Johann Sebastian Bach

Música. Compositor y organista alemán. Barroco

  • Enviado por: El Chuy Sapien
  • Idioma: castellano
  • País: México México
  • 3 páginas
publicidad

Organista y compositor alemán del periodo barroco. Fue uno de los más grandes y productivos genios de la música europea. Bach nació el 21 de marzo de 1685 en Eisenach, Turingia, en el seno de una familia que durante siete generaciones dio origen, al menos, a 53 músicos de importancia, desde Veit Bach hasta Wilhelm Friedrich Ernst Bach. Johann Sebastian recibió sus primeras lecciones musicales de su padre, Johann Ambrosius, que era músico de la ciudad. A la muerte de su padre, se fue a vivir y estudiar con su hermano mayor, Johann Christoph, por entonces organista de Ohrdruff.

'Johann Sebastian Bach'
En 1700 Bach comenzó a ganarse la vida como miembro del coro de la iglesia de San Miguel, en Lüneburg. En 1703 pasó a ser violinista de la orquesta de cámara del príncipe Johann Ernst de Weimar, pero más tarde, ese mismo año, se fue a Arnstadt, donde se convirtió en organista de iglesia. En octubre de 1705 Bach consiguió un mes de permiso para estudiar con Dietrich Buxtehude, renombrado organista y compositor danés, aunque afincado en Alemania, quien por entonces se encontraba en Lübeck y cuya música influyó enormemente en Bach. Esta visita le gustó tanto que prolongó su estancia un mes más de lo acordado, lo que levantó críticas por parte de las autoridades eclesiásticas, que además se quejaban de las extravagantes florituras y armonías con las que acompañaba a la congregación en sus cantos religiosos.

A pesar de todo, su arte ya era demasiado respetado como para que estas críticas pudieran desembocar en su despido. En 1707 se casó con María Bárbara Bach, prima segunda suya, y marchó a Mülhausen como organista en la iglesia de San Blasius. Al año siguiente volvió a Weimar como organista y violinista de la corte del duque Wilhelm Ernst. Allí permaneció durante los siete años siguientes, y se convirtió en concertino de la orquesta de la corte en 1714. En Weimar compuso unas 30 cantatas, incluida la conocida cantata de funeral Gottes Zeit ist die allerbeste Zeit (El tiempo de Dios es el mejor), y también compuso obras para órgano y clavicémbalo. Comenzó a viajar por Alemania como virtuoso del órgano y como asesor de organeros. En 1717 Bach comenzó en un nuevo trabajo, que duró seis años, como maestro de capilla y director de música de cámara en la corte del príncipe Leopoldo de Anhalt-Köthen. Durante este periodo escribió fundamentalmente música profana para conjuntos instrumentales e instrumentos solistas. También compuso libros de música para su mujer e hijos, con el objeto de enseñarles la técnica del teclado y el arte de la música en general. Estos libros incluyen el Clave bien temperado, las Invenciones y el Pequeño libro de órgano. Un año después de que su primera mujer muriera en 1720, Bach se casó con Ana Magdalena Wilcken, cantante e hija de un músico de la corte que le dio trece hijos, además de los siete que había tenido con su anterior mujer, y lo ayudó en la labor de copiar las partituras de sus obras para los músicos que debían interpretarlas.

'Johann Sebastian Bach'
Bach se trasladó a Leipzig en 1723 y allí permaneció el resto de sus días. Su cargo de director musical y jefe de coro en la iglesia de Santo Tomás y en la escuela eclesiástica de Leipzig no le satisfacía por diversas razones: tenía disputas continuas con los miembros del consejo municipal, y ni ellos ni el pueblo apreciaban su talento musical. Lo veían como a un anciano estirado que se aferraba a formas obsoletas de música. A pesar de ello, las 202 cantatas que nos han quedado de las 295 que compuso en Leipzig todavía se siguen escuchando, mientras que música que entonces parecía novedosa ha quedado en el olvido. La mayoría de las cantatas se inician con una sección de coro y orquesta, a ella sigue una alternancia de recitativos y arias para voces solistas y acompañamiento, y concluyen con un coral basado en un simple himno luterano La música está siempre muy ligada al texto, y lo ennoblece con su expresividad e intensidad espiritual. Entre estas obras destacan la Cantata de la Ascensión y el Oratorio de Navidad, formado este último por seis cantatas. Las Pasiones según san Juan y según san Mateo también están escritas durante el periodo de su estancia en Leipzig, al igual que su magnífica Misa en si menor. Entre las obras para teclado compuestas durante este periodo destacan las famosas Variaciones Goldberg, el segundo libro del Clave bien temperado y el Arte de la fuga, magnífica demostración de su conocimiento contrapuntístico, formada por 16 fugas y cuatro cánones, todos sustentados en el mismo tema. Bach comenzó a quedarse ciego el último año de su vida, y murió el 28 de julio de 1750, después de someterse a una fallida operación ocular.

Es una pasión oratórica de Johann Sebastian Bach. Presenta el sufrimiento y la muerte de Cristo según el evangelio de San Mateo. Con una duración de más de dos horas y media (en algunas interpretaciones incluso más de tres horas) es la obra más extensa del compositor. Es una obra central de la música clásica europea.

La Pasión según Mateo consta de 2 grandes partes conformadas por 68 números. El texto del evangelio de San Mateo, capítulos 26 y 27 es cantado literalmente por un evangelista y las personas de la trama (Cristo, Judas, Pedro etc.) por los demás solistas. Alrededor del téxto bíblico se agrupan coros, corales, recitativos, y arias con la intención de interpretar el texto.

Tabla de contenidos

La segunda esposa de Bach, Ana Magdalena, confiesa en su Diario que su admirado

Sebastián -así le llamaba- fue la persona más sensible a los valores religiosos que conoció en su

vida, en la que pudo tratar a personas de alta espiritualidad. De esa profunda y sincera piedad

surgieron sus dos inigualables Pasiones: la Pasión según San Juan (1724) y la Pasión según San

Mateo (1729).

Este tipo de música debe ser oída y vivida en el contexto para el que fue compuesta: los

actos litúrgicos del Viernes Santo. Tuve el privilegio de experimentarlo por mí mismo en una

tarde de Viernes Santo, en una iglesia evangélica de Munich. La Pasión según San Mateo fue

considerada como una oración de contemplación y de súplica. No hubo aplausos, sino profundo

silencio en todo momento, incluso durante el descanso. El añorado Karl Richter, con su los

espléndidos Coro y Orquesta Bach, dotó a cada uno de los 78 pasajes de la obra de su espíritu

propio, su tempo justo, su capacidad emotiva peculiar. Desde el sugestivo coro inicial, que crea

un clima sombrío -presagio del drama inminente-, hasta el oleaje inmenso del emotivo coro

final, se desplegó ante nosotros este gran poema dramático, en el cual el pueblo fiel y cada uno

de los creyentes asumen activamente el magno acontecimiento de la Pasión.

Antes de iniciar el relato evangélico, Bach -secundado por el poeta Picander- nos

presenta una escena íntima, en la que un grupo de creyentes invita a otro a compartir el lamento:

Venid, hijas, ayudadme a lamentarme...” Y dialogan, con afecto y zozobra a la vez: “Mirad. -

¿A quién? - Al esposo. -Vedlo. -¿Cómo? -Como un cordero”. Un coro de niños se une aquí a la

comitiva para subrayar la inocencia del Salvador con un melodía tradicional, bien conocida de

todos los fieles: “¡Oh cordero inocente...!” Los tres coros repiten, con insistencia barroca, sus

lamentos y sus diálogos para crear un ámbito de dolor contenido.

Una vez inmerso en la acción salvadora, el pueblo reacciona vivamente en los pasajes

más destacados. Cuando Jesús anuncia su muerte, el coro le pregunta con el acento entrañable

de los corales litúrgicos: “Amadísimo Jesús, ¿qué has hecho para merecer semejante juicio?”.

Al anunciar el tenor que Jesús ha expirado, el coro -en nombre de cada uno de los fielesexclama

con un ritmo sereno y una armonía plácida: “Cuando yo tenga que partir, no te separes

de mí...”. Ante los signos sobrecogedores que siguen a la muerte de Jesús, los presentes

proclaman, emocionados, su fe en Jesús: “¡Verdaderamente, Éste era el Hijo de Dios!”. En la

interpretación modélica de Karl Richter, esta frase la canta el coro muy lentamente, abriéndose e

intensificando el volumen, como si los cielos encapotados se rasgaran para llenarnos de luz y

hacernos patente la verdad de Jesús, su verdadera condición de Mesías. Sentimos el efecto de

una revelación, de una realidad que estaba oculta entre nosotros y de súbito se nos muestra de

forma deslumbradora.

Las hostiles intervenciones de los adversarios de Jesús herían sin duda la exquisita

sensibilidad religiosa de Bach, pero éste las envuelve con el halo transfigurador de la belleza,

que lo eleva todo. Incluso la palabra “Barrabás”, pronunciada por el pueblo exaltado como una

sentencia de muerte contra el Salvador, adquiere en los espacios interiores de Juan Sebastián un

aire solemne que se traduce en un acorde sobrecogedor.

La benevolencia de este ferviente cristiano que fue Bach consiguió mostrar el

arrepentimiento de Pedro con una expresividad altísima en el Aria “Erbarme dich”

(Compadécete, Señor), que nos habla por igual de la hondura del amor del apóstol a Jesús y de

la inmensa belleza que late en toda opción por un nuevo comienzo.

______________________________________

La PASIÓN SEGÚN SAN MATEO,

de Juan Sebastián Bach (1685-1750),

una experiencia estética y religiosa decisiva

Alfonso López Quintás