Juan Salvador Gaviota; Richard Bach

Literatura hispanoamericana contemporánea. Narrativa (novela) juvenil. Libertad. Argumento y personajes

  • Enviado por: Pablo Aguilar
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 5 páginas
publicidad
cursos destacados
Iníciate con Ableton Live
Iníciate con Ableton Live
El curso da un repaso general por las órdenes y menús más básicos, para poder generar...
Ver más información

Curso completo de piano - Nivel básico
Curso completo de piano - Nivel básico
Este curso de piano está pensado para todos aquellos principiantes que deseen comenzar a tocar el piano o el...
Ver más información

publicidad

CONTENIDO

JUAN SALVADOR GAVIOTA

PRIMERA PARTE

La lectura comienza pintándonos el entorno donde comienza la historia, dice

que todo comenzaba bajo un nuevo sol que pintaba las ondas de un mar tranquilo, cerca de ahí un pesquero a un kilometro de la costa, de pronto dice que rasgo el aire y todas las gaviotas se aglomeraron para pedir y luchar por cada pizca de pitanza, pero alejado y solitario muy lejos mas allá de las barcas esta una gaviota, y no cualquier gaviota, era Juan Salvador Gaviota, en torno a el se desenvolvería todo este libro.

Dice que Juan Salvador estaba practicando como siempre, a el le gustaba volar y no era como las demás gaviotas que se dedicaban solo a volar para comer, él volaba por que amaba volar. Nos dice que estaba practicando tratando de hacer un vuelo pausado y después se quedo en el aire aminorando su velocidad

Nos dice como un dato que las gaviotas nunca se atascan, nunca se detienen y si se detienen significa vergüenza y deshonor.

Eso no le importaba a Juan pero sus padres estaban desilusionados de el y siempre le preguntaban ¿por qué no podía ser como los demás? Él entendió por un momento y se comporto como las demás gaviotas, pero no paso mucho tiempo y Juan regresó a practicar y aprender mas acerca de la velocidad. Dice que Juan ya volaba a mas de 100 Km por hora pero al pasara la velocidad perdía el control, lo intento 10 veces mas hasta que buscó la clave y lo logro, pero el gusto le duró poco porque al dar la vuelta se cayó otra vez al mar quedando inconsciente.

Cuando despertó se puso a pensar y dentro de el decía que las gaviotas eran limitadas por naturaleza y que no estaba hecha para volar como otras aves y en ese momento prometio que sería como las otras aves y se empezó a ir volando bajo la oscuridad a la orilla en eso pensó, las gaviotas no vuelan en la oscuridad y de repente dijo si volara en la oscuridad tendría ojos pequeños y si estuviera hecho para volar tendría alas cortas, en eso su mente trabajo y penso eso es para volar rápido necesito alas cortas y voló rápidamente como nunca había volado. Al día siguiente Juan todo emocionado mostró su hazaña a toda la bandada de gaviotas pensando que se emocionarían al ver como volaba pero en lugar de eso lo expulsaron de la bandada.

Juan pasó bastante tiempo solo pero la soledad no le importaba lo que le importaba era que lo que había descubierto no fuera utilizado por las demás gaviotas, Juan aprendió mucho mas pero solo para sí mismo.

Un día Juan estaba volando y de pronto aparecieron dos gaviotas a sus ambos costados estas gaviotas eran resplandecientes y puras, Juan les puso que lo traten de imitar y estas si pudieron seguirlo en el tipo de vuelo que tenían entonces Juan les pregunto quienes eran ellos dijeron que eran sus hermanos y que lo llevarían a casa, entonces Juan respondió que no tenia casa que era un exiliado, y estos le contestaron que lo llevarían a un lugar mas alto y Juan se elevó y desapareció con las otras dos gaviotas.

SEGUNDA PARTE

En eso momento apareció en un lugar que pensó que era el cielo, en el momento que llegaba su cuerpo se hizo resplandeciente como el de las otras dos gaviotas, ya no era igual que antes su cuerpo era el de una gaviota pero no volaba igual que una gaviota ya había superado el nivel de cualquier gaviota de la tierra, volaba más rápido que en sus mejores días en la tierra y volaba tambien al doble de velocidad con el mínimo esfuerzo.

Luego se encontró solo en un litoral y a lo lejos se veía un acantilado en el cual se encontraban algunas gaviotas, y el se preguntó por que tan pocas gaviotas si supuestamente el cielo debería estar lleno de ellas, se acerco al acantilado y la docena de gaviotas vino a saludarle, pero sin mencionar ni una sola palabra pero él sentía que le daban la bienvenida.

En los siguientes días Juan sintió que había mucho que aprender, igual que en la tierra pero lo diferente era que en ese lugar habían gaviotas que pensaban igual que él, durante mucho tiempo Juan se dedico a practicar hasta que un día le preguntó a su instructor que se llamaba Rafael por que no habían mas gaviotas y su instructor le respondió que ella era una gaviota entre un millón y que la mayoría de las gaviotas tardan mucho en progresar. Los dos siguieron practicando, una noche que las gaviotas se encontraban en la playa Juan se acerco al mayor y le preguntó que si este era el cielo esta le dijo que no y Juan preguntó que a donde iban si había algún lugar que fuera el cielo y el mayor le dijo que no existía tal lugar, le dijo que el cielo no era un lugar ni un tiempo sino hasta donde podías llegar y de pronto voló tan rápidamente que Juan dejo de preguntar sobre el cielo y le pido al mayor que lo enseñara a volar como el y le dijo que si y estuvieron practicando mucho tiempo hasta que lo logro, ya la bandada de gaviotas lo veía con reverencia, Después se dedico a volar a través del tiempo, Juan aprendía con gran rapidez que aprendió todo lo que pudo hasta que llego el día en que Chiang el mayor desapareció.

Juan estuvo pensando bastante tiempo acerca de la tierra de donde había venido hasta que llego a una conclusión esta era que volvería a la tierra.

Despues hace como una pausa y nos empieza a hablar de otra gaviota llamada Pedro Pablo gaviota, pensaba de manera similar a Juan, no podía entender a las demás gaviotas, estaba pensando acerca de esto cuando escucho una voz que le decía que no fuera tan duro con ellos, era Juan que le mostró como volar como él.

TERCERA PARTE

Juan estuvo enzeñandole a Pedro todo lo que él había aprendido, Juan y Pedro tenían uno ansiedad por aprender y el otro ansiedad por enseñar, practicaban y practicaban hasta que el cansancio rendía a Pedro pero tenían en mente que volar ya no era parte de un acto sino que era un pensamiento al poco tiempo ya tenía seis gaviotas mas todas habían sido exiliadas por su visión diferente a la de las demás gaviotas, estuvieron practicando y aprendiendo todo lo que Juan les enseñaba, que todos teníamos una gran gaviota dentro de cada uno, una idea de libertad.

Había pasado tan solo un mes cuando Juan dijo ya es hora de regresar a la bandada, todos dijeron que no estaban preparados y que no podían regresar por que eran exiliados, pero dijo entonces que si eran exiliados no tenían por que obedecer las reglas de la bandada, que eran libres de ir a donde quieran.

Y asi ocurrió las gaviotas volaron hasta el pais donde se encontraba la bandada. Iban en formación de doble diamante, Juan a la cabeza, Pedro a su lado derecho y Enrique del otro lado, cuando los vieron todos los de la bandada empezaron a graznar y a trinar pero al ver como volaban las gaviotas quedaron atontadas y vieron detenidamente a Juan y sus gaviotas. Pausadamente cada una de las gaviotas empezaron a mostrar todo lo que habían aprendido, las gaviotas de la bandada se quedaron impresionadas y la guía mayor de la bandada dijo que el que le hiciera caso a los aprendices de Juan se encontraba exiliada, día a día Juan ponía a sus gaviotas a hacer sus vuelos en la playa. Juan estuvo enseñando, guiando, presionando, sugiriendo. Cada día se acercaban mas gaviotas con Juan y asi un día volaron a otro lugar donde Juan les estuvo enseñando como volar como ellos, estaba formando tambien a Pedro por que a el le iba a dejar a las demás gaviotas, el día en que esto ocurriría llegó Pedro no lo creía sentía que no podría por que pesaba que solo Juan por ser el supuesto hijo de la Gran Gaviota pero no era eso, Juan era una gaviota como cualquier otra pero que había cumplido sus objetivos en eso Juan desapareció, Pedro ya estaba preparado para el ser el guía, solo una vez vio lo que en realidad eran las gaviotas y todo de lo que Juan le hablaba, al entenderlo sonrío y dijo dentro de el en realidad no hay limites Juan.

Su camino hacia el aprendizaje había comenzado.