La administración y el trabajo del mundo; Peter Drucker

Ciencia administrativa. Negocios. Propiedad medios de producción

  • Enviado por: Oscar Oviedo
  • Idioma: castellano
  • País: México México
  • 5 páginas

publicidad

LA ADMINISTRACIÓN Y EL TRABAJO DEL MUNDO

Peter Drucker

(Resumen)

La administración no se limita a los negocios, se aplica a todo esfuerzo humano que reúna en una organización a personas con diversos conocimientos y habilidades. Ésta ha producido un gran impacto en las formas de vida del hombre. Ha permitido emplear gran número de personas instruidas en el proceso productivo. El conocimiento avanzado, siempre es altamente especializado, y no produce nada por sí sólo, pero la administración permite integrar esas labores hacia un bien común. La administración convirtió el conocimiento, de ser un ornato social y un lujo, en el verdadero capital de toda economía, el centro de la inversión capitalista.

La evolución administrativa partió del modelo de mando, de dónde surgieron la departamentalización por funciones y la capacitación (que eliminó la anterior necesidad de cientos de años para desarrollar tradición de mano de obra y experiencia en destrezas manuales y organizacionales). En los años 20 y 30 apareció la descentralización, que combina las ventajas de lo grande con las de lo pequeño dentro de una misma empresa. Luego se descubrió que la línea de montaje sacrificaba el largo plazo en nombre del corto, surgiendo la línea de pensamiento que convirtió a la automatización en la manera de organizar el proceso de manufactura. Así fueron surgiendo la teoría Y, el trabajo en equipo, los círculos de calidad, y la organización a base de información como manera de administrar los recursos humanos. Estas innovaciones gerenciales representan la aplicación del conocimiento al trabajo, la sustitución de la improvisación y la fuerza bruta por sistema e información.

El conocimiento de la administración es incompleto, y su propio éxito vuelve obsoleto ese conocimiento, al acelerar el cambio de trabajo manual a trabajo de conocimiento dentro de las organizaciones.

En el pasado, el protagonismo en la economía mundial se basó en liderazgo en innovaciones tecnológicas, pero el surgimiento de Japón como gran potencia económica en este siglo, no se debió a liderazgo tecnológico, sino al liderazgo en administración, que podría llamarse "tecnología social". Japón entendió que el panorama económico había cambiado. El modelo mecánico de organización y tecnología surgido al final del XVII con la máquina de vapor había muerto en 1945 con la bomba atómica, dando paso a un modelo biológico: interdependiente, de uso intensivo de conocimientos, y organizado por el flujo de información.

La educación es el mayor reto administrativo de los países en desarrollo, dado que los países de la tríada (Europa-EEUU-Japón) son esencialmente autosuficientes, excepto en lo tocante al petróleo. Debido a la avanzada tecnología de automatización, y principalmente por la demanda de personas preparadas en todas las áreas de administración, el desarrollo requiere de una base de conocimiento que pocos países subdesarrollados tienen o pueden costear. Cómo crear rápidamente una base adecuada de conocimiento gerencial es la cuestión vital para el desarrollo económico actual, y no tiene hasta ahora solución.

Los retos actuales de la administración son: encontrar estructuras que funcionen para organizaciones basadas en información; maneras de aumentar la productividad de los trabajadores de conocimiento; técnicas para manejar los negocios existentes, y simultáneamente desarrollar otros nuevos y muy distintos; maneras de crear y gerenciar negocios verdaderamente globales, y otros.

Los problemas más importantes de la administración en los países desarrollados son los relacionados con el "socialismo de las cajas de pensiones". Esto se refiere a que los asalariados son actualmente los principales proveedores de capital en las economías desarrolladas, debido a que éstos reciben alrededor del 90 % del PIB. Los países requieren enormes cantidades de capital para mantener y crear nuevas industrias, y los ricos ya no alcanzan para abastecerlo. los trabajadores se han convertido en "capitalistas" y propietarios de los medios de producción. La sociedad moderna requiere una identidad de intereses entre la empresa y el empleado, pero también requiere la gerencia una autonomía respecto de los empleados o dueños.

La propiedad de los medios de producción por parte de los trabajadores es sana e inevitable. el poder sigue a la propiedad, y los asalariados tienen la propiedad, el poder tiene que venir por añadidura. No obstante, el socialismo de las cajas de pensiones mantiene la autonomía y responsabilidad de la empresa y la administración, la libertad del mercado, la competencia y la capacidad de cambiar e innovar. Es un socialismo que aún no funciona de manera completa.

La empresa moderna, en especial la muy grande, puede desempeñar su tarea económica (incluso realizar utilidades para los accionistas) sólo si se administra para el largo plazo. Es demasiado lo que en la sociedad depende del futuro económico de las empresas, para que se pueda supeditar por completo a los intereses de grupo alguno, así sea el de los accionistas.

La cuestión a resolver para el socialismo de las cajas de pensiones, es hacer compatibles los intereses de los accionistas con las necesidades de la economía y la sociedad. Debe hacerse responsable a la administración y a la vez permitirle administrar para el largo plazo.

La administración es unos pocos principios esenciales:

  • La administración trata con seres humanos. Su tarea es integrar a la gente para que pueda conducirse en conjunto, haciendo eficientes sus puntos fuertes e inoperantes sus puntos débiles. La capacidad de contribuir a la sociedad depende tanto de la administración de las empresas en que labora el individuo como de sus propios esfuerzos, habilidades y dedicación.

  • Como la administración busca integrar a las personas en una empresa común, tiene hondas raíces en la cultura. Lo que hacen los gerentes de cualquier parte del mundo es exactamente igual, lo que varía es cómo lo hacen. Uno de los retos básicos que afrontan los gerentes en un país desarrollado es encontrar e identificar aquéllas partes de la cultura, historia y tradición que puedan utilizarse en su propio terreno cultural.

  • El deber de la administración es pensar a fondo, fijar y ejemplificar objetivos, valores y metas. Toda empresa requiere objetivos sencillos, claros y unificadores. Su misión debe ofrecer una visión común. Las metas tienen que ser claras, firmes y reafirmarse frecuentemente. La cultura de una organización es el compromiso de toda la empresa con determinados objetivos y valores comunes, compromiso que distingue a la empresa de una muchedumbre.

  • Toda empresa es una institución de aprendizaje y enseñanza, hay que incluir la capacitación y el desarrollo permanentemente para adaptarse a medida que suceden cambios y aprovechar las oportunidades.

  • La empresa debe construirse a base de comunicación y responsabilidad individual, ya que toda empresa se compone de personas con conocimientos, habilidades y metas distintas, que realizan trabajos diferentes. cada cual debe pensar qué debe a los demás y qué necesita de ellos, así como lo que se espera de cada persona.

  • El rendimiento tiene que incorporarse en la empresa y en su administración; tiene que ser medido (a través de diversos métodos de evaluación) y mejorado continuamente. La posición en el mercado, la innovación, la productividad, la formación de personal, la calidad y los resultados financieros son cruciales para el rendimiento y supervivencia de una compañía.

  • Lo más importante es que en una empresa no hay resultados dentro de ella misma, los resultados sólo existen en el exterior. El resultado de un negocio es un cliente satisfecho.

  • LA ADMINISTRACIÓN Y EL TRABAJO DEL MUNDO

    Peter Drucker

    (Crítica)

    Aunque el concepto de administración era desconocido a principios del siglo XVIII, la administración ha existido, aunque sin ese nombre, desde que el hombre tuvo la capacidad de imaginar un futuro deseable y se decidió a trabajar por construirlo. Lo cierto es que se hizo notoria su presencia a raíz de la aplicación de la máquina de vapor en los procesos productivos y las gratas consecuencias de su aplicación. Resulta inconcebible considerar que las grandes obras de la antigüedad fueron construidas, y que instituciones tan añejas como la Iglesia Católica y el Estado hayan podido permanecer el tiempo que lo han hecho, en ausencia total de administración.

    Es innegable que la influencia de la administración en el transcurso del tiempo ha modificado la realidad socioeconómica de manera determinante, modificando las relaciones entre los individuos y los países, pero es también cierto que la influencia no ha sido unilateral, sino multilateral, ya que cada una de las instituciones (y no sólo la administración) ejercen una influencia decisiva que incide en el estado futuro de las cosas. Es recomendable no olvidar que la administración surgió como una necesidad de los grupos de hombres que se encontraban unidos para lograr algún fin determinado, y que partiendo de ser un conjunto de reglas elementales que tenían efectividad probada en la adecuada asignación de recursos de pequeños grupos sociales, se ha convertido en un conocimiento global de la realidad interna y externa de las organizaciones, y que ha demostrado históricamente su capacidad de modificar lo existente y dejarse modificar por aquello que ocurre, manteniendo una relación de mutua alteración con la realidad socioeconómica.

    Respecto de la afirmación hecha por Drucker acerca de que el Japón entendió primero el hecho de que el panorama económico había cambiado, aquí cabe destacar el papel que desempeñó este país modificando las reglas del juego de la competencia internacional, y en ese sentido este país fue revolucionario al darle al consumidor un papel más activo en el diseño de los satisfactores objeto de intercambio. Así pues, ni la administración cambió totalmente al mundo, ni el mundo cambió a la administración, sino ambas cosas. De alguna manera el autor se contradice cuando atribuye un papel en exceso activo a la administración sobre el mundo, al decir después que el Japón descubrió primero las nuevas reglas del juego (lo cual implica que la administración se subordina al mundo).

    Pasando a la supuesta autosuficiencia "en lo esencial" de la llamada tríada, es importante pensar qué tan esencial es el petróleo, porque como lo demuestra el sobrecalentamiento de las economías de la tríada a causa de los altos precios del petróleo, el petróleo es lo suficientemente esencial por ahora como para convertir en mito esa autosuficiencia de esas economías desarrolladas.

    Por último, la administración no ha logrado resolver aún en economías desarrolladas y con valores acerca del rol social de las empresas (como es el caso de Japón), problemas sociales como la gente sin hogar, que viven refugiados en carpas a sus 60 o 70 años, mismas personas que trabajaron muy duro en los años 60's para colocar al Japón como segunda potencia económica. A Japón le aquejan problemas como altas tasas de desempleo, delitos que son síntoma de la destrucción de la base social de Japón, surgimiento de nuevas religiones fratricidas (como el grupo OUMU), aumentos de suicidios, etc. Esto sucede mientras Japón destina más de doce billones de US dólares al año como Ayuda Oficial para el Desarrollo, la contribución más grande en el mundo para los países subdesarrollados. El futuro de la administración no es ya estar basada en el conocimiento, sino superar esa etapa, abarcando ahora los valores y actitudes, para que se orienten al bienestar colectivo, ya que mientras existan marginados, los miembros de la organización no tendrán el compromiso con los fines de la organización, porque tendrán un sentimiento de desconfianza hacia ella y hacia la sociedad. Cuando los valores y actitudes se orientan hacia el bienestar colectivo, el individuo podrá anteponer los objetivos sociales a los propios, y el despliegue de sus facultades de administración y generación de conocimiento será automático. De la misma forma como la maquinaria se automatizó gracias al conocimiento, el conocimiento puede automatizarse gracias a los valores y actitudes de las personas, y ese, es el gran reto para la administración.