Kant

Filosofía. Contexto histórico-social. Conocimiento. Juicios. Moral. Sociedad

  • Enviado por: El remitente no desea revelar su nombre
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 4 páginas
publicidad
publicidad

-Kant

Contexto histórico-social

La Edad Moderna es el periodo comprendido entre 1453, fecha de la caída de Constantinopla, y 1789, año de la Revolución francesa. Europa atravesó profundas transformaciones: tuvo lugar el descubrimiento de América, y el surgimiento del Renacimiento y la monarquía absoluta. Se produjo una gran revolución científica y la Reforma religiosa.

En el siglo XVIII culmina el movimiento humanista y científico. En el plano político y social, surgió un movimiento que aspiraba a establecer una sociedad

democrática. Nacieron los Estados Unidos de América y la Francia revolucionaria y el comienzo de la I Revolución industrial.

Surgió la Ilustración que fomentó una cultura humanista, crítica, racional y laica, fundamentada en las facultades humanas y en la observación de la naturaleza. Sus temas principales fueron los de la razón, la naturaleza, Dios, la idea de progreso y el nuevo pensamiento pedagógico.

Contexto filosófico

Kant es uno de os más importantes representantes del movimiento ilustrado. E1 instrumento principal de los ilustrados era la razón, como guía suprema de los seres humanos. Los ilustrados aspiraban a la construcción de un Estado de ciudadanos libres e iguales.

En cambio, para Kant, las matemáticas y la física eran ciencias auténticas porque progresaban y nos proporcionaban conocimientos ciertos y rigurosos. En cuanto a la metafísica, andamos dando vueltas a la existencia de Dios, la inmoralidad del alma y el origen del mundo. Concluye que la metafísica o es una ciencia,

pero debemos explicar su razón de ser.

Kant piensa que el “yo” no puede proporcionarnos un conocimiento objetivo y universal. Sin embargo, con el sujeto trascendental, se superan estos problemas porque se trata de un sujeto válido para todo conocimiento. En cuanto a los términos “a priori” y “a posteriori”, Kant se refiere al orden del conocimiento.

Conocimiento

Kant sostenía que las matemáticas y la física eran ciencias auténticas porque proporcionan conocimientos ciertos y rigurosos, mientras que

en la metafísica reinaba un profundo desorden que nos impedía ponemos de acuerdo sobre su verdad.

En Kant aparece el sujeto trascendental, objetivo y universal, y la

división del conocimiento en conocimiento a priori o lo que el sujeto aporta al conocimiento, y a posteriori o lo que recibe mediante la experiencia. El sujeto trascendental es la estructura mental común a todos los individuos cognoscentes, gracias al que se adquiere conocimientos científicos.

Existe una diferenciación entre una realidad trascendente, que es la que se encuentra más allá del mundo, mientras que lo trascendental es aquello que no puede faltar. Distingue entre:

-Juicios analíticos, en los que el contenido del predicado forma parte del contenido de sujeto.

-Juicios sintéticos, son los juicios en los que el predicado aporta un contenido nuevo al sujeto.

-Juicios a priori, son los que su verdad o falsedad no depende de la experiencia.

-Juicios a posteriori, son los que dependen enteramente de los datos empíricos.

Para Kant, los juicios analíticos son siempre a priori; sin embargo los sintéticos son a posteriori o a priori. Gracias a estos últimos juicios, sintéticos y a priori, son posibles las ciencias.

Para Kant, el conocimiento consiste en una unión de un elemento a priori y otro a posteriori. En La Crítica de la razón pura, encontramos partes que siguen el orden de las etapas del proceso del conocimiento: comienzan por la intuición sensible, pasan a los conceptos y concluyen con las ideas.

La estética trascendental es el estudio de las formas a priori del conocimiento sensible (el espacio y el tiempo).

En la analítica trascendental aborda la crítica de la facultad del entendimiento. Pretende averiguar las condiciones del conocimiento intelectual. Para que haya conocimiento intelectual se requiere la unión de conceptos puros y datos empíricos. La parte a priori está constituida por los conceptos puros o categorías del entendimiento, que surgen del entendimiento, carecen de contenido empírico y representan distintos modos de conocer. La parte a posteriori está constituida por los contenidos de la experiencia sensible.

La dialéctica trascendental trata sobre la metafísica. Kant la excluyó del ámbito de la ciencia, pues opera con conceptos que no contienen intuiciones sensibles.

Moral

Según Kant, el ser humano nace como ser libre que tiene que decidir constantemente entre lo bueno y su tendencia a dejarse llevar por lo malo. Solo debemos atender a la intención de la voluntad, no hay nada bueno ni malo, sino una buena o una mala voluntad. Kant sostiene que el ser humano debe encontrar los principios de su conducta moral en su propia razón. Asimismo, es libre y autónomo y posee una ética formal y una autonomía personal de la que surgen nuestros principios.

Distingue dos clases de principios prácticos: las máximas, adoptados por una persona para conseguir un objetivo propio, y los imperativos, mandatos de carácter universal. Distingue, asimismo entre imperativos hipotéticos e imperativos categóricos:

-Hipotéticos: consisten en mandatos morales, encaminados a la consecución de un fin.

-Categóricos: consisten en mandatos morales que se imponen por sí mismos, sin ninguna clase de condicionamiento.

Los seres humanos pueden renunciar a sus derechos, pero no a sus deberes. Los imperativos categóricos, en cambio, exigen el cumplimiento del deber, sin condicionamiento alguno: el deber por el deber.

Por otra parte, si nuestra voluntad se decide en contra del deber, representará una mala acción. Si decidimos de acuerdo con el deber, nuestro acto no será malo ni tampoco bueno. Sólo será bueno cuando obremos de acuerdo con el deber por puro respeto al deber. Desde el punto de vista moral, el ser humano debe conducirse atendiendo al cumplimiento del deber, es decir, gobernar su conducta de acuerdo con los principios del imperativo categórico.

-Sociedad

Para Kant, la historia constituye una marcha de la humanidad hacia "una sociedad cosmopolita", donde sea posible el desarrollo de todas las capacidades humanas, en especial de la libertad y la moralidad. Esta idea de "sociedad cosmopolita" debe presidir el comportamiento ético universal y la comprensión de la historia como historia universal.

La meta del progreso histórico culmina con el surgimiento de un Estado cosmopolita. Todas las disposiciones naturales de cualquier criatura se encuentran destinadas a desarrollarse de un modo completo y adecuado, incluidos los humanos.

El objetivo fundamental de la historia consiste en llegar a una sociedad civil que

administre adecuadamente el derecho, de manera que se logre compaginar la libertad con la justicia social, así como la cooperación con la seguridad.

Kant explica en que consiste el conflicto o la "insociable sociabilidad". Los propios intereses y el egoísmo empujan al ser humano a esforzarse por convivir pacíficamente con sus semejantes, pero también a anteponer el provecho y los intereses propios a los

de Los demás. La mayoría de los conflictos son provocados por la sociabilidad del ser humano, y dicha sociabilidad se encuentra unida a una insociabilidad, una perturbación mayor provocada por la búsqueda egoísta del propio interés de cada individuo, que

constituye la principal amenaza para la paz social y, por tanto, para la continuidad de la sociedad.

El modelo de sociedad perfecta para Kant sería una sociedad cosmopolita en la que reinara una perfecta moralidad, aunque solo puede construirse sobre ciudadanos moralizados. El problema se encuentra en conseguir que el ser humano cambie de conducta.

Todo ser humano lleva en su interior una inclinación hacia el mal, por la que tiende a anteponer las tendencias egoístas a la ley moral. El ser humano necesita la ayuda de Dios para transformar esta inclinación. Dios es el único capaz de realizar la conversión interior del ser humano. El ser humano debe esperar a que dios le preste su ayuda y que sea digno de ella, porque solo con la ayuda de Dios podrá triunfar en la tierra el reino de la moralidad.