costos que produce la intermediación y por el otro lado la perdida de contacto con el cliente final. Hammer sostiene que los intermediarios no deben agregar costo sino valor y que se debe reemplazar el concepto de cadena de distribución por el concepto de "comunidad de distribución" donde un conjunto de empresas ayudan al cliente a comprar y a usar el producto.

    Posiblemente, seria muy duro y difícil trasformar los actuales canales de distribución y crear con ellos comunidades de distribución, pero habrá que hacerlo porque no queda otra opción, la distribución tradicional no esta , simplemente, a la altura de los retos que plantea la economía del cliente. Los fabricantes no tienen nada que perder, a no ser sus anticuadas cadenas de distribución, destacando que se debe mejorar en forma permanente la comunicación con los clientes finales, a fin de conocerlos, brindarles mejores servicios, venderles más productos y de esa manera aumentar sus márgenes de ganancia. Por ejemplo, hemos aprendido que en un mundo globalizado los márgenes tienden a deteriorarse y los mercados son de precios bajos, por lo tanto, si el criterio es mantener la continuidad de las empresas, se convierte en un objetivo impostergable identificar las nuevas necesidades de sus clientes finales y tratar de servirlas. Además será preocupación de quien administra el canal de distribución, que cada uno de los eslabones no sólo incrementen costos para el cliente final, sino que, agreguen valor. A la visión de estancos del canal de distribución debe sucederle una visión de conjunto que busca poner de relieve la ventaja competitiva sostenible de quienes emprenden el esfuerzo.

    8) Derribar los muros

    Colaborar en todo lo posible

    El autor se refiere a las barreras externas, es decir trabajar en los procesos que involucran a varias empresas y "aceitarlos". Ya se ha trabajado en los procesos de integración entre empresas pero sólo en lo que hace a la cadena de abastecimiento, pero para Hammer este proceso alcanzará también a la etapa de desarrollo de producto. Coherente con lo planteado en el punto anterior Hammer nos hace ver que una organización por procesos, derriba murallas internas en la organización, sin embargo, es necesario también derribar las murallas externas e integrar el canal de distribución a la estrategia del emisor, alineándola con patrones estratégicos de comportamiento al unísono con el fabricante. El compartir información para eliminar retrasos y actividades redundantes, como resultado de lo cual se reducen costos. Y en esencia, el derribo de los muros de la empresa exige la redefinición de lo que significa ser una empresa, cuando dos entidades integran sus procesos y operan con los mismos datos, están en realidad funcionando como una sola empresa. Sin embargo, las consecuencia de una acción de este tipo son de muy largo alcance, una vez que la empresa derriba sus muros externos y empieza a trabajar estrechamente con otras, puede llegar a poner en cuestión su propia identidad.

    9) Ampliar la empresa

    Integrar virtualmente, no verticalmente

    Hammer considera que avanzamos hacia una "integración virtual"; dado el hecho que las empresas no pueden hacer todo en forma excelente, se concentran en lo que hacen mejor que los demás y se integran "virtualmente" con aquellas que siguen sus mismos principios. También propone la integración con las operaciones de los clientes de esa manera se ofrecerá mayor valor agregado y soluciones que le facilitan el trabajo. Los conceptos de colaboración son los que pone de relieve Hammer en este punto, donde nuevamente los conceptos de SCM (gestión de la integración de la cadena de abastecimiento) impacta en el autor de "La Agenda" y los pone de relieve diciendo que a medida que la integración virtual avance, las empresas tendrán que desarrollar nuevas capacidades, apuntando a una coordinación sin fisuras de las actividades con los proveedores, clientes, co-proveedores y co-clientes. Además están obligadas a encarar grandes cambios culturales; en lugar de desconfiar de los extraños, alentar la confianza, la cooperación, las asociaciones y sobre todo compartir información.

    Esta es la idea mas radical de todas las que tenemos en este libro, la de la integración virtual. Esta idea, no solo pone entre dicho la forma en que funcionan y están organizadas y gestionadas las empresas, sino que representa un cambio fundamental respecto a nuestro mas básico concepto de lo que es una empresa.

    CONCLUSIÓN

    Es una verdad de Perogrullo afirmar que vivimos tiempos difíciles y para ser honesto, hacer empresa nunca fue fácil, la revolución en las comunicaciones y la tecnología de la información; la globalización; la evolución del perfil del cliente más exigente y esquivo; la ubicuidad de internet con la consecuente muerte de la distancia; son factores que sin duda se suman a la complejidad, siempre existente, de hacer empresa, pero ésta, sigue siendo la organización humana por excelencia y tendremos que continuar desarrollando habilidades y capacidades que nos permitan seguir garantizando su continuidad. No podemos perder de vista el largo plazo; no podemos construir empresa sin recurrir a crear culturas organizacionales con valores humanos; no podemos postergar el desarrollo de nuestros países con la excusa de que los tiempos son difíciles; tenemos que cuantificar riesgos pero seguirlos administrando; tenemos que construir fortalezas y capitalizar oportunidades; tenemos que superar debilidades y alejar amenazas; tenemos que seguir desarrollando creatividad y sumando empeño; tenemos que alentar la integración de los equipos humanos que hacen posible alcanzar objetivos materializados en metas; tenemos que recurrir a lo mejor de nuestro espíritu emprendedor para seguir construyendo la competitividad sin destruir la esperanza. Si queremos ofrecer un futuro mejor a las generaciones que nos precedan no podemos olvidar que somos seres irrepetibles; únicos; creados a la imagen y semejanza de Dios; y que el bienestar, es y seguirá siendo, un derecho de todos los que habitamos el planeta.

    Hammer complementa todo su enfoque con lo siguiente: "es inclusive preferible sacrificar las ganancias en el corto plazo, en función de la empresa virtual en la que se participa

    Si queremos ver cosas que nunca hemos visto, tenemos que hacer cosas que nunca hemos hecho; los desafíos están planteados en “ La Agenda”: solo tenemos que actuar…

    18