Juegos Olímpicos de Sidney 2000

Olimpiadas. Medallero. Sedes. Deportistas canarios. Disciplinas olímpicas. Medallistas españoles. Invierno. Verano. Paraolimpiadas

  • Enviado por: Orlando
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 15 páginas
publicidad
publicidad

Juegos Olímpicos de Sidney 2000

4º E.S.O. “C”

Nº: 13

INDICE

Pág

Historia de los Juegos Olipímpicos (juegos de verano, de invierno

y paraolimpiadas)............................................................................................

Ciudad de Sydney............................................................................................

Deportes Olímpicos.........................................................................................

Medallistas españoles en Sydney 2000.........................................................

Medallero de los países participantes en los Juegos Olímpicos...............

Participantes Canarios en Sidney 2000........................................................

Historia de los Juegos Olipímpicos

Los juegos olímpicos se consideran una fiesta que los griegos celebraban cada cuatro años, en honor a Zeus, en la antigua ciudad de Olimpia. No ha sido posible determinar el origen real de estos juegos; la referencia más antigua se debe a Homero, que los sitúa en el 1370 a.C. En lo que sí parecen coincidir las diversas fuentes es que a partir del 884 a.C.se convirtieron en una semana de paz, una tregua en las guerras que asolaban Grecia.

En el 776 a.C. adquirieron rango de fiesta panhelénica y se convirtieron en los juegos más importantes entre los panhelénicos (juegos píticos, juegos nemeos y juegos ístmicos).

Las olimpiadas sirvieron de base para el cómputo cronológico desde el solsticio de verano del año 776 a.C. hasta el año 393 d.C., año en el que fueron suspendidos por orden de Teodosio I por considerarlos inmorales y ateos.

En un principio sólo participaban atletas griegos y en sucesivas celebraciones se fueron incorporando atletas de toda la zona mediterránea; sólo participaban hombres y se disputaban pruebas de carreras, saltos, lanzamiento, hípica y lucha, al tiempo que se celebraban ceremonias religiosas y concursos de poesía y oratoria.

El interés por Olimpia se despertó en el Renacimiento con la difusión, gracias a la imprenta, de las obras de los grandes maestros griegos, incluso llegaron a celebrarse en Inglaterra, en 1604, unos Olimpic Games. Pero fue a finales del siglo XVIII cuando, tras las excavaciones que realizaron franceses y alemanes en la ciudad de Olimpia, llegó al máximo el interés por Olimpia y los juegos que allí se celebraban.

Las Olimpiadas modernas

Fue un barón francés llamado Pierre de Coubertin el que se propuso restaurar los Juegos Olímpicos. En 1896, tras diez años de esfuerzos en los que organizó conferencias y buscó financiación y apoyos en diversos países y organismos, consiguió que se celebrasen en Atenas los primeros juegos olímpicos de la era moderna.
A partir de entonces se siguen celebrando cada cuatro años, con las lógicas interrupciones en los años de las guerras mundiales. Estos juegos, a diferencia de las olimpiadas antiguas, se celebran en diferentes ciudades y es el COI (Comité Olímpico Internacional) el encargado de seleccionar la ciudad entre las candidaturas presentadas.

En la bandera olímpica, aparecen cinco anillos de colores que representan los cinco continentes sobre un fondo blanco que simboliza la paz y la armonía,

La llama olímpica simboliza la ambición del atleta por la Perfección. Una serie de corredores lleva una antorcha Desde la sede de la antigua olimpiada de Grecia al estadio de los juegos actuales.

La gloria de la corona. En los antiguos Juegos Olímpicos los ganadores recibían una corona sagrado de hojas de olivo.

Las medallas. Atletas que compiten individual o por

equipos para conseguir las medallas. El oro es para

el (1º), la plata para el (2º), y, el bronce para el (3º).

Las olimpiadas de verano

Atenas 1896

Pierre de Fredy, barón de Coubertin, nació en París en 1862. Militar frustrado, luchó por revivir los Juegos Olímpicos como símbolo de paz y fraternidad entre hombres y naciones. Por fin consiguió que Grecia, como siglos atrás, recibiese los primeros Juegos de la Era Moderna, inaugurados por el rey Jorge I el 6 de abril de 1896, ante 50.000 espectadores.
Fueron algo anárquicos, con equipos oficiales y competidores por libre, incluso dentro de una misma nación. El primer campeón de la historia fue el norteamericano James B. Connolly, que se escapó de la Universidad de Harvard, donde no le habían dado permiso, para viajar hasta Grecia y ganar el triple salto con una marca de 13,71 metros. Pero el héroe máximo fue Spiridon Louys, un pastor griego que ganó el maratón, quizá en respuesta a sus dos noches de oración en vela y al completo ayuno del día anterior a la carrera. Duraron una semana, del 25 de marzo al 2 de abril, y en ellos participaron 245 atletas de 14 naciones.

París 1900

Fueron quizás los peores juegos de la historia de las Olimpiadas, ya que quedaron supeditados a la Exposición Universal de París de 1900. Duraron tanto como ésta y se hicieron pruebas tan alejadas del espíritu olímpico original como el salto de la rana o el juego de romper la olla. Sin embargo, quedarán como los primeros juegos en los que participaron mujeres (un número de seis) hecho que se produjo por imposición de la Expo, ya que el Barón de Coubertin se oponía a ello. Participaron algo más de 1.000 atletas de 20 países diferentes.
Algunos deportistas se negaron a participar en pruebas señaladas en domingo; se estableció un raro compromiso para competir con marcas válidas en dos días diferentes. Pero el máximo desorden tuvo lugar en las pruebas que comenzaron en mayo y terminaron en octubre. El atletismo se disputó a mediados de julio, y nunca hubo público. En París ganó oro, por primera vez en la historia, una mujer: la inglesa miss Cooper, vencedora en tenis.

San Luis 1904

Se celebraron entre el 23 de junio y el 15 de octubre, dos meses después de la apertura de la World´s Fire. Nuevamente el acontecimiento deportivo quedaba en manos de feriantes, que buscaban el divertimento del público más que el espíritu olímpico. A pesar de ello, las pruebas más importantes (atletismo y natación) se celebraron con acierto en nueve días consecutivos. En estas olimpiadas debutaron el boxeo y la lucha libre, y como deporte de exhibición el baloncesto. Participaron un millar de atletas, en su mayoría norteamericanos, que dominaron el medallero en 24 de las 26 pruebas.
La anécdota vino en un durísimo maratón. Ganó Thomas H. Hicks (dopado con estricnina), pero se celebraba como campeón a Fred Lorz, que entró destacado después de haber hecho la mitad del trayecto subido en un coche. El ganador debió ser un cubano, Félix Carvajal, pero le gustaba pararse a charlar con la gente y se empeñó en comer manzanas verdes. Su vientre se rebeló y no pudo vencer; acabó en cuarto lugar.

Londres 1908

Tras la renuncia del Gobierno italiano a la candidatura para celebrar los Juegos debido a las erupciones del Vesubio, surgió la oferta de Londres, tan sólo dos años antes de la celebración de las mismas, basada en otra feria. Gracias a las negociaciones del barón de Coubertin, se consiguió un acuerdo económico por el que el dinero del patrocinio se usó para la construcción de un estadio en las afueras de la ciudad. Lo más anecdótico fue la guerra particular que mantuvieron los estadounidenses y los británicos.

Curiosamente los primeros Juegos "serios" no fueron "olímpicos". Se disputaron en Atenas en 1906, décimo aniversario de la reinstauración, y más tarde se les negaría la validez.
El rey Eduardo VII inauguró las pruebas y comenzó el diluvio: de agua - que estropeó todas la pruebas - y de protestas, por la forma en que los británicos trataban de ganar como fuera. Así fue como Halsweele corrió solo en la final repetida de 400 metros vallas.
Entró primero el italiano Dorando Pietri, sostenido en volandas por los jueces para que no ganase un americano, Johnny Hayes; al final fue declarado éste vencedor, una vez izada la bandera de Italia en el mástil.

Estocolmo 1912

Después de las decepciones de las tres últimas Olimpiadas, Estocolmo fue elegida en 1909 como sede, con tiempo y mentalidad suficiente para albergar unos Juegos Olímpicos, pero partía con el problema del pesimismo de los países europeos que auguraban la guerra que vendría unos años después. Se celebraron entre el 29 de junio y el 22 de julio, y participaron 2.541 atletas de 28 naciones. Fue en estos juegos donde se produjo la primera víctima, el portugués Francisco Lázaro, durante el maratón.

Dos detalles destacados: la presencia de Hannes Kolehmainen, el primero de los "finlandeses voladores" acaparadores de títulos en las pruebas de fondo; y el racismo de los dirigentes americanos, que lograron que devolviera medallas y regalos el más grande deportista de todos los tiempos, el indio sioux Jim Thorpe, Sendero Brillante, campeón de pentatlón y decatlón, porque había recibido unos pocos dólares como jugador de béisbol en una liga menor. La hipocresía y la estupidez sería enmendada muchos años después, tras la muerte de Jim. Uno de sus hijos portó la antorcha de Los Angeles y se le restituyeron todos los honores, que mereció como ningún deportista en el mundo.

Amberes 1920

Los VI juegos olímpicos no se celebraron debido a la primera Guerra Mundial; éstos fueron los séptimos. Amberes, desolada y arrasada por la guerra, construyó rápidamente un estadio modesto y organizó unos juegos dignos. El principal problema para el COI era el de las naciones derrotadas en la guerra, que Coubertin resolvió dejándolo en manos de la ciudad organizadora, la cual excluyó a Alemania, Austria, Bulgaria, Hungría, Turquía, Rumanía y Polonia. A pesar de las ausencias y las consecuencias de la guerra, se dieron cita 2.600 atletas de 29 naciones, entre los que, por primera vez de forma oficial, estaba España, que consiguió dos medallas de plata en polo y fútbol.

París 1924

En estos VII Juegos olímpicos se invitó a todos los países excepto a Alemania, por considerar que aún no había transcurrido tiempo suficiente desde la guerra. Como novedad, se construyó en París la primera villa olímpica y fueron llamados también por primera vez Juegos de Verano; en ellos participaron 3.092 atletas de 44 naciones; destacó en natación el popular actor en las películas de Tarzán, Johnny Weissmuller. El barón de Coubertin se retiró un año después del COI.

Amsterdam 1928

Se inauguraron el 28 de julio y participaron 3.015 atletas de 25 países, entre los cuales volvía a estar Alemania. Los Juegos de Amsterdam estuvieron marcados por dos escándalos: el fútbol amateur, en el que no se respetó esta categoría por parte de algunos países, y el atletismo femenino, en el cual, debido a la falta de preparación de las atletas, se produjeron frecuentes desmayos, por lo que no se permitió la participación femenina en pruebas superiores a los 200 m hasta 1960.

Los Angeles 1932

Debido a la profunda crisis económica de 1929, en estos Juegos sólo participaron 1.408 atletas de 37 países, a pesar de lo cual se batieron numerosos récords mundiales.

Berlín 1936

Los Juegos de Berlín pasaron a la historia por su politización probélica; se celebraron entre el 1 y el 16 de agosto y a ellos acudieron 3.741 atletas de 49 países. Hitler organizó por todo lo alto estas Olimpiadas, que superaron en gran medida a las de cuatro años antes en Los Angeles. Frente a los dos millones y medio de dólares que gastaron los americanos, Alemania invirtió cerca de treinta: construyó una impresionante villa olímpica, estadios, etc.
El protagonista deportivo fue
Jesse Owens, que puso en evidencia todas las especulaciones del nazismo de la superioridad de la raza aria con numerosos triunfos.

Londres 1948

Una vez más, la guerra interrumpió los Juegos Olímpicos y éstos se desarrollaron con escasez de medios económicos y materiales. 4.468 atletas de 59 países, entre los que no estaban invitados Alemania ni Japón, compitieron desde el 29 de julio hasta el 14 de agosto. Estos juegos destacaron principalmente por la consagración del atletismo femenino.

Helsinki 1952

Fueron los Juegos Olímpicos de la paz, con la invitación de Alemania y Japón. Además, después de 40 años de ausencia, participó la Unión Soviética la cual, en plena Guerra Fría, aisló a sus atletas del resto. En esta Olimpiada participaron 5.867 atletas de 69 naciones, entre los días 19 de julio y 3 de agosto.

Melbourne 1956

Los Juegos de Melbourne vinieron marcados por dos crisis bélicas, la del Canal de Suez, con la guerra entre Egipto e Israel, y la invasión de Hungría por la Unión Soviética.
Hubo dos inconvenientes: la cuarentena que debían pasar los caballos en las pruebas de hípica, debido a lo cual se tuvieron que trasladar estas pruebas a Estocolmo, y el invierno de los antípodas; estos juegos se celebraron entre el 22 de noviembre y el 8 de diciembre, con los consiguientes problemas de preparación para los atletas. El momento de mayor tensión se produjo cuando en la final de Waterpolo se enfrentaron Hungría y la Unión Soviética (ganaron los primeros); un jugador soviético agredió de un cabezazo a un húngaro, lo que produjo una pelea tal que tuvo que ser disuelta por las fuerzas de orden público.

Roma 1960

Después de 1.566 años de prohibición de los Juegos Olímpicos en Italia por Teodosio el Grande, 5.337 atletas de 89 países disputaron entre el 25 de agosto y el 11 de septiembre la decimoséptima Olimpiada. Se batieron numerosas plusmarcas mundiales y es de destacar la participación de legendarios deportistas como Casius Clay, en boxeo, o Armin Hary, en atletismo. Como nota negativa hay que citar la muerte del ciclista Knuda Jensen durante la prueba de 100 km contrarreloj.

Tokio 1964

Con una ciudad completamente nueva, los japoneses organizaron los decimoctavos Juegos Olímpicos, con una participación de 4.457 atletas de los cuales la representación femenina era del quince por ciento. Deportivamente habría que destacar la derrota en la máxima categoría del japonés Kaminaga por el holandés Anton Geesink, que causó una gran decepción en el Imperio del Sol Naciente.

México 1968

Un total de 5.531 atletas participaron en los Juegos Olímpicos de México; éstos provocaron serias inquietudes ante el temor sobre el rendimiento de los atletas a más de dos mil metros de altitud; dos meses antes de la inauguración de los Juegos, los tanques soviéticos invadieron Checoslovaquia. Más adelante, diez días antes de la ceremonia de apertura, trescientas personas, que se manifestaban en contra del gobierno mejicano, fueron asesinadas por las fuerzas del orden público.
Durante la celebración de los Juegos, los deportistas de color intentaron proclamar el "poder negro" (Black Power), con gestos y manifestaciones en las entregas de medallas o dominando la competición, como en el caso de Lee Evans y su equipo que, en 4x400, batieron el récord del mundo.

Munich 1972

La cara y la cruz de estos Juegos Olímpicos, en los que participaron 8.600 atletas de 122 naciones, fueron Mark Spitz y "Septiembre Negro". El primero, por su aplastante dominio en natación: consiguió en cuatro días siete medallas de oro, todas con plusmarcas mundiales; los segundos, un grupo terrorista palestino que se introdujo en la villa olímpica y secuestró a los atletas judíos; solicitó a cambio la liberación de 200 guerrilleros presos en Israel. Se saldó la tragedia con once atletas judíos muertos, cinco terroristas, un piloto y un policía.

Montreal 1976

Los Juegos Olímpicos de Montreal estuvieron marcados por el boicot de los países de color contra la presencia de la República Sudafricana en los mismos; los organizadores de los Juegos no cedieron ante las peticiones de los primeros, y se acabaron celebrando sin 22 países africanos; los dos únicos países africanos presentes fueron Senegal y Costa de Marfil. El total de países participantes fue de 119. Deportivamente destacó en gimnasia la rumana Nadia Comaneci, que consiguió siete veces la puntuación máxima de 10, puntuación hasta entonces inimaginable en este deporte.

Moscú 1980

La invasión de Afganistán en 1979 provocó el boicot en las Olimpiadas de Moscú, que quedaron notablemente devaluadas; 58 países occidentales no acudieron a las mismas, entre ellos estaban Estados Unidos, Alemania, Japón y Canadá; al final, 80 países acudieron a los Juegos.

Los Angeles 1984

Después del boicot a Moscú, en 1984 los países socialistas devolvieron el golpe a Estados Unidos, y a los soviéticos se unieron, entre otros, Cuba, Yemen del Sur, Corea del Norte, Etiopía y Afganistán, formando un total de 14 países. A pesar de esto, 7.080 atletas de 141 países acudieron a la cita olímpica. Destacó deportivamente Carl Lewis en atletismo, que repitió el palmarés de Jesse Owens 48 años después.

Seúl 1988

Por fin en Seúl se alcanzó la paz olímpica esperada; participaron 160 naciones representadas por 7.150 hombres y 2.477 mujeres. De estos Juegos únicamente pasó a la historia el escándalo de Ben Johnson durante los 100 m lisos, en que éste desbancó al rey de Los Angeles, Carl Lewis, hasta que 48 horas después de la carrera el control antidoping dio positivo; el COI despojó a Ben Johnson de la medalla y récord obtenidos, que fueron a parar a manos de Lewis.

Barcelona 1992

Sin duda, hasta ese momento, los mejores Juegos de la era moderna. En ellos se dieron cita 10.500 atletas de 172 naciones. Destacaron deportivamente Carl Lewis en atletismo, y Matt Biondi en natación, y como anécdota, la derrota, contra todo pronóstico, de las dos Alemanias unidas.

Atlanta 1996

Los Juegos Olímpicos del Centenario fueron los más gigantescos de la historia. En ellos compitieron 197 países, representados por más de 11.000 atletas, de los cuales 3.000 fueron mujeres. Se repartió más de un millar de medallas en las 26 modalidades que compitieron.

El punto negro de estos Juegos lo proporcionó el terrorismo. Dos personas resultaron muertas y 110 más fueron heridas debido a la explosión de un artefacto durante la madrugada de un sábado en el Parque del Centenario, el corazón de los Juegos de Atlanta. El Comité Olímpico Internacional y el Comité Organizador acordaron conjuntamente que los Juegos siguieran adelante según el programa previsto. Ningún atleta de los Juegos resultó involucrado en el suceso.

Sydney 2000

Los Juegos de Sydney cerraron una época que empezó en 1980 con la elección de Juan Antonio Samaranch como presidente del Comité Olímpico Internacional (COI). Los de la ciudad australiana fueron sus últimos Juegos después de 20 años, además de la culminación de un sueño: crear los mayores Juegos Olímpicos de la Historia, con el mayor número de países representados y los más rentables.

A Sydney acudieron 11.147 atletas, de los que el 38% fueron mujeres (un éxito sin precedentes en el deporte femenino), que llegaron en representación de 199 países. El programa incluyó un total de 28 deportes y 197 pruebas que se desarrollaron en 36 sedes distintas. Los periodistas acreditados fueron un total de 21.046 y el presupuesto para la organización de los últimos juegos del siglo XX fue de 1.170 millones de dólares (325.000 millones de pesetas). El comité organizador destacó a 2.500 efectivos y el número de voluntarios fue espectacular: unos 50.000. Alrededor de 700.000 personas llegaron a la ciudad olímpica y la audiencia televisiva superó los 3.700 millones de telespectadores.

Pero a estas escalofriantes cifras, que dan una idea del gigantismo que en Sydney cobraron los Juegos Olímpicos, se sumó la entrada de un universo hasta ese momento desconocido: Internet, un medio a través del cual se informaron millones de personas de todo el mundo sobre la marcha de la competiciones.

Estos datos confirmaron, tal y como el presidente del COI señaló en su discurso de clausura el 30 de septiembre, que se trataron de los más grandes Juegos Olímpicos de la Historia. También puso de manifiesto su exquisita organización, la afluencia de público en cada acontecimiento deportivo y los récords que se batieron en numerosas categorías deportivas, que superaron a los conseguidos en Atlanta 96.

Las olimpiadas de invierno.

Las paraolimpiadas

Competición deportiva internacional en la que participan deportistas discapacitados, agrupados en seis categorías: sillas de ruedas, incapacitados visualmente, parálisis cerebral, amputados, "Les autres" y discapacitados mentales. El número de estos atletas ha pasado de 400, de 23 países, que tomaron parte en los primeros Juegos Paralímpicos celebrados en Roma (Italia) en 1960, a los 4.000 de 125 delegaciones presentes en los Paralímpicos de Sidney (Australia) del año 2000.

Asimismo, las incapacidades admitidas en los Juegos fueron ampliándose paulatinamente. Los primeros que participaron en unos juegos fueron los deportistas con algún problema en la espina dorsal. En los Juegos de Toronto, de 1976, participaron por primera vez los visualmente incapacitados. Cuatro años después, en Arnhem (Países Bajos), se admitió a los amputados y los atletas con parálisis cerebral. En Seúl (Corea), en 1988, se añadió la categoría de "Les autres", atletas con algunos problemas de movilidad y, finalmente, en Atlanta´96 tomaron parte los discapacitados mentales. Esta Paraolimpiada fue, además, la primera en la que se admitió el patrocinio.

En la actualidad existen 18 deportes de verano considerados paraolímpicos, en los que participa una categoría u otra de atleta en función de su tipo o nivel de discapacidad. De esos 18 deportes, se han creado algunos específicos, como es el caso de Boccia y el Goalball.

La primera Paraolimpiada de invierno se celebró en Ornskoldsvik (Suecia) en 1976, y en ella participaron 150 atletas de 17 países.

Ciudad de Sydney

Sydney se encuentra a 17.600 kilómetros de Madrid. La duración de este vuelo, oscila entre las 25 y las 36 horas. Las tarifas se mueven entre las 140 y las 180.000 pesetas.

La diferencia horaria de Sidney con respecto a España es de más de medio día. Por ejemplo; cuando en Sidney es mediodía, en España son las tres de la madrugada.

Sidney se encuentra en el hemisferio Sur, en el continente australiano, exactamente en la parte sudoriental de este continente.

Las estaciones están invertidas respecto a España. Julio es el mes más frío y enero el más cálido. El otoño es tal vez la estación más conveniente para visitar Australia; pero incluso el crudo invierno, con máximas de 18ºC y mínimas de 4ºC, o l duro verano, con oscilaciones entre los 37ºC y los 21ºC, son perfectamente soportables.

Deportes Olímpicos

Durante la historia de los juegos se ha ido variando el programa olímpico y las especialidades deportivas que se incluyen; así, de los nueve deportes incluidos en Atenas, se pasó a más de treinta en Barcelona 92. Las mujeres no participaron en la primera olimpiada; estuvieron presentes por primera vez en París en 1900. Hasta 1992, en que se permitió participar a los profesionales del deporte, las olimpiadas estaban reservadas a deportistas amateurs. Sin embargo, hacía ya años que los atletas, principalmente de las grandes potencias, eran profesionales encubiertos, sufragados por sus gobiernos o a través de programas universitarios e instituciones.

Los deportes que actualmente componen el programa olímpico son:

Atletismo, Bádminton, Baloncesto, Balonmano, Béisbol, Boxeo, Ciclismo, Esgrima, Fútbol, Gimnasia artística, Gimnasia rítmica, Halterofilia, Hípica, Hockey hierba, Hockey patines, Judo, Lucha, Natación, Natación sincronizada, Pentatlón moderno, Remo, Saltos, Eslalon: aguas bravas, Piragüismo, Taekwondo, Tenis, Tenis de mesa, Tiro con arco, Voley Playa, Tiro Olímpico, Vela, Voleibol, Waterpolo

Medallistas españoles en Sidney 2000

La delegación española, con 349 atletas, consiguió 11 medallas, la mitad de las alcanzadas en Barcelona 92, donde se sumaron 22 metales. Tres atletas españoles pudieron colgarse el oro en sus disciplinas: Isabel Fernández, en judo, Joan Llanera, en la prueba de puntuación de ciclismo en pista, y Gervasio Deferr, que se llevó la gloria en gimnasia en un inesperado aparato, el salto de potro, pese a que partía como favorito en la prueba de suelo. Con este triunfo, Gervasio consiguió el primer oro olímpico de la gimnasia española en toda su historia.

El metal plateado se lo colgaron el boxeador Rafael Lozano, que no pudo en la final con el francés Brahim Asloum, pero que cumplió su objetivo al superar su bronce de Atlanta; Gabriel Esparza, el único galardonado en taekwondo, pese a que se esperaban más medallas españolas en este deporte; y la selección de fútbol, que cayó en una agónica final frente a Camerún, que llegó hasta los penaltys.

Los cinco bronces sorprendieron a todos. Por un lado, se colgaron el bronce disciplinas de las que España esperaba mucho más, como fue el caso del tenis, que se llevó únicamente el bronce de Costa y Corretja en dobles; y la natación, cuyas esperanzas en Nina Yivanévskaia hacían presagiar un oro. Otra favorita fue Marga Fullana, la ciclista de mountain bike, campeona del mundo, que llegó tercera después de una aparatosa caída con la italiana Pezzo, que acabó proclamándose campeona olímpica.

La selección de balonmano hizo lo que pudo frente a la potente Suecia, a la que se enfrentó en dos ocasiones y perdió en ambas. Finalmente, su partido frente a Yugoslavia con una holgada victoria (26-22) le proporcionó su segundo bronce consecutivo en unos Juegos. Y la sorpresa española fue la marchadora María Vasco, que se convirtió en la primera atleta española con una medalla olímpica en atletismo.

La escasez de triunfos en Sydney puso sobre la mesa las carencias en el deporte español de elite, necesitado de ayudas y apoyo por parte de la Administración. Una prueba de ello es la disminución del presupuesto dedicado al programa ADO (Ayuda al Deporte Olímpico) que pasó de 12.000 millones en el período 1988-1992 y los 7.000 para el periodo 1996-2000.

Medallero de los países participantes en los Juegos Olímpicos

En el medallero solo incluyo los primeros veinticinco países y el número de medallas que se repartieron en los Juegos Olímpicos:

Participantes Canarios

Estos son algunos de los participantes canarios en los Juegos Olímpicos de Sidney 2000:

Jorge Ulibarri - Natación

Fernando León - Vela

Gustavo Martínez y Tunte Cantero - Vela

Alexis Valido - Voleibol - 4

Frederik Hvid - Natación

Luis Matínez - Vela - 6

Paula Tirados - Natación Sincronizada

Sergio Pineiro - Tiro - 8

D. Manrique - Vela - 9

Magüi Serna - Tenis - 10

Manuel Doreste - Vela

Rafael Álvarez - Salto

Juan Luis Wood - Vela

Bibliografía

Canarias7

Enciclopedia Encarta

Enciclopedia Larousse

Revista Oro - Número 13

Revista Pronto - Número 1484

Juegos Olímpicos de Sidney 2000