Judaismo e Islam

Historia de las religiones. Textos sagrados. Torá. Talmud. Ritos y fiestas. Moral y ética. Situación actual

  • Enviado por: Yari
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 12 páginas
publicidad

JUDAÍSMO

  • DEFINICIÓN. ORIGEN GEOGRÁFICO. FUNDADOR. EVOLUCIÓN HISTÓRICA.

  • El judío es el hombre que se reconoce de una tierra y de un Dios.

    El judaísmo es pues la religión de la alianza entre una tierra (santa), un dios, un pueblo. La religión de los que se sienten herederos de esa tierra, escogidos por Dios y descendientes de ese pueblo.

    Es una historia antigua geográficamente situada al menos en su origen, en el próximo oriente, en la encrucijada entre Asia y África. Transcurrió a lo largo del desierto en un largo ir y venir entre el Valle del Nilo, el de Jordán, el del Tigris y el Eufrates.

    Sus fundadores son Abraham y Moisés en Palestina en el siglo XIX y en el siglo XIII antes de nuestra era.

    Tiene unos arraigos culturales, entre la civilización egipcia y la civilización caldea; más tarde, entre la persa y la india, y luego entre Roma y Grecia. Su originalidad es una progresiva decantación de las influencias vecinas. Nomadeaban entre la Mesopotamia del norte y Siria hasta que penetraron en Palestina hacia 1500. En éstas montañas los hebreos plantaron sus tierras en el valle de Sisquén.

    Hacia el 1700 a. C. empujados por el hambre y atraídos por la fama del rico y acogedor Egipto partieron a instalarse. Una vez muertos Jacob y José los faraones tebanos suplantaron a los hicsos. Y los hebreos, como inmigrados que eran, se vieron obligados a servir en las duras tareas impuestas por el rey, esclavizados y a veces perseguidos. Uno de ellos, del clan sacerdotal de Leví, salvado de la muerte, recibió el nombre egipcio de Moisés.

    Esta historia se perpetúa a través del mundo, renovada por el retorno y la instalación de numerosos judíos en el Estado de Israel. Y las dificultades y hasta los enfrentamientos que conoce la comunidad judía en la diáspora.

    No es fácil calcular la población judía dispersa por el mundo.

    Fue en el s. XIX sobre todo, en la confrontación con el mundo moderno, cuando el judaísmo se dividió en corrientes opuestas que, bajo otros nombres, persisten a finales del siglo XX. Podemos señalar tres grandes tendencias:

    Reformismo:

    Fue ante todo la idea y la obra de Moses Mendelssohn. Se trataba, en un primer tiempo, de suavizar los ritos judíos para atenuar las diferencias entre judíos y no-judíos; en un segundo tiempo, de modernizar el judaísmo hasta llegar al abandono de lo que, en el Talmud, va en contra de la vida contemporánea. Este movimiento, que no era exclusivo del judaísmo, tendía a reconciliar la fe, la cultura y la razón.

    Según los diversos momentos y lugares el reformismo fue “culturalista”, “progresivo”,”modernista”,”liberal”… una de sus formas extremas la HASKALA desembocó a partir de la Europa oriental, en la emancipación de las masas judías y en el sionismo.

    Ortodoxia:

    Es también fideísmo, es decir el respeto escrupuloso de la letra del Torá. Cobra nuevo impulso como respuesta a la reforma. Esta tradición moderada, que se convirtió en mayoritaria en Europa y en Israel, conserva lo esencial del patrimonio espiritual de Israel y acepta el aislamiento que atestigua su fidelidad, aunque consiente en “occidentalizar” su aspecto exterior.

    Quedan los intransigentes, los “opositores” firmemente apegados a las prescripciones minuciosas del TALMUD.

    Hasidismo:

    Se relaciona de algún modo con la ortodoxia y con el tradicionalismo. Pero es anterior a ellos, ya que nació en el siglo XVII en Podolia. Y se distingue de ellos por piedad y el fervor casi místico de los hasidim. Aunque observan rigurosamente los preceptos de la Torá, se niegan a encerrarse en este puro legalismo. Lo esencial es el gozo de servir a Dios y al prójimo. Es una espiritualidad de la alegría y de la esperanza mesiánica. Los hasidim, especialmente diezmados por la persecución nazi constituyen hoy pequeñas comunidades cerradas, pero fervorosas.

  • Rasgos característicos de las creencias fundamentales.

  • Concepto de Dios

    El nombre de Dios es de hecho impronunciable. Le pertenece a él y se confunde con su identidad. Por eso durante siglos el hombre no lo nombró.

    Él habla a los que ha escogido. Revela su nombre a Abrahán (Y H W H)

    Enteramente distinto de los hombres. No se parece en nada a cuanto existe. No está sometido a ninguno de los cambios, de los apetitos, de los avatares, de las identificaciones de las fuerzas naturales que caracterizan a los dioses animistas, hindúes o egipcios.

    Es único, es uno. Es el creador de todas las cosas. Pero no quiere ser un extraño para el mundo que ha creado. No cesa de preocuparse por él e interviene en la historias de sus criaturas. Es el que se revela progresivamente, en cada ocasión va renovando sus promesas, estimulando al pueblo, quejándose de él…

    Es el que da la vida. Los que lo buscan “viven para siempre”. Es un Dios de Justicia, recompensa a los que le temen y nada les falta a los que lo buscan.

    Es un Dios que libera, que conduce a los cautivos a la prosperidad. Se compromete a favor de los pobres, de los esclavos, de los humildes, el quiere la felicidad de sus siervos. Y finalmente YAHVÉ es nuestro Padre.

    Concepto del hombre

    El hombre es el testigo de Dios. Su destino es atestiguar, mediante su incesante conversión, que Dios es. Y se trata de un testimonio colectivo. Este ha de ser por encima de todo justo, temeroso ante Dios, serle fiel…porque Dios espera del hombre: atención, confianza fidelidad y sobre todo conversión.

  • TEXTOS SAGRADOS

  • La biblia

    Es la colección de libros sagrados. Son libros testigos de Dios mismo, escritos por hombres con la inspiración del Espíritu de Dios.

    Pertenece a diversos géneros literarios y están marcados por la personalidad de sus autores. Difieren según el ambiente de aquellos a los que van destinados. Pueden ser leídos como libros de historia, como testimonios de una cultura pasada, como literatura de un pueblo particular.

    Su composición:

    39 libros clasificados en cuatro grupos de una manera no cronológica:

    1.-El Pentateuco. Formado por cinco libros que constituyen la Ley de Moisés, en hebreo la Torá.

    - Génesis (relato poético de la creación del mundo)

    - Éxodo (es a la vez relato y leyes)

    - 1º recuerda la salida de Egipto, que será conmemorada por la ley de la

    Pascua.

    • 2º la marcha hacia el Sinaí, que concluye con el Decálogo

    • 3º el episodio del becerro. Dios libera a su pueblo de la esclavitud y de la idolatría.

    • El Levítico fija las instituciones y los ritos (regula la vida social y religiosa)

    • Los Números (mezclan el relato de las emigraciones del pueblo, las leyes y las

    tradiciones)

    • El Deuteronomio nuevo código de leyes, de discursos, de reformas.

    2.- Los primeros profetas

    - Libro de Josué (conquista de las tierras prometidas)

    - Libro de los Jueces (sucesos después de la muerte de Moisés)

    - Los dos libros de Samuel y los dos libros de los Reyes. (reinado de David y sucesores.)

    3.- Los segundos profetas:

    - Isaías

    - Jeremías

    - Ezequiel

    4.- Los escritos o Ketubim:

    - La historia de Job y sus desgracias sucesivas

    - El Cantar de los Cantares

    - El Eclesiastés (reflexión sobre sabiduría y la felicidad)

    La Torá

    Está constituida por los cinco libros del Pentateuco. Es el centro de la revelación, la ley. Tiene dos acepciones:

    • El conjunto de prescripciones sociales, morales y religiosas. Mandamientos (decálogo)

    • En el sentido religioso, esa ley dice a Dios; es su palabra, su llamada a la santidad.

    Está en primer lugar la ley escrita, indiscutible. Y la ley oral que comunicada a Moisés se va desarrollando y transmitiendo de generación en generación. Su interpretación no es libre; se inscribe en una continua meditación que no tiene mas objetivo que el de escudriñar fielmente la ley de Yahvé. Este largo estudio desembocó en la MISNÁ y un poco más tarde, en una colección de “estudios” el TALMUD.

    La Misná es la enseñanza o lectura redactada en hebreo. Comprende 6 secciones u órdenes que forman 63 tratados y 123 capítulos.

    El Talmud fija la enseñanza dada por los rabinos palestinos o por los de Babilonia:

    Se hace distinción entre el Talmud de Jerusalén y el Talmud de Babilonia.

    La Torá es tan importante que el judío piadoso no se separa físicamente de ella. La lleva sobre sí bajo la forma de Filacterias, pequeñas cajas de cuero negro que contiene pasajes de la Escritura.

  • Ritos y fiestas más importantes.

  • Cuando el templo está en pie, es el sacerdote el que oficia el sacrificio, rito esencial. Cuando ha desaparecido el templo, los ritos se desplazan a la sinagoga, con el rabino y la enseñanza de la Torá.

    El sacrificio

    Es la expresión arcaica de la ley primitiva de todas las religiones. Pero no se le puede separar de la fe fundamental del judaísmo. El sacrifico es el reconocimiento de una deuda. Es tanto un deber de justicia como un acto de adoración. Por el rito sacrificial, el hombre judío le da a Dios lo que le debe. En su origen fue un sacrificio humano, pero Yahvé, después de aprobar su obediencia, le presentó el carnero como sustituto.

    Se distinguen dos clases:

    • El holocausto. Solo tenía lugar en circunstancias solemnes, como el día del gran perdón, para rescatar de los pecados al pueblo. Consistía en el sacrificio de un animal, consumido a continuación.

    • El segundo era la oblación, es decir, la ofrenda de un alimento que marcaban la gratitud por una cosecha, por un nacimiento…

    La circuncisión

    Es un rito esencial, es el signo de la alianza con Yahvé. Por medio de ella, el joven varón atestigua a la vez que ha sido designado, escogido por Dios, y que forma parte de su pueblo.

    El segundo templo

    Esdrás convocó al pueblo en la plaza mayor de Jerusalén y durante dos días leyó en la asamblea el Libro de la Ley de Moisés. Este acontecimiento introduce tres modificaciones capitales:

    • fija al judaísmo fuera del templo

    • desplaza la función del sacerdote por la del oficiante que recita las oraciones, lee y comenta el texto sagrado

    • pone la Torá en el centro de culto

    Las cinco grandes fiestas

    Ros Hasana

    Señala a la vez el comienzo del año y el recuerdo del juicio divino sobre el primer hombre. Es el momento de un gran examen de conciencia. Con este examen de conciencia empiezan los diez días de arrepentimiento que van desde Ros Hasana a Yom Kippur.

    Ros Hanna dura dos días, se anuncia con un cuerno de macho cabrío que recuerda el sacrificio de Isaac. Existen tres bendiciones de estas fiestas.

    Los diez días que siguen a Ros Hanna, uno de los “días terribles”, son los de la penitencia.

    El arrepentimiento de los creyentes se subraya con el respeto a cinco prescripciones: el ayuno, la abstención de lavarse, de perfumarse, de tener relaciones sexuales y de llevar calzado de cuero.

    Yom Kippur

    Es el día del perdón, es el sábado de los sábados con que acaba la década penitencial. Se celebra entre el 24 de Septiembre y el 12 de octubre. Llevan vestidos blancos, es el día de la purificación. Es un día de ayuno absoluto. El oficio comienza con el “Kol Nidrei” y acaba con Yom Kippur.

    Sucot

    Significa la fiesta de los tabernáculos, es decir de las tiendas. Se celebra a mediados de octubre, los judíos han de dejar sus casas para ir a vivir en chozas, durante dos días.

    Pesah

    La Pascua, conmemora el paso del ángel exterminador, matando a los primogénitos de Egipto dejando en paz a los hebreos. Dura 7 días.

    Sabu'ot

    Corresponde a lo que nosotros llamamos Pentecostés. Recuerda el don de la Torá en el monte Sinaí.

    FIESTAS SECUNDARIAS

    Purim: es el recuerdo de la liberación judía gracias a Ester. Se distingue entre el “pequeño purim” y Purim.

    Hanuka: Es la fiesta de la purificación del templo gracias a los macabeos.

    EL SÁBADO

    Es el día que se conmemora el descanso de Yahvé después de los seis días de la creación. No es solamente imitación y obediencia, sino también consagración del tiempo, creado por Dios, que se le devuelve. Está marcado por la prohibición de trabajar. Los judíos piadosos se reúnen en la sinagoga en donde tiene lugar una lectura en público del Pentateuco o de los extractos de los profetas.

    LAS PRESCRIPCIONES ALIMENTICIAS

    La finalidad esencial es devolver a Dios lo que le corresponde, guardar la parte reservada para él, es decir la parte sagrada, como la sangre. Hay una preocupación de justicia: no hacer sufrir a los animales.

    Existen las reglas para matar animales, y ha de llevarse a cabo por matarifes controlados por comisiones rabínicas. Está autorizada sólo la carne de los rumiantes de pie hendido, las aves de corral, pichones, palomas, la de los peces con escamas y aletas. Durante las fiestas se aplican unas normas particulares para recordar los orígenes.

    LA PURIFICACIÓN

    Es impuro todo lo que pone en contacto con la muerte o la anuncia; igualmente todo lo que recuerda la corrupción y, por semejanza, el cambio. Hay que preservarse de ellos mediante multiplicidad de lavatorios, baños, abluciones.

    Hay baños rituales que marcar la víspera de la boda para las jóvenes; y otros para la conversión de los neófitos, así como para el final de las reglas

    Oraciones.

    La oración es tan importante como la Torá, a la que incluye. Es una recitación de pasajes de la Torá y es una presencia de Dios en la vida. Es sacrificio, que sustituye al del templo. La imposición obligatoria del talit, el chal de la oración, es para recordar al fiel que su vida está consagrada al servicio de Dios.

    Hay tres oraciones que marcan los tres momentos principales de la jornada:

    • Saharit

    • Minha

    • Arbit

    Tienen su origen en los patriarcas (Abrahán, Isaac, Jacob) y recuerdan la historia de las liberaciones y de las alianzas entre Dios y el pueblo judío. Las dieciocho bendiciones del mediodía son para dar gracias al Dios de Abrahán que libera, perdona y reina en la luz. El día del sábado, se añade a estas oraciones la lectura de algunos de los pasajes de la Torá y algunos himnos. Se reza colectivamente en la sinagoga, pero también se puede siempre que haya un grupo de más de 10 hombres mayores de 13 años. Es el rabino el que preside la oración comunitaria.

    MORAL Y ÉTICA

    Esta fe, muy sencilla, centrada por completo en la ley, se prolonga y se encarna en un conjunto de mandamientos que regulan todos los actos del judío creyente. El fundamento de esta moral es desde luego el decálogo de Moisés. Pero a partir del Pentateuco, se le fueron añadiendo una serie de prescripciones relativas a la vida diaria.

    Más simplemente David enuncia once virtudes:

    La rectitud, la justicia, la verdad, el horror a la maledicencia, a la malicia, a la injuria, el desprecio por el impío, la estima del justo, el respeto a los juramentos, el préstamo sin interés, la incorruptibilidad. Habuc condensa toda la moral en el decálogo y las plegarias.

    Así toda la moral está centrada en una trilogía de virtudes: el estudio de la ley, la observancia de los mandamientos y la práctica de la justicia con el prójimo. A estas tres virtudes corresponden tres pecados capitales: la idolatría, el libertinaje y el homicidio.

    EL JUDAÍSMO CONTEMPORÁNEO

    Esta historia se perpetúa a través del mundo, renovada por el retorno y la instalación de numerosos judíos en el Estado de Israel. Y las dificultades y hasta los enfrentamientos que conoce la comunidad judía en la diáspora.

    No es fácil calcular la población judía dispersa por el mundo.

    Fue en el s. XIX sobre todo, en la confrontación con el mundo moderno, cuando el judaísmo se dividió en corrientes opuestas que, bajo otros nombres, persisten a finales del siglo XX. Podemos señalar tres grandes tendencias:

    Reformismo:

    Fue ante todo la idea y la obra de Moses Mendelssohn. Se trataba, en un primer tiempo, de suavizar los ritos judíos para atenuar las diferencias entre judíos y no-judíos; en un segundo tiempo, de modernizar el judaísmo hasta llegar al abandono de lo que, en el Talmud, va en contra de la vida contemporánea. Este movimiento, que no era exclusivo del judaísmo, tendía a reconciliar la fe, la cultura y la razón.

    Según los diversos momentos y lugares el reformismo fue “culturalista”, “progresivo”,”modernista”,”liberal”… una de sus formas extremas la HASKALA desembocó a partir de la Europa oriental, en la emancipación de las masas judías y en el sionismo.

    Ortodoxia:

    Es también fideísmo, es decir el respeto escrupuloso de la letra del Torá. Cobra nuevo impulso como respuesta a la reforma. Esta tradición moderada, que se convirtió en mayoritaria en Europa y en Israel, conserva lo esencial del patrimonio espiritual de Israel y acepta el aislamiento que atestigua su fidelidad, aunque consiente en “occidentalizar” su aspecto exterior.

    Quedan los intransigentes, los “opositores” firmemente apegados a las prescripciones minuciosas del TALMUD.

    Hasidismo:

    Se relaciona de algún modo con la ortodoxia y con el tradicionalismo. Pero es anterior a ellos, ya que nació en el siglo XVII en Podolia. Y se distingue de ellos por piedad y el fervor casi místico de los hasidim. Aunque observan rigurosamente los preceptos de la Torá, se niegan a encerrarse en este puro legalismo. Lo esencial es el gozo de servir a Dios y al prójimo. Es una espiritualidad de la alegría y de la esperanza mesiánica. Los hasidim, especialmente diezmados por la persecución nazi constituyen hoy pequeñas comunidades cerradas, pero fervorosas.

  • Definición o rasgos característicos de la religión

  • El Islam es cronológicamente la tercera y última de las grandes religiones reveladas. Se apoya en una ley contenida en un libro: el Corán. Y tiene su profeta: Muhammad o Mahoma. El Islam pretende rectificarlas y perfeccionarlas. Quiere ser un retorno a la religión primera, auténtica, desfigurada por los judíos y los cristianos.

    Nació en tierras de Arabia; el profeta hablaba en árabe, y el Corán está escrito en árabe. La vocación universal del Islam lo impulsó rápidamente a extenderse por África, por Asia y por Europa.

    El profeta y su revelación

    Muhammad ben Abdallah pertenecía a una tribu nómada-pagana de los quray. Caravanero como su padre adquirió fama de hombre honrado y justo. El profeta añadía una gran piedad a esta honradez y generosidad. A menudo se retiraba, el mes del Ramadán, a unas millas de La Meca, donde pasaba unas semanas meditando. Fue allí durante el invierno, donde tuvo su primera visión. Se le apareció el ángel Gabriel y el primer mensaje decía “Lee en el nombre de tu Señor, que creó el hombre de un coágulo. Durante tres años el arcángel se mantuvo invisible y mudo, por lo que la gente se reía de él. Huyó de nuevo a la montaña en donde finalmente volvió a aparecer. Desde entonces afianzado en su fe, Mahoma empezó a predicar entre los habitantes de La Meca. Dos temas predominan: el de un Dios único y justiciero al que hay que someterse, y el de un juicio último después del cual resucitará el hombre.

    En las primeras predicaciones se ven perseguidos, desplazándose a distintos lugares donde persistía con su predicación. Él amenazado de muerte, acabo uniéndose con su amigo Abu Bakr. Posteriormente Yatrib tomó el nombre de Medina-al-Nabi (la ciudad del profeta). Este acontecimiento tomó también el nombre de Hégira, o sea, la emigración, la expatriación. (12-04-622) Esta fecha se convertirá para los musulmanes en el punto de partida de un nuevo calendario: el año 1 de la Hégira.

    750; Ibn Abbas, tío de Mahoma, es proclamado califa.

    1258 Conquista de Bagdad por los mongoles, que se convierten al Islam.

    1744 Nacimiento del wahabismo estricta aplicación de la ley coránica.

    2.- Rasgos característicos de las creencias fundamentales

    Concepto de Dios:

    Dios es único. No tiene igual en absolutamente nada. Es creador. Ni ha engendrado, ni ha sido engendrado. Es omnipotente. Obra según su voluntad. Es eterno y sobre todo trascendente. Alá es inaccesible está más allá de toda descripción. Sin embargo, aunque distinto de los hombres, ese Dios es misericordioso con ellos. Fue anunciado por los profetas, que son mensajeros encargados de transmitir a los hombres la voluntad de Alá y para avisarles de los castigos que habrían de padecer por haber desobedecido su ley.

    Es soberano en el día del juicio final. Excepto los profetas y los mártires, ya en el paraíso, todo hombre será juzgado personalmente. Mahoma intervendrá personalmente a favor de los creyentes.

    Dios es también el autor soberano del qadar, esa decisión que desde toda la eternidad fija el destino del hombre. Esto es artículo de fe, pues resulta difícil conciliar esta predeterminación con la libertad del hombre, sin la cual Dios no puede considerarlo como responsable de sus malas acciones.

    Por debajo de los profetas hay otros servidores de Alá: los ángeles. En la cima de la jerarquía hay cuatro arcángeles Gibril (Gabriel, es el Espíritu Santo portador de las órdenes divinas) Mikhail (Miguel, encargado de los bienes del mundo, vela por ka creación) Israfil (es el arcángel del juicio, que toca los tres trompetazos de la resurrección) y finalmente Izrail que es el arcángel de la muerte. Además hay ángeles malos, destinados a tentar a los hombres. Su jefe Ach-chaitan (Satán) o Iblis es un ángel rebelde.

    Concepto de hombre

    El musulmán creyente es el que niega el culto a todos los ídolos. Ha de obrar según la sunna, que es la conducta modelo, que se basaba en la forma de obrar de Mahoma. Han de cumplir los cinco preceptos del Islam así como la moral y la ética. No hay más juez justo y piadoso que Alá. Las grandes virtudes son la beneficencia, la justicia con los pobres y los huérfanos, la buena fe y la veracidad, la paciencia y el perdón de las ofensas… Se condena la sed de bienes de este mundo, el orgullo, la calumnia, la hipocresía, la ambición, la usura, el juego, el alcoholismo…

    3.- Textos Sagrados

    El Corán

    Antes de ser un libro, el Corán es la palabra de Alá. Esta existe antes de toda revelación. Este arquetipo celestial es el Corán eterno, la escritura en árabe. Y el árabe es entonces como la lengua misma de Dios. Esta creencia hace que el Corán se diferencie de la Biblia, puesto que está dictado por Alá, es su palabra, mientras que la biblia muestra como actúa Dios en el corazón y en la historia del hombre, pero tiene unos autores marcados por su cultura, su época, su historia y hasta su personalidad.

    Fue revelado por Gabriel a Mahoma y luego fueron recogidos en hojas por Zaid b'Thabit. Bajo el califato de Otmán se reunieron y clasificaron de nuevo las diferentes versiones. Hubo que precisar la lengua del texto y fijar las lecturas oficiales, reducidas a siete.

    El Corán oficial se presenta dividido en 114 capítulos o suras (azoras) La primera, la “fatiha” es la oración fundamental del Islam. Las dos últimas reproducen antiguas fórmulas de conjuro. Se dividió cada capítulo en versículos iguales.

    Lo contiene todo pero en medio de una gran dispersión. Toda una parte está dedicada a trazar la historia de los pueblos de la antigüedad en relación con los profetas. Sin narrar la vida de Mahoma, hay muchos versículos que aluden a las luchas que tuvo que emprender contra los incrédulos. Una tercera parte forma una especie de código a la vez religioso, moral y legislativo.

    4.- Ritos y fiestas importantes

    Los cinco pilares del Islam

    Son las grandes obligaciones rituales del creyente:

    • La profesión de fe

    La sahada es el rezo diario del credo musulmán. Proclama la alianza entre dios y sus fieles. No hay más dios que Alá y Mahoma es su profeta.

    • La oración

    La salat es la oración ritual. Tiene que hacerse 5veces al día entre la aurora, al medio día, hacia las 4, al ponerse el sol y finalmente, una vez en la noche. Puede hacerse en cualquier parte, sólo o en grupo y sin sacerdote. El viernes, al mediodía y en la mezquita, tiene una especial solemnidad. Se eligen libremente aunque hay algunas más privilegiadas.

    • El ayuno

    El sawm que, en su origen, se tenía el 10 del mes de moharram pero después de Mahoma se convirtió en un mes de ayuno, el mes del ramadán. El ramadán obtiene la absolución de todos los pecados cometidos antes de comenzar el ayuno. Tienen que abstenerse entonces de comer, de beber y de mantener relaciones sexuales desde el amanecer hasta la puesta de sol.

    • La limosna

    La zakat significa purificación, de alguna manera los dones recibidos de Alá, reconociendo que todo se le debe y restituyéndole una parte que él concede a los hombres.

    • La peregrinación a la Meca

    Es el quinto pilar del Islam. Tiene un doble significado. Representa un retorno a las fuentes de la fe; por otro, manifiesta la unidad y la universalidad del Islam. Todo musulmán está obligado a hacer esta peregrinación una vez en su vida “si está en posibilidad de hacerla”. El hayy va acompañado de numerosos ritos, procedidos por la abstinencia y la purificación.

    A estos cinco deberes fundamentales se añaden las obligaciones llamadas “de suficiencia” que son aquellas que basta con que un solo miembro las cumpla para que toda la comunidad los deba cumplir. La yihad (la guerra Santa por ejemplo)

    Los ritos

    • El rito malekita es el más formalista. Se refiere a las costumbres de Medina.

    • Hanafita busca las soluciones de sentido común en la interpretación jurídica de la sunna.

    • Chafeíta se basa en el acuerdo unánime de los doctores, se refieren a la jurisprudencia de un ilustre doctor.

    • Hanbalita interpreta al pie de la letra la sari'a.

    5.- La moral y la ética

    La moral coránica no se orienta hacia el ascetismo, sino hacia la moderación. Se resume en una consonancia perfecta con la naturaleza y la voluntad de Alá. El corán no es formalista, se limita a condenar “las torpezas tanto exteriores como ocultas”. El mal esencial es la idolatría.

    La ley de Dios, deducida del Corán dio origen a las prescripciones rituales, a la sunna y a la sari'a.

    A medida que se iba extendiendo y evolucionando la comunidad, sintió la necesidad de referirse a la conducta del profeta. Esta conducta modelo constituye la sunna. Este trabajo de recopilación y de crítica se escribió en seis colecciones oficiales: “Cahih” (auténticos) y las Sunán (conductas) . Se presenta en dos partes. Una traza la serie de autoridades encadenadas que, desde la fuente, garantizan el texto. La segunda es el texto autentificado. Estos volúmenes contiene el recuerdo de algunos grandes principios éticos, de prescripciones y prohibiciones mitad religiosas y mitad morales; un conjunto de reglas de vida social.

    La ética se presenta menos bajo la forma de mandamientos que de invitaciones a la piedad, a la justicia y al temor del Señor. La ley distingue cinco clases de actos:

    - los obligatorios, que se refieren generalmente al culto

    - los recomendados, por ejemplo alunas oraciones;

    - los actos indiferentes;

    - los criticables, no admitidos por el Corán;

    - los prohibidos, como la ruptura del ayuno.

    Las prescripciones y prohibiciones se aplican al alimento y al vestido. Se prohíbe igualmente las imágenes y toda representación de Dios y su profeta. Para las mujeres el uso del velo, es una obligación coránica. Lo mismo ocurre con la circuncisión, aunque practicada en todo el mundo musulmán, es una costumbre no un decreto del Corán.

    Aunque no se resume en este formalismo, el Islam de una manera de vivir en la sociedad. Está regulada por ciertos principios sacados del Corán y de la sunna, que se esfuerzan en encarnar la fidelidad al Islam en una organización social armoniosa. Esta jurisdicción revelada es la ley islámica, la sari'a, nombre que significa “el camino”.

    El poder no pertenece más que a Dios. El poder islámico es teocrático (porque quienes lo ejercen no son más que delegados de Dios) y sin embargo igualitario.

    La propiedad es de esencia religiosa. Solo Dios, creador de todo, tiene la propiedad de todos los bienes.

    La justicia. Solo Dios es realmente justo, pero ha dado a los creyentes una regla para que eviten la parcialidad: la penalidad. El encargado de hacer justicia es el cadí, nombrado por el califa y elegido entre los creyentes mejor considerados por su competencia jurídica y también por sus cualidades morales.

    La familia. Desde el nacimiento se fija las reglas tradicionales. Dispone igualmente cómo ha de ser la herencia, con una distribución minuciosa de las partes de la sucesión del difunto.

    6.- El Islam en el mundo contemporáneo.

    Sobre la sucesión del profeta los musulmanes se separaron dando lugar a la primera división, los sunnitas (sunníes) y los chiítas (o chiíes). El jariyismo nació también de disputas sucesorias. Como muchos otros grupos que han ido surgiendo de las diferentes interpretaciones de los textos sagrados. Hoy en día lo que se pretende es la unidad, que es esencial en el Islam, lo mismo que Dios es único y uno, sus fieles tienen que formar una comunidad unida, a pesar de sus diferencias de ritos, de doctrinas de nacionalidades y de políticas. La Organización de la conferencia islámica fue creada en mayo de 1971, como consecuencia de la cumbre extraordinaria de 1969. Está formada por 44 miembros mas la OLP. Se afirma como una constante la solidaridad islámica por la liberación del pueblo musulmán.

    En los años 60 se produce según la mirada que se dirija sobre ellos, se hablará de la ascensión del Islam o de la renovación islámica. Signos de este despertar:

    • Impulso de la práctica religiosa. Se observa mayor asistencia a las mezquitas y un mayor número de mezquitas construídas.

    • El segundo signo es el número de conversiones. Afectan a las masas africanas, alcanzando también a occidente.

    Los riesgos de esta religión como en cualquier otra son los radicalismos extremos de una minoría. Hay una desviación política, tanto más real cuanto que está inscrita en la confusión coránica entre lo espiritual y lo temporal.

    Otro problema que existe es el conflicto entre cristianos e islamistas. Se basa en un largo contacto histórico que se ha ido haciendo a través de batallas, de cruzadas y de reconquistas. El primer obstáculo y el más grave es que cada uno tiene la certeza de poseer la verdad. También hay concepciones diferentes sobre las revelaciones entre la sociedad y la religión.