Juan Salvador Gaviota; Richard Bach

Literatura hispanoamericana contemporánea. Narrativa (novela) juvenil. Resumen. Libertad. Superación

  • Enviado por: Patricia
  • Idioma: castellano
  • País: Chile Chile
  • 2 páginas
publicidad

Todo se desarrolla en alguna costa, había un muelle en el cual se reúnen todas las gaviotas para comer y dormir.

Una de esas gaviotas era Juan Salvador, era joven, bueno, siempre intentando mejorar su vuelo, humilde y alejado de la incomprensión de la mayoría de su grupo que solo se conformaban con revolotear.

Juan Salvador solo quería aprender a volar sin limites, era lo único que lo hacía feliz, aunque fuera en contra de las reglas de su grupo que solo volaban para buscar comida.

Los padres le preguntaban con mucha tristeza, por qué no podía ser como las demás gaviotas, pero Juan Salvador solo soñaba con un vuelo perfecto.

Un día cuando practicaba, se dio cuenta que sus alas no estaban hechas para volar tan alto y rápido como un pelícano o un batracio y cuando volvía al lugar de su bandada para seguir siendo una gaviota como las otras, pensó que si doblaba sus alas podría lograrlo y así lo hizo, logrando una gran velocidad.

Cuando llego feliz al lugar de la bandada, la gaviota mayor lo llamo al centro, y eso significaba gran vergüenza o gran honor. Para Juan Salvador era vergüenza y en castigo lo expulsaron a los lejanos acantilados.

Juan Salvador Gaviota, se fue diciéndoles que como no se daban cuenta que ahora tenían una razón de vivir que era aprender a volar y ser libre.

Juan Salvador se fue, y a pesar de su soledad se sentía feliz practicando las distintas velocidades. En la noche cuando Juan Salvador planeaba en los cielos, aparecieron don gaviotas luminosas, que volaban como Juan Salvador quería volar, él les pregunto quienes eran y ellas le dijeron que eran sus hermanos y que lo llevarían a su nueva casa que estaba muy alta en el cielo.

Así los tres pájaros volaron al cielo. Cuando llegaron Juan Salvador se dio cuenta que tenía el mismo cuerpo de gaviota pero podía volar mejor y con menor esfuerzo con que lo hacia en la tierra. Sus plumas ahora brillaban y sus alas eran perfectas.. De pronto las nubes se abrieron y las dos gaviotas desaparecieron.

Juan Salvador miro hacia la playa y vio muy pocas gaviotas, cuando bajo vinieron a saludarle y él pensó que por qué habían tan pocas gaviotas cuando en el cielo debían haber muchas, pero eso no le interesaba mucho, lo que sí era importantes era que esas gaviotas pensaban como él.

Como Juan Salvador quería perfeccionarse cada día más, se acercó a la Gaviota Mayor que se llamaba Chiang y le preguntó ¿Chiang, este mundo no es el verdadero cielo verdad?, y Chiang le respondió que el cielo no era un lugar ni un tiempo, el cielo consiste en ser perfecto, y solo alcanzará el cielo con la perfección.

La Gaviota Mayor se intereso en Juan Salvador, porque le recordaba como había sido él, y lo ayudó a perfeccionarse, diciéndole: Juan Salvador, la perfección consiste en no sentirse limitado a un cuerpo. Así Juan Salvador practicó día y noche hasta lograr moverse en segundos de un lugar a otro.

Juan Salvador estaba muy feliz porque ahora era una gaviota perfecta y sin limitaciones. La nueva bandada lo miraba con orgullo porque en diez mil años no habían visto una gaviota sin miedo de aprender.

Chiang invitó a Juan Salvador Gaviota a practicar para poder ir al pasado y al futuro y así quedaría preparado completamente para comprender lo mejor que era el significado de la bondad y el amor.

Paso un mes de aprendizaje y cuando Juan Salvador gaviota ya estaba listo, Chiang desapareció y lo último que le dijo a Juan Salvador era que siguiera trabajando en el amor.

Juan Salvador sigue practicando ayudado por su instructor Rafael Gaviota, y mientras más aprendía pensaba que en la Tierra de donde había venido seguramente habían otras gaviotas expulsadas de la bandada y con deseos de aprender, pensó en regresar para poder ayudarle, pero Rafael Gaviota le dijo que para que volvería si lo habían echado, y Juan Salvador le respondió que el quería ser instructor y ayudar. Rafael Gaviota finalmente lo dejó marchar.

Cuando Juan Salvador llegó a su antigua costa, se encontró con Pedro Pablo Gaviota, era muy joven pero ya había sido expulsado de la bandada por querer a aprender a volar, Pedro Pablo solo pensaba en volar perfecto para demostrarle a la bandada que se podía, y que se arrepintieran de haberlo echado, hasta que escucho una voz que le decía que no fuera tan duro con ellos, Pedro Pablo se asustó y vio a su lado una gaviota hermosa y luminosa y era Juan Salvador, que le dijo a Pedro si quería volar, pero antes de aprender debía perdonar a la bandada y un día volvería a ella para ayudarles a comprender. Pedro Pablo no pudo decir que no a pesar de sus heridas. Entonces Juan Salvador le comenzó a enseñar.

Pedro Pablo, era buen alumno, aunque el pensaba que era demasiado tonto . Después de un tiempo Juan Salvador tenía seis alumnos más, todos expulsados de la bandada, todos aprendían con Juan, hasta que después de un mes Juan Salvador gaviota les dice que deben volver a la bandada, ellos no querían porque los habían echado, pero Juan Salvador les dijo que ellos eran libres de ir donde quisieran. Así fue como volvieron todos en perfecta formación. El mayor de la bandada dio la orden de que no les hablaran pero Juan Salvador no le importo siguió trabajando con sus alumnos, hasta que de pronto empezaron agregarse al grupo otras jóvenes gaviotas que quería volar. Así, Juan les enseñaba a todas diciéndoles que podían lograrlo si amaban la libertad.

Un día Pedro Pablo estaba volando a gran velocidad y se le cruzo un pequeño pajarito, por tratar de desviarlo se estrelló contra una roca, pensó que habóa muerto, pero escucho la voz de Juan que le dijo que, eso le había pasado porque no respetó la orden de superación, y que había pasado a un nivel superior de un golpe, pero debía decidir si seguir mas alto o volver a la bandada, Pedro Gaviota decidió volver, porque tenía alumnos a quienes enseñar, cuando se paró en la roca, todos se sorprendieron porque pensaban que había regresado de la muerte, que Juan Salvador lo había tocado con el ala y lo había resucitado porque era el hijo de la Gran Gaviota, otros decían que era el diablo y la bandada se empezó a acercar a Pedro para matarlo, Juan Salvador le dijo a Pedro que mejor se fueran de ahí, y cuando estaban en otro lugar Juan Salvador le dijo a Pedro que ahora él era el instructor de la bandada que habían muchas gaviotas que lo necesitaban y que ya no lo necesitaba a él.

Un momento más tarde Juan se empezó a desaparecer y mientras eso sucedía le decía a Pedro que no dejara que se dijeran cosas de él como que era un Dios, que solamente era una gaviota que le encanta volar hasta que desapareció completamente.

Después de un tiempo Pedro Pablo comenzó a enseñarles a un nuevo grupo de estudiantes y comenzó por decirles que la gaviota es una ilimitada libertad, una imagen de la Gran Gaviota.

Pensó en Juan y se dijo que algún día estaría en su playa para demostrarle otras técnicas de vuelo y fue así como Pedro Pablo comenzó su carrera al aprendizaje.