Johann Strauss (hijo)

Música clásica. Romanticismo musical. Vida y obra

  • Enviado por: Iñaki Etxetxikia
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 3 páginas
publicidad
publicidad

Johann II

Strauss

Johann II Strauss podemos decir que pertenece al movimiento llamado Romanticismo y que se produjo con la llegada del siglo XIX.

Nacio en Viena (25-10-1825), muere en Viena (2-6-1899). Director de orquesta y compositor.

Su padre es Johann I Strauss. Inició, en contra de la voluntad de su padre, que quería que ingresase en la banca, sus estudios de música con Plachy (piano) y F. Amon (violin). Hasta que no se separó de su padre, en 1843, no pudo proseguirlos; entonces estudió violín con A. Kohlmann, y composición con J. Hoffmann y J. Drechsler. En 1844 tuvo unos notables comienzos como director de orquesta. Sus primeras giras de conciertos (1846-47) le llevaron a Estiria, Hungria, Serbia y Rumania.

A la muerte de su padre, con el que se había reconciliado en 1846, se encargó de la dirección de su orquesta y heredó, al mismo tiempo, su sobrenombre de "rey del vals".

Dividio la orquesta en Cuatro grupos y cada noche dirigía uno tras otro. El exceso de trabajo (una nueva gira de conciertos en 1851 por Alemania, Praga y Varsovia) debilitó sus fuerzas en 1853 y su hermano Josef tuvo que hacerse cargo de la dirección de la orquesta.

A partir de 1855, y durante 16 años, fue contratado cada verano en Pavlosvsk, cerca de San Petersburgo. Reempredió sus viajes: América (1872), Italia (1874), París (1875 y 1877), Alemania (1876), Ostende y Berlín (1875), Alemania y Rusia (1876) y nuevamente Berlín (1879).

En 1863 fue elegido director de música de los bailes de la Corte, y recibió numerosas distinciones honoríficas austríacas y extranjeras, como la Legión de Honor, de Francia, en 1877. Contrajo 3 matrimonios.

Entre sus obras destacan las de música instrumental: 169 valses. Los más importantes son: "El Danubio azul", "Vida de artista", "Sangre vienesa" y el "Vals del Emperador". A partir de 1863 se consagró enteramente a las operetas (16), muchas de las cuales las estrenó en el teatro An der Wien: "El barón gitano", "El murcíelago".

Al igual que en el caso de su padre, el elemento central de la obra de J.S. hijo es el vals, considerablemente desarrollado y enriquecido gracias a las oportaciones del romanticismo. Los esquemas formales del vals se modificaron, los periodos se ampliaron. Sus obras para la escena constan de tres actos, diálogos hablados, partes cantadas en forma de lied binario y ternario, y bailes de máscaras en los finales de acto, allí donde se concentra la acción. J.S. hijo y sus hermanos José y Eduardo no limitaron el repertorio de su orquesta a la música de baile, sino que incluyeron en él música sinfónica y de óperas. Su orquesta intempretó por primera vez en Viena una obra de Wagner en 1853.

Los historiadores vieneses gustan de utilizar metáforas floridas en las que se sugiere que los Strauss (padre e hijo) más que componer valses, transformaban su ciudad en música. "Si es verdad que tengo talento", escribió en los últimos años de su vida J.S. hijo, "se lo debo, por encima de todo a mi amada ciudad en Viena... en cuyo suelo está enraizada toda mi fuerza y en cuyo aire flotan las melodías que han sido captadas por mi oido, han embriagado mi corazón y, finalmente, han escrito mi mano".

Sentimental, sí. Poco realista, no. La declaración del propio Strauss sobre su actividad creadora es probablemente correcta. Zeitgeist y genius loci (los espíritus del tiempo y el espacio) siempre han susurrado a las imaginaciones creativas y, Strauss, al ser músico, tenía, con seguridad un oído fino para captar dichos susurros.

J.S. hijo amplió el prestigio del vals hasta las proporciones sinfónicas, componiendo música de baile en forma de poemas de temple orquestal que transformaron los salones de baile en escenarios de conciertos.