Kant

Filosofía. Racionalismo. Razón crítica y razón pura. Imperativo categórico. Despotismo ilustrado

  • Enviado por: Nuxy
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 4 páginas
publicidad

KANT

1º.- Explicación del significado de los términos o expresiones subrayados en el texto elegido

(vocabulario texto, cuaderno)

2º.- Exposición de la temática del texto elegido y su justificación desde la posición filosófica del autor.

  • Definir el texto: Este capítulo de Kant es enteramente ético.

  • 2) Nos centramos en el texto: (3 partes)

    -Exposición de la temática del texto elegido:

    (márgenes de cuaderno)

    -Visión del capítulo:

    (Hay dos versiones, una para el capítulo I y otra para el capítulo II)

    VISIÓN DEL CAPÍTULO I

    En este primer capítulo, que en realidad es el XI, Kant comienza preguntándose por lo “bueno” en los actos humanos y parte de que no puede encontrarse la bondad ética en sí en nada que conlleve un interés de otra clase, como la inclinación a la conveniencia.

    Para ver lo bueno en toda su pureza considera que solo puede encontrarse en una “buena voluntad” entendiendo por esta la decisión de actuar conforme a las leyes de la racionalidad, independientemente de los resultados a los que esta voluntad de ser racional conduzca. Por consiguiente en su racionalismo, Kant quiere fundar la ética en el respeto puro a la razón pero sin tomar en cuenta otras consideraciones: las afectivas, ni las consecuencias que puedan resultar de ese intento.

    Por eso, este capítulo acaba con la primera formulación del imperativo categórico.

    VISIÓN DEL CAPÍTULO II

    En este segundo capítulo, XXI en realidad, Kant desarrolla y profundiza las nociones expuestas en el capítulo I.

    Como respeta la razón en abstracto, comienza señalando que las acciones buenas (racionales), lo serían siempre aunque nadie nunca las hubiera puesto en práctica. Afina luego en el estudio del imperativo, distinguiendo entre el hipotético (el de la razón instrumental), medio para otra cosa y el categórico (sigue a la razón porque es razón).

    Recuerda más tarde que la naturaleza del ser humano y la del universo, obedecen a la razón, por lo que nuestra inteligencia cuenta con ella “a priori”. Por eso el hombre, como ser racional que puede actuar conscientemente de acuerdo con la razón, tiene un valor absoluto, es un fín en sí mismo y por tanto distingue un imperativo práctico, que exige que el hombre no sea usado nunca como medio.

    -Justificación filosófica del autor:

    En este fragmento Kant está preocupado principalmente por justificar racionalmente la moral y solo racionalmente. Se parte de un momento en el que se intenta superar las religiones, consideradas como sistemas de pensamiento no racionales.

    Para Kant la razón forma la misma estructura que la naturaleza y el hombre puede comprenderla cumpliendo así con su misma naturaleza. Por consiguiente el deber básico del hombre es ser racional y solo con proponérselo está manifestando su buena voluntad que es la única fuente concebible de lo bueno, porque lo razonable será bueno por naturaleza, ya que la naturaleza es racional.

    Este es el imperativo categórico de Kant, que enseña al hombre la necesidad y el deber de ser racional. Por tanto la racionalidad es el fin de la conducta humana o de la naturaleza humana, y como es un fin no permite que al hombre se le trate como medio para ningún otro fin, que se le explote por ejemplo como fuerza de trabajo o que se le manipule para los propósitos del manipulador.

    En su tiempo, cuando se trataba de emancipar al ser humano en la práctica de explotaciones y manipulaciones es natural el entusiasmo producido entre los ilustrados y los futuros revolucionarios por las ideas de Kant.

    3º.- Descripción del contexto histórico, cultural y filosófico del texto elegido.

    - CONTEXTO HISTÓRICO

    La vida de Kant transcurre durante casi todo el siglo XVIII (1724-1804) por lo que coincide con el despotismo ilustrado que fue sustituyendo al sistema de las monarquías de derecho divino, caídas en la paz de Westfalia (1648).

    La sociedad europea está empezando una transformación profunda en la que el fundamento de la acción política se pone ahora en la ciencia y por tanto en la razón, pero todavía de forma autoritaria.

    Prusia, país de Kant, era una de las monarquías las ilustradas del continente, hasta el punto que después del “rey sargento”, llamado así porque supo organizar su ejército, vino el “rey filósofo” contemporáneo de Kant.

    -CONTEXTO CULTURAL

    Los cambios son producidos por la aparición de una clase social nueva y poderosa, la burguesía, que por dedicarse a negocios, incluso internacionales, necesita un alto nivel de instrucción.

    Esta necesidad genera una cultura nueva basada en el desarrollo de las nuevas ciencias: física, química, medicina, botánica, zoología y matemáticas que por una parte se apoyaban en la razón y por otra producían los sorprendentes inventos de la revolución industrial.

    -CONTEXTO FILOSÓFICO

    El descubrimiento del valor de la razón como lenguaje universal en el que podemos entendernos todos y como facultad autónoma de cada hombre, vino por varios canales sucesivos:

    1.- La reforma protestante, que al reconocer el libre examen enseñó a los hombres a pensar por cuenta propia.

    2.- La filosofía de Descartes, que pretendió explicar el mundo entero a partir de un solo principio que consideró sólido, él era matemático.

    3.- Los descubrimientos físicos de Newton y Galileo que fundaron la nueva ciencia sobre las matemáticas.

    Todo ello daba fuerza a la noción de razón haciéndola una alternativa liberadora frente al mundo anterior fundado en tradiciones y en dogmas, pero esta fuerza se vio multiplicada cuando la nueva clase burguesa y detrás de ella la clase trabajadora (estado llano), vieron en la razón el centro de su nueva cultura, la única forma de pensamiento que podía emanciparla de las antiguas clases dominantes, la aristocracia y el clero que consideraban que el orden establecido era lo que Dios quería.

    4º.- Relación del tema del texto elegido con otra posición filosófica y explicación razonada de su visión personal del tema, valorando su actualidad.

    COMPARACIÓN CON OTRO AUTOR

    Voy a comparar la filosofía de Kant con la de Karl Marx.

    Mientras que Kant supone que la racionalidad es la naturaleza del hombre y que éste debe esforzarse en conseguir ser completamente racional, Marx calificaría esta posición como idealista, por no tener en cuenta las circunstancias reales de la vida humana.

    Kant era un hombre acomodado de clase media y de temperamento razonador. Era culto, cosa que en su época era un lujo al alcance de muy pocos y generalizó su propia experiencia suponiendo que todos los hombres podían llegar a ella. Sin embargo, Marx haría una objeción más profunda al señalar la función de las ideologías, entendida como racionalizaciones, es decir, como argumentos aparentemente racionales pero que en el fondo encubren intereses de clases, o sea, que Kant no podía sospechar que su propio sistema, aparentemente racional, podía estar contaminado por los intereses de su clase media e incluso por sus perspectivas políticas.

    En resumen, Marx muestra que la racionalidad constituye un objetivo fundamental de la vida humana, pero que es más difícil de alcanzar de lo que Kant pudo suponer, debido a las perturbaciones que nuestros sistemas ideológicos introducen en la racionalidad. Dicho de otro modo, si queremos ser más racionales tenemos primero que analizar nuestros intereses de clase, los cuales nos hacen disfrazar como universalmente válido lo que es nada más que un interés particular.

    VALORACIÓN PERSONAL SOBRE EL TEMA

    Kant se da cuenta del valor de la razón para que los seres humanos podamos confirmar nuestras opiniones y para entendernos unos con otros fundándonos en la capacidad que tenemos todos de comprender lo que es lógico.

    Debemos esforzarnos en ser lo más racionales que podamos aunque sea difícil actuar conforme a la razón ya que el hombre solo puede llegar a ser hombre a través de la educación y el hombre solo es lo que la educación hace de él.

    Pienso que a lo largo de la obra de Kant, se tratan con claridad dos temas muy importantes en la realidad y en la filosofía. Primero: la razón nos presenta el deber como una ley objetiva, es decir, como algo que tenemos que cumplir porque es lo razonable independientemente de nuestra voluntad, y lo segundo es que aunque la lógica nos diga lo que tenemos que hacer, estamos hechos de una forma que no nos sentimos obligados por esa lógica y podemos hacer incluso lo contrario aunque sepamos que el resultado va a ser desastroso. Un ejemplo sería un alcohólico que vuelve a beber aunque sabe que no le conviene.

    VALORACIÓN CON LA ACTUALIDAD

    Hoy en día se tiene en cuenta que el hombre no es tan solo un ser racional, sino un ser que a la vez razona y siente. Este tema fue abordado inicialmente por el filósofo español Xavier Subiri que habló hace muchos años de la “inteligencia sentiente” lo mismo que hoy se habla de la inteligencia emocional. Este es un punto de vista que Kant no tuvo en cuenta y por tanto se ha quedado algo superado al tratar de descubrir la naturaleza humana como simplemente racional.

    No obstante, esta crítica a Kant es verdadera si consideramos a los seres humanos porque no somos máquinas de razonar como los ordenadores, pero es válida cuando consideramos el conjunto de la vida social ya que la sociedad en sí no funciona conforme a la razón. Por ejemplo: yo puedo comprender que un amigo falte a una cita conmigo a las 9 horas porque ese día estuvo muy triste, pero no puedo aceptar que una oficina del Ayuntamiento no abra a las 9 horas por razones sentimentales.

    Otro campo en el que Kant sigue siendo muy válido hoy día es en las relaciones entre distintas culturas, por ejemplo: no es posible si no se es musulmán entenderse con los musulmanes en torno a cualquier precepto de su religión, a no ser que encontremos un lenguaje común que nos permita llegar a un acuerdo, y este lenguaje común no puede ser de ninguna religión, sino que solo podremos entendernos usando la lógica que es común a todos los seres humanos, por lo que si, según Kant, tenemos la buena voluntad de ser razonables los unos y los otros podremos llegar a un acuerdo válido para todos.

    - 1 -