Juan Ramón Jiménez

Simbolismo. Ortega y Gasset. Diario de un poeta recién casado. Producción posterior. Última obra

  • Enviado por: Isilwen
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 1 páginas
publicidad

TEMA 5. JUAN RAMÓN JIMÉNEZ

Los comienzos de Juan Ramón están influidos por las tendencias de la literatura de fin de siglo: esteticismo, decadentismo, simbolismo y modernismo.

Sus primeros libros tienen un tono exaltado que se atenuará en el resto de sus obras a partir de Rimas de Sombras. Los temas son la nostalgia, la persecución de algo misterioso y la presencia de la muerte, y conectan con el clima de esteticismo y decadentismo.

El simbolismo se evidencia en Arias Tristes (1903) y Jardines lejanos (1904), donde hay un conflicto erótico. El mal se asocia con el atractivo vital que representa el amor sexual, al que opone el valor absoluto de la virginidad.

El modernismo influye a Juan Ramón desde su retorno a su pueblo natal, época en la que ensaya nuevas formas métricas e introduce elementos orientalistas. Allí compone otros dos poemarios, y Platero y yo, obra en prosa que implica un acercamiento a la naturaleza y al pueblo de Andalucía. El autor manifiesta su oposición al progreso ficticio y propone cultivar la sensibilidad popular.

En Elegía, La soledad sonora (1911) y Poemas mágicos y dolientes depura los excesos modernistas. La primera etapa se cierra con 2 libros, en los que se emplea el verso alejandrino: Melancolía (1912) y Laberinto (1913), con el que inicia una línea metafísica que continuara su poesía.

En la segunda etapa, la melancolía de la primera se transforma en un vitalismo influido por Ortega y Gasset.

El poeta necesita el “nombre exacto de las cosas”, intenta plasmar la realidad desnuda de las cosas por medio de una expresión exacta que será la base de su poesía pura.

Con Diario de un poeta recién casado (1917) llegó a la cumbre de su nueva etapa. En esta obra, Juan Ramón pretende aclarar la fragmentación de la realidad y la idea de la modernidad, simbolizada en la sociedad americana. Contra ellas se alza la idea de belleza.

El marco del viaje real a Nueva York para casarse con Zenobia le servirá para realizar un recorrido por su propia conciencia. El viaje se enfoca desde una perspectiva actual.

El mar es el eje vertebrador de la obra, y su dinamismo y su ritmo cambiante generan el verso libre.

La distinción prosa/verso es representativa de las dos caras del viaje: el verso refleja la evolución interior del poeta y la prosa tiene el carácter descriptivo del viaje real, con referencias objetivas al interior.

En la producción posterior al Diario Juan Ramón continúa la búsqueda del “nombre exacto”

En Eternidades (1918) y Piedra y cielo (1918) clama por el nombre exacto de las cosas, la realidad surge de la experiencia del yo con las cosas.

En Poesía y Belleza destaca el tema de la obra como vencedora de la muerte y lo desconocido.

Desde 1923 a 1936 Juan Ramón estuvo inmerso en la reelaboración de su obra poética. De ese proyecto sólo apareció Canción en 1936.

En su última obra, busca en la conciencia el camino hacia lo absoluto y celebra el hallazgo de su búsqueda. A esta época pertenecen La estación total, Romances de Coral Gablés, Espacio y Animal de Fondo.

La estación total (1946) comienza con la elaboración de una teoría que le haga comprensible y aceptable el paso de la vida a la muerte, que es la salida de la historia y la que hace posible la entrada a la eternidad.

Los Romances de Coral Gablés se centran en el dolor de la soledad.

En Espacio se rebela se rebela contra la necesidad de abandonar su propia sustancia e interroga a su conciencia inmortal.

Con Animal de fondo (1949) abandona todo elemento de regularidad métrica y culmina su misticismo poético. En este libro encuentra la respuesta a todos sus interrogante y a su ansía de eternidad. Se encuentra con su “dios” que para el poeta es la Belleza misma.