Jan van Eyck

Arte. Hombre turbante rojo. Matrimonio Arnolfini. Retrato Arnolfini. Virgen del Canciller Rolin. Políptico de Gante. Tablas laterales. Regoistro interior

  • Enviado por: El remitente no desea revelar su nombre
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 9 páginas
publicidad
publicidad

Jan van Eyck (1390-1441) Hubert van Eyck (+1426)

La Haya, Holanda - Brujas, Bélgica

Jan van Eyck fue un pintor flamenco que trabajó en Brujas. Está considerado uno de los mejores pintores del Norte de Europa del siglo XV y el más célebre de los Primitivos Flamencos. Robert Campin, que trabajó en Tournai y los hermanos van Eyck en Flandes, fueron las figuras de transición desde el gótico internacional hasta la escuela flamenca. El estilo flamenco que se dio en los Países Bajos en el siglo XV se ha considerado tradicionalmente como la última fase de la pintura gótica. Otra corriente lo enmarca en lo que se ha dado en llamar Prerrenacimiento.

Estuvo al servicio del Conde de Baviera y también fue pintor de cámara para Felipe “el Bueno”, Duque de Borgoña. Hacia a su vez tareas de consejero y diplomático, lo que le llevó a viajar por buena parte de Europa (España, Portugal…) en misiones diplomáticas, por ejemplo, conciertos matrimoniales con la posterior realización del retrato de la futura pareja.

Era un hombre muy culto, conocedor de diversos idiomas. Cumple muy bien con la figura del humanista, de hombre del Renacimiento.

Uno de los primeros en firmar sus obras. Lo hacía con una especie de lema propio de la clase nobiliaria europea: “como puedo o lo mejor que puedo.”

Tenía una alta consideración de sí mismo y de su trabajo, de índole artesanal pero también intelectual. Consigue tener en vida el estatus de hombre respetado y famoso, propio de la Edad Moderna.

Retrato del hombre del turbante rojo

Es probable que fuera su propio autorretrato y es uno de los primeros de la Era Moderna. También uno de los primeros en abrir este nuevo género, a través del cual se valora al individuo por sí mismo. Se demuestra que el ser humano es digno de ser pintado y reconocido.

La representación de este personaje no está justificada. El interés lo genera por sí mismo, sin contexto religioso.

'Jan van Eyck'
Es entonces cuando se crean las tipologías del retrato que se conservan todavía en nuestros días.

Sus características son las siguientes:

  • Representación de busto (*corto: hasta los hombros/*largo: hasta el pecho)

  • Posición entre perfil y frontal: ¾

  • Fondo neutro de un sólo color.

  • Se busca la representación lo más exacta posible del individuo, lo que hace posible que pueda ser reconocido.

  • Muestra a un hombre maduro, con arrugas en la piel y forma del rostro y rasgos particulares: nariz larga y afilada, labios finos y ojos no muy grandes.

El pintor es un buen retratista. Sabe trasmitir el carácter interior me mediante la mirada y la boca, los elementos más expresivos.

  • La mirada es directa, dirigida al espectador, enérgica e inteligente. Podría ser él mismo mirándose en un espejo. Refleja una gran seguridad en sí mismo.

  • La boca, junto con la mirada, aporta un gesto de astucia. Nos hace pensar que guardaba su conocimiento para sí mismo.

El tratamiento de la luz se basa en centrarse en el rostro y dejar el resto en penumbra.

El rostro queda enmarcado por el turbante y las ropas.

Demuestra su virtuosismo a través de la realización del turbante. Hecho con una tela ligera y de gran complejidad.

Matrimonio Arnolfini

Primer retrato de cuerpo entero de la Edad Moderna. En realidad, trasciende este género y se convierte en pintura de costumbres.

Es el retrato de una pareja de ricos comerciantes italianos, parte de la élite social, asentados en Brujas. Representa el momento en el que contraen matrimonio.

'Jan van Eyck'
Composición:

  • Aparece una pareja de pie con las manos entrelazadas, símbolo de unión y de aceptación mutua.

  • El interior es una habitación elegante y suntuosa, al igual que los ropajes.

  • Aparece una vela encendida en la lámpara, símbolo de lo sagrado, evoca a Cristo. Representa la unión matrimonial sagrada.

  • Hay una firma sobre el espejo que dice: “Aquí estuvo van Eyck.”

  • El perro simboliza la fidelidad.

  • Los frutos exóticos encima del alféizar y del mueble aluden a los placeres del paraíso y a la alta posición social del matrimonio, pues eran difíciles de encontrar en el norte de Europa.

  • Predomina el color rojo, color del amor y la pasión.

A la hora de crear la perspectiva, utiliza los mimos recursos que Robert Campin. El espacio tridimensional ilusorio lo consigue a través del suelo, del techo, del dosel de la cama y del alféizar. Además, usa la luz para la composición de todos los elementos.

La hopalanda (capa revestida en piel) tiene un gran realismo, al igual que los paños del vestido.

El espejo completa la formación del cuadro (mismo recurso que la ventana abierta).

Retrato de Arnolfini

'Jan van Eyck'
Diferencias con el retrato del “hombre del turbante rojo”:

  • Es de busto largo, aparecen las manos, uno de los elementos más difíciles de pintar. Cuando se pintan, suelen sujetar algo que simboliza el oficio o una característica propia del individuo.

  • No mira al espectador, protege su mundo interior.

  • La luz va dirigida al rostro y a las manos.

  • El turbante rojo de nuevo muestra la pericia del pintor por su dificultad. Constituye un rasgo distintivo de mercaderes y comerciantes.

Las prendas rojas eran las más caras por la dificultad de conseguir un tinte tan vivo y brillante. Era un color reservado a la élite social.

Virgen del Canciller Rolin

Es de temática religiosa, pero aparece la modalidad del retrato.

Es una de las primeras imágenes de SACRA CONVERSACIÓN. Es una representación en un mismo espacio de personajes sagrados y del mundo real.

En el cuadro conviven tradición y modernidad. El protagonismo está igualmente compartido entre el individuo de la sociedad laica y las imágenes de las figuras religiosas. Pero se distingue la jerarquía. El canciller aparece arrodillado mientras que la Virgen está sentada.

El pintor quiere comunicarnos que son dos mundos paralelos que pueden convivir.

El paisaje representa los dominios del Canciller (crea una panorámica y se intenta describir una ciudad). La Virgen simboliza el poder religioso (está siendo coronada por un ángel).

Se crea un espacio fluido mediante el enlace de tres paisajes diferentes. En primer plano, los personajes en un ambiente de interior románico vinculado al mundo religioso. En él, se compone la perspectiva mediante la sucesión de baldosas decrecientes. Se crea un cubo escénico. Es un escenario palaciego con una terraza en la que aparecen dos personajes de espaldas que ayudan a crear la fluidez espacial.

Detrás de esto, surge una ciudad que completa el ilusionismo espacial. Podría ser Lieja, pero es probable que sea una recreación de otras ciudades que van Eyck visitó durante sus viajes por Europa.

Se difuminan los colores, decrecen en intensidad gradualmente, según estén más o menos cerca del primer plano. A más lejos, menos color.

La calidad de los tejidos (telas, brocados, hilos de oro, piel…) es excelente, así como su representación.

El retrato del Canciller se realiza con una fisonomía realista, mientras que para la Virgen se opta por un rostro idealizado, no sujeto al paso del tiempo.

La escena es imaginaria, pero aún así es muy realista.

Políptico de Gante (Catedral de San Bavón)

'Jan van Eyck'
Compuesto por veinte paneles. Pintado por los hermanos Hubert y Jan van Eyck entre los años 1426 y 1432. Dimensiones: 3,5 x 4,6 m

Los comitentes fueron Joos VyD y su esposa. Fue una obra revolucionaria en la época.

La escena más importante es la imagen inferior central: “la Adoración del Cordero Místico.”

Si observamos el políptico cerrado, vemos de nuevo la escena de la Anunciación con todos los símbolos que la caracterizan (toalla, etc.) en un espacio íntimo de interior:

Ambos comitentes aparecen retratados en forma de orantes junto a los Santos Juanes, que aparecen representados simulando ser esculturas, diferenciándose así de los personajes reales que aparecen al lado. San Juan Evangelista aparece con una serpiente, su símbolo.

Escena central: La Adoración del Cordero Místico

En el centro aparece el cordero, símbolo del sacrificio de Cristo para conseguir la vida eterna. Alrededor, los ángeles lo veneran.

En la parte de arriba a ambos lados, aparecen personajes de la Iglesia Católica y mujeres mártires.

En primer plano, podemos ver la fuente de la vida o de la eterna juventud. El agua es símbolo de vida. Está en paralelo con el cordero, lo que confirma la vida eterna que promete Cristo. Junto a ella aparecen personajes religiosos (izquierda: paganos y judíos derecha: papas y obispos.)

Tablas laterales

Parte Izquierda: Caballeros protectores y defensores del símbolo de Cristo.

Parte derecha: Peregrinos acompañados del gigante San Cristóbal, patrón de los viajeros.

Características generales del registro inferior

Todo aparece enmarcado dentro de un paisaje fértil, verde, hermoso… con más de veinte especies de plantas y elementos botánicos que no podrían convivir a la vez en la naturaleza. Es una representación del paraíso. Esto demuestra los grandes conocimientos del pintor sobre el mundo. Se representan fresas, grosellas, granadas… con suma precisión.

Aparece de nuevo una combinación panorámica, microscópica y macroscópica. Esta visión se complementa con una ciudad al fondo que retrata la prosperidad de las ciudades europeas.

Se crea perspectiva mediante líneas oblicuas de la fuente y el altar.

Características del registro superior

Aparece uno de los primeros desnudos de la época en la representación de Adán y Eva.

Ambos aparecen de esta forma como símbolo de pecado. Además, Eva lleva en su mano una fruta. También oculta su sexo, señal de vergüenza por el pecado.

Su vientre abultado es signo de su futura maternidad.

Hay una fusión entre naturalismo e intencionalidad cristiana.

Los ángeles aparecen con rostros muy idealizados y similares entre sí, asexuados.

Ambos registros están superpuestos y con diferentes grupos de personajes.

Otros detalles

1. El Ángel de la Anunciación aparece con un ramo de azucenas, símbolo de pureza.

'Jan van Eyck'
En esta escena se crea perspectiva a través de las baldosas. El escenario es mucho más suntuoso que de costumbre.

2. La Virgen María de la parte superior del políptico abierto, destaca notablemente por su rostro bello e idealizado, la calidad extrema de la indumentaria (piedras preciosas, gemas, oro, una corona extraordinaria con rubíes…) y por su cabello hiperrealista.

*Perfección máxima en los detalles. Nadie ha conseguido crear mayor calidad de detalles y verosimilitud que van Eyck.

Página1

Vídeos relacionados