Joaquín Larraín Gandarillas

Educadores chilenos contemporáneos. Educación en Chile. Obispado. Vida y obra. Universidad Católica. Nombramientos eclesiásticos. Actividad política

  • Enviado por: Mita22
  • Idioma: castellano
  • País: Chile Chile
  • 13 páginas
publicidad

INTRODUCCIÓN

En la historia de chile se menciona muchos aspectos importantes, como son la política, la economía, con respecto a diferentes áreas; sin embargo la que nos interesa y que es la menos recurrente dentro de la historia es con respecto a la educación. En este ámbito es posible señalar muchos acontecimientos que permiten hablar de ella como lo que es en la actualidad, una importante área a la cual pertenecen alrededor del 45% de los habitantes de nuestro país. No basta que ese 45% este instruyéndose en áreas que luego le permitirán trabajar, sino que también deberían saber algunos de los personajes que hicieron posible una educación como la que tenemos en Chile; como los que lograron crear leyes para la instrucción primaria, secundaría y superior. Dentro de estos personajes se destacan los encargados de crear instituciones donde se impartirá la instrucción primaria, secundaría y superior, el crecimiento, de está última ha sido mediante un arduo trabajo, tanto de los que tuvieron la idea y de los que la llevaron a cargo, dentro de las personalidades destacamos a muchos personajes como: Andrés Bello, Joaquín Larraín Gandarillas, Federico Santa María. Para conocer un poco más de estos personajes es necesario saber su vida, obra y pensamiento con respecto a la educación. Así, después poder concluir su importancia y relevancia en la educación chilena. En el documento que a continuación presento, es el estudio de sólo uno de estos personajes. Su nombre es Joaquín Larraín Gandarillas.

Su vida

El 13 de octubre 1822, de una familia tradicional y numerosa, bajo el mandato de Bernardo O'Higgins, nació Joaquín Larraín Gandarillas. A los pocos meses de haber nacido, le ocurrió un hecho que pronosticó que sería más adelante un personaje con designios especiales, desde ese momento su crecimiento fue protegido por Dios. Él venía dotado innatamente de: disposiciones sobresalientes para la ciencia, talento claro, una memoria feliz, un juicio rectísimo y una especial dedicación para el estudio.

Su educación fue amplia, pero de su instrucción primaria, no se sabe nada. Sólo después de haber ingresado al Seminario, en donde pudo elevar su sabiduría innata, a través de la continuación de sus estudios en el Instituto Nacional, terminando sus estudios de humanidades, siguió cursando en el mismo seminario ciencias eclesiásticas y jurídicas hasta graduarse en la Universidad Nacional de Bachiller en teología y de Licenciado en leyes, siendo un alumno destacado por su buen comportamiento, por su aplicación y brillantes éxitos escolares. Ejerció un tiempo como abogado, pero su afán por la defensa de la religión Católica era mayor, escribió apasionadas colaboraciones en la Revista Católica antes de ordenarse como sacerdote y se fue alejándose de las vanidades, pues creía que esto aseguraría su salvación. Luego de un largo discernimiento y de traspasar todas las bayas Finalmente lo logró, se ordenó de sacerdote en el año 1847. Desde sus primeros años de Sacerdocio se le reconocieron su gran laboriosidad y la energía que desplegaba su misión.

En 1851 viaja a Estados Unidos para inscribir a su hermano y sobrino en buen colegio. De este viaje se aprovecho la iglesia Chilena, pues el obispo Richmond lo nombra delegado suyo en el Concilio Plenario en América del Norte y con permiso del Señor Valdivieso le otorgo la licencia para ausentarse por un año de la arquidiócesis y le dio encomiásticas letras testimoniales para que pudiera ejercer su ministerio. El mismo Señor Valdivieso le pidió que se hiciese cargo, a su regreso a Chile, de la modernización del Seminario de Santiago, con este fin visitó los seminarios de América y Europa. Durante su estadía en París y Barcelona comprometió la venida de las hermanas de la Caridad y las religiosas del Sagrado Corazón respectivamente.

A su llegada a Chile cumple el mandato desde el 30 de octubre 1853, en la cual estuvo durante un cuarto de siglo.

Como mencione en los párrafos anteriores la vida de Joaquín, estuvo rodeada si se puede decir así, de muchas bendiciones de Dios; por todo lo que pudo conocer y aprender acerca de su ministerio y de la educación en los distintos países visitados, para luego llevarlos a la práctica en una tan importante tarea como fue la de ser Obispo de Martyropolis y Vicario Capitular.

Su Obra

La mayor cantidad de obras las realizó desde su nombramiento como Sacerdote hasta el final de sus días, aunque esto no significa que no haya hecho nada antes en su nombramiento. Estas obras fueron con respecto a la educación y a la religión.

Educación y otros

Religión

Introdujo en el plan de enseñanza del Seminario, le enseñanza de la física y de la química.

Dota al Seminario de un nuevo edificio, inaugurado 1857, instalando en éste; laboratorios, piscina de natación y una cancha de fútbol.

Dicto un reglamento que señalaba los deberes escolares y las sanciones para los que no lo cumplieran.

Ayudó a crear la Congregación de las hijas de San José Protectoras de la infancia (1895)

Defiende fuertemente el estudio del Latín instituciones de instrucción, sobre todo en el Instituto Nacional.

Realizó Catecismo a los niños, presidió muchas celebraciones eucarísticas. Ingresó la tradición de rezar el Mes de María, conocido por él en Europa.

En el Año 1877, Monseñor Joaquín Larraín Gandarillas concibió el Proyecto de Construcción del Hospital de San Bernardo.

Creó Parroquias como; la de San Miguel (1881), Isla de Maipo (1882),Viña del Mar (1882) y Pumanque (1884).

Apoyó la fundación de la unión Católica propiciada por dirigentes destacados del Laicado católico de entonces, “Abdon Cifuentes y Domingo Fernández Concha.

Y sobretodo su activo y eficaz ministerio sacerdotal, actividad que llenó su larga y fecunda vida.

La sociedad Bibliográfica de Santiago

Primer rector de la Universidad Católica. Sus clases se iniciaron el 31 de marzo de 1889.

Universidad Católica la gran tarea…

El Sr. Joaquín Larraín Gandarillas, fue el fundador de esta hermosa obra. Encargado por parte del nuevo arzobispo Mariano Casanova lo nombra rector de la naciente Universidad.

La constitución de la junta promotora se realizó el 1° de Julio de 1888. Dentro de los principales acuerdos a los que se llegaron fueron:

  • Se designo Patrono al Sagrado Corazón de Jesús

  • Los alumnos serían externos

  • Se comenzaría con la Carrera de Derecho, curso de leyes

  • La instrucción fuera enteramente gratuita

  • Se trazaron algunos rasgos generales sobre su fisonomía

  • Y que para su inauguración se imploraría por la protección divina, celebrando una misa en la Catedral de Santiago.

  • Que la enseñanza ha de ser eminentemente religiosa, en una sólida unidad con la fe.

El 8 de septiembre 1888 Joaquín Larraín, en el salón de la universidad católica definió con las siguientes palabras su concepto de Universidad Católica libre:

Os he invitado a reuniros para tener ocasión de explicaros, aunque sólo sea compendiosamente, lo que significa a nuestros ojos ese ideal de una Universidad Católica en nuestro Chile… una obra destinada a producir grandes beneficios a nuestro país y que aprovecha justamente a la Iglesia y al Estado…

De la universidad gratuita dice:

La universidad es, en primer lugar, una vasta escuela en que se cultivan y enseñan los diferentes ramos del humano saber… la universidad es un hermoso taller en que se educa el corazón se forma el carácter de los jóvenes y se les prepara para las diversas carreras y exigencias de la vida Social. La Universidad libre es, por fin, una corporación que no vive del aliento ni de la inspiración oficial… Y espero que no se apasionará sino por un ideal: el de trabajar con desinteresado celo por la difusión de las verdaderas luces y por la sólida educación de la juventud”

“ Los jóvenes estudiosos, hallaran juntamente en la variedad de los cursos, en la perfección de los métodos, en la competencia y celo de los profesores de la Universidad, así como en sus academias, en sus actos literarios, en su escogida biblioteca, en sus gabinetes y museos científicos, abundantes recursos para cultivar su inteligencia y prepararse ya para estudios más detenidos y profundos, ya para las diferentes carreras, ocupaciones y cargos que la Providencia los pueda tener destinados”

Hay que recordar que estas palabras fueron mencionadas cuando aún no había clases ni alumnos en la Universidad, cuando todavía era una sueño: posible, cercano, ansiado, pero proyecto, al fin y al cabo.

Los iniciadores comprendieron que la apertura de los cursos se debía realizar con verdadera solemnidad. Está se realizó el 21 de Marzo de 1889, en la mañana de ese día, se celebro una misa pontificada por el Recto, a la cual asistieron el cabildo metropolitano, la sección eclesiástica del Seminario, los profesores de la universidad Católica, representantes de todos los colegios de Santiago y muchas personas de la alta clase Social. Con esto y después que los alumnos dieran exámenes para ingresar comenzaron las clases con cincuenta alumnos y diez profesores. Si pensamos, que eran pocos, estamos equivocados, pues hay que meditar que en esa época eran reglas muy estrictas para ingresar a esta institución y la mayoría de las personas no cumplía siquiera con la instrucción primaria, ya que para esto se necesitaba recursos y clase social Joaquín Larraín, además de ser rector, fue profesor de leyes.

Sus Nombramientos Eclesiásticos

En su vida sacerdotal tuvo múltiples cargos y encargos, que supo asumir con responsabilidad, entrega y buenos resultados. Que ahora los nombraré

Cargo o encargo

Quién lo nombró

Año

Artículos

Revista Católica

d. 1843

Rector del Seminario de Santiago

Arzobispo Rafael Valentín Valdivieso

d. 1853

h. 1878

Vicario capitular

Arzobispo Rafael Valentín Valdivieso

Miembro de la facultad de Teología

Universidad de Chile

1852

Miembro de la facultad de Humanidades

Universidad de Chile

1863

Rector de la Universidad Católica

Arzobispo Mariano Casanova

1888

Sínodo de Santiago

1895

Arzobispo Titular de Anazarba

1893

Actividad Política

En 1864, Larraín Gandarillas aceptó ser candidato a diputado por Rere, labor que le atrajo muchos odios. En el Parlamento procuró tener una actitud digna y discreta, pero de firmes convicciones respecto a los temas de la religión. Mantuvo esta actitud una vez fuera del Congreso en 1867.

En tiempos en que la sociedad política se dividía entre laicismo y clericalismo, a Larraín Gandarillas le cupo el papel de líder del conservadurismo católico en las llamadas luchas por las leyes laicas.

Desde mediados del siglo XIX, los sectores liberales venían impulsando reformas para reducir el papel de la Iglesia en los asuntos civiles. El Partido Conservador y la jerarquía de la Iglesia se aliaron férreamente para detener estos cambios, pero al final ello fue inevitable.

Vocación de Profesor

El Sr. Larraín dedicó gran parte de su vida a ejercer el magisterio, sea en el ámbito civil y eclesiástico. Su concepto de profesor era muy alto y señalo en una ocasión:

“ El que consagra su vida a la dura, pero santa obra de la enseñanza y educación de la juventud, no es menos digno de premio y de elogio que el que santifica a las almas en el tribunal de la penitencia. El maestro tiene una misión importantísima; a él está confiado un nuevo apostolado, una santa cruzada: la cruzada y el apostolado contra el materialismo, que es gangrena de la sociedad moderna, y del cual los corazones tiernos son las primeras víctimas cuando no se ha cuidado de arraigar en ellos con tiempo la buena semilla”

El se basaba mucho en los que había visto en la década del 50' en la visita a los diversos establecimientos donde la actividad educativa estaba a cargo del clero. A él no le importaban tanto las obras de piedra una vez menciono

“Sin la virtud y la piedad, los más bellos talentos y los más preciosos conocimientos poco o nada valen… y por este principio la educación tiene a la religión por base”

Era un convencido que sin disciplina no podía haber un buen régimen en un establecimiento de enseñanza. De modo que dicto un reglamento que señalaba los deberes escolares y las sanciones para los que no la cumplieran dentro de estas las más relevantes son:, que obligaba a sus alumnos a llevar una vida alejada del mundo terrenal (teatros, periódicos, etc.). Cumplir con el precepto de la misa y recogerse a las 10:00 p.m. para levantarse al alba, ya que las clases comenzaban a las 7:00 a.m.

Era un crítico del sistema educacional. En su calidad de miembro del Consejo de Instrucción Pública opinaba que la educación primaria carecía de efectividad y, por lo tanto, no preparaba a los jóvenes para las Humanidades. Creía necesario, además, que los profesores carecían de estímulos suficientes para realizar bien su labor.

Larraín y su defensa del Latín

El 29 Septiembre de 1863, incorpora la Facultad de Filosofía, Joaquín Larraín, eligió por tema la utilidad de la lengua latina, como medio de ilustración. Su discurso en defensa de la enseñanza de la lengua latina se basa en tres aspectos:

  • Es una lengua fija, por tanto no esta expuesta a las variaciones que introducen en las lenguas vivas el tiempo y la moda.

  • Es también una lengua madre, por que de ella han derivado los idiomas modernos

  • Y por último el latín es una lengua clásica y como tal ofrece a las inteligencias un modelo.

Dada las características anteriores señala que el latín es la posibilidad de ejercitar y preparar la inteligencia para recibir y aprovechar los conocimientos.

Para Larraín el lenguaje es expresión de pensamiento, por medio de él damos un nombre y un significado a los objetos individuales que percibimos mediante nuestros sentidos, es interpretación y significación de la realidad. En el lenguaje se conversa nuestra visión del mundo, este es una definición de nuestra cultura.

Cuando Larraín expresa que:

"Para conocer a fondo no sólo de nuestra literatura y nuestro idioma, sino de las lenguas y literatura modernas que más estimamos".

Latín es una lengua clásica que ofrece a las inteligencias un modelo que eleva al pensamiento y el lenguaje a la altura de un tipo perfecto”.

Ciertamente se refiere que por medio del lenguaje y la lectura de obras clásicas, podemos elevarnos al mundo de Aristóteles, Santo Tomas, Cervantes y muchos de grandes ideas y grandes acciones, en donde se verá el significado de los misterios de la existencia y del ser.

Por tanto, aquí estamos frente a un principio de educación del Sr. Larraín, piensa que la educación no puede basarse en la contingencia y los vaivenes de la vida cotidiana del momento histórico presente de quien educa o es educado, sino que ella se debe basar en “modelos clásicos “, en obra donde nos permitan conocer el ser del hombre.

Este debate sobre la enseñanza del latín le permitió intervenciones en que mostró su excelente cultura clásica y sus ideas sobre la educación, buena parte de los cuales fue recogida en los Anales de la Universidad de Chile

Discurso de incorporación a la Facultad de Teología

El 29 de abril de 1859 Larraín, para este fin eligió un tema que pareció no ser apropiado a una facultad de teología, ya que no se centra en el estudio de Dios, sino que en un tema tan poco metafísico como la intervención del clero en las cuestiones políticas donde señala:

  • Entiendo por cuestiones políticas a aquellas que afectan al orden y felicidad temporal de las sociedades, sea que se ventilen principios o se disputen intereses que no pertenecen directa o indirectamente al orden religioso y que dividen a una nación en diferentes partidos. Cuando se trata de cuestiones religiosas al mismo tiempo, la iglesia y sus ministros no pueden ser indiferentes y deben tomar la parte que les permite su derecho, el interés de la religión y la prudencia en cada caso señalan. Joaquín Larraín distingue claramente entre el orden político y el orden religioso. Lo político afecta la felicidad temporal, operan los intereses, se producen las divisiones y se producen partidos. Lo religioso esta por encima de las contingencias temporales y se rigen por principios universales que deben ser defendidos por la iglesia.

  • La concepción de Joaquín Larraín esta basada en el surgimiento en la distinción entre lo humano y lo divino. Con Cristo esto queda claramente establecido “ mi reino no es de éste mundo”; Cristo envía a sus apóstoles a enseñar el evangelio a toda la gente. Y la historia de la iglesia, en sus dimensiones temporales es justamente la historia de sus relaciones con el mundo.

  • Joaquín Larraín Gandarillas reconoció la relativa autonomía del orden político, el orden en que operan los intereses y en que actúan los partidos que disputan sobre el mejor camino para alcanzar la felicidad terrenal. La iglesia debía dejar que actuaran los intereses y que se desarrollaran las disputas entre las fracciones. En este sentido había que dar al Cesar lo que es del el Cesar, pero esto no significa que la iglesia se marginara del mundo.

  • Joaquín Larraín actuó guiado por la profunda convicción de que la iglesia, teniendo una misión eterna debía estar presente en la temporalidad moderna.

  • En los años que presidio como rector el Seminario Pontificio, se esforzó por formar un clero ejemplar con una sólida formación teológica y humanista basados en las tradiciones de la iglesia y la cultura de occidente, y que estuviera familiarizado con las modernas Ciencias Naturales.

  • El primero de junio sesionaba el Congreso Nacional en que el presidente iba a proponer los proyectos referentes a los cementerios laicos y al matrimonio civil, paralelamente Abdon Cifuentes y domingo Fernández solicitaran al Vicario Capitular a Don Joaquín Larraín Gandarillas aprobará y bendijera los estatutos de la unión católica recientemente fundada.

  • El 1° de noviembre de 1884, la unión católica celebra su primera asamblea general. Fue presidida por el Vicario capitular y a ella asistieron los más distinguidos miembros de la sociedad Santiaguina y los delegados de los consejos departamentales de todo el país. Se acordó de enviar un telegrama al sumo pontífice “ la unión católica de chile inaugura sus trabajos con un voto de inquebrantable adhesión al vicario de Cristo y solicito humildemente su bendición apostólica” a continuación don Joaquín Larraín Gandarillas leyó un elocuente discurso:

  • ” si, echamos una ojeada sobre nuestro campo, antes risueño y cubierto de sazonada mies encontramos que el hombre enemigo ha sembrado en él mucha cizaña, cizaña de escepticismo y religioso en unas partes cizaña en vente y asolador materialismo en otras. Aquí cizaña de odio a Dios, … haya cizaña de doctrinas y ejemplos de servilismo y opresión”

    La mala semilla ha germinado por desgracia en el suelo de la patria, maleada se encuentra la educación de la juventud… Relájense de día en día los lazos de familia…la literatura malsana entran libremente en numerosos hogares el periodismo malicioso hace tranquilamente su propaganda destructora el lujo, la sed de placeres y de riquezas acarrean lamentablemente desordenes en las clases acomodadas la pasión política tiraniza las almas”

    “Decaen visiblemente le entereza de los caracteres y el nivel moral e intelectual de este país señala que ciertamente en lo jóvenes pueblos Americanos había que realizar numerosas reformas y muchas innovaciones habían sido provechosas sin embargo continuaba: “ si hay alguna institución que no es susceptible de reforma y de que no puede prescindirse en las que se emprenden en América es irreformable ya porque habiendo presidido el nacimiento y el desarrollo de las naciones hispanoamericanas, identificados por sus intereses y su historia vivificado y temperado las instituciones democráticas, es un elemento obligado, capital e irremplazable de la sociedad y la civilización Americana. En esta ocasión invito a los presentes y a todos los católicos del país a unirse a la defensa de la fe “

    Dejó, la palabra, con la dulce seguridad de que los decididos cristianos que forman las filas de la unión Católica de Chile, comprometan su noblísima misión; emprenderán los trabajos y se impondrán los sacrificios que reclama y merece la santa causa a cuyo triunfo están inculcados los intereses más valioso de la religión y de la patria, Dios… os mira y bendicirá vuestras nobles tareas. El seminario para la formación de un clero ejemplar la unión católica.

    Retiro

    Vivió en tiempos diferentes, en medio de la lucha entre el catolicismo y el laicismo, en un país pequeño, con sólo dos universidades y apenas mil alumnos estudiando en ellas hacia 1900. Eran tiempos en que Chile vivía de las glorias de la Guerra del Pacífico y la riqueza del salitre, pero se aprontaba a la más dramática guerra civil conocida por el país, la de 1891, que tuvo más de 12 mil muertos por la irracionalidad de la guerra.

    La abierta intervención de Larraín Gandarillas en el fracaso de la candidatura arzobispal de Francisco de Paula Taforó le valió la animosidad del Presidente Santa María, quien le suspendió la renta de vicario capitular.

    Estas acciones reafirmaron la convicción de los eclesiásticos y los políticos conservadores acerca de apoyarlo como candidato a arzobispo de Santiago. Sin embargo, la decisión del Consejo de Estado fue distinta y finalmente Mariano Casanova fue nombrado en el cargo.

    Apenas este asumió, en enero de 1887, el obispo Larraín decidió retirarse. Antes, había sido designado para presidir la comisión que estudió la creación de la Universidad Católica, de la cual fue su primer rector y preparar el Sínodo Diocesano de 1895

    Cuando fue nombrado Arzobispo titular de Anazarba, ya vivía retirado en San Bernardo. Eran sus últimos años; estaba agotado después de una vida dedicada a la defensa de la religión católica.

    Falleció el 26 de septiembre de 1897, víctima de una pulmonía que lo atacó violentamente durante seis días.

    Conclusión

    Podemos fijarnos… que este personaje tiene todo el derecho de ser un personaje nombrado en la historia de la educación Chilena, pues él fue un gran aporte debido a; creación de reglamentos de Conductas y su vocación de Profesor, dejando bien en claro que no sólo los materiales o conocimientos son importantes, sino también la espiritualidad del ser humano.

    Sin embargo, en dos puntos discrepo con él.

    • Es, el, prohibirles a sus alumnos algún acercamiento con la vida terrenal, ya sea de teatros periódicos o cualquier actividad que fuera relacionarse con, si se puede decir, con nadie más que los profesores, sus padres y la iglesia, y tampoco serán muy cultos, porque para serlo hay que conocer de varios temas incluyendo teatros y periódicos. Discrepo, por que al prohibirles a los alumnos él les está coartando su libertad y además por que no les enseña que deben hacer o por último como deberían pensar ante ciertas situaciones que se les puedan presentar. A lo mejor su fundamento interno era el formar más siervos de Cristo, pero sin otra opción que seguir el camino hacia él, si era así, tampoco le encuentro la razón, uno puede inculcar algo, pero no obligar a que otra persona inculque lo mismo sino lo quiere hacer.

    • El segundo punto es, un principio de educación del Sr. Larraín, piensa que la educación no puede basarse en la contingencia y los vaivenes de la vida cotidiana del momento histórico presente de quien educa o es educado, sino que ella se debe basar en “modelos clásicos “, en obra donde nos permitan conocer el ser del hombre. Pues es absurdo que estemos enseñando de la misma forma y sobre los mismo personajes que se estudiaban hace 500 años atrás, no se puede porque los pensamientos van evolucionando al igual que vamos creciendo desde pequeños.

    Me hizo analizarme y preguntarme ¿Cómo seré cuando sea profesora?, esta no es una respuesta que la tengo totalmente contestada, porque me faltan conocer muchísimos caracterizaciones a fin de reconocer el modelo que me gustaría seguir, esto creo que lo lograré a lo largo de la carrera.

    Bibliografía

    Páginas de Internet:

    http/Icarito.Tercera.cl/bios/1861-1891/larrain-gandarillas.htm

    y otra que no recuerdo, pero sólo saque fotografías de ellas.

    Libros:

    • Impresos Universitaria U.C.

    Humanistas N° 8

    Revista de Antropología y Cultura Cristiana

    Primavera de1997

    • Educadores ilustres de la Educación Chilena Siglos XVIII y XX

    Luis Celis Muñoz, Andrés Guzmán y José Miguel Pozo

    Facultad de educación

    Pontificia Universidad Católica

    Avda. Jaime Guzmán Errazuris #3.300, Providencia, Chile

    Impreso en Chile, Mayo 1998

    Primera Edición

    • Revista Universitaria N° 58, 1997

    Páginas 32-38

    Publicación Trimestral de P.U.C.

    Cochrane S.A.

    Impresión 1996

    • Vida de Ilmo. Don Joaquín Larraín Gandarillas

    Rodolfo Vergara Antúnez

    Edición 1914

    Sobrevivió a un terremoto ocurrido en el año 1822, se cuenta que durante este hecho en un primer momento se olvidaron de él, al recordarse de su presencia corrieron a buscarlo; después de haberlo sacado de la habitación el techo se desplomo con espantoso estrépito.

    No se sabe nada, es decir, donde la recibió ni en que condiciones fue.

    El ingreso lo hizo durante un gobierno conservador, quizás por el hecho de ser parte de una familia tradicional, le permitieron ingresar.

    Los dejo matriculados en Bélgica, después de haber visitado muchos otros por encargo del Arzobispo.

    Baltimore, y allí le alcanzo el nombramiento del Seminario por parte del Arzobispo.

    Le llevaron a visitar los países de; España, Italia, Francia, Bélgica y Alemania.

    Recibiendo la consagración episcopal en 1878

    Ocupando al mismo tiempo los dos cargos.

    La primera obra, antes de ser Sacerdote, fue asumir el cuidado de sus hermanos menores debido a la muerte de su padre a muy corta edad, sacrificando inclusive gran parte de su juventud. Segundo, participo en la fundación de la “Revista Católica “, cuya primera edición salió en abril de 1843, portavoz de los puntos de vista eclesiales al aumentar los debates frente a los grupos de laicos en diversos temas ya sea con respecto a la educación o la iglesia.

    Para que sea más fácil recordarlos haré un cuadro de obras.

    La primera construida en Santiago. Pero a modo de aclaración quiero mencionar que no sé acaso estas ultimas obras se realizaron antes de la inauguración, o en el transcurso de los 25 años que estuvo Joaquín Larraín a cargo del Seminario de Santiago.

    En 1887 Se adquirieron los terrenos para la Construcción, y en 1891 comienza a funcionar para la atención de los heridos de la Revolución de 1891, que estaban llegando a la casa del Obispo. Atendiendo desde siempre a los beneficiarios del Estado, en 1950 el Hospital estableció el primer Convenio con Ferrocarriles de Chile para la atención de sus Funcionarios

    El nombramiento fue el 21 de junio de 1888.

    Cuyo presidente era Don Joaquín Larraín Gandarillas.

    En un salón de la Unión Católica, expuso los fundamentos del sueño que abrigaban

    Inclusive más que ahora

    Aunque se estaba comenzando con la instrucción primaria gratuita era muy difícil para ese tiempo culturizar y educar a esta gente.

    Y también pesadas cargas

    Al morir Valdivieso se le da ese cargo, como un paso para ser el Arzobispo de Santiago, sin embargo, su permanente defensa de la autonomía de la Iglesia frente al Gobierno, le quito toda posibilidad de ser designado.

    Sostenía en el reglamento del Seminario,

    Observen la verdadera fe cristiana, que poseía el Sr. Larraín.

    Valga la redundancia

    13

    Joaquín Larraín Gandarillas

    Joaquín Larraín Gandarillas

    Joaquín Larraín Gandarillas

    Joaquín Larraín Gandarillas