Johann Sebastian Bach

Música clásica. Barroco musical. Organista. Compositor clásico. Música de cámara. Obras orquestales. Obras corales. Vida y obra

  • Enviado por: El Jesusito Reshulon De Carabanchel
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 6 páginas
publicidad

MÚSICA

'Johann Sebastian Bach'

BIBLIOGRAFÍA

En diversas fuentes de internet:

http://www.filomusica.com/filo25/paloma.html

http://es.wikipedia.org/wiki/Johann_Sebastian_Bach#Citas_sobre_su_figura

http://www.geocities.com/Vienna/Strasse/8454/bach2.htm

http://www.geocities.com/fcueto/Musica/JSBach.htm

Localización del autor:

(1685-1750)

Época: Barroco

Fue un organista y compositor alemán de música clásica del barroco, miembro de una de las familias de músicos más extraordinarias de la historia. Bach es la fuente de inspiración para los posteriores compositores y músicos desde Mozart pasando por Schoenberg hasta nuestros días. En esta época consiguió perfeccionar la fuga. Aporta grandes composiciones del repertorio del órgano y otros instrumentos.

Juventud:

Johann Sebastian nació en Eisenach el 21 de marzo de 1685 (el mismo año que Domenico Scarlatti y Haendel). Su madre, Maria Elisabetha Lämmerhirt, murió cuando él tenía 9 años de edad, y su padre murió al año siguiente. El pequeño huérfano fue a vivir y estudiar con su hermano mayor, Johann Christoph Bach, organista en Ohrdruf, una ciudad cercana. Ahí, aprendió teoría musical y composición, además de tocar el órgano, y aparentemente recibió valiosas enseñanzas de su hermano. Conoció las obras de los grandes compositores del Sur de Alemania como Pachelbel, y de los franceses como Lully, Louis Marchand y Marin Marais. El niño probablemente presenció y asistió en el mantenimiento del órgano; éste sería el precedente de su futura actividad profesional en la construcción y restauración de órganos. El obituario de Bach indica que copiaba la música de las partituras de su hermano, pero aparentemente su hermano se lo prohibió, posiblemente debido a que las partituras eran valiosas y comodidades privadas de la época.

A los 14 años, Johann Sebastian fue premiado con una escolaridad coral, con su amigo mayor de la escuela, Georg Erdmann, para estudiar en la prestigiosa Escuela de San Miguel en Lüneburg, no muy lejos de la ciudad más grande de Alemania, el puerto marítimo de Hamburgo. Esto lo involucró en una larga jornada con su amigo, probablemente a pie o en parte en carroza. Los dos años ahí aparecen como críticos en su carrera al exponerlo a la amplia paleta de la cultura europea que la que pudo experimentar en Turingia. Además de cantar en el coro a capella, es probable que haya tocado el órgano con tres teclados y sus clavicémbalos. Probablemente aprendió francés e inglés, y recibió un bagaje en teología, latín, geografía y física. Quizás entró en contacto con los hijos de los nobles del norte de Alemania que eran enviados a una escuela altamente selecta para prepararse en sus carreras diplomática, gubernamental y militar. Es muy probable también que tuviese un significativo contacto con los organistas en Lüneburg, en particular con Georg Böhm, y visitara varios de ellos, como a Johann Adam Reincken y a Nicolaus Bruhns. Probablemente gracias a estos músicos tuvo acceso a los instrumentos más grandes que pudiera tocar. También es probable que durante su estadía se familiarizase con la música de la tradición del Norte de Alemania, especialmente con la obra de Dieterich Buxtehude, y con manuscritos musicales y tratados de teoría musical que estaban en posesión de aquellos músicos.

Influencias y logros:

Bach encabezó una familia numerosa. Tuvo 7 hijos de su primer matrimonio y 13 del segundo. Tres de los hijos que tuvo con su segunda esposa se convirtieron en compositores respetados por derecho propio. Entre ellos se cuentan Wilhelm Friedemann Bach (1710-1784), Carl Philipp Emanuel Bach (1714-1788), de quien Wolfgang Amadeus Mozart tenía una muy buena opinión, y Johann Christian Bach (1735-1782).

Sin embargo, la confianza que Bach puso en uno de sus hijos mayores tuvo tristes consecuencias después de su fallecimiento. El hijo perdió para siempre varias Pasiones compuestas por su padre (que quizá ahora serían tan apreciadas como la Pasión según san Mateo y la Pasión según san Juan. Si no hubiese sido por el cuidado que tuvo su otro hijo, Carl Phillip Emanuel, en conservar los manuscritos del padre, el mundo podría haberse visto privado de una buena parte de las obras maestras de Bach.

Bach tuvo numerosos alumnos y estudiantes a lo largo de su vida: según el estudioso Hans Löffler, más de 80. Entre ellos se cuenta a Johann Friedrich Agricola, yerno suyo que en los últimos años del maestro fue copista de sus obras, además de ayudarle en la redacción de sus últimas composiciones, como en el caso de una de sus últimas corales para órgano, el BWV 668, la última coral del ciclo de Leipzig BWV 651-668.

Ya en su vejez, cuando la gente se refería al nombre Bach lo hacía pensando en su famoso hijo Carl Phillip. En las generaciones posteriores a Bach, sólo algunos compositores y músicos conocían su obra. Básicamente éstos eran sus hijos y sus alumnos, gracias a ellos se conservó y no se perdió en el olvido la producción del Cantor de Santo Tomás, mientras que el resto del mundo no tardaría muchos años en olvidarle después de su muerte, en plena mitad del siglo XVIII.

Músicos célebres como Joseph Haydn, Wolfgang Amadeus Mozart, Ludwig van Beethoven o Frédéric Chopin, tuvieron un gran aprecio por las obras de Bach que conocieron, básicamente obras para teclado, pues el resto de su producción estuvo sumida en el olvido. Beethoven, sin conocer la totalidad de su obra, lo definió con un hermoso juego de palabras en alemán: "Nicht Bach, sondern Meer sollte er heissen", cuya traducción es "No debiera llamarse "Bach" ('arroyo', en alemán), sino "Meer" ('mar')".

Dentro de la vasta obra de Bach hay dos grandes bloques: uno es la música vocal, que comprende cantatas, pasiones, oratorios, corales, etc., y el otro es la música instrumental, desde conciertos (varios para un único solista y otros con hasta incluso cuatro solistas), sonatas, suites, oberturas, preludios, fugas, fantasías, cánones, ricercares, variaciones, pasacalles, etc. para una amplísima gama de instrumentos (prácticamente todos los de la orquesta) de su época (la primera mitad del siglo XVIII), desde los más modernos, flauta travesera, hasta los que estaban en su cenit (laúd, viola da gamba, clavecín...), incluso con instrumentos que quedaron como una curiosidad y nada más, como el clavecín-laúd, un híbrido del clavecín y el laúd.

En la música de Bach se sintetiza toda la tradición de la música occidental precedente (la polifonía que iniciaron Perotin y Leonin, el Ars nova, la música renacentista de Palestrina (1524-1594), Frescobaldi (1585-1645), Dietrich Buxtehude (1637-1707) y Vivaldi (1675-1741), que aprendió, copió y adoptó desde su juventud, como lo hizo en Weimar (1708-1717), cuando, por gracia del duque, pudo mejorar algunas de sus obras y adaptarlas en sus Conciertos BWV 592-597 y BWV 972-987.

Durante los últimos años de su vida su obra fue considerada anticuada, difícil, rebuscada y muy llena de adornos. Por entonces, el estilo musical había cambiado notablemente, las nuevas generaciones de músicos componían de forma muy diferente a Bach, era el llamado estilo pre-clásico o galante, en el que la música era más bien homofónica, y el cargado contrapunto que Bach usó apenas asomaba.

Por esa razón, en 1737 Scheibe (crítico musical de la nueva mentalidad ilustrada) criticó muy duramente la música de Bach, comentando: "Espera que instrumentistas y cantantes hagan lo mismo que él cuando toca el clavecín".

Por ello, después de su muerte, la música tomará una dirección en la que su obra no tendrá cabida; él es el punto y final respecto a entender la música que se remonta a la Edad Media, cuando tenían más importancia las voces que el timbre, la codificación, etc.

Pero Bach también fue innovador y abrió caminos para la música del futuro. Él creo el concierto para teclado en el concierto número 5 de Brandeburgo BWV 1050 (1719), en el que el teclado adquiere un papel solista que hasta entonces nunca había tenido.

Después, G. F. Haendel y Vivaldi tomarían ejemplo de esta novedad y compusieron sus Conciertos para órgano opus 4 (1735) y Concierto para clavecín RTV 780 respectivamente, fundándose así un nuevo género que adquiriría bastante importancia en los siglos posteriores, como los conciertos para piano de Haydn, Mozart, Beethoven, Schumann, Chopin y Liszt testifican.

Bach fue el primer gran maestro del "concierto para teclado", siendo la serie de conciertos BWV 1052-1065 (1735) su máximo logro en el género, naciente entonces.

Su producción está totalmente sostenida en la coral alemana, el concierto italiano y la suite francesa, donde el contrapunto alemán del norte, muy complejo y rebuscado, tiene un papel muy importante, y todo lo junta haciendo un estilo moderno-arcaico a la vez que es inconfundible y fácilmente reconocible. Su estilo es fácilmente adaptable en todos los géneros de su época, quizás excepto la ópera, género en el cuál no escribió ni una sola nota, aunque el lenguaje e influencia de la ópera seria del siglo XVIII está presente en su producción vocal.

Especialmente en las cantatas, pasiones y oratorios, se plasma notablemente la influencia de la ópera, donde la Cantata del Café BWV 211 (1735) es prácticamente como una pequeña ópera sin representación escénica, y la Pasión Según San mateo BWV 244(1727), una gran ópera religiosa sin representación. Aquí Bach muestra interés en un género que nunca le tentó ni siquiera a componer, aunque sí a escuchar, como en 1735 cuando con uno de sus hijos se fue a ver una opera de Geiser.

Bach prácticamente compuso para todos los géneros en multitud de combinaciones instrumentales y vocales. Culminó y realizó obras destacables abarcando todos los aspectos, aparte de mejorar el género, elevarlo a un nivel superior e incluso crear géneros nuevos, como la sonata para teclado y un instrumento.

En algunos géneros Bach es el gran maestro de todos los tiempos. Sus pasiones son las mejores obras de todo el repertorio, igual que las cantatas sacras, las tocatas y fugas, los preludios y fugas, pasacalles, y otros géneros, donde sus obras son el apogeo y máximo esplendor del mismo.

Después de Bach, algunos géneros (que él tanto cultivó y elevó a su máximo esplendor) fueron cayendo en el olvido para los grandes compositores.

Características de su persona:

Profundo sentimiento religioso, indudable virtuosismo en la interpretación, incansable capacidad creadora en la composición y tenía un carácter humilde a pesar de su grandeza, en estas palabras se resume la personalidad de este maestro.

Obra:

Música de cámara:
La Ofrenda Musical (1747);
El Arte de la Fuga (1748-1750), su última obra;

Obras orquestales:
Conciertos de Brandenburgo (1721), los más perfectos conciertos gruesos;
Concierto en Re menor (Concierto Doble).

Obras corales:
Magnificat (1723);
La Pasión Según San Mateo (1729);
Oratorio de Navidad (1734);
Misa en Sí menor (1733-1738) y
295 cantatas;

Órgano solo:
Tocata y Fuga en Re menor (1709), su trabajo organístico más popular;