Juan Manuel de Rosas

Historia Política de Argentina. Políticos argentinos siglo XIX. Relaciones y conflictos internacionales. Poder. Rivalidades. Rebelión. Huída. Ostracismo

  • Enviado por: Max
  • Idioma: castellano
  • País: Argentina Argentina
  • 13 páginas
publicidad
cursos destacados
Master Executive en Dirección de Empresas del Sector Turístico (On Line) - En colaboración con OMT y TURESPAÑA
EOI
Impulsa tu espíritu emprendedor y conviértete en un referente de innovación, creatividad y gestión empresarial....
Solicita InformaciÓn

Prince 2 Practitioner
La Salle
Este curso le proporcionará una completa comprensión teórica y práctica del método de gestión de proyectos...
Solicita InformaciÓn

publicidad

Juan Manuel de Rosas, General y político argentino, nacido en 1793. En 1820 intervino por primera vez en las luchas políticas en apoyo del gobernador Martín Rodríguez. Como caudillo de los federales firmó con Lavalle el tratado de Barracas (1819) y el 8 de diciembre del mismo año ocupó por primera vez y hasta diciembre de 1832 el cargo de gobernador de la provincia de Buenos Aires. Al frente del ejército con título de brigadier general, emprendió (1833) una victoriosa campaña contra los indios. El 7 de marzo de 1835, la Legislatura lo nombró gobernador con la suma del poder público y por tiempo ilimitado. Durante diecisiete años, Rosas, erigido en dictador con el reiterado consentimiento de la Legislatura, presidió un régimen de violencia. La oposición armada que suscitó esta dictadura se intensificó con el pronunciamiento de Urquiza (1° de mayo de 1851). Derrotadas sus tropas en Caseros (3 de febrero de 1852), Rosas se refugió con su familia en un buque ingles y se trasladó a Inglaterra, donde murió el 14 de marzo de 1877. En 1857 la cámara de representantes lo declaró reo de esa patria. Su verdadero apellido era Ortiz de Rosas.

La consagración de Juan Manuel de Rosas como gobernador de la provincia de Bueno Aires fue, para los observadores de los sucesos políticos el desencadenamiento natural y lógico de los hechos. Para sus partidarios fue un acontecimiento jubiloso.

Rosas dominaba el escenario político en forma indiscutida. Ninguna de las otras cabezas del partido federal podía igualar su prestigio y los líderes unitarios estaban descalificados. Rosas llegaba rodeado de una obra inigualable. Su intervención a favor del gobierno de Rodríguez lo había exhibido como el defensor de la autoridad y el orden; su participación en el Pacto de Benegas lo convirtió en un campeón de la paz. Su posterior retiro de la escena había subrayado su desinterés.

Además, era él más poderoso intérprete de los intereses de los hacendados porteños: sus relaciones con los indígenas, sus memorias sobre la situación de la campaña y la línea de frontera, la perfecta organización de sus estancias, avalaban su habilidad y capacidad.

El general Rosas nació en el seno de una familia distinguida. Vivió su juventud en el campo y no solo se convirtió en breve plazo el mayor propietario de la provincia, sino que asimiló las costumbres de su gente logrando entre ellas un prestigio que nadie había conocido antes. Se casó muy joven y la pareja no solo fue armoniosa sino que posteriormente constituyo un equipo político perfecto.

Rosas había recibido una educación mediana pero era culto por su lectura como, con una erudición un tanto fragmentaria que sabía utilizar cuando el auditorio lo requería, pero que naturalmente ocultaba, sobre todo en presencia de gente de pocas letras. Despreciaba la pedantería doctoral y sentía una instintiva por las teorías. Tenía un temor visceral por el caos, del que derivaba una predicción casi obsesiva por el orden y el principio de la autoridad. No fue casualidad que su proclama de octubre de 1820 terminara con estas palabras.

“¡Odio eterno a los tumultos! ¡Amor al orden! ¡Obediencia a las autoridades constituidas!”

Esta predilección, servida por una excelente opinión de sí mismo y un gran orgullo, fue la base de sus tendencias autocráticas que se pusieron en evidencia cuando ejerció en el poder. Ya en su informe sobre el arreglo de la campaña proponía que ésta estuviese gobernada por un sujeto con facultades tan ilimitadas como conviene al fin de levantar y organizar con viveza los muros de respeto y de seguridad.

Rosas rechazaba el liberalismo como novedad causante de alteraciones políticas, como doctrina herética y como formulación teórica que alejaba a sus cultores de la realidad del país. Nada mas reñido con idiosincrasia era esencialmente pragmático. Si Rivadavia servía los principios al punto de perder de vista las circunstancias reales, Rosas era un práctico hasta el punto de perder de vista los principios. En buena medida, Rosas representaba la reaparición de Maquiavelo en el mundo Hispanoamericano. En su estilo político es el príncipe con traje de estanciero.

La fuerza de su pragmatismo residía en una extraordinaria frialdad para juzgar las cosas y los hombres. Esto le daba una notable capacidad para el cálculo. Buen conocedor de sus contemporáneos, supo así prever situaciones y provocar actitudes que sirvieran a sus planes políticos. Esta frialdad no le impedía perseguir sus objetivos encarnizadamente, con pasión. Entonces quienes se oponían a ellos se transformaban en sus enemigos y en los enemigos del orden y del país.

La descripción de Rosas como gobernante no se reduce a lo que podríamos llamar su caracterología. Él incorporó como métodos políticos por primera vez en nuestra historia la propaganda y el espionaje. La primera fe puesta en movimiento desde la víspera de su ascensión al poder y alcanzó su culminación en tiempo de la revolución de los Restauradores, en 1833; la segunda se perfeccionó durante su segundo gobierno y fue uno de los instrumentos del llamado “terror” del año 40.

Una de las claves de su acción política fue la utilización premeditada del apoyo de gentes humildes y, en especial, la de los ambientes rurales. Esta actitud de Rosas dio a su gobierno un tono populista que disimulaba el más completo dominio del partido y del gobierno, por los sectores oligárquicos o aristocráticos de la provincia. Rosas se ocupó del pueblo y parecería según sus propias palabras, que lo hizo más por cálculo y temor que por amor. Rosas era eminentemente conservador y por lo tanto no faltó esa regla sagrada de su tiempo.

El proceso termina cuando el 5 de diciembre la legislatura reelige a Rosas en su cargo pero sin acordarle las facultades extraordinarias. Rosas vio menguado su poder y herido su prestigio. Su carrera política está amenazada. Comprende que solo un oportuno repliegue puede salvarlo. Si un sector de su partido se ha cansado de él, es necesario que vuelva a ser el hombre indispensable de 1829. iniciando un juego magistral, renuncia a la nueva designación de gobernador, declara que no puede hacer más nada y que la responsabilidad del futuro recaerá sobre los diputados. Éstos se desorientan e insisten, pero no ofrecen las facultades extraordinarias que esperaba le gobernador. También para ellos se trata ya de una cuestión de honor. Rosas ha dejado, aparte de su acción política, una apreciable obra administrativa.

Por fin el 12 de diciembre para salir del impasse los diputados eligen gobernador al brigadier general Juan Ramón Balcarce que acaba de participar en la guerra contra el general Paz y es un antiguo federal.

Pero Ferré, de corrientes, y representantes de algunas provincias habían reclamado a Buenos Aires contra el librecambismo, que anulaba industrias locales. Para recoger esas protestas Rosas dictó, el 18 de diciembre de 1835, la ley de aduanas para el año siguiente; con ella se proponía proteger los productos e industrias de las provincias, aunque no las libraba en modo alguno de la hegemonía de Buenos Aires. Grababa con altos derechos y hasta prohibía introducir en Buenos aires artículos del exterior y así se obligaba a las provincias a entrar en la línea económica porteña. Lo que se prohibía a Buenos Aires era prohibido para todo el país; el litoral que debía negociar con la capital y que no tenía otra salida, debió acomodarse a los intereses de Rosas.

Los altos tributos a algunos artículos extranjeros derivaron hacia Montevideo el comercio exterior; Desde allí se transportaba a Buenos Aires, en barcos de cabotaje, contrabando que hizo que Rosas tomase medidas represivas; con ello afectó los intereses de los comerciantes franceses fuertes en Montevideo; y ahí está en parte el origen de las dificultades con que tropezó luego su gobierno.

Una de las principales problemáticas del gobierno de Rosas fue el bloqueo Francés en pos de reclamar ser un país beneficiado al igual que Inglaterra.

El contralmirante de la flota francesa en el Río de Janeiro, Louis Leblanc, declaró el bloqueo a Buenos Aires y al litoral argentino. Ese bloqueo había tenido origen en un entredicho del vicecónsul de Francia, Aime Rodger, con Rosas con motivo de la ley de enganche que fue dictada durante el gobierno de Martín Rodríguez el 10 de abril de 1821 en la provincia de Buenos Aires, que exigía a los extranjeros residentes en la provincia por más de dos años, el cumplimiento del servicio militar. Esto, sumado a la detención del litógrafo Bacle, suizo pero inscripto como francés, unidos a otros casos, indujeron al vicecónsul ha requerir auxilio de Leblanc. Quien lanza su ultimátum y pide que se suspendan los efectos del decreto de enganche y el reconocimiento de nación más favorecida. Esto fue rechazado y el puerto de Buenos Aires fue bloqueado.

Francia suscribió un acuerdo con el gobernador Fructuoso Rivera, el cual sostenía la prohibición de comercio de cabotaje por los ríos, de la Plata, Paraná y Uruguay. El litoral se opuso ya que éste era el que más sufría.

La situación para Francia y sus colonias venía bajando en picada, el apoderamiento de Algeria y la intención de prevalecer en América Latina, traducida en la coacción sobre Méjico y el bloqueo en la plata comenzó a perder a plomo. En América del Sur su situación no era menos compleja, sus bloqueos eran ineficaces y las batallas dentro de la confederación argentina siempre favorecían a Rosas. Francia quedó involucrada en guerras entre la banda oriental y la provincia de Buenos Aires. El bloqueo a su vez perjudicaba a Inglaterra.

Francia reconstruyó la alianza con Inglaterra quebrada debido al bloqueo. La situación crítica de la nación francesa sumada a los pesos económicos que sufría Buenos Aires debido al bloqueo, los llevó a la convención Mackau-Arana la cual se caracterizaba por ser recíproca.

Rosas se dispuso a dar su apoyo para restaurar en la presidencia a Oribe. En enero de 1841 ordenó el bloqueo al puerto de Montevideo.

La situación en Europa era próspera, la aproximación entre Inglaterra y Francia se hacía cada vez más notoria y la concordancia que unía a ambos se proyectó al Plata. El embajador inglés en Francia propuso unirse a ellos para solucionar el problema entre Buenos Aires y Montevideo. Los representantes de Francia e Inglaterra le piden a Rosas que retire su bloqueo y que cesen las hostilidades.

Juan Manuel de Rosas junto a Oribe sitian la ciudad de Montevideo en 1843. Esto fue mal visto por las potencias europeas, tanto Francia como Inglaterra insistieron que Rosas cese sus actividades, a lo cual Brasil también se agregó.

Cuando se podía deslumbrar una solución diplomática, Inglaterra y Francia exigieron el cese del bloqueo que se había transformado riguroso en enero de 1844. La crisis avanzó, fuerzas de desembarco anglo-francesas ocuparon Montevideo, la flota de Brawn fue apresada y Buenos Aires fue bloqueada nuevamente pero la resistencia de Buenos Aires no iba a ceder tan fácilmente.

Pasado 1846 los gabinetes de Londres y París estaban ansiosos por finalizar la acción conjunta. Intentaron poner fin al conflicto, ambos países designaron mediadores los cuales abrieron negociaciones en Buenos Aires; avanzaron con dificultad ya que incluyeron a la banda oriental en las tratativas. Por supuesto surgieron desacuerdos entre los negociadores, por ejemplo el representante inglés dio por cumplida la misión y señaló que era conveniente levantar el bloqueo y el cese de la intervención en las aguas del Plata, con esa situación las naves francesas fueron insuficientes para cumplir un bloqueo ineficaz.

Guiznot consideró prudente renovar el entendimiento con Inglaterra. Nuevamente ambos países designaron representantes, los cuales negociaron en Montevideo junto al gobierno sitiado y Oribe. No se pudo llegar a ningún acuerdo ya que Rosas se opuso rotundamente.

Ante el fracaso de la negociación Francia se vio obligada a levantar el bloqueo que tenía sobre Buenos Aires y se ve obligada a retirarse y se limitó a impedir las comunicaciones entre Oribe y la confederación.

Por tercera vez, ambos países enviaron representantes, estos era, Henry Southern y Le Prédour. La situación ya estaba madura, y llegaron al acuerdo Arana-Southern. De acuerdo con el tratado, las relaciones se restauraron. Inglaterra se obligaba a evacuar la isla Martín García, a restituir a la Argentina los barcos capturados y a saludar a la bandera. Rosas se comprometió, por su parte, a retirar sus fuerzas de Uruguay, una vez que los franceses desarmasen la legión extranjera que servía de guarnición en Montevideo. Inglaterra reconoció que la navegación del Río Paraná y el Uruguay, en común con el estado oriental, están sujetas a la reglamentación argentina. Se puso como condición, por la confederación, que oribe diera su acuerdo al convenio. El tratado de Arana-Le Prédour sigue los lineamientos del acuerdo suscripto por Inglaterra. Estos eran: La suspensión de hostilidad con las fuerzas orientales por parte del gobierno Argentino, el desarme de la legión extranjera, la devolución de los buques capturados y el homenaje al pabellón argentino.

La confederación peruano-boliviana fue uno de los grandes obstáculos que el general Rosas tuvo que superar. Ésta también es denominada como la guerra contra el mariscal Santa Cruz, ya que él era el actual presidente del gobierno.

Santa Cruz, presidente de Bolivia, apoyó a los adversarios de Rosas y, al plantearse en términos de guerra la divergencia entre la Liga del Interior y la del Litoral, la primera contó con su simpatía y, después de la prisión del general Paz, decidió la ayuda material a los adversarios de Rosas. Rudesindo Alvarado, gobernador de Salta, pidió la mediación de Santa Cruz. Salta y Tucumán no habrían tenido, al menos los unitarios más activos, ningún inconveniente con incorporarse al Bolivia. Así informa a Santa Cruz su comisionado Hilarión Fernández desde Salta el 6 de octubre de 1831. Las provincias del norte estaban más ligadas por su historia y su economía al altiplano que al litoral y a Buenos Aires. Santa Cruz indicó a Hilarión Fernández que ofreciera su mediación en la lucha entablada con Quiroga, pero Hilarión se mantuvo inactivo en Salta hasta que triunfó sobre sus enemigos y luego la ayuda era inútil. Después de la derrota de la Ciudadela, los sobrevivientes vencidos se reunieron en Bolivia. Santa Cruz los socorrió personalmente y favoreció expediciones armadas preparadas en Bolivia.

No solo recibieron los emigrados apoyo económico, sino también ayuda para los intentos armados en territorio argentino. Para Rosas eso era intolerable. El 22de mayo de 1832 designó a Pedro Feliciano Cavia encargado de negocios frente al gobierno de La Paz; entre sus instrucciones figuraba también el alejamiento de los unitarios de la frontera argentino-boliviana. La falta de tacto de Cavia en el cumplimiento de las instrucciones que llevaba malogro su misión, siendo declarado persona no grata, llegándose al punto de considerar inoportuna la negociación con el país vecino por falta de garantía para las estipulaciones a que pudiese llegarse.

Pero a comienzos de 1836 Rosas se inquietó porque el Perú había caído bajo la dependencia de Santa Cruz; el 18 de mayo se votó en Sicuani la confederación Perú-boliviana que quedó formalizada el 28 de octubre y dictó la constitución el 1° de mayo de 1837.

Santa Cruz intentó evitar en aquellas circunstancias la guerra contra Rosas, pero éste tomó cualquier pretexto para el conflicto; por ejemplo, que el vicepresidente de Bolivia no se había dirigido a él más como gobernador y capitán general de la provincia de Buenos Aires, y se recordó que había sido rechazado el encargado de negocios argentino enviado a Bolivia años atrás. Rosas había decidido llevar a la guerra al presidente de la confederación Perú-Boliviana y en esa emergencia estrecho las relaciones con Chile, donde actuaba otro hombre fuerte de aquella época, Diego Portales.

Pero Rosas no quería sacrificar fuerzas propias en la guerra contra Santa Cruz, sino que la dejo a merced de las provincias norteñas. Alejandro Heredia en Tucumán, y Felipe Heredia en Salta, se mostraron entusiasmados con la idea de guerra; las ambiciones territoriales del dictador argentino no eran pequeñas, pero su realización debía ser obra de salteños, jujeños y tucumanos.

Alejandro Heredia fue designad el 16 de mayo de 1837 general en jefe del confederado de operaciones contra “el tirano Santa Cruz” y el 19 del mismo mes se le declaró la guerra. Pero entonces advirtieron las provincias norteñas la exigüidad de sus recursos bélicos. Santa Cruz envió a Buenos Aires al general O'Brien y pidió a Inglaterra que mediase para evitar el conflicto; Rosas no quiso avenirse a la idea de paralizar la guerra. Entonces el general Otto Phillip Brawn fue designado por Santa Cruz jefe de operaciones en la frontera Argentina. Una columna boliviana llegó el 28 de junio de 1837 a Cochinoca, que cayo en su poder; el 29 se apodero de Iruya y Santa Victoria; el 11 de septiembre fue ocupada Humauaca, abandonada al día siguiente. El 13 tuvo lugar un combate de mayores proporciones en Santa Bárbara, cuya victoria se atribuyeron tanto Heredia como Brawn.

“La paralización de mayores males por la infirmeza debe persuadir y convencer a ustedes de que para contener la corrupción de esas provincias, no hay otro medio que el de fuertes y ejemplares castigos, aunque estos rayen en la crueldad y sirvan de mayor escarmiento si recaen en algunos cogotudos y nada pierde la Republica con que desaparezcan algunas docenas de malvados. Y tengan entendido los pérfidos sedientos de oro y plata, que sin hacer gestos, les he de hacer tragar plomo frío y el que encuentre indiferente en esta guerra ha de ir a parar a patagones; poco importa que me califiquen de tirano, y desde hoy me jacto de serlo porque estoy convencido de que es el único modo de salvar al Republica; y aunque estos miserables culminen en la posteridad me hará justicia.”

Entretanto, Chile había comenzado su invasión al mando de Blanco Encalada con la toma de Arequipa; pero la mala situación del ejército chileno obligo al comandante en jefe a firmar el tratado de Paucarpata. Vencedor así Santa Cruz en ese frente se dirigió al teatro de operaciones de la frontera sur. Después de algunas refrigerias sin trascendencia, se libró la batalla de Cuyambuyo, donde las fuerzas argentinas fueron batidas por Brawn, con el resultado de ese combate quedó terminada la guerra entre Bolivia y la Confederación Argentina.

Santa Cruz finalmente fue derrotado un 20 de enero de 1839 por los chilenos, esto generó la disfunción de la confederación Perú-boliviana, después de lo cual comenzaron los alzamientos contra él: el de Ballivián y el de José María Velazco.

Ibarra había alentado a Heredia para romper el predominio de Buenos Aires y comenzó a experimentar disgusto por el comportamiento del comandante jefe del ejército de operaciones. Le escribió una carta en la cual cuestionaba las acciones de Rosas en la guerra, lo acusaba de estar en contra de él, se jactaba de los favores que Rosas le debía a él. Heredia lo acusaba de alarmar a las provincias limítrofes y mencionaba lo siguiente “...Hay más; Por un hábito inveterado y vergonzoso ese hombre diariamente y a toda hora está sumergido en una completa embriaguez, en cuyo estado, olvidando al enemigo que estaba enfrente, derramaba los sarcasmos más groseros y exhalaba su veneno contra los más respetables gobernadores y entre ellos contra usted.”...

En un momento de embriaguez, en Salta, insultó en público y abofeteó al comandante Gavino Robles, que se prometió vengar la afrenta. Una noche estuvo éste a punto de matar a Heredia en el teatro Cova pero fue contenido. El 12 de noviembre de 1838 se dirigía Heredia en la provincia de su mando a la hacienda “La Arcadia” en una galera y al llegar a Lules, acompañado de su hijo y otras personas, le salieron en el encuentro Gavino Robles, Juan de Dios Paliza, Vicente Neyrot, Gregorio Uriarte y el teniente José Casas. Robles montaba un caballo que le había proporcionado el día anterior Marco Avellaneda. Heredia fue muerto de tres tiros que le descarrajó Robles. Después del hecho, el ejecutor de la venganza regresó a la ciudad y en el camino encontró a Avellaneda y a Lucas Zabaleta, a quienes hizo conocerla noticia del fin del gobernador de Tucumán. Felipe Heredia le echó la culpa de la muerte de su hermano Santa Cruz; Rosas señaló en cambio a los unitarios.

Después de la muerte de Heredia, se volvió la vida confusa para Rosas la situación en todo el norte del país; en Tucumán fue elegido el gobernador Bernabé Piedrabuena, que nombró ministro general a Salustiano Zavalía; Felipe Heredia renunció al gobierno de Salta y delegó el mando en una comisión compuesta por Quirós y Manuel Solá; en Jujuy fue destituido Pablo Alemán el 20 de noviembre de 1838 y se nombró en su lugar a Mariano Iturde.

En Bolivia no era menor la confusión; mientras Santa Cruz luchaba contra la invasión chilena desde fines de 1838 conspiraban contra él, según se dijo ya, José Miguel Velazco y José Ballivián. Las provincias norteñas argentinas se hallaban propensas a concertar la paz por separado con Bolivia; tal era por lo menos la actitud de Tucumán y Salta, y cartas de Manuel Solá, en nombre de Salta, y de Salustiano Zavalía, por Tucumán, dirigidas a Ibarra, expresaban opiniones que ponía en tela de juicio las atribuciones del gobierno de Buenos Aires, porque sus facultades emanaban de una comisión accidental, no de una ley nacional.

Ballivián sucedió a Santa Cruz en la presidencia de Bolivia y protegió abiertamente a los emigrados argentinos, que llegaron a adquirir mucho prestigio en el altiplano.

En conclusión se podría decir que Rosas era un hombre que sabía manejar sus situaciones para que lo favorezcan en el futuro. Por supuesto durante todos sus años de gobierno sufrió algunos tropiezos. En primer lugar, uno de los problemas internacionales fue el bloqueo francés, el cual era en pos de la abolición del decreto de enganche y la petición de hacer a Francia, una nación beneficiada dentro de la Confederación Argentina. Estas necesidades en conjunto con el arresto del litógrafo Bacle conllevaron a que el vicecónsul francés en Buenos Aires le pidiera a las fuerzas navales atracadas en el puerto de Río de Janeiro que bloqueen el Río de la Plata. Nosotros opinamos que la decisión de Juan Manuel de Rosas de llegar hasta el bloqueo fue para demostrarle a las potencias europeas, que Sudamérica no era menos que ellas y no se iba a dejar llevar por una advertencia, sino que ella iba a salir adelante no importa fuere cual fuere la causa. Por otra parte, con respecto al contexto sudamericano, este bloqueo también desfavorecía a Montevideo, de tal manera que esta era una forma de mostrar que las fuerzas europeas no iban a poder intervenir en un país sin perjudicar a otros. Por otro lado, ya que Rosas estaba enterado de la situación en las colonias francesas, la aprovechó para demostrarle que su comercio con la confederación no estaba en óptimas condiciones.

Su segundo problema considerable en el contexto internacional fue la intervención anglo-francesa, el cual surgió cuando Rosas intentó restituir a Oribe en el gobierno de la banda oriental. Inglaterra y Francia intervinieron debido al gran interés que ambos tenían en la zona del Plata, debido al extenso potencial económico mercantil. El interés en esta zona se vio cuantificado debido a la decadencia que estaban sufriendo las colonias de las potencias alrededor del mundo. Rosas por supuesto que sabía que esta zona era un punto estratégico para el desarrollo político-económico, de tal manera que cualquier revuelta que surgiera en esta zona, Inglaterra y Francia se verían involucradas. Por consiguiente, cuando Rosas afirmó que él ayudaría a Oribe con la restauración de su gobierno, las dos potencias salieron al rescate de la banda oriental. Nuestra opinión sobre este movimiento de Rosas es que debido a su conocimiento sobre la importancia que Inglaterra y Francia le daban a esta zona, él sobreentendía que si él generaba un conflicto y luego pudiese llegar a un acuerdo, se vería más beneficiado aun. Esto se puede ver en que se levantó el veto del comercio de cabotaje en los ríos, Uruguay y la Plata que Francia había impuesto en su anterior gobierno.

El tercer y último problema, se podría decir que fue un poco más de cabotaje, fue denominado “pacto peruano-boliviano”, este generó una guerra en la cual se veían involucrados Chile, Perú y Bolivia. No era necesario para Rosas involucrarse en el problema, de tal modo que esta fue una de sus grandes faltas debido a que él, aparte de no tener que involucrarse, lo hizo y encima perdió territorio, como le sucedió a la Argentina en todas sus problemáticas futuras.

Sintetizando, podemos decir que Rosas, en la mayoría de sus acciones tuvo resultados prósperos, lamentablemente de su última decisión no se puede decir lo mismo. Igualmente, de esta manera se puede decir que, los conflictos internacionales que se suscitaron durante el segundo gobierno de Rosas, sí beneficiaron su permanencia en el poder.

Bibliografía:

Fuentes secundarias:

  • Nuevo Diccionario Enciclopédico Ilustrado, Mentor. Editorial Sopena, Argentina 1966.

  • Historia de los Argentinos, Carlos Alberto Floria y César A. García Belsunce, editorial: Larousse. Argentina 1992.

  • Nueva Historia de la Nación Argentina Tomo 5, Academia Nacional de Historia, editorial: Planeta. 2000 Argentina.

  • Historia Argentina, tomo 2, Diego Abad de Santillán, editorial: Tea. Argentina 1981.

Nuevo Diccionario Enciclopédico Ilustrado, Mentor. Editorial Sopena, Argentina 1966.

Historia de los Argentinos, Carlos Alberto Floria y César A. García Belsunce, editorial: Larousse. Argentina 1992.

Nueva Historia de la Nación Argentina Tomo 5, Academia Nacional de Historia, editorial: Planeta. 2000 Argentina.

Historia Argentina, tomo 2, Diego Abad de Santillán, editorial: Tea. Argentina 1981.