Jesús en el arte

Movimientos artísticos. Cristo. Pantocrator. Majestad

  • Enviado por: Keldorn
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 10 páginas
publicidad
cursos destacados
Las Artes en la Educación Primaria
Asociación de Enfermería
Diploma oficial homologado y baremable expedido por ASOENFERMERIA, válido para baremos de méritos, bolsa de trabajo,...
Solicita InformaciÓn

Perito Judicial en Falsificaciones de Obras de Arte
INTESA
Los falsificadores y por ende las falsificaciones han existido siempre. Los egipcios ya conocían la falsificación de...
Solicita InformaciÓn

publicidad

Jesús

Jesús en el arte

en el arte

1º Bachiller “A”

No se conservan imágenes de Jesús de los primeros siglos. Ello puede ser debido, entre otras razones, a que, por una parte, los cristianos que provenían del judaísmo estaban imbuidos del espíritu del Antiguo Testamento de no fabricar dioses; y por otra, los cristianos que provenían del paganismo querían evitar la confusión entre Cristo y los dioses paganos. Sea como fuerte, hasta el siglo III no aparecen las primeras imágenes de Jesús, lo cual vengo a tratar en este trabajo:

La Imagen de Cristo como “Pantocrátor

Jesús en el arte
La palabra “Pantocrator” significa en griego “Todopoderoso”. La representación de Jesucristo como “Pantocrator” trata de resumir en una sola figura al Salvador y al Creador. Cristo como origen, fin y juez supremo de la historia y del mundo. Es típica en las bóvedas y en las cúpulas de las iglesias en forma de grandes frescos o de enormes mosaicos.

Cristo en la cruz en majestad

Es una forma típica de representar a Cristo en los siglos XII y XIII. No se pretende realismo en la expresión de la figura de Cristo. Su cuerpo y situación se reduce a los rasgos fundamentales:

  • Se le representa vestido con una túnica

  • La corona de espinas no aparece

  • Se deja claro que el sufrimiento de Jesús es un sufrimiento redentor y que está por encima del sufrimiento del hombre corriente.

  • Se deja claro también que el cuerpo de Cristo no ha conocido la corrupción del sepulcro ni tiene, ahora, una vez resucitado, los rasgos del dolor y de la muerte.

La Imagen de Cristo al final de la Edad Media

En el siglo XIII el pensamiento occidental experimenta un profundo cambio de orientación. La espiritualidad de san Francisco atraviesa toda esta época, ayudando al hombre a situarse en la naturaleza y haciendo de ella el lugar donde el hombre podía realizarse como persona y como hijo de Dios.

San Francisco vivió entre 1181 a 1226, pero su influencia duró mucho tiempo. Fue él quien en 1223 inventó el “nacimiento”, representando con personas el portal de Belén, que luego se convertirá en una costumbre familiar.

La mentalidad de la gente va cambiando. El pueblo, que anteriormente necesitó ver en Cristo al Dios supremo, inaccesible en su infinita majestad, ahora lo ve como el dulce maestro que inspira la paz.

El Cristo románico, crucificado pero vestido con preciosa túnica, coronado como rey, y reflejando en su rostro la paz y la serenidad de un triunfo eterno, deja paso a los crucificados que mueven a compasión a quienes lo contemplan.

La Imagen de Jesús en el renacimiento

La imagen de Jesucristo sufre el impacto propio del humanismo del Renacimiento. La Roma entera se levanta de sus cenizas y se transforma en la capital de la cultura occidental, intentando una nueva y curiosa simbiosis espiritual entre el antiguo paganismo grecorromano y el cristianismo. La belleza parece querer encubrir la tragedia de la vida. El hombre, que pasa a ocupar el centro de la historia, parece un Dios, más por la inspiración del arte que por la gracia del Espíritu Santo.

La fe cristiana tiene un nuevo desafío: hacer de ese hombre endiosado un hijo de Dios. Cristo parece más el ideal de belleza masculina, el hombre dotado por los dioses de todos los atributos viriles, que el Hijo de Dios ungido con la plenitud del Espíritu Santo. Basta recordar el “Juicio Final” de Miguel Ángel (en la foto), características de esta época.

La Imagen de Jesús en el Barroco

La reacción contra la forma de representar a Cristo en el Renacimiento no se dejó esperar. La Reforma protestante, convencida de la corrupción radical de la naturaleza, vació sus iglesias de la presencia demasiada humana de Cristo. La Contrarreforma católica, especialmente en España, potenció la presencia de la religión en las calles mediante procesiones y representaciones teatrales, procurando la síntesis entre humanismo y fe. Tal vez la obra de El Greco sea uno de los mejores exponentes de este esfuerzo espiritualizador. El Cristo de “El Expolio” (foto de la izquierda) destaca una presencia humana contundente y llena de dignidad en un mundo hostil, deshumanizado y deshumanizador. El rostro de Cristo, en sus ojos, vemos el alma en medio de desalmados: la luz indica la presencia del Espíritu; la mirada es la del hombre elevándose hacia Dios.

Realmente el verbo de Dios se hace hombre y todos los detalles de su vida interesan a los cristianos. De esta forma, el cuerpo de Cristo, tratado siempre con una respetuosa perfección, puede ser prácticamente intercambiable entre el crucificado y el resucitado.

Otros cuadros del Barroco:

Jesús en el arte

El Rostro de Cristo en los siglos XVIII y XIX

El arte y la religión se van distanciando durante los siglos de la ilustración y de la revolución industrial. La filosofía cartesiana y las ciencias experimentales abren un abismo entre el mundo físico y el universo espiritual. Los artistas trabajan más para la corte que para la Iglesia.

La piedad popular se alimenta de una espiritualidad decadente y enfermiza, incapaz de dialogar con un mundo en que el hombre quiere imponer su ley al margen de la fe. Surge así una imagen de Cristo dulzona y apocada que ha llenado nuestros altares durante mucho tiempo y cuya representación más característica es el Sagrado Corazón. Es el tiempo de las estampas con unas figuras de Jesús de mirada sensiblera y gesto acaramelado.

Sin embargo, a pesar del distanciamiento que se produce entre el artista y la Iglesia, sin varios los pintores que, aunque sea ocasionalmente, realizan obras de tipo religioso. Tal es el caso de Goya, Gauguin y Van Gogh.

GAUGIN, Cristo Amarillo. Podemos apreciar un Cristo lleno de Paz.

La imagen de Jesús en el Siglo XX

El distanciamiento que existió entre los artistas y la religión durante el siglo XIX parece haberse acortado durante el siglo XX, al menos en lo referente a la pintura. Son muchos los pintores que, aunque no hayan tratado habitualmente temas religiosos, sí han realizado obras marcadamente religiosas. Grandes artistas, incluso de otras religiones o no creyentes, se han inspirado en la fe cristiana para crear algunas de sus mejores obras.

La imagen de Jesús que ofrecen estos artistas es variada y, a veces, contradictoria, dependiendo del punto de vista o de la ideología del artista. Así, hay artistas que reflejan en su pintura la serenidad que el mundo necesita; otros lo presentan como el Hijo de Dios que se hace hombre para salvarnos de la angustia cotidiana que, para muchos, es la vida; para otros, Jesús es la víctima de las víctimas: víctima de la angustia atómica, del desastre ecológico, de la opresión social; es el hombre desfigurado, irreconocible como hombre, despojado de toda dignidad por un sistema injusto.

Otras imágenes del S.XX

Jesús en el arte

Vídeos relacionados