Keynes

Doctrina keynesiana. Ahorro. Teoría General. Equilibrio en economía de mercado. Gasto. Inversión

  • Enviado por: Marco Segura
  • Idioma: castellano
  • País: México México
  • 7 páginas

publicidad
cursos destacados
Introducción a la Industria de la Música
Introducción a la Industria de la Música
Curso introductorio a la industria musical, con información general de cómo está estructurado el negocio de la...
Ver más información

INTRO: Como ser un Trader Profesional
INTRO: Como ser un Trader Profesional
Aprender a operar los mercados bursátiles requiere un método y un estilo de aprendizaje táctico,...
Ver más información

publicidad

DOCTRINA ECONÓMICA DE KEYNES

Todos los grandes economistas fueron producto de sus épocas: Smith, la voz del capitalismo optimista e incipiente: Marx, el vocero de las víctimas de su más sombrío periodo industrial; Keynes, el producto de una época aun posterior, la Gran depresión.

La Gran Depresión del decenio de 1930 no solo fue una tragedia humana, para la cual ninguna de las herramientas de la Economía tradicional podía encontrar explicación y mucho menos remedio. La depresión golpeó a Estados Unidos como un tifón. La mitad de la producción desapareció. Una cuarta parte de la fuerza laboral perdió su trabajo. Mas de un millón de familias de las ciudades se encontraron con sus hipotecas vencidas y perdieron sus casas. Se perdieron nueve millones de cuentas de ahorros cuando cerraron los bancos, para no abrir nunca más.

Contra esta terrible realidad de desempleo y perdida del ingreso de la economía, igual que el mundo de los negocios o los asesores del gobierno, no tenían nada que ofrecer. Básicamente, los economistas se encontraban tan perplejos ante el comportamiento de la economía como el resto del pueblo estadounidense. En muchos aspectos la situación nos recuerda la incertidumbre que comparte el público y la economía ante la inflación actual.

Fue en este ambiente de consternación y casi pánico donde apareció el gran libro de Keynes: Teoría General del Empleo, El Interés y el Dinero (1943).

La esencia de su teoría consistió en hacer del ahorro el eje de la dificultad del sistema y en afirmar que no había nada automático en el mecanismo del mercado que mantuviese a la economía en empleo total.

Economistas como David Ricardo y otros economistas se habían burlado de la idea de Thomas Robert Malthus de que el ahorro podía conducir a atascamientos generales. Para ello era evidente que los atascamientos no podían ser causados por el ahorro, porque ahorrar significa invertir; es decir, significa que el dinero que uno no había gastado en consumo para sí mismo lo gastaba en nuevos activos físicos para su fábrica.

El pensamiento económico tradicional había atribuido siempre (según Malthus) una gran importancia a la tendencia automática del mercado para resolver todos los problemas. No había problema económico que el mercado no fuera capaz de resolver si se le dejaba actuar por sí solo. Keynes intentó demostrar que no había nada de automático en el funcionamiento del mercado (particularmente en el mecanismo del ahorro-inversión).

Para comprender el pensamiento de Keynes acerca de la manera como el ahorro puede causar dificultades, tenemos que comprender cómo se determina el bienestar de una nación. La prosperidad nacional depende esencialmente de la fluidez del dinero que pasan de mano en mano. Con cada compra que hacemos, transferimos una parte de nuestro dinero al bolsillo de otra persona. De un modo semejante, cada moneda de nuestro dinero, ya sea de salarios, beneficios o intereses, se deriva en definitiva del dinero que ha gastado alguna otra persona.

Visto desde esta perspectiva, es evidente que si guardáramos el dinero constantemente, romperíamos la corriente circular del dinero. Al actuar de esa manera congelaríamos una parte del dinero que se nos entrega y devolveríamos a la sociedad menos de lo que esta nos da. Por supuesto, nuestro dinero no lo guardamos en el hogar, sino que lo colocamos en bancos o en acciones, de donde pueden ser sacados por la empresa para fines de inversión, reintroduciéndolos así en la corriente del dinero.

Obsérvese, sin embargo, que en este mecanismo de ahorro-inversión no hay nada de automático, y las empresas no utilizan necesariamente, todos los ahorros potenciales en inversiones. Una importante diferencia histórica entre la época de Malthus y la de Keynes es que a principios del siglo XIX el ahorro y la inversión los hacia casi siempre la misma persona; como decía Ricardo, el pequeño hombre de negocios que ahorraba, lo hacia para comprar más equipo. Pero en el siglo XX el ahorro y la inversión los hacen con frecuencia personas diferentes, tales como los padres de familia y los directivos de las sociedades anónimas, respectivamente. La idea de que el mecanismo ahorro-inversión no funcionaba con tanta suavidad como creían Ricardo y la ciencia económica tradicional fue lanzada por primera vez por Keynes en su libro Teoría general del empleo, el interés y el dinero. Para Keynes la redacción de esta obra representó “una lucha para escapar” de las viejas ideas, y lo mismo representó para sus lectores en aquel tiempo. Pero, vista retrospectivamente, la lucha fue continua y la Teoría general no fue sino su conclusión triunfal. Keynes mismo se daba perfecta cuenta de la novedad de su intento, y lo creía en fuerte contraste con lo que consideraba el principal objeto de los economistas clásicos. La economía política clásica - alega Keynes - se ocupó de la distribución del producto social más que de su cuantía. En otras palabras, el clasicismo trataba de explicar los determinantes de las participantes relativas en el ingreso nacional de los diversos factores de la producción, y no las fuerzas que determinan el nivel de dicho ingreso (que también puede llamarse nivel de ocupación o de actividad económica en general). El supuesto implícito del sistema clásico es que el sistema económico tiende espontáneamente a producir una ocupación plena de los recursos de que dispone. La teoría de Keynes se basa en la negación de ese supuesto. Los clásicos ignoraron virtualmente el problema de la crisis, tampoco analizaron específicamente la posibilidad de que hubiera diferentes niveles de actividad económica con la misma cantidad de recursos.

Keynes se ocupo de los agregados: ingreso, consumo, ahorro, inversión, más bien que de la determinación de los precios individuales, que formaba la médula de la teoría económica de ayer. El estudio de los determinantes del nivel general de la actividad económica, aunque olvidado pronto por los ortodoxos, fue la llamada más importante del clasicismo antes de que perdiese definitivamente su vigor.

En su libro, Keynes presenta cinco ideas principales:

  • Keynes sostenía que en una economía de mercado era posible mantener una situación de equilibrio con desempleo. El Estado tiene la obligación de intervenir para estimular la demanda agregada y así propiciar el pleno empleo. Argumentaba Keynes que el desempleo masivo es el resultado de una demanda agregada insuficiente. Por lo tanto, para corregir tal situación el Estado debía intervenir y establecer ciertos “controles vitales” a fin de ejercer una influencia orientadora del gasto público. Para Keynes, a través del libre mercado no era posible alcanzar la meta del pleno empleo, pero aún en el caso de que circunstancialmente alcanzase por esa vía, tal situación no sería duradero, puesto que siendo el mercado inestable, muy pronto la economía tendría que abocarse bien a una recesión o bien a un auge inflacionista.

  • Keynes subrayó que la prosperidad depende del fluir continuo de un volumen suficiente de gasto en la economía. Como quiera que el gasto de los consumidores es realmente estable, los cambios en el La prosperidad depende de la inversión; porque si no se hace uso del ahorro, entonces se inicia la contracción de la economía.

  • Keynes subrayó que la prosperidad depende del fluir continuo de un volumen suficiente de gasto en la economía. Como quiera que el gasto de los consumidores es realmente estable, los cambios en el ciclo económico están determinados por los cambios en el volumen del gasto en inversión. Si la inversión decae, el gasto disminuye, la fluidez del dinero disminuye también y se inicia la contracción económica.

  • La inversión es una rueda motriz de la economía en la que no se puede confiar; sin que los empresarios tengan de esto culpa alguna, se encuentra amenazada constantemente, y esto equivale a la contracción económica.

  • Keynes atribuye a la importancia de las expectativas como una fuerza motriz que pone en marcha la inversión. Cuando la perspectiva es desalentadora, la inversión se detiene simplemente.

  • Una economía en estado de depresión puede muy bien no salir de ella; no hay nada inherente en esta situación que sea capaz de rescatarla.

  • Este es la idea más compleja. Los economistas anteriores a Keynes pensaban que durante una recesión existirían ahorros no utilizados, y que estos ahorros darían lugar a que bajase el precio de los mismos, es decir, el tipo de interés. El efecto de la baja del tipo de interés estimularía de nuevo la inversión, con lo cual comenzaría un movimiento ascendente. Todo el mecanismo era tan automático como aquel mediante el cual el mercado se descongestiona de una oferta excesiva de zapatos hace que el precio de estos baje, la baja del precio de los zapatos hace que la gente compre más zapatos, y de esta manera se descongestiona el mercado. Keynes hizo notar que en el fondo del ciclo económico no se produciría una crecida de los ahorros, porque a medida que el poder adquisitivo de la gente disminuía, también se mermaban sus ahorros.

  • Cuando vacila el gasto en inversión, se precisa de una intervención del gobierno con el fin de mantener en la economía el nivel del gasto.

  • Este punto se basa en la necesidad de la intervención del gobierno para mantener el empleo total. El mecanismo de compensación que Keynes proponía cuando se debilitara la inversión privada, era el gasto gubernamental. Esto produciría simultáneamente un doble efecto: introduciría mas dinero a la economía y, al hacerlo estimularía la inversión privada.

    El punto crucial del mensaje de Keynes era, pues, que el gasto del gobierno podría ser una política económica esencial para un capitalismo deprimido que tratara de recuperar su vitalidad.

    La idea central que Keynes aportó al pensamiento económico moderno fue la de que no existe ningún mecanismo automático para mantener el empleo total ni para sacar a la economía de una caída. Por esta razón resultaba necesaria una acción consciente por parte del gobierno, haciendo entrar en juego el gasto público, lo cual significa él estimulo público de la inversión o del consumo privados.