Kant

Filosofía. Pensamiento. Conocimiento. Razón. Repercusión. Vigencia

  • Enviado por: Christian Felipe Álvarez
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 2 páginas
publicidad
publicidad

Kant

Ideas principales de su pensamiento

Kant pretende establecer los fundamentos de la razón y determinar sus límites respecto de las cuestiones fundamentales: ¿Qué puedo conocer? ¿Qué debo hacer? ¿Qué me cabe esperar? Kant tratará estas cuestiones.

En la “Crítica de la razón pura”, Kant establece los fundamentos de la razón teórica. Kant dice que la razón produce principios que condicionan el conocimiento, porque permiten conocer en la naturaleza las leyes universales que la propia razón pone en ella. Esto le lleva a investigar las condiciones del sujeto: las condiciones a priori. La ciencia es un sistema de juicios que no serán ni analíticos a priori (ya que no amplían el conocimiento), ni sintéticos a posteriori (ya que al proceder de la experiencia no podrán ser universalmente válidos), sino, sintéticos a priori, ya que amplían nuestro saber y son universalmente necesarios. Entonces, las condiciones a priori de estos juicios serán las siguientes: el espacio y el tiempo (formas a priori de la sensibilidad), las categorías (unidad, pluralidad, realidad…), que han de aplicarse a los fenómenos o intuiciones de la sensibilidad, y las ideas trascendentales de mundo, alma y Dios.

El conocimiento se produce en el hombre de la siguiente forma: para la elaboración de conceptos, intervienen dos facultades cognoscitivas, la sensibilidad y el entendimiento. A través de los sentidos se captan las impresiones que, en el espacio y el tiempo serán los fenómenos. Gracias al entendimiento, comprendemos los fenómenos percibidos. A éstos se les aplican las categorías, y así elaboramos los conceptos empíricos.

Cuando se pretenden utilizar las categorías a cuestiones metafísicas (que no son fenómenos), se hace un uso ilegítimo de ellas. Estas cuestiones metafísicas no proceden de la experiencia, por lo que la metafísica no es posible como ciencia. Por otro lado, el uso ilegítimo de las categorías es natural en el hombre, ya que pretende elaborar juicios cada vez más generales, busca lo incondicionado, y rebasa la experiencia.

La razón práctica es utilizada para saber cómo debe ser la conducta humana, va a formular imperativos, frente a la razón teórica que formulaba juicios. Se trata de una ética formal, frente a las éticas anteriores que eran materiales. Las éticas materiales establecen unas normas de comportamiento, son heterónomas y formulan juicios hipotéticos. La razón práctica, como ética formal, se fundamenta en que la voluntad es buena en si misma, no depende de inclinaciones o intereses, y esa voluntad se expresa en forma de ley en el imperativo categórico. Éste se rige por las máximas universales y expresa la exigencia de considerar la humanidad como un fin, y no meramente como un medio. Las acciones tendrán valor moral siempre que actuemos por deber (por la ley moral), por respeto a éste, y no simplemente conforme a él. Kant va a distinguir entre acciones que se hacen por deber (que tendrán valor moral), las que se realizan conforme al deber (la legalidad), y las contrarias al deber (inmoralidad). La razón práctica exige el postulado de la libertad, ya que para que sea posible obrar bien se ha de tener la libertad de elegir.

A la pregunta ¿Qué me cabe esperar? responde que se puede esperar la realización del bien supremo, que supone el postulado de la inmortalidad del alma, ya que para alcanzarlo se precisará un tiempo infinito. Por otro lado se podrá esperar la concordancia entre virtud y felicidad, para lo cual se precisa el postulado de la existencia de Dios, en el que se corresponderían el ser y el deber ser, y por lo tanto la virtud y la felicidad.

Marco histórico, sociocultural y filosófico en relación con su pensamiento

Kant vivió gran parte del siglo XVIII, en un periodo de entreguerras, antecedido y precedido por las guerras de religión y las guerras revolucionarias. En este contexto había entre los intelectuales una cierta mentalidad común, producida por la creencia compartida de un conjunto de valores que recibe el nombre de la Ilustración. Esta mentalidad pretendía conseguir una revolución general de los espíritus, ilustrando a los gobernantes y educando al pueblo para poder mejorar las leyes y realizar la idea de progreso. El acontecimiento histórico más importante que ocurre en el tiempo de Kant es la revolución francesa, y por otra parte se inicia la primera revolución industrial. La forma más habitual de gobierno en la época era la monarquía autoritaria, que derivaba en el despotismo ilustrado. Los déspotas mantenían el origen divino de su poder y lo usaban para promover el desarrollo del pueblo aplicando las ideas de la Ilustración.

Kant se siente identificado con el pensamiento característico de la Ilustración. La época de la Ilustración se sitúa entre 1685 y 1785, en la que la metafísica clásica había caído. La experiencia hace tambalearse a un racionalismo cargado de innatismo. Existía también un fuerte optimismo en el futuro en la idea de progreso en la historia, y la consideración del hombre como ser esencialmente racional. El espíritu ilustrado se manifiesta principalmente en Francia, Inglaterra y Alemania. En Francia los principales representantes son Montesquieu y Rouseau, en Inglaterra Hume y Locke, y en Alemania fue Kant la figura más representativa, aunque él mismo puso los límites al optimismo Ilustrado con su crítica a la razón.

En la Alemania de la época, estaba extendido el protestantismo. Kant fue educado en un ambiente pietista, en el que lo importante era mantener una relación activa con Dios, la Iglesia no contaba como una entidad aparte del conjunto de la humanidad. Más adelante, Kant aborrecerá el pietismo, sobre todo por su concepción de la relación del hombre y Dios a través de la oración.

En la Europa del siglo XVIII había una cierta mentalidad común en concordancia a los principios básicos de la Ilustración, pero la diversidad intelectual era evidente, y en esta época el pensamiento fue guiando como nunca por los filósofos. Los filósofos se apoyaban en la razón, pero iban abandonando el método cartesiano racionalista para abrazar el experimental de Newton. Pero la filosofía de Kant supuso una asimilación y superación tanto de la filosofía racionalista como de la empirista.

Principales influencias recibidas, repercusión posterior y vigencia actual de su pensamiento

Kant tuvo inicialmente una formación racionalista, recibida sobre todo de Christian Wolf. También las obras de Descartes y Leibniz entre otros ocuparon su atención, aunque además leyó a Newton. Por otro lado, fue influido por la crítica de Hume al racionalismo, que según Kant “le hizo despertar de su sueño dogmático”, huyendo del racionalismo estricto y admitiendo el valor de las sensaciones en el conocimiento. A partir de estos componentes y algunas ideas de los autores ilustrados, Kant compone su propio sistema y su personal interpretación de la realidad.

Por otra parte, la primera repercusión importante del pensamiento de Kant la encontramos en el idealismo alemán, a través de Hegel, la influencia de Kant llevaría a Marx a sentar las bases de su dialéctica. Una segunda corriente derivada del pensamiento de Kant es la de los neokantianos, que propusieron una vuelta a las ideas de Kant al tiempo que rechazaban el idealismo.

El hombre que concibe Kant está liberado de las inclinaciones que le proponen los sentidos, sus acciones están determinadas por su voluntad y no por la naturaleza. Así Kant dota a la voluntad de libertad. Su ética se basa en los conceptos de libertad, autonomía y universalidad que están en la base de la reflexión moral actual. En la actualidad, el problema que Kant propone sobre los límites del conocimiento es un tema que tiene gran importancia.

- 1 -