Juan Ramón Jiménez

Literatura española contemporánea del siglo XX. Premio Nobel. Vida. Obra

  • Enviado por: Ative
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 3 páginas
publicidad
publicidad

Juan Ramón Jiménez

Su vida entera representa una entrega y una dedicación total a la poesía..

Nació el 23 de diciembre de 1881 a la media noche, en la calle de la Ribera nº2 en la ciudad de Moguer, Huelva. Su padre, castellano de ojos azules y su madre, andaluza de ojos negros En 1887 se instalan en la calle Nueva. Casa que hoy es museo suyo. 1896, tras pasar el verano, Juan Ramón se traslada a Sevilla, para hacerse pintor y estudiar Derecho en la Universidad.

El 13 de abril de 1900 parte hacia Madrid, invitado por Francisco Villaespesa a través de una postal firmada por Rubén Darío.

Este joven, el miembro más destacado del modernismo en la poesía española, lo conmovieron especialmente en su juventud. También sería importante la lectura de los grandes poetas del simbolismo francés, que acentuaron su inclinación hacia la melancolía. En este año publicó sus dos primeros libros de poemas: Ninfeas y Almas de violeta. Al final de mayo, regresa a Moguer enfermo y harto del ambiente madrileño. El 3 de julio de ese mismo año fallece su padre de forma repentina.. Hasta que el 1901 deprimido, su familia le lleva al sanatorio de enfermos mentales de Castell d'Andorte, en Le Bouscat, Burdeos. En septiembre regresa a Madrid al sanatorio del Rosario. 1902, organiza en su habitación del sanatorio reuniones.

1905, regresa a Moguer al comienzo del año. En 1911 decide vivir en Madrid. En 1913, Juan Ramón conoce a Zenobia Canprubí Aymar y se instala en la residencia de estudiantes. 1916, se casan en la iglesia católica de St. Stephen, de Nueva York. Por este viaje a Norte América, se inicia una nueva etapa en la creación poética, caracterizada por la búsqueda de desnudez en la poesía. En 1928 muere la madre del poeta en Moguer y la mala suerte le sigue hasta 1931 en el que Zenobia sufre los primeros síntomas de tumor. 1935 ocupa una vacante en la Real Academia Española En 1936 el gobierno de la republica le facilita pasaporte diplomático como agregado cultural honorario de la embajada de España en Washington. Los dos se marchan a Nueva York. En 1937 los jóvenes poetas de Cuba le reciben con mucho entusiasmo.

En enero de 1939 el matrimonio abandona La Habana y se trasladan a Nueva York y en noviembre en Miami.

1946, el poeta sufre de nuevo otra fuerte crisis depresiva, la cual le obligará a permanecer hospitalizado 8 meses. En 1948 lee en varios centros de la capital Argentina. Por ello el Senado uruguayo le rinde un homenaje. 1950 llegan a la isla de Puerto Rico. 1951 su mujer Zenobia es operado de cáncer de matriz. 1954 Zenobia empeora por el cáncer. Dos años mas tarde el 25 de octubre la academia sueca le otorga a Juan Ramón el Premio Nóbel de Literatura. 3 dias después fallece su mujer en la Clínica Mimiya, Santurce. El poeta vuelve a un estado depresivo en el que se encuentra hasta el momento de su muerte el 29 de mayo de 1958 en el mismo sitio que su mujer. El 6 de junio los dos cuerpos son trasladados a España, reciben varios días de duelo y homenajes multitudinarios, reciben su definitiva sepultura el Cementerio de Jesús de Moguer

SUS OBRAS

Su obra entera representa el esfuerzo constante de la búsqueda de lo poéticamente puro. Le acompañaron sus discípulos, los poetas de la generación de 27.

Sus primeros libros (1900-1913) se caracterizan por el modernismo hispánico y la melancolía. La obra poética de Juan Ramón Jiménez es muy extensa, con libros que, a lo largo de su vida, en un afán constante de superación. Entre sus principales antologías se encuentran Poesías escojidas (1917), Segunda antolojía poética (1922), Canción (1936) y Tercera antolojía (1957).

Pero el arte de Juan Ramón Jiménez se hace independiente, aunque el simbolismo, siga influyendo en su poesía casi hasta el final. Con el paso de los años su estilo se hace cada vez más trabajado, siempre en busca de la belleza absoluta, de la poesía y del espíritu que él intenta fundir, como se aprecia en Baladas de Primavera (1910) o La soledad sonora (1911).

Diario de un poeta recién casado (1917) fue escrito durante su viaje a Estados Unidos, donde conoció y se casó con Zenobia. Contiene ritmos inspirados por el movimiento del mar, verso libre, prosa, sugerencias humorísticas e irónicas. El libro supone un canto a la mujer, el mundo marino y Estados Unidos.

Le siguen Eternidades (1918), Piedra y cielo (1919) y uno de los puntos más altos de su poesía, Estación total, un libro escrito entre 1923 y 1936, aunque no llegó a publicarse hasta 1946. La identificación del poeta con la belleza, con la plenitud de lo real, con el mundo, es casi absoluta. Los escritos en prosa que formarían posteriormente la galería Españoles de tres mundos (1942) empezaron a publicarse en diarios y revistas en los años inmediatamente anteriores a su exilio. Otro libro suyo escrito en prosa poética —y al que le debe gran parte de su fama universal— es Platero y yo (1917), donde funde fantasía y realismo en las relaciones de un hombre y su asno. Fragmento: " En el arroyo grande que la lluvia había dilatado hasta la viña, nos encontramos, atascada, una vieja carretilla, perdida toda bajo su carga de hierba y de naranjas. Una niña, rota y sucia, lloraba sobre una rueda, queriendo ayudar con el empuje de su pechillo en flor al borricuelo, más pequeño, ¡ay!, y más flaco que Platero. Y el borriquillo se despachaba contra el viento, intentando, inútilmente, arrancar del fango la carreta, al grito sollozante de la chiquilla. Era vano su esfuerzo, como el de los niños valientes, como el vuelo de esas brisas cansadas del verano que se caen, en un desmayo, entre las flores. Acaricié a Platero y, como pude, lo enganché a la carretilla, delante del borrico miserable. Lo obligué, entonces, con un cariñoso imperio, y Platero, de un tirón, sacó carretilla y rucio del atolladero y les subió la cuesta. ¡Qué sonreír el de la chiquilla! Fue como si el sol de la tarde, que se quebraba, al ponerse entre las nubes de agua, en amarillos cristales, le encendiese una aurora tras sus tiznadas lágrimas. Con su llorosa alegría, me ofreció dos escogidas naranjas, finas, pesadas, redondas. Las tomé, agradecido, y le di una al borriquillo débil, como dulce consuelo; otra a Platero, como premio áureo. "

Escribió ya en América los Romances de Coral Gables (1948) y Animal de fondo (1949). Con ellos y el poema “Espacio”

Su interés por simplificar la ortografía (eliminar la g y sustituirla por la j cuando su sonido es el mismo, o renegar de la x en palabras como “estraño”) atiende, más que a una simple preocupación de gramático, a un mayor acercamiento entre el fonema y la grafía que lo representa, seguramente en la línea de las vanguardias que experimentaron con el valor plástico de la palabra en la página.

.