José Miguel Carrera

Historia y política. Primera Junta. Proceso independentista. La Aurora De Chile. Guerra de la Independencia. Traición

  • Enviado por: Chi-k
  • Idioma: castellano
  • País: Chile Chile
  • 10 páginas
publicidad
cursos destacados
Graba audio con Apple Logic Pro 9
Graba audio con Apple Logic Pro 9
En este curso aprenderemos a realizar grabaciones de audio de calidad utilizando Apple Logic Pro 9. Exploraremos todo...
Ver más información

Cómo montar un Ordenador
Cómo montar un Ordenador
En este curso te guiamos de una forma muy práctica y gráfica, para que puedas realizar el montaje de tu...
Ver más información

publicidad

Curso. 2 °M

José Miguel Carrera.

1786-182

José Miguel Carrera Verdugo nació en Santiago, el 15 de octubre de 1786, y murió fusilado en Mendoza, el 4 de septiembre de 1821. Sus padres fueron Ignacio de la Carrera y Paula Verdugo, miembros de la aristocracia santiaguina.

Hizo sus primeros estudios en el Convictorio Carolino, establecimiento educacional que pronto abandonó, dejando fama de poseer una personalidad vehemente y arrebatada que, unida a su inteligencia y simpatía, lo transformó desde joven en líder de los grupos con que se relacionaba.

Sus arrebatos lo llevaron a enfrentar, antes de los 18 años, tres procesos criminales por hechos punibles en que se había involucrado. Aludiendo a su carácter, Victor Perez Rosales cuenta que su abuelo, Juan Enrique Rosales, lo llamaba “el loco José Miguel”.

Casado con Mercedes Fontecilla Valdivieso tuvo cinco hijos: cuatro mujeres y un hombre, José Miguel Carrera Fontecilla, padre del héroe del combate de la Concepción, capitán Ignacio Carrera Pinto.

Una juventud difícil.

El carácter de José Miguel y sus correrías de todo tipo hicieron que su padre lo enviara a Lima. Allí permaneció en casa de su tío materno José María Verdugo, continuando con sus aventuras hasta que fue reembarcado hacia Chile.

Entonces, su padre lo envió a España en 1806. Instalado en Madrid, al producirse la invasión napoleónica se enroló, en el regimiento de voluntarios de aquella ciudad. Participó en varias acciones militares, sobresaliendo en su actuación en los combates de Otaña y Calavero. Tras estos fue condecorado y ascendido al grado de sargento mayor, integrándose al Regimiento de Húsares de Galicia tras gozar de un breve descanso en Cádiz.

En esa ciudad conoció a los jóvenes Carlos María de Alvear y José de San Martín, quienes tendrían un activo papel en la independencia de Argentina.

Conocedor de los acontecimientos políticos ocurridos en Chile, solicitó la correspondiente autorización para regresar a su tierra natal.

Pese a argumentar como motivo la precaria salud de su padre, la petición despertó algunos recelos entre los españoles, pues la participación de Ignacio de la Carrera en la Primera Junta era un hecho conocido. José Miguel fue apresado, pero a los pocos días fue puesto en libertad al no encontrarse entre sus papeles nada comprometedor. En abril de 1811 se embarcó rumbo a Valparaíso, puerto al que llegó a fines de Julio.

Ingresa a la Política.

Al momento de su arribo al país la situación política era compleja, por cuanto diversos grupos políticos se disputaban el control del Primer Congreso Nacional, contrariando las pretensiones de los sectores más radicales. Sus hermanos Juan José y Luis lo pusieron al tanto de los pormenores del proceso que se vivía. Aprovechando el prestigio que los rodeaba, así como también la posición de su familia, José Miguel y sus hermanos dieron un golpe de Estado el 4 de septiembre de 1811. Así el Congreso quedó bajo el control de quienes aspiraban a la independencia y se constituyó una nueva Junta de Gobierno, a fín a estas ideas.

Las disputas entre los líderes políticos y los caudillos militares continuaron, lo que impulsó a José Miguel a dar un segundo golpe el 15 de noviembre de 1811, integrando el poder a una Junta integrada por él, Gaspar Marín y Juan Martínez de Rosas.

Las realizaciones.

Durante el gobierno de Carrera, el proceso independentista adquirió ribetes más radicales.

Se fundó un periódico, La Aurora De Chile, a fin de promover las nuevas ideas políticas; se crearon los primeros símbolos patrios; se dictó un Reglamento Constitucional, que determinaba la autonomía del gobierno del país, aunque reconocía a Fernando VII como Rey.

También, se establecieron relaciones consulares con los Estados Unidos y se echaron las bases para la posterior fundación de la Biblioteca Nacional y el Instituto Nacional, primer centro educativo republicano que hoy lleva su nombre.

La Guerra de la Independencia.

Al conocerse la noticia de la invasión de Chile por fuerzas monarquistas provenientes del Perú- reforzadas por contingentes reclutados en Valdivia y Chiloé-. Carrera abandonó la labor política y se abocó a las actividades militares como Comandante en Jefe del Ejército.

La suerte no le fue propicia y sufrió algunos reveses como el del sitio de Chillán, en agosto de 1813. La nueva autoridad política decidió reemplazarlo, entregando el mando al ejército independentista a Bernardo O'Higgins.

José Miguel y su hermano Luis fueron capturados por los realistas cuando viajaban a Santiago, y mantenidos prisioneros en Chillán, en 1814.

En el intertanto, se había producido la restitución del Rey Fernando VII al trono y el Director Supremo de Chile, Francisco de la Lastra, a instancias del Comodoro inglés James Hillyard, negoció el Tratado de Lircay con las fuerzas realistas. En el pacto se especificó, entre otras medidas, que los prisioneros de guerra serían liberados. Sin embargo, esto no se aplicó a los Carrera debido a que el Gobierno estimaba que su presencia en Santiago podría acarrear inestabilidad política.

Los dos hermanos se fugaron de su reclusión en Chillán contando, seguramente, con la complicidad de sus custodios. José Miguel no aceptó los términos del acuerdo y a través de un tercer Golpe de Estado, el 23 de julio de 1814, asumió el poder. Esta actitud provocó una nueva fisura entre los revolucionarios, pues O'Higgins rechazó su proceder y avanzó con sus tropas desde Talca hacia Santiago, enfrentándose ambos bandos en el combate de Las Tres Acequias, ocurrido en agosto de 1814.

Lo que ni Carrera ni O'Higgins imaginaban era que el Virrey del Perú, Fernando de Abascal, también rechazaba el tratado y enviaba una fuerza militar al mando del general Mariano Osorio. Tras reorganizar al ejército realista, este derrotó a la división comandada por O'Higgins en Rancagua, en octubre de 1814.

Si bien Carrera planeó permanecer en el país y resistir a toda costa, los hechos lo obligaron- al igual que a la mayoría de los independentistas- a transmontar Los Andes y buscar refugio en la ciudad de Mendoza.

Carrera en la Política Argentina.

En febrero de 1817, Carrera recaló en Buenos Aires, cuando el Ejército Libertador de San Martín y O'Higgins ya había iniciado el cruce de Los Andes. Carrera no tenía cabida en esos planes y el Director Supremo trasandino, Juan Martín de Pueyrredón, confiscó las embarcaciones y lo puso en prisión. Al poco tiempo logró huir y se asiló en Montevideo. Allí publicó la Gaceta de un Pueblo del Río de la Plata las Provincias de Sudamérica y fue redactor de El Hurón, arremetiendo contra todos sus enemigos, la Logia Lautarina y los unitarios del Río de la Plata.

Desde Buenos Aires se le respondía a través de La Gaceta, y desde Santiago, por medio de El Duende.

Traición y Muerte.

José Miguel Carrera debió abandonar Montevideo debido a las presiones ejercidas por el gobierno argentino sobre la Corte Real de Río de Janeiro - la Banda Oriental, es decir, el Uruguay, estaba ocupada por fuerzas portuguesas-, para expulsarlo del territorio.

Comprendió que mientras subsistiera la alianza política entre los gobiernos de Buenos Aires y Santiago, su causa no podía prosperar. Por ello, decidió alentar a las disputas que existían entre unitarios y federalistas en las provincias argentinas. Entró en alianza con los caudillos Francisco Ramírez, de Entre Ríos, y Estanislao López, de Santa Fe. Juntos, planificaron el ataque contra los unitarios obteniendo un gran triunfo en la batalla de la Cañada de Cepeda, el 1 de febrero de 1820.

El día anterior había sido desterrado Pueyrredón y en su reemplazo asumió Manuel de Sarratea, amigo de Carrer aquien se comprometió a ayudarlo para regresar a Chile con el fin de recuperar el poder.

Poco tiempo después, Sarratea fue sustituido por Manuel Borrego, y este por el general Martín Rodríguez quien logró llegar a un entendimiento con López. Carrera quedo prácticamente solo, por lo que, junto a un grupo de soldados chilenos que lo acompañaban y varios indígenas, se internó en las pampas con la esperanza de poder cruzar la cordillera, hacia Chile. Para ello debía atravesar territorios gobernados por caudillos que aspiraban a ganar fama y dinero entregándolo a las autoridades bonaerenses.

El 30 de agosto de 1821 pernoctó en un sitio llamado Punta del Médano, donde fue derrotado por las fuerzas del coronel José A. Gutiérrez.

Aunque Carrera y algunos sobrevivientes lograron huir, sus propios compañeros terminaron por apresarlo y entregarlo a las autoridades mendocinas. Estas lo sometieron a juicio y lo condenaron a muerte, sentencia que se cumplió cerca del mediodía del 4 de septiembre, en la Plaza de Mendoza. Carrera recibió la descarga de pie, mientras su mano derecha sostenía un pañuelo sobre el corazón.

Conclusión.

Este trabajo me sirvió para conocer un poco sobre la vida de este famoso personaje de la historia.

José Miguel Carrera, fue un hombre que desde su juventud fue de personalidad vehemente y arrebatada.

Con su personalidad fue un hombre que luchó por sus ideas de manera muy fuerte, entre esas maneras resaltan tres golpes de estado en Chile.

Además durante su gobierno se crearon los primeros símbolos patrios, La Aurora de Chile, y se echaron las bases para la posterior fundación de la Biblioteca Nacional y el Instituto Nacional.