Karl Marx

Economía. Economía política. Teórico socialista alemán. Siglo XIX. Socialismo. Comunismo. Materialismo histórico. Biografía. Obra

  • Enviado por: Sin datos
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 6 páginas
publicidad

KARL MARX

Teórico del socialismo y político alemán nació en Tréveris en 1818 y murió en Londres en 1883.

La vida de Karl Marx

El estudiante de izquierdas.

Karl marx nació el 5 de mayo de 1818. Era el segundo de una familia de ocho hijos. Su padre, Heinrich Marx, era un abogado liberal y moderado: de origen judío, se convirtió al protestantismo en 1816 para librarse de las persecuciones antisemitas que tuvieron lugar en Prusia después de la caída de Napoleón. En 1830, Karl Marx entró en el instituto de Téveris. Su disertación para el examen de madurez, Meditaciones de un adolescente ante la elección de una profesión, contiene ya una serie de fórmulas significativas, -“Nuestras relaciones con la sociedad empezaron, en vierta medida, antes de que pudiéramos determinarlas”- y manifiesta tendencias humanistas. Ingresó en la Universidad de Bonn, se incorporó a la vida estudiantil y escribió poesías.

En 1836, se comprometió secretamente con una amiga de la infancia Jenny von Westphalen, hija de una familia aristocrática de Prusia. Este mismo año, partió hacia Berlín para continuar sus estudios de derecho y allí asistió también a otros cursos, y particularmente los del hegeliano Eduard Gans. Se relacionó entonces con los hermanos Bauer y Edgar, filósofos de la “ izquierda hegeliana”, y se realizó algunas tentativas filosóficas. Una carta del 10 de noviembre de 1837 dirigida a su padre nos da a conocer su vida atormentada, sus descubrimientos, sus lecturas y su proyecto de acabar con la filosofía hegeliana. Al año siguiente murió su padre. En 1839, Marx comenzó su tesis doctoral sobre las filosofías epicúrea, estoica escéptica, con el fin de obtener una cátedra en Bonn. Durante este período leyó a algunos filósofos especialmente Spinoza, Leibniz, Hume y Kant. Estuvo en la Universidad de Jena en abril de 1841. Su tesis trataba sobre la diferencia entre Demócrito y Epicuro. Esta era todavía idealista al sentido de Hegel, pero constituyó un primer paso en la búsqueda de un pensamiento materialista a través de la crítica de la religión. El ateísmo era en efecto lo que animaba la discusión filosófica que Marx sostenía con personas como Moses Hess, B. Bauer, etc., todos influidos por las obras que en aquella época publicó L. Feuerbach.

Las primeras armas críticas

También en esta época, los burgueses radicales de Renania, en contacto con los hegelianos de izquierda, fundaron en Colonia el Rheinesche Zeitung, órgano de oposición que se publicó a partir del primero de enero de 1842. Marx trabajó en él junto a M. Hess como colaborador principal y llegó a ser redactor jefe. Publicó una serie de artículos dedicados a la dieta renana: los ensayos sobre las leyes que prohiben la recogida de la leña. Junto con otro artículo publicado en 1843 sobre la miseria de los viñadores del Mosella, este último ensayo representó para Marx la primera ocasión de tratar cuestiones económicas. Marx se familiarizó entonces con los socialistas franceses: Saint-Simon, Fourier, Proudhon, etc. De aquí en adelante pasó del idealismo al materialismo y del democratismo revolucionario al comunismo. Publicó artículos, también en Rheinische Zeitung, en los que criticaba al estado prusiano, mientras que Engel, al que acababa de conocer, escribía sobre la situación política y económica de Inglaterra.

En 1843, Marx se casó con Jenny Von Westphalen. Después de unos artículos contra la censura el Rheinische Zeitung fue prohibido; los colaboradores, con Arnold Ruge, que había fundado los Deutsche Jahrbücher, para los que Marx también había escrito, decidieron editar otra publicación en el extranjero. De los Deutschy-Französische Jahrbücher salió un solo número en 1844, que incluía sobre la cuestión judía, donde Marx expuso sus puntos de vista sobre la lucha política que debía suprimir el estado y el dinero, condición de la emancipación de la humanidad instalado en París desde octubre de 1843, Marx se relacionó con el gran poeta H. Heine. Ultimó su concepción del estado en su “Crítica de la filosofía hegeliana del derecho”, conocida como el “Manuscrito de 1843”. Contrariamente al razonamiento de Hegel, según el cual el estado es la realización de la razón, o incluso la existencia concreta de lo universal, Marx entrevió la naturaleza clasista de todo estado. Puede decirse que fue en este momento cuando se adhirió a la causa del proletariado. Concibió que la “critica implacable de todo lo que existe” y, en particular, la “crítica de las armas” pasan por una llamada a las masas, al proletariado.

La conclusión a la que llegó el “joven Marx” queda particularmente reflejada en los famosos manuscritos económicos filosóficos de 1844, confeccionados a base de notas de lecturas de algunos economistas, a cuyo estudio se dedicó entonces, ya que durante su actividad periodística pudo comprobar que sus conocimientos eran insuficientes. Esta obra está en el centro de un conflicto de las interpretaciones del pensamiento de Marx por la importancia que se concede a la teoría de la alineación. La teoría de la lucha de clases que expone Marx se desprende de la teoría de la alienación del trabajo en el capitalismo:el comunismo no es más que el instrumento del humanismo triunfante, por el cual se suprime la alineación y se llega al “hombre total”. Por el contrario, en El capital, la ley de la correspondencia de las relaciones de producción y de las fuerzas productivas constituye el centro del sistema: la lucha de clases depende solamente del nivel de las fuerzas productivas y de las relaciones de producción. La noción de alienación desaparece de la problemática de El capital, pertenece a la terminología filosófica de Hegel, con el cual Marx todavía se debate. Todo este período parisiense se caracteriza por una intensa actividad política: contactos con la Liga de los Justos, sociedad secreta comunista fundada en París en 1836 por emigrantes alemanes; ruptura con A. Ruge; numerosas discusiones con Proudhon y Bakunin; artículos de Engels, el cual se había encontrado con Marx en París, sobre el movimiento de los tejedores de Silesia para la revista alemana Xorwärts. Esta revista también editó artículos de Engels, el cual se había encontrado con Marx en París, sobre la situación en Inglaterra. El año siguiente 1845, Engels publicó su importante obra La situación de las clases trabajadoras en Inglaterra, que desempeñó un papel importante en la formación del pensamiento de Marx. Ambos iniciaron una sólida amistad y al mismo tiempo una colaboración extremadamente fecunda: proyectaron ya una obra en común contra B- Bauer, con quien rompieron debido a su proceso de radicalización política; el libro se publicó en 1845 bajo el título de La sagrada Familia.

La formación del materialismo histórico.

Pero, en 1845, los colaboradores de Vorwärts fueron expulsados por Guizot a petición del gobierno prusiano. Marx dejó París el 3 de febrero y se instaló en Bruselas, donde permaneció hasta marzo de 1848. Allí estudió principalmente economía. En abril, Engels se reunió con él en Bruselas, y ambos redactaron las Tesis sobre Feuerbach, donde se afirma por primera vez su superación del punto de vista filosófico y la expresión decisiva de materialismo histórico. Al redactar La ideología alemana emprendieron un “arreglo de cuentas con su conciencia filosófica de antaño”; esencialmente polémica, la obra va dirigida contra el socialismo “pequeñoburgués”, pero es al mismo tiempo el primer elemento de una concepción rigurosamente materialista, y puede ser considerada como uno de los principales textos donde se forma el materialismo histórico, es decir, la teoría científica de toda posible ciencia social. Estos años de formación fueron muy fecundos. Marx, junto con Engels, realizó un viaje de estudios a Inglaterra; ambos establecieron una red de comités de correspondencia comunista. En Junio de 1847 se reunió el primer congreso de la liga de los Comunistas; Engels se presentó sólo, y Marx se convirtió en el presidente de la formación bruselense de la Liga; también fundó la Sociedad de Obreros Alemanes de Bruselas y en noviembre fue elegido vicepresidente de la Asociación Democrática. Todavía con Engels, en el segundo congreso de la Liga desempeñó un papel de primera magnitud: el congreso encargó a Marx y a Engels la redacción del texto de un Manifiesto del Partido Comunista, el cual se publicó en Londres a finales de febrero de 1848. Este manifiesto expone, mucho más que el libro escrito poco antes contra Proudhon y sus concepciones, la nueva concepción del mundo con claridad y vigor, el materialismo aplicado a la vida social, es decir, la teoría de la lucha de clases y del papel revolucionario reservado en la historia mundial al proletariado, creador de una sociedad nueva, la sociedad comunista. Entretanto, Marx dio una conferencia ante la Asociación Democrática sobre la Cuestión del librecambio, cuyo texto apareció en forma de folleto. Marx, que renunció en 1845 a la ciudadanía prusiana, tenía ya dos hijos: Laura, nacida en septiembre de 1845, y Edgar, nacido en diciembre de 1846.

En febrero de 1848 estalló la revolución; Marx fue expulsado de Bélgica, pero, al mismo tiempo, el gobierno provisional de la República Francesa le invitó a que volviera a París, ciudad que abandonó pronto para establecerse en Alemania, en Colonia concretamente; preparó con Engels el Neue Rheinische Zeitung que apareció el 19 de mayo de 1849 y del cual era redactor jefe. Escribió numerosos artículos, especialmente sobre los conflictos políticos en Alemania. En septiembre de 1848 pronunció en Viena un importante discurso sobre el tema Trabajo asalariado y capital, que ya había desarrollado en diciembre de 1847 en unas conferencias en la Sociedad de Obreros Alemanes de Bruselas. El texto de estas conferencias apareció en 1849 en el Neue Rheinische Zeitung. Pero la contrarrevolución acabó con ella: la revista fue suspendida momentáneamente y Marx fue demandado por unos artículos sobre la libertad de prensa y por incitar a la gente a no pagar los impuestos. Fue absuelto las dos veces, pero poco después fue expulsado de Alemania. De vuelta a Francia fue expulsado de nuevo, y se trasladó a Londres, donde vivió a partir de entonces, viajando algunas veces al continente.

El autor de “El Capital” y el militante.

En Londres se reconstituyó el comité central de la Liga. Marx participó en él y se ocupó de los emigrados alemanes. La revista política y económica creada por el Neue Rheinische Zeitung publicó su gran análisis histórico: La lucha de clases en Francia. Marx se dedicó de nuevo a los estudios económicos y proyectó una amplia Economía. Esta obra sería, después de numerosas refundiciones y profundos cambios, la obra esencial de su vida y a la que se dedicaría en adelante, sin interrumpir no obstante su actividad política: El capital.

Las condiciones de esta vida de inmigrado eran muy difíciles; Marx se encontraba en la miseria. Para sobrevivir tuvieron que recurrir a la ayuda financiera de Engels. Marx se agotó trabajando, y su actividad se vio truncada por la enfermedad, en particular por graves crisis de furunculosis.

Trabajaba al mismo tiempo en todos los campos: luchas políticas contra las corrientes socialistas no proletarias, análisis históricos y políticos, intensa actividad periodística. En 1855 nació Eleanor, que se casó con el socialista inglés Edward Aveling. Cargado de deudas, Marx prosiguió sus trabajos económicos. En 1857 redactó una introducción a la crítica de la economía política, después fue acumulando los trabajos de investigación, los manuscritos correspondientes se editaron en 1939 y en 1941 con el título Grundrisse der Kritik der politischen Ökonomie; por último publicó en 1859, precedida de un importante prefacio, la Contribución a la crítica de la economía política, a propósito de la cual dijo: “No creo que sobre el dinero se haya escrito todo si se ha omitido este punto”. Mantenía al mismo tiempo mucha correspondencia con este último y con otros como con Ludwig Kugelmann a partir de 1852, con el fin de difundir sus ideas. Permanecieron inéditos otros trabajos, algunos incluso hasta 1933, que se publicaron en francés bajo el titulo de materiales para la “Economía”.

Los movimientos democráticos iban extendiéndose por todo el mundo y los trabajos teóricos no apartaron a Marx de la lucha: en 1864 fue invitado a dirigir la Asociación General de los Obreros Alemanes. Poco después se fundó en Londres la Asociación Internacional de Trabajadores, en el cual redactó el discurso inaugural y los estatutos, y para la cual no cesó de desvivirse especialmente para que prevalecieran sus concepciones por encima de las del anarquista Bakunin. El libro primero de El capital se publicó finalmente en 1867, editado en Alemania con una tirada de 1000 ejemplares.

Marx viajó a parís en 1869 para ver a su hija Laura, casada desde hacía un año con Paul Lafargue que fue uno de los dirigentes del Partido Socialista Francés, al igual que J. Guesde, al que Marx también conoció. En 1871 siguió de cerca la Comuna de París y, a finales de mayo, escribió la guerra civil en Francia, profunda y eficaz aproximación al movimiento revolucionario parisino. Continuó la redacción de El capital, se ocupó de la traducción francesa del libro primero, escribió en 1875 las famosas Glosas marginales al programa del Partido Obrero alemán y ayudó a Engels a redactar su obra contra Dühring. Enfermo, realizó diversas curas, pero continuó multiplicando los contactos con los socialistas europeos, sobre todo con los socialistas franceses, a los que escribió los Motivos del programa del Partido Obrero francés, alemanes y los socialistas rusos.

En 1881 perdió a su mujer, que había enfermado de cáncer de hígado, y en 1883 a su hija Jenny, casada con Charles Longuet desde 1872. Murió agotado, el 14 de marzo de 1883.